Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño: Decla­ra­ción polí­ti­ca sobre la cri­sis mili­tar en Ucrania

Por el fin de la OTAN y de la gue­rra, por la paz y el socia­lis­mo en Ucra­nia, Rusia y el mundo.

El con­jun­to de ope­ra­cio­nes mili­ta­res espe­cia­les lle­va­das a cabo por Rusia des­de la maña­na del 24 de febre­ro en el terri­to­rio de Ucra­nia repre­sen­ta, por el momen­to, el ago­ta­mien­to de las nego­cia­cio­nes diplo­má­ti­cas para la reso­lu­ción del con­flic­to que invo­lu­cra a Rusia y Ucra­nia. El prin­ci­pal moti­vo es la anun­cia­da posi­bi­li­dad de que Ucra­nia se incor­po­re a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), lo que pon­dría en peli­gro la segu­ri­dad de Rusia, como afir­ma el gobierno de este país. Las ope­ra­cio­nes fue­ron pre­ce­di­das por una decla­ra­ción del gobierno ruso que reco­no­ce la inde­pen­den­cia de las repú­bli­cas de Donesk y Luhansk, en la región de Don­bass, para pro­te­ger a la pobla­ción bom­bar­dea­da por una nue­va ola de ata­ques del régi­men ucra­niano des­de prin­ci­pios de la sema­na pasa­da. La mayo­ría de la pobla­ción de esta región recla­ma la auto­de­ter­mi­na­ción y ha sido cas­ti­ga­da duran­te ocho años por el régi­men reac­cio­na­rio de Kiev, cuan­do un gol­pe de Esta­do en Ucra­nia, tras las lla­ma­das revo­lu­cio­nes de colo­res, con­vir­tió a Ucra­nia en un pues­to de avan­za­da de los intere­ses impe­ria­lis­tas estadounidenses.

En el fon­do, sin embar­go, está la pre­sión ejer­ci­da por el gobierno de Esta­dos Uni­dos sobre los paí­ses que inte­gran la OTAN para exten­der esta orga­ni­za­ción mili­tar a paí­ses fron­te­ri­zos con Rusia, como Ucra­nia, que des­de la caí­da de la URSS está pre­sen­te en 14 paí­ses de la región, con la cla­ra inten­ción de rodear mili­tar­men­te a Rusia, con­te­ner el for­ta­le­ci­mien­to inter­na­cio­nal del blo­que Chi­na-Rusia, que es un cla­ro con­tra­pun­to a los intere­ses del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos, y sabo­tear el gaso­duc­to Nords­tream. La entra­da de Ucra­nia en la OTAN supon­dría la posi­bi­li­dad de ins­ta­lar misi­les de medio alcan­ce con cabe­zas nuclea­res en ese país, lo que es inacep­ta­ble para Rusia, ya que supues­ta­men­te pon­dría en peli­gro su segu­ri­dad estratégica.

Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea quie­ren que Ucra­nia for­me par­te de la OTAN para com­pe­tir con Rusia por el con­trol de los recur­sos natu­ra­les y los mer­ca­dos euro­asiá­ti­cos. Disi­mu­lan estas inten­cio­nes afir­man­do que defien­den la «demo­cra­cia», los dere­chos del pue­blo ucra­niano y la liber­tad de los paí­ses para deci­dir con quién aso­ciar­se. La pre­sión de Esta­dos Uni­dos sobre Rusia tam­bién tie­ne como obje­ti­vo man­te­ner la supre­ma­cía mun­dial de Esta­dos Uni­dos, for­ja­da duran­te la «Gue­rra Fría», cuan­do Esta­dos Uni­dos y la Unión Sovié­ti­ca lide­ra­ban los blo­ques capi­ta­lis­ta y socia­lis­ta, res­pec­ti­va­men­te, que man­te­nían alian­zas mili­ta­res de defen­sa ‑la OTAN y el Pac­to de Var­so­via- y que alcan­zó su pun­to álgi­do tras la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta de la URSS.

Sin embar­go, con la lle­ga­da de la cri­sis mun­dial de 2008, así como con el for­ta­le­ci­mien­to de la pre­sen­cia inter­na­cio­nal de Chi­na y, en menor medi­da, de Rusia, han sur­gi­do cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes den­tro del blo­que impe­ria­lis­ta occi­den­tal, así como el decli­ve de Esta­dos Uni­dos como poten­cia abso­lu­ta. La cre­cien­te hege­mo­nía del impe­ria­lis­mo ale­mán sobre la Unión Euro­pea y los impa­ses de esta alian­za inter­im­pe­ria­lis­ta son tam­bién fac­to­res a tener en cuen­ta. En este sen­ti­do, el acer­ca­mien­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co de Rusia a los paí­ses euro­peos duran­te las últi­mas déca­das inten­si­fi­ca las con­tra­dic­cio­nes inter­ca­pi­ta­lis­tas den­tro de la pro­pia OTAN.

Es el caso de Ale­ma­nia que, en alian­za con Mos­cú, está en la fase final de rea­li­za­ción de un gaso­duc­to que le per­mi­ti­rá impor­tar gas natu­ral de Rusia, resol­ver sus nece­si­da­des ener­gé­ti­cas y pro­por­cio­nar impor­tan­tes ingre­sos finan­cie­ros a Rusia. Es impo­si­ble enten­der la cri­sis actual sin tener en cuen­ta el esfuer­zo deses­pe­ra­do del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se por soca­var las rela­cio­nes entre las bur­gue­sías rusa y ale­ma­na, por con­te­ner la influen­cia de la pri­me­ra y por soca­var la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca alemana.

Cíni­ca­men­te, aún con tan­tos actos béli­cos y de sabo­ta­je a la paz mun­dial, Esta­dos Uni­dos cul­pa exclu­si­va­men­te a Rusia del beli­cis­mo en la región, esto a pesar de las innu­me­ra­bles gue­rras des­ata­das por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos en los últi­mos tiem­pos: los casos de los ata­ques a Afga­nis­tán, Libia, Irak y Siria son sólo algu­nos ejem­plos de las gue­rras de rapi­ña pro­mo­vi­das recien­te­men­te por este blo­que para ase­gu­rar sus intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos en el mun­do. El fin de la Unión Sovié­ti­ca hubie­ra bas­ta­do para extin­guir la OTAN, pero lo que hemos vis­to es el avan­ce beli­cis­ta del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que con su hipó­cri­ta fra­seo­lo­gía sobre la paz, man­tie­ne más de 700 bases mili­ta­res en prác­ti­ca­men­te todos los con­ti­nen­tes, inclui­da Amé­ri­ca Lati­na, ade­más de acti­vas estruc­tu­ras de inte­li­gen­cia en todo el mundo.

La Rusia de hoy no es la anti­gua Unión Sovié­ti­ca socia­lis­ta, cuya des­apa­ri­ción des­tru­yó los nume­ro­sos y pro­fun­dos logros de los tra­ba­ja­do­res sovié­ti­cos. La Rusia de hoy es un país capi­ta­lis­ta, cuyo gobierno actual tie­ne pre­ten­sio­nes expan­sio­nis­tas y ejer­ce una fuer­te repre­sión inter­na con­tra los movi­mien­tos obre­ros. Ucra­nia, tras la des­apa­ri­ción de la URSS, se ha des­in­dus­tria­li­za­do y vive en una pobre­za cre­cien­te. Su eco­no­mía se basa en gran­des gru­pos pri­va­dos oli­go­pó­li­cos y su actual gobierno tie­ne un ses­go neo­fas­cis­ta, que fomen­ta el sen­ti­mien­to nacio­na­lis­ta anti­rru­so. El actual gobierno de Zelensky se pro­du­ce tras el derro­ca­mien­to en 2014 del pre­si­den­te Yanu­kó­vich en un gol­pe de Esta­do de ins­pi­ra­ción fas­cis­ta, que pre­ten­día refor­zar los lazos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos con Rusia, y el pos­te­rior gobierno de Poroshen­ko, un empre­sa­rio fas­cis­ta y corrup­to. Hay una fuer­te pre­sen­cia de gru­pos fas­cis­tas acti­vos en el país y una fuer­te repre­sión con­tra los sin­di­ca­tos y los comu­nis­tas. La pobla­ción de etnia rusa está dis­cri­mi­na­da y el gobierno lle­va a cabo fre­cuen­tes accio­nes mili­ta­res con­tra la pobla­ción insur­gen­te de la región de Donbass.

Los intere­ses de las bur­gue­sías esta­dou­ni­den­se y rusa son evi­den­tes en esta lucha por el repar­to del mun­do capi­ta­lis­ta y la gue­rra no intere­sa a los tra­ba­ja­do­res. Denun­cia­mos las accio­nes del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que ha pues­to a la región en manos del fas­cis­mo y la reac­ción, para con­so­li­dar su influen­cia mun­dial. Lla­ma­mos a los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses miem­bros de la OTAN a luchar por la reti­ra­da de sus paí­ses de esta alian­za inter­im­pe­ria­lis­ta para la par­ti­ción del mun­do: sin la diso­lu­ción de la OTAN, es incon­ce­bi­ble un futu­ro pací­fi­co para toda la humanidad.

La úni­ca solu­ción a este con­flic­to, que está lejos de ter­mi­nar, es la lucha inde­pen­dien­te de la cla­se obre­ra mun­dial con­tra el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, la OTAN y el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Nin­gu­na bur­gue­sía de nin­gu­na nación trae­rá la paz a los explo­ta­dos y opri­mi­dos del mun­do. Sobre todo, sub­ra­ya­mos la nece­si­dad de que la cla­se obre­ra ucra­nia­na se orga­ni­ce para liqui­dar el régi­men neo­fas­cis­ta de una vez por todas y esta­ble­cer el poder popu­lar en el país, toman­do la ini­cia­ti­va en la lucha por una Ucra­nia auto­de­ter­mi­na­da y socia­lis­ta, ¡opues­ta a cual­quier for­ma de inter­ven­ción bur­gue­sa extran­je­ra! Tam­bién des­ta­ca­mos la impor­tan­cia de la uni­dad de los tra­ba­ja­do­res rusos y ucra­nia­nos para la supera­ción del capi­ta­lis­mo y la cons­truc­ción del socia­lis­mo en sus paí­ses, y de los tra­ba­ja­do­res de todos los paí­ses para seguir el cur­so de la revo­lu­ción socia­lis­ta en todo el mundo.

Tra­ba­ja­do­res del mun­do, ¡uníos!

Comi­sión Polí­ti­ca Nacio­nal del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño (PCB)

25 de febre­ro de 2022

Fuen­te: https://​pcb​.org​.br/​p​o​r​t​a​l​2​/​2​8​478

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.