«Paz», «mayo­ría sin­di­cal» y OTAN

1. Con el aval que da la his­to­ria, alguien dijo que el paci­fis­mo estric­to era una inmo­ra­li­dad pro­fun­da, ase­ve­ra­ción que está sien­do con­fir­ma­da en el pre­sen­te por la gra­ve­dad de la nue­va cri­sis que afec­ta al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, no al capi­ta­lis­mo a secas. Este matiz que mar­ca la dife­ren­cia entre «modo de pro­duc­ción» y «capi­ta­lis­mo a secas» es de una impor­tan­cia suma para lo que vamos a decir, aun­que aho­ra mis­mo no tene­mos espa­cio para alar­gar­nos. Des­de los siglos XVI-XVII, e inclu­so des­de sus pri­me­ros bal­bu­ceos en los siglos XIII-XIV, el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta jamás ha sufri­do una cri­sis como la actual, con con­tra­dic­cio­nes nue­vas y con nue­vas for­mas exter­nas de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les, y, menos aún, si tene­mos en cuen­ta el sal­to cua­li­ta­ti­vo a lo nue­vo que emer­ge como resul­ta­do de la inter­ac­ción sinér­gi­ca de todo ello.

La inmo­ra­li­dad del paci­fis­mo, así como su rotun­do fra­ca­so his­tó­ri­co, apa­re­ce aho­ra en su impo­ten­cia cuan­do lee­mos que la deno­mi­na­da «mayo­ría sin­di­cal»1 y el movi­mien­to de insu­mi­sión2, ade­más de los par­ti­dos par­la­men­ta­rios, se han posi­cio­na­do ofi­cial­men­te a favor de la «paz» en la gue­rra defen­si­va de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass y de Rusia y con­tra la con­ti­nua­da agre­sión impe­ria­lis­ta ya argu­men­ta­da como una nece­si­dad inelu­di­ble por la geo­po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca nada menos que des­de 1904. En reali­dad, seme­jan­te impe­ria­lis­mo era solo la for­ma refi­na­da de la bur­da con­cep­ción yan­qui del des­tino mani­fies­to de mitad del siglo XIX.

Tenien­do en cuen­ta las lec­cio­nes de la lucha de cla­ses y de las gue­rras de libe­ra­ción, es ilu­sio­nis­mo idea­lis­ta y fan­ta­sio­so creer que bien median­te el mero par­la­men­ta­ris­mo, bien median­te pro­ce­sio­nes tole­ra­das por el poder, o bien median­te ambos, pue­de con­ven­cer­se al capi­tal de que, en un acto de con­tri­ción, cam­bie súbi­ta­men­te en cien­to ochen­ta gra­dos su rum­bo his­tó­ri­co; pero aún es más increí­ble que el capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal se pul­ve­ri­ce como una pom­pa de jabón. En las con­di­cio­nes de Eus­kal Herria esa creen­cia es mani­fies­ta­men­te irra­cio­nal, como veremos.

2. En 1986 los y las vas­cas recha­za­mos en refe­rén­dum la entra­da en la OTAN, al igual que Cata­lun­ya y Cana­rias. Aho­ra los Esta­dos espa­ñol y fran­cés obe­de­cen a la OTAN y man­dan armas al corrup­to gobierno de Ucra­nia que ha ile­ga­li­za­do a la opo­si­ción, que reco­no­ce y apo­ya al nazis­mo den­tro de su pro­pio ejér­ci­to y en la vida públi­ca, que ha hun­di­do en la mise­ria a la socie­dad, que ha entre­ga­do el país a la OTAN como tram­po­lín de un pró­xi­mo ata­que a la Fede­ra­ción Rusa, que ha impues­to leyes racis­tas que nos recuer­dan a las de Hitler y que lle­va ocho años ase­si­nan­do impu­ne­men­te a la pobla­ción de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass, con alre­de­dor de 14.000 muer­tes, dece­nas de miles de heri­dos y des­truc­cio­nes incuantificables.

El gobierno de Rusia, gobierno bur­gués pero no impe­ria­lis­ta, ha inter­ve­ni­do en su defen­sa con una ope­ra­ción espe­cial que tam­bién es defen­si­va en lo estra­té­gi­co, aun­que tác­ti­ca­men­te ofen­si­va; es decir, pasar al ata­que para des­ba­ra­tar la ofen­si­va defi­ni­ti­va con­tra el Don­bass pen­sa­da para fina­les de mar­zo de 2022, del mis­mo modo que cuan­do Rusia inter­vino en defen­sa de Siria, tras peti­ción de su gobierno legal­men­te elec­to, lo hizo ade­lan­tán­do­se al plan yan­qui de lan­zar alre­de­dor de 200 misi­les con­tra Siria para ter­mi­nar de aplas­tar cual­quier tipo de resistencia.

Rusia lan­zó la ope­ra­ción espe­cial tam­bién para dete­ner el avan­ce de la OTAN hacia sus fron­te­ras, para así poder bom­bar­dear Mos­cú, Minsk y otras ciu­da­des en un tiem­po de cin­co a sie­te minu­tos, impo­si­bi­li­tan­do cual­quier tipo de defen­sa. Rusia lle­va­ba advir­tien­do al menos des­de 2007 que la OTAN debía parar en su aco­so y que debía cum­plir sus pro­me­sas de que res­pe­ta­ría las fron­te­ras de 1991, que siem­pre han sido incum­pli­das. Las pre­sio­nes con­tra Rusia se mul­ti­pli­can a lo lar­go de toda la fron­te­ra: si Fin­lan­dia per­mi­te ins­ta­lar misi­les de la OTAN en su terri­to­rio, la vital área rusa de San Peters­bur­go que­da­rá solo a 130 km de dis­tan­cia de las bases ota­nis­tas. Las mis­mas ame­na­zas se mul­ti­pli­can des­de el nor­te árti­co has­ta Rumanía.

Los obje­ti­vos de la ope­ra­ción espe­cial rusa son cua­tro: que se reco­noz­ca la inde­pen­den­cia del Don­bass, que se des­mi­li­ta­ri­ce Ucra­nia, que se des­na­zi­fi­que Ucra­nia y que Cri­mea siga sien­do rusa. Mos­cú venía advir­tien­do que las masa­cres cri­mi­na­les per­pe­tra­das, la entre­ga del país a la OTAN, el ascen­so del nazis­mo y el inten­to de plan­tar la ban­de­ra yan­qui en Cri­mea, eran los pasos pre­vios para una pos­te­rior agre­sión a la Fede­ra­ción Rusa a par­tir de las bases ucra­nia­nas y de bases de la OTAN des­de el Bál­ti­co has­ta el Mar Negro y bases mili­ta­res caucásicas.

No hay nin­gu­na prue­ba de que esta adver­ten­cia rusa fue­ra fal­sa. Cada día se mul­ti­pli­can los infor­mes sobre cómo la OTAN pre­pa­ra­ba en Ucra­nia y en otros Esta­dos una agre­sión mili­tar, bio­quí­mi­ca y bac­te­rio­ló­gi­ca con­tra la Fede­ra­ción Rusa, más sal­va­je que las rea­li­za­das con­tra Viet­nam, con­tra Cuba y con­tra otros pue­blos: con la ayu­da israe­lí y la som­bra sinies­tra de Ale­ma­nia, des­de al menos 2013, se pre­pa­ra­ban «bom­bas étni­cas» uti­li­zan­do coba­yas huma­nas de un psi­quiá­tri­co ucra­niano. La ONU, la OMS y otras ins­ti­tu­cio­nes hacen oídos sor­dos a la peti­ción de Chi­na y otros paí­ses de que se inves­ti­guen estas bar­ba­ri­da­des y la «demo­crá­ti­ca» pren­sa bur­gue­sa lo silen­cia todo bajo la mayor cam­pa­ña de mani­pu­la­ción men­ti­ro­sa de la his­to­ria. Des­de noviem­bre de 2021 Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea pre­pa­ra­ban un endu­re­ci­mien­to aplas­tan­te de la gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra la Fede­ra­ción Rusa, meses antes de que esta­lla­ra la guerra.

3. ¿A qué res­pon­de todo esto? El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se mue­ve debi­do a la com­ple­ja dia­léc­ti­ca entre sus leyes ten­den­cia­les evo­lu­ti­vas y sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. De entre estas fuer­zas ten­den­cia­les des­ta­can dos: la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción del capi­tal y la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa media de ganan­cia. Son ten­den­cia­les, es decir, depen­den en sín­te­sis del resul­ta­do de la lucha de cla­ses, de las con­tra-ten­den­cias socio­eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, mili­ta­res, etc., que impo­ne la bur­gue­sía sobre las espal­das de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra y, con­si­guien­te­men­te, de la capa­ci­dad de esta para resis­tir, con­tra­ata­car y vencer.

En lo bási­co, y sin olvi­dar la inter­ven­ción del azar a cor­to pla­zo, es la dia­léc­ti­ca entre lucha de cla­ses, leyes ten­den­cia­les y con­tra­dic­cio­nes, ade­más de ser la que des­tro­za el inmo­ral mito de la «paz», que, sobre todo, aho­ra indi­ca la extre­ma gra­ve­dad cua­li­ta­ti­va alcan­za­da por la cri­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Para com­pren­der el pre­sen­te y las pers­pec­ti­vas que tene­mos es nece­sa­rio apren­der de la his­to­ria, el úni­co libro que nos ense­ña a no repe­tir erro­res ni derro­tas. La ten­den­cia al impa­ra­ble agra­va­mien­to de las cri­sis capi­ta­lis­tas es inne­ga­ble: las peque­ñas cri­sis se resuel­ven con peque­ñas des­truc­cio­nes de fuer­zas pro­duc­ti­vas y vio­len­cias meno­res, las cri­sis gran­des se resuel­ven con gran­des des­truc­cio­nes y las cri­sis mun­dia­les con gue­rras mundiales.

Uno de los efec­tos de la tre­men­da cri­sis finan­cie­ra de 1637 fue la que pode­mos deno­mi­nar real­men­te como la pri­me­ra gue­rra mun­dial, la libra­da en 1652 – 1674 entre Ingla­te­rra y Holan­da con sus alia­dos res­pec­ti­vos. El anta­go­nis­mo entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas al alza y las decré­pi­tas rela­cio­nes de pro­duc­ción pro­vo­ca­ron la segun­da gue­rra mun­dial de 1756 – 1763 que se exten­dió a todo el glo­bo con la par­ti­ci­pa­ción de las prin­ci­pa­les poten­cias, crean­do las con­di­cio­nes para las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas en Esta­dos Uni­dos y en el Esta­do fran­cés. Dos gue­rras mun­dia­les que la his­to­rio­gra­fía bur­gue­sa se nie­ga a reco­no­cer como tales por­que, uni­das al con­jun­to de crí­me­nes come­ti­dos has­ta enton­ces, des­tro­zan toda la mito­lo­gía demo­cra­ti­cis­ta y paci­fis­ta sobre el sur­gi­mien­to de la civi­li­za­ción del capital.

La pri­me­ra Gran Depre­sión de 1873 dio paso a la lla­ma­da Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que en reali­dad era la ter­ce­ra, que a su vez gene­ró la revo­lu­ción bol­che­vi­que. La segun­da Gran Depre­sión de 1929 dio paso al fas­cis­mo, a la Segun­da Gue­rra Mun­dial, que en reali­dad fue la cuar­ta gue­rra mun­dial, y a la OTAN u Orga­ni­za­ción Terro­ris­ta del Atlán­ti­co Nor­te crea­da para des­truir la URSS y aplas­tar el avan­ce del socia­lis­mo. La ter­ce­ra Gran Depre­sión de 2007 agra­va­da sobre mane­ra en 2022 nos está ponien­do al bor­de de la quin­ta gue­rra mun­dial que, de esta­llar, podría ser de muchas for­mas, lle­gan­do tal vez al holo­caus­to ter­mo­nu­clear, bac­te­rio­ló­gi­co y elec­tró­ni­co. Que esta­lle o cómo esta­lle, con que leta­li­dad y exten­sión, depen­de de la lucha de cla­ses a nivel mun­dial y tam­bién a nivel de Eus­kal Herria, aun­que a infi­ni­ta menor esca­la, pero deci­si­va para el pue­blo tra­ba­ja­dor vasco.

Cen­trán­do­nos exclu­si­va­men­te en las cua­tro gue­rras mun­dia­les, debe­mos decir que tenían como obje­ti­vo des­blo­quear los obs­tácu­los que fre­na­ban el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en su con­jun­to y en espe­cial el de su poten­cia hege­mó­ni­ca, abrir el camino des­tru­yen­do a caño­na­zos las resis­ten­cias de los pue­blos y de las bur­gue­sías débi­les, des­tru­yen­do fuer­zas pro­duc­ti­vas obso­le­tas para, sobre el desier­to de san­gre, relan­zar la tasa de ganan­cia, impo­ner una nue­va dis­ci­pli­na mone­ta­ria y un nue­vo sis­te­ma polí­ti­co-finan­cie­ro –duca­do espa­ñol, flo­rín, libra ester­li­na, fran­co fran­cés, mar­co ale­mán, dólar-euro… ¿? – , que bene­fi­cia­ra a la poten­cia vencedora.

4. ¿Y la quin­ta gue­rra? Según el Ban­co Mun­dial, un ter­cio de las reser­vas del pla­ne­ta está en la Fede­ra­ción Rusa, des­ta­can­do mine­ra­les raros y vita­les, tie­rras fér­ti­les, ener­gías, reser­vas hídri­cas y cos­tas con el Océano Árti­co, y 4.210 kiló­me­tros de fron­te­ra con Chi­na, es decir, una exten­sí­si­ma área para apre­tar la soga en su cue­llo has­ta asfi­xiar­la, que es el obje­ti­vo impe­ria­lis­ta a con­se­guir tras bal­ca­ni­zar la Fede­ra­ción Rusa. La decre­pi­tud del capi­ta­lis­mo occi­den­tal solo pue­de ali­viar­se duran­te un tiem­po con la gigan­tes­ca trans­fu­sión direc­ta en vena de los recur­sos de la Fede­ra­ción Rusa, vacián­do­la como han esquil­ma­do al res­to de la huma­ni­dad. Un deses­pe­ra­do sue­ño anhe­la­do en la déca­da de 1990 que salió mal por la resis­ten­cia ines­pe­ra­da de los pue­blos de Rusia y de un sec­tor mayo­ri­ta­rio de su nue­va bur­gue­sía lide­ra­da por Putin que sabía, y sabe, que su futu­ro como cla­se nacio­nal domi­nan­te depen­de de la alian­za estra­té­gi­ca con China.

Los pla­nes de tro­cear Rusia en regio­nes con­tro­la­das por sátra­pas obe­dien­tes al capi­tal occi­den­tal ya fue­ron ela­bo­ra­dos en 1914 por Esta­dos Uni­dos, mejo­ra­dos con las inva­sio­nes de 1918 y 1941, con los pla­nes de los alia­dos de ata­car a la URSS en 1944 o 1945 pac­tan­do con una par­te del ejér­ci­to ale­mán que tam­bién inter­ven­dría, con los pla­nes de ata­ques nuclea­res de la OTAN des­de 1949, con la per­ma­nen­te pro­vo­ca­ción de con­flic­tos en el Este has­ta la des­truc­ción de Yugos­la­via que empe­zó en 1991 y ter­mi­nó en 1999, la «inde­pen­den­cia» de Ucra­nia, etc., para pre­sen­tar­se con la nue­va pro­pues­ta de com­prar Sibe­ria al corrup­to gobierno del borra­cho Yel­tsin en 1992. El nue­vo fra­ca­so redu­pli­có la ofen­si­va hacia el Este ace­le­ra­da des­de 2004 en adelante.

Nos hemos refe­ri­do a la adver­ten­cia de Putin en 2007, pero la pren­sa «demo­crá­ti­ca» tam­bién silen­cia que en 2021 Putin vol­vió a adver­tir sobre los pla­nes impe­ria­lis­tas de tro­cear Sibe­ria para entre­gar­la a «poten­cias admi­nis­tra­do­ras» no rusas. Su gobierno cono­cía la cam­pa­ña yan­qui que, al menos des­de 2010, sos­te­nía que había zonas del pla­ne­ta que debían ser de «pro­tec­ción» inter­na­cio­nal por­que los pue­blos que las habi­ta­ban eran atra­sa­dos y vagos: por ejem­plo, la inmen­sa Ama­zo­nía de Bra­sil, Boli­via, Perú, Ecua­dor, etc. La teo­ría racis­ta de que los pue­blos «civi­li­za­dos» tie­nen dere­cho a que­dar­se con las tie­rras de los «bár­ba­ros» es tan vie­ja como la Biblia, en don­de se jus­ti­fi­ca con la excu­sa de que el «pue­blo ele­gi­do» tie­ne dere­cho divino de con­quis­ta, ante­sa­la del «des­tino mani­fies­to» yan­qui y de los crí­me­nes sio­nis­tas actua­les. Des­de el siglo XVI la bur­gue­sía la actua­li­zó para jus­ti­fi­car su expan­sión geno­ci­da por el mun­do aña­dien­do la varian­te de que dios man­da­ba que la tie­rra fue­ra tra­ba­ja­da para que «die­ra frutos».

Las masa­cres de con­ti­nen­tes ente­ros se inten­ta­ron jus­ti­fi­car con esa creen­cia que for­ma par­te del racis­mo euro­cén­tri­co. ¿Tene­mos que recor­dar la espe­luz­nan­te lis­ta de masa­cres colo­nia­les en Nues­tra­mé­ri­ca, Áfri­ca, Ocea­nía, Asia, India, Chi­na…, sin las cua­les la indus­tria­li­za­ción capi­ta­lis­ta se hubie­ra retra­sa­do dece­nios o no se hubie­ra dado tal cual se reali­zó? La «paz» y la «demo­cra­cia» occi­den­tal se sus­ten­tan en el sudor y la san­gre pro­le­ta­ria, des­de lue­go, y tam­bié, o tal vez más, sobre cien­tos de millo­nes de per­so­nas de otros con­ti­nen­tes sobre­ex­plo­ta­das has­ta el ago­ta­mien­to, dro­ga­das, enve­ne­na­das o ame­tra­lla­das. ¿Alguien se acuer­da de la sal­va­je gue­rra con­tra Arge­lia de la déca­da de 1990 orga­ni­za­da y sos­te­ni­da por el imperialismo?

En 2021 Rusia se opu­so fron­tal­men­te a seme­jan­te jus­ti­fi­ca­ción inhu­ma­na del dere­cho de rapi­ña apli­ca­da al saqueo de Sibe­ria, fue­ra ya del con­trol de su gobierno legí­ti­mo. No era la pri­me­ra vez que se opo­nía a las cre­cien­tes exi­gen­cias impe­ria­lis­ta: en 1992 se negó a mal­ven­der Sibe­ria, y sus pue­blos y la mayor par­te de su nue­va bur­gue­sía aumen­ta­ron su des­con­fian­za des­de 1999, aun así el gobierno de Putin pidió la entra­da en la OTAN al poco tiem­po cre­yen­do ino­cen­te­men­te en las pro­me­sas impe­ria­lis­tas. Chi­na abrió los ojos defi­ni­ti­va­men­te cuan­do en ese 1999 la OTAN bom­bar­deó «por error» su emba­ja­da en Bel­gra­do. Des­pués la OTAN lan­zó la gue­rra de Afga­nis­tán en 2001 e Irak en 2003, las «revo­lu­cio­nes naran­ja» des­de 2004, el avan­ce al Este y el cer­co mili­tar a Rusia y Chi­na en el terri­ble año de 2011, el gol­pe en Kiev de 2014, los inten­tos gol­pis­tas en Bie­lo­rru­sia y Kaza­jis­tán, por citar algu­nas de las inter­ven­cio­nes que afec­ta­ban direc­ta­men­te a Rusia, Chi­na, Irán, Vene­zue­la, Boli­via, Cuba, par­te de la trein­te­na de paí­ses que sufren blo­queos, pre­sio­nes y agre­sio­nes, y sin citar en abso­lu­to al res­to del mundo.

5. Como se apre­cia a sim­ple lec­tu­ra, nues­tra argu­men­ta­ción se basa fun­da­men­tal­men­te en la san­grien­ta y atroz mate­ria­li­dad de la his­to­ria de los y las pro­le­ta­rias macha­ca­das por el capi­tal, y muy secun­da­ria­men­te en los efec­tos de las fric­cio­nes den­tro de las bur­gue­sías. Nos nega­mos a fan­ta­sear sobre la «paz» por­que tal abso­lu­to meta­fí­si­co entre­co­mi­lla­do no exis­te ni exis­ti­rá mien­tras dure la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas productivas.

Es la cla­se tra­ba­ja­do­ra la que está pade­cien­do des­de hace quin­ce años los efec­tos de la ter­ce­ra Gran Depre­sión de 2007 agra­va­dos por la pan­de­mia, por la inva­sión impe­ria­lis­ta de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass y por los cos­tos de la estra­te­gia con­tra Rusia. Son tres lus­tros de ata­ques cre­cien­tes con­tra el pro­le­ta­ria­do euro­peo, con­tra los ser­vi­cios socia­les y públi­cos bási­cos, aumen­tan­do el empo­bre­ci­mien­to rela­ti­vo y abso­lu­tos, redu­cien­do los dere­chos y las liber­ta­des, incre­men­tan­do las fuer­zas repre­si­vas poli­cía­co-mili­ta­res y la OTAN, dan­do man­ga ancha al nazi-fas­cis­mo y a todas las for­mas de irra­cio­na­li­dad, al terro­ris­mo machis­ta y al racismo…

Si la «mayo­ría sin­di­cal» euro­pea no ha logra­do derro­tar y rever­tir la ofen­si­va del capi­tal lan­za­da des­de 2008 en ade­lan­te, tam­po­co lo ha logra­do la vas­ca, por­que la vida del pue­blo tra­ba­ja­dor ha empeo­ra­do en estos años. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en las razo­nes de estas derro­tas ni en las nue­vas resis­ten­cias obre­ras que están emer­gien­do en los últi­mos tiem­pos. Sí debe­mos par­tir de las con­di­cio­nes obje­ti­vas abier­tas por la inten­si­fi­ca­ción de la cri­sis para expli­car algu­nas de las razo­nes por las que el movi­mien­to obre­ro vas­co ha de optar por el inter­na­cio­na­lis­mo prác­ti­co en defen­sa del dere­cho a la inde­pen­den­cia del Don­bass y el dere­cho a la inte­gri­dad de Rusia, lo que pre­via­men­te nos exi­ge com­pren­der cómo se inte­gra la OTAN en la socie­dad y en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, y cómo es el accio­nar de la OTAN en el presente:

  1. Des­de la Cum­bre de la OTAN en Lis­boa en 2010 has­ta la últi­ma en Bru­se­las en 2022, esta orga­ni­za­ción ha desa­rro­lla­do masi­va­men­te sus ten­tácu­los socia­les, cul­tu­ra­les, pro­pa­gan­dís­ti­cos, de inte­gra­ción de per­so­nal civil, etc., así como los de orga­ni­za­cio­nes secre­tas que actúan al mar­gen o fue­ra de la ley y que diri­gen a gru­pos terro­ris­tas. La OTAN «acon­se­ja» por lo bajo en prác­ti­ca­men­te todos los pro­ble­mas cru­cia­les de las socie­da­des en las que domi­na: des­de la edu­ca­ción has­ta la pro­duc­ción de alta tec­no­lo­gía pasan­do por la pro­pa­gan­da de los «valo­res occi­den­ta­les», las redes de trans­por­te, etc.

  2. La OTAN es todo­po­de­ro­sa en una cues­tión crí­ti­ca para la bur­gue­sía: con­trol social, vigi­lan­cia, tele­di­rec­ción y repre­sión de las cla­ses explo­ta­das. La OTAN vigi­la las nue­vas tec­no­lo­gías de con­trol, y median­te ellas este apa­ra­to polí­ti­co-mili­tar es deci­si­vo para la efec­ti­vi­dad de las con­tra­me­di­das bur­gue­sas que inten­tan con­te­ner la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa de ganan­cia. No se tra­ta solo de lo mili­tar en sen­ti­do clá­si­co, sino de algo más cru­cial: con­trol repre­si­vo, mani­pu­la­ción y tele­di­rec­ción de la alie­na­da estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas. El más recien­te «inven­to» de la OTAN en defen­sa de la explo­ta­ción asa­la­ria­da es la lla­ma­da «gue­rra cog­ni­ti­va», una de cuyas fun­cio­nes es aca­bar con cual­quier posi­bi­li­dad de resis­ten­cia al capi­tal en cual­quie­ra de sus expresiones.

  3. Estas ade­cua­cio­nes de la OTAN son deci­si­vas para enten­der en su pleno sen­ti­do la impres­cin­di­ble teo­ría del impe­ria­lis­mo. Una nece­si­dad y un deber de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias es decir la ver­dad al pro­le­ta­ria­do, expli­car peda­gó­gi­ca­men­te, pero con rigor lógi­co e his­tó­ri­co qué suce­de, por qué suce­de y cuá­les son sus ten­den­cias evo­lu­ti­vas, pro­po­nien­do al pro­le­ta­ria­do la sali­da revo­lu­cio­na­ria; en este caso, el papel y poder de la OTAN en el impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta, poder que inci­de direc­ta en la lucha de cla­ses en gene­ral e indi­rec­ta­men­te, a veces en for­ma ins­tan­tá­nea, en la lucha dia­ria, con­cre­ta: la Ertzain­tza y otras fuer­zas repre­si­vas, por ejem­plo; el accio­nar de EITB y de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca en Eus­kal Herria, en la que la OTAN está bien pre­sen­te; el cam­po de tiro de Bar­de­nas; el ota­nis­mo faná­ti­co de la bur­gue­sía y de la Igle­sia vas­ca, el papel de la edu­ca­ción cató­li­ca sub­ven­cio­na­da por los pode­res, etc. La mili­ta­ri­za­ción de las poli­cías y la poli­cia­li­za­ción del ejér­ci­to, un ejem­plo con­tun­den­te de los «con­se­jos» de la OTAN: la legión espa­ño­la está pre­pa­rán­do­se para repri­mir moti­nes urba­nos que no son dife­ren­tes a la revo­lu­ción de octu­bre de 1934 en Astu­rias, zonas de Eus­kal Herria, etc.

  4. La ade­cua­ción y exten­sión de la OTAN en 2010 – 2022 hacia la mal lla­ma­da «socie­dad civil» tie­ne otro efec­to deci­si­vo: la agu­di­za­ción de la per­ma­nen­te gue­rra cul­tu­ral con­tra la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, la pro­pa­ga­ción de nue­vas sub-ideo­lo­gías y hábi­tos para com­ba­tir al mar­xis­mo que empe­za­ba a recu­pe­rar­se cla­ra­men­te des­de la segun­da Gran Depre­sión de 2007: había que «matar al mar­xis­mo» que siem­pre resu­ci­ta­ba. Por ejem­plo, lo que hemos escri­to arri­ba ape­nas apa­re­ce o no apa­re­ce en abso­lu­to en la pren­sa bur­gue­sa, tam­po­co en Naiz-Gara, y sin embar­go es impres­cin­di­ble para guiar­nos entre las con­tra­dic­cio­nes. Pero, la social­de­mo­cra­cia sobe­ra­nis­ta ha expur­ga­do en sus docu­men­tos y deba­tes des­de hace tiem­po con­cep­tos bási­cos como el de impe­ria­lis­mo y otros sin los cua­les no se entien­de qué está pasan­do. Es por tan­to com­pren­si­ble que aho­ra triun­fe el paci­fis­mo como úni­ca salida.

  5. Otra de las mejo­ras de la OTAN en esos años con­sis­te en las trans­for­ma­cio­nes en la natu­ra­le­za de la gue­rra tal cual se enten­día has­ta el ini­cio del siglo XXI. Aho­ra, la gue­rra inte­gra al menos estos seis com­po­nen­tes: la gue­rra con­ven­cio­nal de ocu­pa­ción del terreno, del mar y del aire; la gue­rra nuclear, bio­quí­mi­ca, elec­tró­ni­ca, etc.; la gue­rra cog­ni­ti­va, psi­co­ló­gi­ca, cul­tu­ral, pro­pa­gan­dís­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, etc.; la gue­rra eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, comer­cial, etc., y, sobre todo, la cri­mi­na­li­dad de la gue­rra ali­men­ta­ria y sani­ta­ria inhe­ren­te al cer­co finan­cie­ro, comer­cial, eco­nó­mi­co, tecno-cien­tí­fi­co, etc.; la gue­rra por dele­ga­ción, con mer­ce­na­rios, etc.; la gue­rra de con­tra­in­sur­gen­cia, etc. La OTAN dosi­fi­ca e inte­gra en una o en varias uni­da­des estas y otras cons­tan­tes meno­res para poner inter­ve­nir con­tra las gue­rras irre­gu­la­res, asi­mé­tri­cas, gue­rri­lle­ras y con­tra todas las for­mas de resis­ten­cia popu­lar y proletaria.

  6. El paci­fis­mo no tie­ne nada que hacer fren­te a esta máqui­na mul­ti­di­men­sio­nal de terror: sola­men­te el anti­im­pe­ria­lis­mo basa­do en la teo­ría mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo pue­de hacer­lo. Por ejem­plo, la gue­rra que se libra en Ucra­nia tie­ne cua­tro carac­te­rís­ti­cas: jus­ta gue­rra defen­si­va del Don­bass; jus­ta gue­rra defen­si­va de Rusia; injus­ta gue­rra ofen­si­va de la OTAN, e injus­ta gue­rra psi­co­ló­gi­ca de adver­ten­cia del impe­ria­lis­mo a los pue­blos que se le enfren­tan aho­ra o que, vien­do la cruel­dad y el cinis­mo de la OTAN, se dis­tan­cian poco a poco ya de Esta­dos Uni­dos. Como se apre­cia, enfren­ta­mos radi­cal­men­te la gue­rra jus­ta de la gue­rra injus­ta, por­que es algo que nin­gún paci­fis­mo pue­de hacer.

  7. La ino­cu­la­ción del cán­cer paci­fis­ta en esta y en todas las gue­rras supo­ne, en la prác­ti­ca y obje­ti­va­men­te, dejar la puer­ta abier­ta al avan­ce de la injus­ti­cia y cerrar­la a la lucha por la jus­ti­cia. La his­to­ria impe­ria­lis­ta anu­la la ver­bo­rrea paci­fis­ta des­de el mis­mo momen­to de su irrup­ción por­que, como hemos dicho, ya en 1904 el capi­ta­lis­mo bri­tá­ni­co expli­có por qué había que ocu­par Rusia y Eura­sia, sin ir más hacia atrás, hacia las gue­rras con­tra Rusia pro­vo­ca­das por Euro­pa occi­den­tal en el siglo XIX, o las gue­rras cri­mi­na­les con­tra toda Asia, etc.: las gue­rras del opio con­tra Chi­na, por ejem­plo. La his­to­ria es el argu­men­to incues­tio­na­ble al que el paci­fis­mo no pue­de res­pon­der racio­nal­men­te, sino con fe ilu­sa y cré­du­la en las gran­des pro­me­sas que el capi­tal siem­pre incumple.

  8. Pero el sui­ci­dio paci­fis­ta de la «mayo­ría sin­di­cal» es tam­bién nefas­to en la opre­sión dia­ria de la cla­se obre­ra: si el pro­le­ta­ria­do vas­co aban­do­na el inter­na­cio­na­lis­mo prác­ti­co en defen­sa acti­va del dere­cho del Don­bass y de Rusia a su vio­len­cia defen­si­va ¿cómo va a pedir lue­go ese pro­le­ta­ria­do soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta cuan­do lo nece­si­te? Si la cla­se obre­ra ter­mi­na cre­yen­do en la «paz» en «todas las gue­rras» ¿tam­bién será «paci­fis­ta» cuan­do ten­ga que defen­der­se de las medi­das fero­ces anti­obre­ras? ¿Cómo se defen­de­rá? ¿Con pro­ce­sio­nes, con rue­gos par­la­men­ta­rios, con reunio­nes con la patro­nal? No se tra­ta solo de defen­der­se o no defen­der­se de las car­gas sal­va­jes de la Ertzain­tza y de otras fuer­zas repre­si­vas sino fun­da­men­tal­men­te de pre­pa­rar­se estra­té­gi­ca, polí­ti­ca, orga­ni­za­ti­va y éti­ca­men­te para los momen­tos duros, muy duros, que van a llegar.

  9. La huma­ni­dad explo­ta­da siem­pre ha recu­rri­do a la vio­len­cia defen­si­va como últi­mo recur­so, en el momen­to en el que han fra­ca­sa­do otros méto­dos lega­les, pací­fi­cos, no vio­len­tos, tole­ra­dos, etc., y cuan­do ha vis­to y sen­ti­do que su pasi­va y humil­de sumi­sión solo con­si­gue que aumen­te su mal-viven­cia, sus sufri­mien­tos, por­que el poder opre­sor se ha enva­len­to­na­do. La his­to­ria de la lucha anti­fas­cis­ta con­tra el gol­pis­mo mili­tar, con­tra cual­quier medi­da dic­ta­to­rial que se quie­ra apli­car, ense­ña que el pue­blo tra­ba­ja­dor ha de cono­cer y prac­ti­car la inter­re­la­ción de las for­mas de lucha, de las movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas y no vio­len­tas de masas, de gru­pos y de per­so­nas, con otras más efi­ca­ces según las coyun­tu­ras y con­tex­tos, siem­pre des­de y para una visión estra­té­gi­ca. Todos somos pací­fi­cos, excep­to los bur­gue­ses y ena­je­na­dos, pero el paci­fis­mo, como exclu­si­vo y exclu­yen­te méto­do, es una de las mejo­res ayu­das que el refor­mis­mo pres­ta a esa bur­gue­sía vio­len­ta por naturaleza.

  10. El paci­fis­mo ante cual­quier vio­len­cia injus­ta solo bene­fi­cia al opre­sor, al vio­la­dor, al amo, al empre­sa­rio, al dólar y al euro. Ante esta gue­rra, favo­re­ce al capi­tal y debi­li­ta a los pro­le­ta­rios del Don­bass y de la Fede­ra­ción Rusa. Si la gue­rra la gana el impe­ria­lis­mo, la bur­gue­sía rusa nego­cia­rá con la OTAN e inclu­so entre­ga­rá a Putin, pero las con­se­cuen­cias las paga­rá duran­te déca­das el pue­blo tra­ba­ja­dor del Don­bass y de la Fede­ra­ción Rusa por­que el capi­tal occi­den­tal con la ayu­da bur­gue­sa autóc­to­na les some­te­rá a una explo­ta­ción más sal­va­je aún que la sufri­da tras el implo­sión de la URSS cuan­do se ense­ño­rea­ron de todo, los esquil­ma­ron y arrui­na­ron, de mane­ra que la espe­ran­za de vida se redu­jo varios años. Si la gue­rra la gana el impe­ria­lis­mo, la bur­gue­sía euro­pea enva­len­to­na­da gol­pea­rá con más fuer­za a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de la Unión Euro­pa y el nazis­mo que se está reor­ga­ni­zan­do en Ucra­nia pre­ten­de­rá exten­der­se al res­to de Euro­pa. ¿Es este el inter­na­cio­na­lis­mo de la «mayo­ría sindical»?

Petri Reka­ba­rren

18 de abril de 2022

  1. https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​i​n​f​o​/​n​o​t​i​c​i​a​/​2​0​2​2​0​4​0​8​/​l​a​-​m​a​y​o​r​i​a​-​s​i​n​d​i​c​a​l​-​a​p​o​y​a​-​l​a​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​c​i​o​n​-​d​e​-​e​s​t​e​-​s​a​b​a​d​o​-​e​n​-​i​r​u​n​e​a​-​e​n​-​c​o​n​t​r​a​-​d​e​-​l​a​s​-​g​u​e​r​ras
  2. https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​i​n​f​o​/​n​o​t​i​c​i​a​/​2​0​2​2​0​4​0​9​/​i​r​u​n​e​a​-​p​r​o​t​e​s​t​a​-​c​o​n​t​r​a​-​t​o​d​a​s​-​l​a​s​-​g​u​e​r​r​a​s​-​e​n​-​d​e​f​e​n​s​a​-​d​e​-​l​a​-​i​n​s​u​m​i​s​ion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

3 comentarios

  1. Pingback: «PAZ», «MAYORÍA SINDICAL» y OTAN | EL SUDAMERICANO
  2. Pingback: “PAZ”, “MAYORÍA SINDICAL” Y OTAN. Petri Rekabarren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.