Decla­ra­ción del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Rusia sobre la adhe­sión de Fin­lan­dia a la OTAN

La decla­ra­ción rea­li­za­da hoy por el Pre­si­den­te fin­lan­dés S. Nii­nis­tö y el Pri­mer Minis­tro S. Marin a favor del ingre­so de Fin­lan­dia en la OTAN supo­ne un cam­bio radi­cal en la polí­ti­ca exte­rior del país.

Duran­te déca­das, la polí­ti­ca de no ali­nea­mien­to mili­tar ha ser­vi­do de base para la esta­bi­li­dad en la región del nor­te de Euro­pa, ha pro­por­cio­na­do un nivel fia­ble de segu­ri­dad para el Esta­do fin­lan­dés y ha cons­ti­tui­do una base sóli­da para esta­ble­cer una coope­ra­ción y una aso­cia­ción mutua­men­te bene­fi­cio­sas entre nues­tros paí­ses, don­de el papel del fac­tor mili­tar se ha redu­ci­do a cero.

Ni las garan­tías de Rusia de no tener inten­cio­nes hos­ti­les hacia Fin­lan­dia ni la lar­ga his­to­ria de coope­ra­ción de bue­na vecin­dad y mutua­men­te bene­fi­cio­sa entre nues­tros paí­ses con­ven­cie­ron a Hel­sin­ki de las ven­ta­jas de man­te­ner una polí­ti­ca de no ali­nea­mien­to militar.

El obje­ti­vo de la OTAN, cuyos paí­ses miem­bros han con­ven­ci­do enér­gi­ca­men­te a la par­te fin­lan­de­sa de que no hay alter­na­ti­va a la adhe­sión a la alian­za, es cla­ro: seguir expan­dién­do­se hacia las fron­te­ras de Rusia, crear otro flan­co de ame­na­za mili­tar con­tra nues­tro país. Pero por qué Fin­lan­dia debe con­ver­tir su terri­to­rio en una fron­te­ra de con­fron­ta­ción mili­tar con la Fede­ra­ción Rusa, mien­tras pier­de su inde­pen­den­cia al tomar sus pro­pias deci­sio­nes, la his­to­ria lo juzgará.

La par­te rusa ha sub­ra­ya­do en repe­ti­das oca­sio­nes que la elec­ción de cómo garan­ti­zar su segu­ri­dad nacio­nal corres­pon­de a las auto­ri­da­des y al pue­blo fin­lan­dés. Sin embar­go, Hel­sin­ki debe ser cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad y las con­se­cuen­cias de tal deci­sión. El ingre­so de Fin­lan­dia en la OTAN per­ju­di­ca­rá gra­ve­men­te las rela­cio­nes bila­te­ra­les ruso-fin­lan­de­sas, man­te­nien­do la esta­bi­li­dad y la segu­ri­dad en la región del nor­te de Euro­pa. Rusia se verá obli­ga­da a tomar medi­das de repre­sa­lia, tan­to de carác­ter téc­ni­co-mili­tar como de otro tipo, para fre­nar las ame­na­zas a su segu­ri­dad nacio­nal que sur­jan en este sentido.

El ingre­so en la OTAN tam­bién supon­drá una vio­la­ción direc­ta de las obli­ga­cio­nes lega­les inter­na­cio­na­les de Fin­lan­dia, prin­ci­pal­men­te el Tra­ta­do de Paz de París de 1947, que esta­ble­ce la obli­ga­ción de las par­tes de no esta­ble­cer alian­zas ni par­ti­ci­par en coa­li­cio­nes diri­gi­das con­tra una de ellas, así como el Tra­ta­do de 1992 entre Rusia y Fin­lan­dia sobre la base de las rela­cio­nes, que esta­ble­ce que las par­tes se abs­ten­drán de la ame­na­za o el uso de la fuer­za con­tra la inte­gri­dad terri­to­rial o la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de la otra par­te, no uti­li­za­rán ni per­mi­ti­rán el uso de su terri­to­rio para la agre­sión arma­da con­tra la otra par­te. Sin embar­go, dada la actual acti­tud indi­fe­ren­te del Occi­den­te colec­ti­vo hacia el dere­cho inter­na­cio­nal, este com­por­ta­mien­to se ha con­ver­ti­do en la norma.

Reac­cio­na­re­mos en fun­ción de la situación.

Fuen­te: Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Rusia

12 de mayo de 2022

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.