Cómo las empre­sas esta­dou­ni­den­ses finan­cian la prohi­bi­ción de aborto

Esta­dos Uni­dos está a pocos días de per­der su his­tó­ri­ca pro­tec­ción fede­ral al dere­cho al abor­to legal. Detrás de la retó­ri­ca femi­nis­ta de sus mega­em­pre­sas se escon­de el dine­ro que estas com­pa­ñías des­ti­nan a los polí­ti­cos ultraconservadores.

Un borra­dor interno de la Cor­te Supre­ma de Esta­dos Uni­dos, publi­ca­do por Poli­ti­co el lunes 2, indi­ca que el máxi­mo tri­bu­nal anu­la­ría la juris­pru­den­cia sen­ta­da por el céle­bre caso Roe ver­sus Wade, lo que eli­mi­na­rá las pro­tec­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les para el abor­to legal, que han esta­do vigen­tes en ese país duran­te 48 años. «La sen­ten­cia de Roe ver­sus Wade esta­ba terri­ble­men­te equi­vo­ca­da des­de un comien­zo», escri­be en el borra­dor fil­tra­do el juez Samuel Ali­to. Según los infor­mes, la posi­ción de Ali­to cuen­ta con el apo­yo de otros cua­tro jue­ces con­ser­va­do­res del tri­bu­nal. El gru­po inclu­ye a tres jue­ces desig­na­dos recien­te­men­te por el expre­si­den­te Donald Trump: Neil Gor­such, Brett Kava­naugh y Amy Coney Barrett.

Es téc­ni­ca­men­te posi­ble que uno o más de estos jue­ces cam­bien de opi­nión antes de que se publi­que ofi­cial­men­te la deci­sión. Pero pare­ce muy pro­ba­ble que las pro­tec­cio­nes fede­ra­les para el abor­to legal se eva­po­ren en unas sema­nas. Die­cio­cho esta­dos esta­dou­ni­den­ses ya tie­nen pre­pa­ra­das leyes que en la prác­ti­ca prohi­bi­rán el abor­to en todos los casos tan pron­to como Roe sea revo­ca­do (aun­que algu­nos de estos esta­dos tie­nen excep­cio­nes por vio­la­ción, inces­to o la vida de la madre). Otros cua­tro esta­dos prohi­bi­rán el abor­to des­pués de las seis sema­nas: antes, inclu­so, de que muchas muje­res sepan que están embarazadas.

Las fuer­zas con­tra­rias al abor­to legal han esta­do pre­sio­nan­do para lograr este resul­ta­do des­de el momen­to mis­mo en que se zan­jó el caso Roe ver­sus Wade, en 1973. Pero el esfuer­zo ha cobra­do un impul­so sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de 2016, con la elec­ción de Trump. Requi­rió de la acu­mu­la­ción y el ejer­ci­cio de poder tan­to a esca­la fede­ral como esta­tal, con tres obje­ti­vos claros.

El con­trol repu­bli­cano del senado

Des­pués de que el juez de la Cor­te Supre­ma Anto­nin Sca­lia murie­ra en febre­ro de 2016, el líder de la mayo­ría en la Cáma­ra Alta, Mitch McCon­nell, repu­bli­cano por Ken­tucky, se negó a per­mi­tir que el Sena­do con­si­de­ra­ra siquie­ra el can­di­da­to a reem­pla­zar a Sca­lia, ele­gi­do por el enton­ces pre­si­den­te, Barack Oba­ma, a pesar de que a Oba­ma le que­da­ba casi un año de man­da­to. Sin embar­go, des­pués de que Trump fue­ra ele­gi­do en 2016, McCon­nell modi­fi­có las reglas obs­truc­cio­nis­tas de la cáma­ra para apro­bar la nomi­na­ción de Gor­such y Kava­naugh, y, aun­que la magis­tra­da pro­gre­sis­ta Ruth Bader Gins­burg murió pocas sema­nas antes de que Trump per­die­ra su reelec­ción, McCon­nell for­zó la nomi­na­ción de la ultra­con­ser­va­do­ra Coney Barrett como reem­pla­zo de Bader Gins­burg. Lo cier­to es que nin­gu­na de estas nomi­na­cio­nes hubie­ra sido posi­ble sin el con­trol repu­bli­cano del Sena­do, y el gru­po más impor­tan­te invo­lu­cra­do en ase­so­rar y finan­ciar la elec­ción de can­di­da­tos repu­bli­ca­nos para ese órgano es el Comi­té Sena­to­rial Repu­bli­cano Nacio­nal (NRSC, por sus siglas en inglés).

El con­trol repu­bli­cano de las legis­la­tu­ras estatales

Ani­ma­das por este nom­bra­mien­to en la Cor­te Supre­ma de magis­tra­dos que eran abier­ta­men­te hos­ti­les a la juris­pru­den­cia sen­ta­da por Roe ver­sus Wade, las legis­la­tu­ras esta­ta­les con­tro­la­das por polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal se dedi­ca­ron a apro­bar prohi­bi­cio­nes a nivel esta­tal. El gru­po más impor­tan­te invo­lu­cra­do en ase­so­rar y finan­ciar la elec­ción de can­di­da­tos repu­bli­ca­nos para las legis­la­tu­ras esta­ta­les es el Comi­té de Lide­raz­go Esta­tal Repu­bli­cano (RSLC, por sus siglas en inglés).

El con­trol repu­bli­cano de las gobernaciones

No es sufi­cien­te que las legis­la­tu­ras esta­ta­les aprue­ben la prohi­bi­ción del abor­to. Nece­si­tan un gober­na­dor con­tra­rio al abor­to legal que con­vier­ta esas prohi­bi­cio­nes en ley. El gru­po más impor­tan­te invo­lu­cra­do en ase­so­rar y finan­ciar la elec­ción de can­di­da­tos repu­bli­ca­nos para las legis­la­tu­ras esta­ta­les es la Aso­cia­ción de Gober­na­do­res Repu­bli­ca­nos (RGA, por sus siglas en inglés).

Acu­mu­lar tan­to poder no es fácil y, en Esta­dos Uni­dos, es tre­men­da­men­te caro. Pero las fuer­zas con­tra­rias al abor­to legal tuvie­ron un alia­do fun­da­men­tal: las gran­des empre­sas. Un aná­li­sis de Popu­lar Infor­ma­tion sobre dona­cio­nes polí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas encon­tró que 13 empre­sas impor­tan­tes han dona­do más de 15 millo­nes de dóla­res al NRSC, el RSLC y la RGA des­de 2016.

Esta cifra es ape­nas una peque­ñí­si­ma mues­tra del papel que las gran­des empre­sas esta­dou­ni­den­ses han desem­pe­ña­do para poner fin a las pro­tec­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les al dere­cho al abor­to. Pri­me­ro, solo inclu­ye a 13 gran­des com­pa­ñías e, inclu­so den­tro de ese redu­ci­do gru­po, no inclu­ye las con­tri­bu­cio­nes PAC (sigla de Comi­té de Acción Polí­ti­ca, en espa­ñol), que se donan direc­ta­men­te a las cam­pa­ñas indi­vi­dua­les de los polí­ti­cos. No inclu­ye tam­po­co dine­ro dona­do al NRSC, el RSLC y la RGA por cáma­ras empre­sa­ria­les. Tam­bién exclu­ye el apo­yo empre­sa­rial a orga­ni­za­cio­nes sin fines de lucro con­tra­rias al abor­to legal, como la Heri­ta­ge Foun­da­tion y la Fede­ra­list Society, por­que esas con­tri­bu­cio­nes no están obli­ga­das por la ley a ser de natu­ra­le­za pública.

Pero esta cifra limi­ta­da deja en cla­ro el papel cen­tral del dine­ro de las gran­des empre­sas en la rever­sión inmi­nen­te de Roe ver­sus Wade, inclui­do el dine­ro de muchas cor­po­ra­cio­nes que dicen ser cam­peo­nas de los dere­chos y la igual­dad de las muje­res, como las que apa­re­cen en la siguien­te lista.

Ama­zon: El CEO de Ama­zon, Andy Jassy, afir­ma que la com­pa­ñía pro­mue­ve «la igual­dad de géne­ro y el empo­de­ra­mien­to en el lugar de tra­ba­jo, el mer­ca­do y las comu­ni­da­des». El lunes, Ama­zon anun­ció que «paga­rá anual­men­te [a sus emplea­dos] has­ta 4 mil dóla­res en gas­tos de via­je por tra­ta­mien­tos médi­cos que no impli­quen ries­go de vida, inclui­dos abor­tos». La asig­na­ción se apli­ca­rá «si una ope­ra­ción no está dis­po­ni­ble en un radio de 160 qui­ló­me­tros de la casa de un emplea­do». Pero des­de 2016, Ama­zon ha dona­do 974.718 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 75.000 al NRSC, 789.718 a la RGA y 110.000 al RSLC.

AT&T: En el Infor­me de Diver­si­dad, Igual­dad e Inclu­sión 2020 de AT&T, su CEO, John Stan­key, dijo que uno de los «valo­res cen­tra­les» de la com­pa­ñía es «la equi­dad de géne­ro y el empo­de­ra­mien­to de las muje­res». El 26 de agos­to, AT&T cele­bró el Día de la Igual­dad de la Mujer, dicien­do que era «un día para refle­xio­nar sobre los muchos desa­fíos que aún enfren­tan las muje­res en nues­tra socie­dad para lograr la equi­dad». La com­pa­ñía dijo públi­ca­men­te que «las muje­res empo­de­ra­das son cla­ves para el éxi­to de sus comu­ni­da­des». Pero, des­de 2016, AT&T ha dona­do 1.472.827 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 330.000 al NRSC, 984.827 a la RGA y 158.000 al RSLC. AT&T tam­bién ha sido uno de los prin­ci­pa­les donan­tes PAC de polí­ti­cos esta­ta­les indi­vi­dua­les que impul­san la prohi­bi­ción del aborto.

Citi: La com­pa­ñía finan­cie­ra dice que «está toman­do medi­das para pro­mo­ver la equi­dad de géne­ro den­tro de sus ofi­ci­nas y en las comu­ni­da­des de todo el mun­do». En un infor­me de 2017, Citi dijo que uno de los obs­tácu­los que fre­nan a las muje­res en la eco­no­mía son las «res­tric­cio­nes a sus dere­chos repro­duc­ti­vos». La com­pa­ñía dice que­rer crear un mun­do don­de «los dere­chos de las muje­res sean reco­no­ci­dos y las muje­res estén empo­de­ra­das para ser par­ti­ci­pan­tes libres e igua­les en una eco­no­mía glo­bal robus­ta, sos­te­ni­ble e inclu­si­va». En mar­zo, Citi anun­ció que «cubri­ría los cos­tos de via­je de los miem­bros del per­so­nal radi­ca­do en Esta­dos Uni­dos que tie­nen que via­jar fue­ra de su esta­do de ori­gen para prac­ti­car­se un abor­to». Pero, des­de 2016, Citi ha dona­do 685.000 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 90.000 al NRSC y 595.000 al RSLC.

Coca-Cola: La empre­sa dice que «exis­te evi­den­cia abru­ma­do­ra de que lograr la igual­dad y el empo­de­ra­mien­to de las muje­res tie­ne amplios efec­tos bue­nos para la socie­dad». Pero, des­de 2016, Coca-Cola ha dona­do 2.624.000 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 105.000 al NRSC, 2.325.000 a la RGA y 194.000 al RSLC.

Goo­gle: «Lucha­mos por un futu­ro don­de haya equi­dad en todo el mun­do, igual­dad de opor­tu­ni­da­des para el éxi­to en todos los cam­pos y don­de las muje­res estén segu­ras tan­to onli­ne como en el mun­do físi­co», ha dicho la com­pa­ñía. El 8 de mar­zo, Goo­gle tui­teó que está «tra­ba­jan­do para ayu­dar a las muje­res a prio­ri­zar sus nece­si­da­des, ponien­do énfa­sis en su segu­ri­dad y salud, crean­do opor­tu­ni­da­des equi­ta­ti­vas y cele­bran­do sus logros». Pero, des­de 2016, Goo­gle ha dona­do 525.702 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 195.000 al RSLC, 225.702 a la RGA y 105.000 al NRSC.

Wal­mart: La cade­na de retail dice estar com­pro­me­ti­da «a cele­brar, desa­rro­llar y ani­mar a las muje­res de todo el mun­do, tan­to den­tro de la empre­sa como en las comu­ni­da­des a las que esta sir­ve». En 2019, la com­pa­ñía tui­teó que «empo­de­rar a las muje­res crea valor com­par­ti­do: es bueno para la socie­dad y es bueno para los nego­cios». Pero, des­de 2016, Wal­mart ha dona­do 1.140.000 dóla­res a comi­tés polí­ti­cos con­tra­rios al abor­to legal, inclui­dos 755.000 a la RGA, 195.000 al NRSC y 190.000 al RSLC.

Otros gran­des con­tri­bu­yen­tes a comi­tés par­ti­da­rios con­tra­rios al abor­to legal inclu­yen a Gene­ral Motors (2.405.900), Com­cast (1.869.604), CVS (1.380.000), Veri­zon (901.150), Wal­greens (496.700), Wells Far­go (471.800) y T‑Mobile (343.400).

Judd Legum, Rebec­ca Crosby

12 de mayo de 2022

Fuen­te: https://​popu​lar​.info/​p​/​t​h​e​s​e​-​1​3​-​c​o​r​p​o​r​a​t​i​o​n​s​-​h​a​v​e​-​s​p​e​n​t​?​s=r

Tra­duc­ci­do por Brecha

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.