Cry­pto­mo­ne­das desbocadas

El jue­ves pasa­do, el sec­tor de las crip­to­mo­ne­das, de 1,3 billo­nes de dóla­res, sufrió un duro gol­pe cuan­do la sta­ble­co­in Tether —un engra­na­je fun­da­men­tal del mer­ca­do de las crip­to­mo­ne­das— dejó de man­te­ner bre­ve­men­te su víncu­lo con el dólar esta­dou­ni­den­se. Una sta­ble­co­in es una crip­to­mo­ne­da vin­cu­la­da a una mone­da fidu­cia­ria exis­ten­te, con­cre­ta­men­te el dólar esta­dou­ni­den­se, lo que faci­li­ta el cam­bio (aun­que sea caro) entre una crip­to­mo­ne­da como el bit­coin y una mone­da ofi­cial como el dólar. Se supo­ne que las sta­ble­co­ins siguen la este­la de las mone­das del mun­do real y, por lo tan­to, desem­pe­ñan un papel fun­da­men­tal en la esta­bi­li­dad del mer­ca­do de crip­to­mo­ne­das en gene­ral, ya que pro­por­cio­nan a los ope­ra­do­res un lugar segu­ro para apar­car su dine­ro entre las apues­tas en mone­das digi­ta­les volátiles.

Pero la sema­na pasa­da esa pari­dad uno a uno entre Tether y el dólar esta­dou­ni­den­se se rom­pió y el pre­cio de Tether en dóla­res cayó, aun­que solo bre­ve­men­te, a 96 cen­ta­vos de dólar.

Una cues­tión fun­da­men­tal para todas las sta­ble­co­ins es su resis­ten­cia a los ata­ques espe­cu­la­ti­vos con­ven­cio­na­les, aná­lo­gos a los ata­ques a los tipos de cam­bio fijos. Las cuen­tas de Tether mues­tran que sus reser­vas de efec­ti­vo para res­pal­dar la fija­ción del dólar son solo del 4%, y que la mayor par­te del res­to se encuen­tra en papel comer­cial de ries­go en dóla­res. J.P. Mor­gan infor­mó recien­te­men­te de que la sta­ble­co­in Tether no tie­ne super­vi­sión regu­la­do­ra ni segu­ro de depó­si­to. Por lo tan­to, si la gen­te no qui­sie­ra o no pudie­ra uti­li­zar los tokens de Tether, «el resul­ta­do más pro­ba­ble sería una gra­ve cri­sis de liqui­dez en el mer­ca­do de crip­to­di­vi­sas en gene­ral», lo que podría lle­var a que todo el mun­do inten­ta­ra ven­der a la vez.

La fluc­tua­ción de Tether se pro­du­jo al mis­mo tiem­po que el mer­ca­do de crip­to­di­vi­sas se des­plo­mó enor­me­men­te jun­to con otros acti­vos finan­cie­ros espe­cu­la­ti­vos, como las accio­nes y los bonos, en lo que los inver­so­res y ope­ra­do­res lla­man aho­ra un «mer­ca­do a la baja». Esto demos­tró, una vez más, que las crip­to­di­vi­sas no son dine­ro, sino otra for­ma de acti­vo finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo que sufri­rá cuan­do las bur­bu­jas de inver­sión empie­cen a estallar.

Tether es el mayor ope­ra­dor del mer­ca­do de sta­ble­co­ins, que ascien­de a 180.000 millo­nes de dóla­res. Hay 80.000 millo­nes de tokens de Tether en cir­cu­la­ción, lo que sig­ni­fi­ca que debe­ría tener 80.000 millo­nes de dóla­res en acti­vos, una suma com­pa­ra­ble a la de los mayo­res fon­dos espe­cu­la­ti­vos del mun­do. Pero los deta­lles sobre cómo se ges­tio­nan esas reser­vas son esca­sos y no están suje­tos a audi­to­rías según las nor­mas de con­ta­bi­li­dad reco­no­ci­das inter­na­cio­nal­men­te. El año pasa­do, la Com­mo­dity Futu­res Tra­ding Com­mis­sion de Esta­dos Uni­dos mul­tó a Tether con 41 millo­nes de dóla­res, ale­gan­do que la empre­sa hizo decla­ra­cio­nes «fal­sas o enga­ño­sas» sobre sus reservas.

El des­plo­me de las crip­to­mo­ne­das se vio ampli­fi­ca­do por otra crip­to­mo­ne­da, TerraUSD. Su pre­cio se des­plo­mó fren­te al dólar en un 98%. Terra tam­bién se deno­mi­na a sí mis­ma una sta­ble­co­in, pero tie­ne poco en común con Tether, apar­te del obje­ti­vo de valer 1 dólar. En lugar de estar res­pal­da­da por acti­vos en dóla­res, es una «sta­ble­co­in algo­rít­mi­ca», en la que su valor fren­te al dólar se deter­mi­na median­te deci­sio­nes «des­cen­tra­li­za­das» toma­das por los par­ti­ci­pan­tes. Por lo tan­to, su valor no depen­de de nin­gún acti­vo basa­do en el dólar que res­pal­de la sta­ble­co­in, como supues­ta­men­te ocu­rre con Tether, sino pura­men­te de la con­fian­za depo­si­ta­da por los titu­la­res de Terra en que es equi­va­len­te a un dólar.

Se tra­ta, en efec­to, de un «esque­ma Pon­zi» en el que el valor de los acti­vos depen­de de que haya sufi­cien­tes per­so­nas dis­pues­tas a seguir com­pran­do cuan­do otros quie­ran ven­der, y no de nin­gún valor sub­ya­cen­te de nin­gu­na mate­ria pri­ma que lo res­pal­de. Como dijo un obser­va­dor, «esto pare­ce un cas­ti­llo de nai­pes por­que lo es. El sis­te­ma depen­de de un mer­ca­do acti­vo, que a su vez requie­re que los ope­ra­do­res crean que no se que­da­rán con la bol­sa. Si todo el mun­do deja de tener con­fian­za en TerraUSD, todo se des­mo­ro­na». Y así fue.

Todo esto demues­tra lo que he argu­men­ta­do en posts ante­rio­res1. Bit­coin y otras crip­to­di­vi­sas no están más cer­ca de la acep­ta­ción uni­ver­sal como dine­ro que cuan­do apa­re­cie­ron en esce­na. Siguen sien­do par­te de las finan­zas digi­ta­les espe­cu­la­ti­vas. No sus­ti­tui­rán a las mone­das fidu­cia­rias, cuya ofer­ta está con­tro­la­da por los ban­cos cen­tra­les y los gobier­nos como prin­ci­pal medio de inter­cam­bio. Per­ma­ne­ce­rán en la micro­pe­ri­fe­ria del espec­tro de las mone­das digi­ta­les, al igual que el espe­ran­to lo ha hecho como len­gua glo­bal uni­ver­sal fren­te al pode­río de los idio­mas impe­ria­lis­tas inglés, espa­ñol y chino.

Mien­tras tan­to, la indus­tria mine­ra de crip­to­mo­ne­das uti­li­za enor­mes can­ti­da­des de ener­gía en la extrac­ción de estas mone­das, ya que los con­jun­tos infor­má­ti­cos nece­sa­rios para la mine­ría de crip­to­mo­ne­das con­su­men aho­ra el 0,55% de la pro­duc­ción mun­dial de ener­gía2, más o menos lo mis­mo que un país peque­ño. Todo el bom­bo aso­cia­do a las crip­to­mo­ne­das ocul­ta el hecho de que se están uti­li­zan­do millo­nes de tone­la­das de car­bón, cobre, meta­les de tie­rras raras y plás­ti­co3. Chi­na prohi­bió efec­ti­va­men­te la mine­ría y el uso de crip­to­di­vi­sas a fina­les de 2021 por­que la mine­ría esta­ba con­su­mien­do mucha ener­gía y por los ries­gos espe­cu­la­ti­vos aso­cia­dos a las cripto.

Estas gran­des caí­das en los pre­cios de las crip­to­mo­ne­das han expues­to el fra­ca­so de los inten­tos de algu­nos paí­ses emer­gen­tes de recau­dar fon­dos median­te el lan­za­mien­to de crip­to­mo­ne­das nacio­na­les y la emi­sión de bonos guber­na­men­ta­les de crip­to­mo­ne­das. Coja­mos el ejem­plo de El Sal­va­dor. Tres eco­no­mis­tas —Dia­na Van Pat­ten, de Yale, Fer­nan­do Álva­rez, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, y David Argen­te, de Penn Sta­te— han publi­ca­do recien­te­men­te un estu­dio sobre la adop­ción del bit­coin en El Sal­va­dor4. Sus con­clu­sio­nes, basa­das en una encues­ta repre­sen­ta­ti­va rea­li­za­da en per­so­na a 1.800 sal­va­do­re­ños, sugie­ren que, fue­ra de los hom­bres jóve­nes, edu­ca­dos y cono­ce­do­res de la tec­no­lo­gía, el inte­rés dura­de­ro por el bit­coin no se ha materializado.

El gobierno sal­va­do­re­ño ha ofre­ci­do todo tipo de incen­ti­vos a los ciu­da­da­nos para que uti­li­cen el crip­to «chi­vo» en lugar del dólar, que esca­sea: un bono de ins­ta­la­ción de 30 dóla­res, paga­do en bit­coin, por valor del 8% del sala­rio míni­mo men­sual; un des­cuen­to en las gaso­li­ne­ras más gran­des del país, solo para los usua­rios del chi­vo; un fon­do nacio­nal de 150 millo­nes para sub­ven­cio­nar las tasas rela­cio­na­das con el bit­coin; un des­plie­gue de 200 caje­ros auto­má­ti­cos de bit­coin en El Sal­va­dor y 50 más en Amé­ri­ca; el esta­tus de mone­da de cur­so legal, para que las empre­sas estén obli­ga­das a acep­tar la crip­to­mo­ne­da y los impues­tos pue­dan pagar­se en bit­coin. Pero nada de esto ha fun­cio­na­do. La mayo­ría de los sal­va­do­re­ños siguen uti­li­zan­do el dólar esta­dou­ni­den­se. El estu­dio reve­ló que «la razón más impor­tan­te para [las per­so­nas que cono­cían el chi­vo pero no lo des­car­ga­ron] fue que los usua­rios pre­fie­ren usar dine­ro en efec­ti­vo. Le siguie­ron los pro­ble­mas de con­fian­za: los encues­ta­dos no con­fia­ban en el sis­te­ma ni en el pro­pio bitcoin».

La espe­cu­la­ción es inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo, pero aumen­ta, al igual que otras acti­vi­da­des finan­cie­ras, en épo­cas de males­tar eco­nó­mi­co y cri­sis, es decir, cuan­do la ren­ta­bi­li­dad cae en los sec­to­res pro­duc­ti­vos y el capi­tal migra a sec­to­res impro­duc­ti­vos y finan­cie­ros don­de la tasa de bene­fi­cio es mayor. Esta es la razón del sur­gi­mien­to y auge del mer­ca­do de las crip­to­mo­ne­das5. Lo que la caí­da de este mer­ca­do mues­tra aho­ra es lo que ocu­rre cuan­do los inver­so­res empie­zan a espe­rar una caí­da de los bene­fi­cios por una inmi­nen­te des­ace­le­ra­ción e inclu­so rece­sión en la eco­no­mía «real».

Michael Roberts

15 de mayo de 2022

Fuen­te: https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​2​2​/​0​5​/​1​5​/​c​r​y​p​t​o​-​u​n​t​e​t​h​e​r​ed/

  1. https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​9​/​1​7​/​b​l​o​c​k​c​h​a​i​n​s​-​a​n​d​-​t​h​e​-​c​r​y​p​t​o​-​c​r​a​ze/
  2. https://​hbr​.org/​2​0​2​1​/​0​5​/​h​o​w​-​m​u​c​h​-​e​n​e​r​g​y​-​d​o​e​s​-​b​i​t​c​o​i​n​-​a​c​t​u​a​l​l​y​-​c​o​n​s​ume
  3. https://​www​.the​guar​dian​.com/​c​o​m​m​e​n​t​i​s​f​r​e​e​/​2​0​2​2​/​m​a​y​/​1​2​/​n​f​t​-​s​c​a​m​s​-​m​i​n​e​s​-​c​r​y​p​t​o​c​u​r​r​e​n​c​y​-​c​r​y​p​t​o​-​c​o​n​?​C​M​P​=​S​h​a​r​e​_​i​O​S​A​p​p​_​O​t​her
  4. https://​www​.nber​.org/​s​y​s​t​e​m​/​f​i​l​e​s​/​w​o​r​k​i​n​g​_​p​a​p​e​r​s​/​w​2​9​9​6​8​/​w​2​9​9​6​8​.​pdf
  5. https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​2​1​/​0​4​/​0​9​/​f​i​n​a​n​c​i​a​l​-​f​i​c​t​i​o​n​-​p​a​r​t​-​t​w​o​-​t​h​e​-​n​e​w​-​o​n​e​s​-​s​p​a​c​s​-​n​f​t​s​-​c​r​y​p​t​o​c​u​r​r​e​n​c​i​es/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.