OTAN y opre­sión nacional

Las nacio­nes opri­mi­das nos enfren­ta­mos a una dis­yun­ti­va ante la que no pode­mos per­ma­ne­cer, de modo alguno, al mar­gen, ni tam­po­co debe­mos redu­cir­la al sig­ni­fi­ca­do de la Cum­bre de la Orga­ni­za­ción Terro­ris­ta del Atlán­ti­co Nor­te del 29 – 30 de junio de Madrid. No nega­mos su impor­tan­cia para la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal y para el avan­ce del impe­ria­lis­mo; tam­po­co res­ta­mos un ápi­ce a su cru­cial fun­ción en el man­te­ni­mien­to del Esta­do espa­ñol como el espa­cio geo­pro­duc­ti­vo de repro­duc­ción del blo­que de cla­ses domi­nan­te, así como su imbri­ca­ción pro­fun­da con el núcleo del Esta­do fran­cés que sojuz­ga allen­de de los Piri­neos a zonas de Eus­kal Herria y de los Paï­sos Catalans.

Valo­ra­mos más que nadie estas reali­da­des sin las cua­les ya no se entien­de la opre­sión nacio­nal que pade­ce­mos, pero tam­bién pen­sa­mos que el terro­ris­mo orga­ni­za­do que aspi­ra a mun­dia­li­zar­se defi­ni­ti­va­men­te es solo una par­te más del gigan­tes­co entra­ma­do de apa­ra­tos des­ti­na­dos a man­te­ner la supre­ma­cía impe­ria­lis­ta y con ella la pre­ser­va­ción del capi­ta­lis­mo occi­den­tal como el domi­nan­te en el mun­do en este con­tex­to lar­go de cri­sis total nun­ca vis­ta en la his­to­ria, sobre todo para aplas­tar en san­gre cual­quier posi­bi­li­dad revo­lu­cio­na­ria que abra la puer­ta al avan­ce al comu­nis­mo. Es des­de esta pers­pec­ti­va des­de la que se com­pren­de que la OTAN es una par­te impor­tan­te, pero una par­te de la tota­li­dad de la dic­ta­du­ra del capi­ta­lis­ta, des­de la que desa­rro­lla­mos nues­tro plan­tea­mien­to resu­mi­do en algu­nos pun­tos básicos.

Pri­me­ro: Empe­zan­do por lo inme­dia­to, la Cum­bre de Madrid será el fin de la fase que entre 2010 y mar­zo 2022 el impe­ria­lis­mo inten­si­fi­có sus agre­sio­nes en todo el mun­do, pero espe­cial­men­te con­tra cua­tro obje­ti­vos: Vene­zue­la y Cuba, Orien­te Medio, Rusia y Chi­na. Paso a paso, la OTAN fue crean­do ten­sio­nes mayo­res en todas ellas con un obje­ti­vo estra­té­gi­co: empe­zar la déca­da de 2020 des­de una posi­ción de fuer­za sufi­cien­te para impo­ner­se a esos paí­ses y explo­tar­los, cosa que no ha logra­do en nin­gu­na de ellas. Al con­tra­rio, en todas ha sido con­te­ni­da cuan­do no derro­ta­da más o menos estre­pi­to­sa­men­te. Este lar­go fra­ca­so ha impe­di­do en bue­na medi­da que el capi­ta­lis­mo occi­den­tal saquea­se y explo­ta­se masi­va­men­te a esos pue­blos para, jun­to a la explo­ta­ción inter­na, inten­tar salir del agu­je­ro en el que se había hun­di­do en 2007.

Segun­do: En Madrid, la OTAN va a relan­zar sus ata­ques con más fuer­za y, sobre todo, va a ampliar su pene­tra­ción en la «socie­dad civil» ya deci­di­da en 2010 para movi­li­zar­la como fuer­za acti­va de cara a las gue­rras abier­tas actual­men­te y a las más inten­sas que ya está pre­pa­ran­do. La mili­ta­ri­za­ción capi­ta­lis­ta impo­ne el sacri­fi­cio de la «socie­dad civil» en bene­fi­cio de la bur­gue­sía para que asu­ma el cre­cien­te auto­ri­ta­ris­mo con­tra las liber­ta­des, los efec­tos de la cares­tía e infla­ción, el empo­bre­ci­mien­to al alza, los recor­tes del gas­to públi­co y social pese a que se alar­gan las «colas del ham­bre», la cen­su­ra y la men­ti­ra, la edu­ca­ción reac­cio­na­ria, el impul­so abier­to o sote­rra­do del nazis­mo y del irra­cio­na­lis­mo a par­tir de las ense­ñan­zas que la OTAN extrae de Ucrania.

Ter­ce­ro: La OTAN sabe que es bási­ca la acti­va­ción de la «socie­dad civil» como fuer­za cons­cien­te­men­te impe­ria­lis­ta, deci­di­da a todo por­que sin ella ten­drá más difí­cil derro­tar a un movi­mien­to obre­ro interno que está des­per­tán­do­se, faci­li­tar que la bur­gue­sía pode­ro­sa cani­ba­li­ce a la débil y obso­le­ta, lograr que los Esta­dos sobre­en­deu­da­dos paguen bue­na par­te de esa deu­da, atar a los Esta­dos y pue­blos que dudan en seguir obe­de­cien­do a Occi­den­te y ata­car a los que defien­den su inde­pen­den­cia, sus recur­sos y sus vidas. Sabe que el tre­men­do agra­va­mien­to de la cri­sis, así como el retro­ce­so de Occi­den­te en la eco­no­mía mun­dial, acre­cien­ta la urgen­cia de acti­var la «socie­dad civil» como sos­tén de masas reac­cio­na­rias que aguan­ten la dure­za de lo que se avecina.

Cuar­to: La agu­da cri­sis mun­dial ten­sio­na al máxi­mo las irre­so­lu­bles con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo espa­ñol arras­tra­das des­de sus ini­cios his­tó­ri­cos. Por ello todas sus bur­gue­sías nece­si­tan a la OTAN por­que es la úni­ca estruc­tu­ra que garan­ti­za que el Esta­do ten­ga el ejér­ci­to sufi­cien­te para defen­der su uni­dad esta­tal fren­te a las rei­vin­di­ca­cio­nes de las cla­ses y nacio­nes que explo­ta en su inte­rior, y para man­te­ner­se y has­ta expan­dir­se por el Nor­te de Áfri­ca y Nues­tra­mé­ri­ca como subim­pe­ria­lis­mo, como poten­cia media den­tro de la jerar­quía diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos. Las bur­gue­sías del Esta­do saben que su eco­no­mía pier­de com­pe­ti­ti­vi­dad indus­trial y con ella pier­de pues­tos en la jerar­quía impe­ria­lis­ta, lo que le lle­va a refor­zar la explo­ta­ción inter­na y el inten­to de reavi­var el saqueo subim­pe­ria­lis­ta: ambas cosas exi­gen refor­zar el cen­tra­lis­mo espa­ño­lis­ta en todos los sen­ti­dos, inclui­do el fana­tis­mo patrio­te­ro de la «socie­dad civil».

Quin­to: El refor­mis­mo esta­tal quie­re impe­dir cual­quier pro­tes­ta obre­ra y popu­lar radi­cal con­tra la OTAN por­que pue­de ser un semi­lle­ro de con­cien­cias que se orga­ni­ce más tar­de de mane­ra ofen­si­va con­tra el capi­ta­lis­mo, no solo con­tra la OTAN. A la vez, el refor­mis­mo tam­bién quie­re impe­dir cual­quier crí­ti­ca a las bases yan­quis en el Esta­do, espe­cial­men­te las que enca­de­nan a la nación anda­lu­za, inten­tan­do borrar la rei­vin­di­ca­ción de «Bases fue­ra» por­que sabe que esas bases y la pro­pia OTAN son el esque­le­to mili­tar que ver­te­bra al Esta­do, y anu­lar­las lo debi­li­ta­ría en sus raíces.

Sex­to: Las izquier­das del Esta­do están divi­di­das en algo tan deci­si­vo como la defi­ni­ción de Rusia como impe­ria­lis­ta o no impe­ria­lis­ta, una de las cosas que deter­mi­na el ban­do a tomar en la agre­sión de la OTAN con­tra las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass. En reali­dad es una gue­rra defen­si­va de Rusia para apo­yar la inde­pen­den­cia popu­lar del Don­bass y para derro­tar ¿defi­ni­ti­va­men­te? la cre­cien­te agre­sión occi­den­tal con Rusia, en espe­cial des­de la indus­tria­li­za­ción bri­tá­ni­ca, endu­re­ci­da des­de enton­ces por­que tan­to en la fase colo­nial como en la impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo rigen las leyes ten­den­cia­les de la acu­mu­la­ción del capi­tal y de la caí­da de la tasa media de ganancia.

Sép­ti­mo: El capi­ta­lis­mo sabía y sabe que solo bal­ca­ni­zan­do Rusia pue­de apo­de­rar­se de sus inmen­sos recur­sos y, des­de comien­zos del siglo XXI, pre­pa­rar el ata­que a Chi­na. El capi­tal occi­den­tal sabe que debe aca­bar pri­me­ro con el gobierno de Putin para lue­go des­tro­zar al pro­le­ta­ria­do ruso y a los par­ti­dos comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios que han aguan­ta­do las repre­sio­nes des­de 1991, tam­bién orde­na­das por el mis­mo Putin has­ta no hace mucho. Occi­den­te sabe que un sec­tor cre­cien­te de la bur­gue­sía rusa apo­ya a Putin en su giro estra­té­gi­co hacia Chi­na, toma­do des­pués de que Occi­den­te humi­lla­ra con des­pre­cios sus inten­tos de ser admi­ti­do en el club domi­nan­te de la Unión Euro­pea. Inten­ta que ese sec­tor bur­gués y las fran­jas popu­la­res con­ser­va­do­ras aban­do­nen a Putin vol­vién­do­se a creer las pro­me­sas occi­den­ta­les siem­pre incumplidas.

Octa­vo: La agre­sión otá­ni­ca bus­ca al menos cua­tro gran­des obje­ti­vos. Uno, debi­li­tar estruc­tu­ral­men­te al ejér­ci­to ruso, asfi­xiar a la bur­gue­sía para que se pase a Occi­den­te sacri­fi­can­do a Putin y empo­bre­cer tan­to al pro­le­ta­ria­do para que se rin­da acep­tan­do pasi­va­men­te la sobre­ex­plo­ta­ción sal­va­je que impon­dría Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea. Dos, dejar las manos libres a los ucra­na­zis para que ter­mi­nen el geno­ci­dio de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass ini­cia­do en 2014 y para que cul­mi­nen el crea­ción de un régi­men dic­ta­to­rial nazi ini­cia­do en 2010 que sería la base de expan­sión inter­na­cio­nal de la extre­ma dere­cha y el nazis­mo, expan­sión tele­di­ri­gi­da por la OTAN. Tres, avan­zar hacia la fron­te­ra de Chi­na y de Eura­sia ente­ra para lograr un saqueo casi incon­ce­bi­ble aho­ra; y cua­tro, des­truir así las espe­ran­zas que muchos pue­blos explo­ta­dos y domi­na­dos ponen en los cam­bios mun­dia­les para defen­der­se mejor de las exi­gen­cias y agre­sio­nes impe­ria­lis­tas. Esto expli­ca por qué solo una mino­ría de Esta­dos apo­ya a la OTAN y por qué es un deber inter­na­cio­na­lis­ta apo­yar a Donbass-Rusia.

Noveno: Pero ade­más de esta dife­ren­cia, la crí­ti­ca de las izquier­das espa­ño­las a la OTAN sufre de un lími­te insu­pe­ra­ble: si ya des­de comien­zos de la déca­da de 1950 era impo­si­ble creer que la revo­lu­ción en el Esta­do podía rea­li­zar­se sin que el impe­ria­lis­mo entra­ra para aplas­tar­la, aho­ra la OTAN está pre­sen­te como fuer­za repre­si­va deci­si­va des­de el ini­cio de un futu­ro pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, tal cual lo orde­na el mis­mo obje­ti­vo de la OTAN. Esto hace que OTAN y Esta­do sean ya una uni­dad mate­rial y sim­bó­li­ca sopor­te del capi­ta­lis­mo. Quie­re esto decir que es impo­si­ble echar a la OTAN del Esta­do si no des­tru­ye el Esta­do como tal, inclui­da su car­ga nacio­na­lis­ta reac­cio­na­ria, y viceversa.

Déci­mo: Pero las izquier­das espa­ño­las son eso, espa­ño­las, y aun­que hay gran­des dife­ren­cias entre ellas no pue­den rom­per con su natu­ra­le­za, como sí lo logra­ron los bol­che­vi­ques, entre 1917 y 1922, cuan­do empe­zó a sur­gir el nacio­na­lis­mo gran-ruso bar­ni­za­do de socia­lis­mo como no se can­só de denun­ciar Lenin has­ta su muer­te en enero de 1924. La lucha radi­cal con­tra la OTAN es inse­pa­ra­ble de la lucha con­tra «Espa­ña» no ya solo como el espa­cio geo­pro­duc­ti­vo mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción del capi­tal en el Esta­do tal cual exis­tía has­ta 1950 en una pri­me­ra fase y has­ta 1980 en una segun­da, sino sobre todo es una pie­za cla­ve de la OTAN para con­tro­lar el flan­co sur-occi­den­tal de la Unión Euro­pea y el Áfri­ca atlán­ti­ca, tarea que se ha ido inten­si­fi­can­do des­de 1980 pero que ya es cen­tral des­de 2022. Las izquier­das espa­ño­las deben asu­mir la uni­dad entre «Espa­ña» y OTAN por­que es impo­si­ble aca­bar con una sin hacer­lo con la otra.

Undé­ci­mo: La opo­si­ción a la OTAN de los refor­mis­mos social­de­mó­cra­tas de las nacio­nes opri­mi­das, con­ver­ti­dos en mule­ta «de izquier­da» del Gobierno, es blan­da, sin visión estra­té­gi­ca ni base algu­na teó­ri­co-his­tó­ri­ca, lo que les impi­de ver la uni­dad OTAN-«España». Ello es debi­do a que, por un lado, tra­gan de un modo u otro lo que el PSOE impo­ne: Saha­ra, ley Mor­da­za y recor­tes de dere­chos, monar­quía, empo­bre­ci­mien­to gene­ra­li­za­do, apo­yo al nazis­mo otá­ni­co, etc.; y, por otro lado, lo que es deci­si­vo, que su ideo­lo­gía refor­mis­ta les impi­de com­pren­der lo que real­men­te se está cocien­do en los hor­nos de la explo­ta­ción capitalista.

Duo­dé­ci­mo: La «fies­ta de pri­ma­ve­ra» de Pode­mos en Valen­cia, con la par­ti­ci­pa­ción de ERC, BNG y EE-Bil­du, es un ejem­plo más. Alguien dijo que si se ras­ca la super­fi­cie de la ideo­lo­gía refor­mis­ta encon­tra­mos entre otras cosas, la into­le­ran­cia dog­má­ti­ca como últi­ma defen­sa cor­po­ra­ti­va ante la inne­ga­ble razón comu­nis­ta y un paci­fis­mo caren­te de la míni­ma éti­ca. Pero el ejem­plo aún más cru­do y defi­ni­ti­vo es su par­ti­ci­pa­ción en la Comi­sión de Secre­tos Ofi­cia­les, que se rige por una ley fran­quis­ta ape­nas reto­ca­da has­ta hoy, des­ti­na­da a garan­ti­zar que las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das sigan igno­ran­do qué suce­de real­men­te en los entre­si­jos de la buro­cra­cia en el poder. Un vie­jo dicho dice que si se quie­re impe­dir una inves­ti­ga­ción demo­crá­ti­ca peli­gro­sa para el poder, hay que crear una Comi­sión al efec­to: el secre­to vol­ve­rá a impo­ner­se, aho­ra legi­ti­ma­do por el reformismo.

Deci­mo­ter­ce­ro: Bas­tan­tes izquier­das revo­lu­cio­na­rias de las nacio­nes opri­mi­das tam­po­co han lle­ga­do a com­pren­der esa uni­dad «España»-OTAN, lo que expli­ca la rela­ti­va tar­dan­za en la orga­ni­za­ción de la denun­cia in situ, en la mis­ma nación opri­mi­da, del sig­ni­fi­ca­do de la OTAN como fuer­za direc­ta­men­te inser­ta­da aun­que aún «invi­si­ble» en la opre­sión nacio­nal de cla­se que sufren. La debi­li­dad argu­men­ta­ti­va para expli­car por qué la lucha con­tra la Cum­bre ha de ser en cada nación opri­mi­da y no en Madrid, como sue­ñan las izquier­das espa­ño­las, indi­ca su retra­so en la com­pren­sión de las tre­men­das con­tra­dic­cio­nes «nue­vas» y esen­cia­les que azo­tan al Esta­do, al impe­ria­lis­mo y al capi­ta­lis­mo, así como la nue­va fase de anta­go­nis­mos mun­dia­les que se ha abier­to des­de hace una déca­da. La deci­si­va lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de las nacio­nes opri­mi­das en lo rela­cio­na­do con la OTAN úni­ca­men­tre pue­de rea­li­zar­se des­de las res­pec­ti­vas nacio­nes, por cuan­to son mar­cos autó­no­mos de lucha de clases.

Deci­mo­cuar­to: El anta­go­nis­mo mun­dial actual está lle­gan­do a un nivel nun­ca cono­ci­do ante­rior­men­te, nivel que reva­lo­ri­za al máxi­mo las luchas de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos opri­mi­dos por su inde­pen­den­cia socia­lis­ta, y de los Esta­dos y pue­blos libres por la defen­sa a muer­te de su sobe­ra­nía fren­te a los endu­re­ci­dos ata­ques impe­ria­lis­tas. Uno de los méri­tos de Lenin fue anun­ciar, ya en 1916, que la lucha con­tra la opre­sión nacio­nal adqui­ri­ría cada vez más tras­cen­den­cia con­for­me se pudrie­se el capi­ta­lis­mo. Tam­bién en esto, la his­to­ria le está dan­do la razón, pero inclu­so en pue­blos opri­mi­dos apa­re­cen, perió­di­ca­men­te, gru­pos que deri­van a un inte­lec­tua­lis­mo abs­trac­to que se dis­tan­cia inclu­so del mar­co mate­rial de lucha de cla­ses en una nación opri­mi­da, pese a sus bue­nas inten­cio­nes iniciales.

De todos modos, si bien solo fal­ta algo más de un mes para la Cum­bre, debe­mos inten­tar pro­fun­di­zar en estas cues­tio­nes por­que son las que mar­can el paso de una fase de la lucha de cla­ses mun­dial a otra fase ini­cia­da hace muy poco tiem­po. Segui­re­mos esta evo­lu­ción por­que es decisiva.

Petri Reka­ba­rren

24 de mayo de 2022

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Un comentario

  1. Pingback: Respuesta de Inurri Gorria al texto «OTAN y opresión nacional» - Boltxe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.