Ingla­te­rra. ‘Kill the Bill’ y el pro­yec­to de ley que ame­na­za las libertades

Por Juan­jo Andrés Cuer­vo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de enero de 2022. 

La vio­la­ción y el ase­si­na­to de Sarah Eve­rard a manos de un poli­cía y la pro­pues­ta del Pro­yec­to de Ley PCSC, que otor­ga­rá mayor poder a las fuer­zas del orden, des­en­ca­de­na­ron una ola de pro­tes­tas en el país bri­tá­ni­co en 2021.

La noche del 3 de mar­zo de 2021, Sarah Eve­rard pasea­ba por las calles de Lon­dres. De regre­so des­de Clapham Com­mon a su hogar en Brix­ton, el agen­te de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na Way­ne Couzens la detu­vo bajo el fal­so pre­tex­to de haber infrin­gi­do las res­tric­cio­nes impues­tas por el Covid-19. El poli­cía la lle­vó en coche has­ta Dover, don­de vio­ló y estran­gu­ló a la joven de 33 años, que­mó su cuer­po y se des­hi­zo de sus res­tos en un estan­que cercano.

Una sema­na des­pués, el 9 de mar­zo, el agen­te fue dete­ni­do en Kent como sos­pe­cho­so del secues­tro y pos­te­rior ase­si­na­to. Al día siguien­te, los res­tos de Sarah Eve­rard fue­ron des­cu­bier­tos en un bos­que cer­ca de Kent. Way­ne Couzens fue acu­sa­do de su secues­tro y ase­si­na­to, cri­men que el pro­pio agen­te con­fe­só unos meses más tarde.

En la noche del 13 de mar­zo se cele­bra­ron vigi­lias en varias zonas del Rei­no Uni­do para hon­rar la memo­ria de Sarah Eve­rard. Fue la vigi­lia en Clapham Com­mon, cer­ca de la zona don­de fue secues­tra­da, la que des­en­ca­de­nó una corrien­te de pro­tes­tas socia­les por todo el país. Duran­te el emo­ti­vo even­to, la poli­cía detu­vo a cua­tro per­so­nas bajo el pre­tex­to de incum­plir las medi­das rela­cio­na­das con la pan­de­mia. En aque­llos momen­tos, aun no se sabía que miem­bros del Par­ti­do Con­ser­va­dor, inclui­do Boris John­son, habían eva­di­do las res­tric­cio­nes en fies­tas cele­bra­das el 15 y el 20 de mayo de 2020. Estos even­tos tuvie­ron lugar duran­te uno de los peo­res meses de la pan­de­mia en cuan­to al índi­ce de falle­ci­dos en el Rei­no Unido.

A pesar de que por enton­ces se des­co­no­cía que varios repre­sen­tan­tes polí­ti­cos del país se habían sal­ta­do la ley, el uso des­me­di­do de la fuer­za poli­cía duran­te la vigi­lia por Sarah Eve­rard fue con­si­de­ra­do como un ultra­je a la víc­ti­ma de vio­len­cia de géne­ro. Fue una acción dema­sia­do explí­ci­ta como para ser igno­ra­da. De hecho, una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria lle­va­da a cabo por All Party Par­lia­men­tary Group on Demo­cracy and the Cons­ti­tu­tion seña­ló que se habían vul­ne­ra­do “dere­chos fun­da­men­ta­les” duran­te la vigi­lia por Sarah Eve­rard. En el docu­men­to, titu­la­do Poli­ce Power and the Right to Pea­ce­ful Pro­test, se men­cio­nan los “múl­ti­ples erro­res” come­ti­dos por la Poli­cía Metro­po­li­ta­na y la Poli­cía de Avon y Somer­set duran­te las vigi­lias cele­bra­das en Lon­dres y en Bris­tol, res­pec­ti­va­men­te. Esta inves­ti­ga­ción fue publi­ca­da el 1 de julio de 2021. Tres meses antes, se había des­en­ca­de­na­do una corrien­te de des­con­ten­to social que se exten­dió por todo el país.

Pocos días des­pués del ase­si­na­to de Sarah Eve­rard y la actua­ción poli­cial duran­te la vigi­lia del 13 de mar­zo, la Cáma­ra de los Comu­nes apro­bó por una amplia mayo­ría de 359 votos con­tra 263 el Pro­yec­to de ley PCSC (Poli­ce, Cri­me, Sen­ten­cing and Courts), que pasó así a su siguien­te fase.

PCSC: el uso de la fuer­za poli­cial y el cese de las manifestaciones

El Pro­yec­to de ley PCSC ha sido dura­men­te cri­ti­ca­do por­que otor­ga un mayor poder a las fuer­zas poli­cia­les para repri­mir mani­fes­ta­cio­nes. Por ejem­plo, podría sig­ni­fi­car que la poli­cía fija­se las horas de ini­cio y fina­li­za­ción de las pro­tes­tas, o que las disol­vie­se en el caso de que impi­die­sen el acce­so a ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les, como el Par­la­men­to Bri­tá­ni­co. Ade­más, reser­va a los agen­tes el dere­cho de mul­tar con una can­ti­dad de 2.500 libras a los manifestantes.

Este pro­yec­to de ley “repre­sen­ta una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos y cons­ti­tu­ye un ata­que bru­tal con­tra el dere­cho a mani­fes­tar­se de mane­ra pací­fi­ca”, afir­ma el abo­ga­do Jules Carey

Res­pec­to a la posi­ble implan­ta­ción de la PCSC, el cono­ci­do abo­ga­do Chris Daw QC afir­ma que, si se lle­ga­se a apro­bar, “supon­dría la mayor amplia­ción de pode­res poli­cia­les para impo­ner res­tric­cio­nes a las mani­fes­ta­cio­nes que haya­mos vis­to nun­ca”. De mane­ra simi­lar, Jules Carey, jefe del bufe­te de abo­ga­dos de accio­nes con­tra la poli­cía y el Esta­do de la empre­sa Bind­mans, apun­tó que este pro­yec­to de ley “repre­sen­ta una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos y cons­ti­tu­ye un ata­que bru­tal con­tra el dere­cho a mani­fes­tar­se de mane­ra pací­fi­ca”. En otras pala­bras, sería una ley ela­bo­ra­da para soca­var la legi­ti­mi­dad de los movi­mien­tos sociales.

Mien­tras este pro­yec­to de ley esta­ba sien­do deba­ti­do el 15 de mar­zo de 2021 en el Par­la­men­to Bri­tá­ni­co, a esca­sos metros de allí, en Par­lia­ment Squa­re, cen­te­na­res de per­so­nas pro­tes­ta­ban con­tra la vio­len­cia de géne­ro, y con­se­cuen­te­men­te, con­tra el pro­yec­to de ley que esta­ba sien­do dis­cu­ti­do en el inte­rior de la ins­ti­tu­ción bri­tá­ni­ca. Duran­te el mes de mar­zo, tam­bién hubo mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en ciu­da­des como Bris­tol, Leeds, Liver­pool, Man­ches­ter, Brigh­ton, Bir­mingham, Bour­ne­mouth o New­castle. Las pro­tes­tas denun­cia­ron la vio­len­cia hacia las muje­res y el uso des­me­di­do de la fuer­za policial.

‘Kill the Bill’: mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en 2021

El pasa­do 1 de mayo, tuvo lugar la movi­li­za­ción más impor­tan­te en Lon­dres con­tra el Pro­yec­to de ley PCSC, en la que miles de per­so­nas salie­ron a pro­tes­tar. Bajo el slo­gan ‘Kill the Bill’, se cri­ti­có el aumen­to de poder que se quie­re otor­gar a las fuer­zas del orden para res­trin­gir pro­tes­tas, que pue­de sig­ni­fi­car una impo­si­ción de res­tric­cio­nes a la liber­tad de expre­sión y al dere­cho de reunión.

Aun­que la legis­la­ción no ha sido apro­ba­da, los efec­tos están envol­vien­do dife­ren­tes esfe­ras de la socie­dad. Zeh­rah Hasan, direc­tor de Black Pro­test Legal Sup­port denun­ció que dos obser­va­do­res jurí­di­cos fue­ron dete­ni­dos duran­te la mani­fes­ta­ción ‘Kill the Bill’ del 3 de abril de 2021.

Fue pre­ci­sa­men­te duran­te aque­lla mani­fes­ta­ción cuan­do Jeremy Corbyn ins­tó a “defen­der el dere­cho a la pro­tes­ta”. Hablan­do en Par­lia­ment Squa­re y ante las pétreas mira­das de la sufra­gis­ta Milli­cent Faw­cett, Mahat­ma Gandhi o Nel­son Man­de­la, el anti­guo líder del Par­ti­do Labo­ris­ta ape­ló a estas figu­ras his­tó­ri­cas que defen­die­ron los dere­chos huma­nos y dedi­ca­ron par­te de su vida a luchar por el incre­men­to de liber­ta­des democráticas.

Las con­fluen­cias entre movi­mien­tos socia­les y las repre­sio­nes poli­cia­les ya habían alcan­za­do dife­ren­tes movi­mien­tos socia­les, como suce­dió duran­te las pro­tes­tas Black Lives Mat­ter. El pro­pio Hasan lamen­tó los comen­ta­rios de la secre­ta­ria de Esta­do del Inte­rior del Rei­no Uni­do Prity Patel, quién cali­fi­có las pro­tes­tas Black Lives Mat­ter de junio de 2020 en este país como “ate­rra­do­ras.” Fue la pro­pia minis­tra del Inte­rior la que pro­pu­so la crea­ción de la ‘Natio­na­lity and Bor­ders Bill’, una legis­la­ción que pre­ten­de dis­mi­nuir los dere­chos de las per­so­nas refu­gia­das y que ori­gi­nó una olea­da de pro­tes­tas el 20 de octu­bre de 2021.

La vio­len­cia de géne­ro en el Rei­no Unido

En los pocos días que sepa­ra­ron el ase­si­na­to de Eve­rard y la cele­bra­ción del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, las pro­tes­tas recha­zan­do la vio­len­cia de géne­ro se vie­ron ampli­fi­ca­das en varios estra­tos socia­les. En el Par­la­men­to Bri­tá­ni­co, la dipu­tada del Par­ti­do Labo­ris­ta Jess Phi­llips denun­ció el ata­que con­tra las muje­res y leyó el nom­bre de todas las víc­ti­mas mor­ta­les por vio­len­cia de géne­ro en el Rei­no Uni­do des­de el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer de 2020. Tam­bién remar­có que, des­de el ase­si­na­to de Sarah Eve­rard el 3 de mar­zo has­ta el 10 de mar­zo, “seis muje­res y una niña habían sido ase­si­na­das a manos de hom­bres”. El dis­cur­so de una per­so­na envuel­ta en las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas fue fun­da­men­tal para dar mayor rele­van­cia al pro­ble­ma de la vio­len­cia de géne­ro. Como apun­ta la perio­dis­ta Les­ley Rid­doch en una crí­ti­ca a los medios de comu­ni­ca­ción, fue­ron las pala­bras pro­nun­cia­das por Phi­llips en la Cáma­ra de los Comu­nes, uni­do al recien­te ase­si­na­to de Sarah Eve­rard, lo que impul­só una mayor recep­ción mediá­ti­ca. Por­que Sarah Eve­rard no fue la úni­ca mujer ase­si­na­da por vio­len­cia de géne­ro, ni siquie­ra en aque­lla sema­na que comen­zó el 3 de mar­zo, en la que tam­bién Gee­ti­ka Goyal, Imo­gen Bohajc­zuk y Wen­jing Lin per­die­ron la vida a manos de hombres.

Sarah Eve­rard no fue la úni­ca mujer ase­si­na­da por vio­len­cia de géne­ro, ni siquie­ra en aque­lla sema­na que comen­zó el 3 de mar­zo, en la que tam­bién Gee­ti­ka Goyal, Imo­gen Bohajc­zuk y Wen­jing Lin per­die­ron la vida a manos de hom­bres. En Rei­no Uni­do se con­ta­ron 138 ase­si­na­tos de muje­res por vio­len­cia machista

No hay duda de que se tra­ta de un pro­ble­ma endé­mi­co a nivel glo­bal. En el caso par­ti­cu­lar del Rei­no Uni­do, duran­te 2021 se con­ta­bi­li­za­ron 138 ase­si­na­tos de muje­res a manos de hom­bres. En la cuen­ta de Twit­ter @CountDeadWomen se seña­la que esto sig­ni­fi­có un aumen­to de 21 víc­ti­mas res­pec­to a 2020. Esto demues­tra que, como dijo Jess Phi­lips, el femi­ni­ci­dio en el Rei­no Uni­do “no es algo anec­dó­ti­co y obli­ga a las muje­res a vivir con miedo”.

El terror a salir a dar un paseo por la noche que­dó plas­ma­do en redes socia­les tras el ase­si­na­to de Sarah Eve­rard. Duran­te aque­llos días, muchas muje­res comen­za­ron a com­par­tir sus mie­dos ante los ata­ques machis­tas a tra­vés de gru­pos de WhatsApp, sesio­nes de Zoom o Twit­ter. La tra­ge­dia ori­gi­nó unos movi­mien­tos fun­da­men­ta­les de soli­da­ri­dad femi­nis­ta, e impul­só un amplio deba­te sobre el papel de la poli­cía en la socie­dad bri­tá­ni­ca y la situa­ción de la segu­ri­dad de las muje­res en el Rei­no Unido.

Solo el 1,5% de las vio­la­cio­nes regis­tra­das y el 3,6% de todos los deli­tos sexua­les son lle­va­dos a jui­cio en Ingla­te­rra y Gales

Ante esta coyun­tu­ra, dife­ren­tes gru­pos defen­so­res de los dere­chos de la mujer han deman­da­do de mane­ra cons­tan­te saber por qué solo el 1,5% de las vio­la­cio­nes regis­tra­das y el 3,6% de todos los deli­tos sexua­les son lle­va­dos a jui­cio en Ingla­te­rra y Gales. Tam­bién deman­da­ron solu­cio­nes para fre­nar el aumen­to de los casos de vio­len­cia domés­ti­ca des­de el ini­cio de la pandemia.

Por otra par­te, el docu­men­to #194andcounting, publi­ca­do el 14 de mar­zo de 2021, seña­ló que, des­de los años 70, al menos 194 muje­res han muer­to a manos de la poli­cía o a cau­sa del sis­te­ma peni­ten­cia­rio de Ingla­te­rra y Gales, ya fue­se en cus­to­dia esta­tal o en la cárcel.

Boris John­son ha recha­za­do cate­go­ri­zar la miso­gi­nia den­tro de los deli­tos de odio

Pese a los nume­ro­sos ase­si­na­tos por vio­len­cia de géne­ro, inclu­yen­do el de la pro­fe­so­ra Sabi­na Nes­sa, que tam­bién alcan­zó gran reper­cu­sión en Rei­no Uni­do, los líde­res del país no pare­cen estar dis­pues­tos a imple­men­tar nue­vas medi­das para dete­ner esta corrien­te de vio­len­cia. De hecho, Boris John­son ha recha­za­do cate­go­ri­zar la miso­gi­nia den­tro de los deli­tos de odio. Su argu­men­to es que ya exis­ten meca­nis­mos para para com­ba­tir la vio­len­cia con­tra las muje­res, seña­lan­do que el pro­ble­ma radi­ca en que “hay una amplia legis­la­ción que no se lle­va a cabo de mane­ra correcta”.

La inmo­vi­li­za­ción de algu­nos diri­gen­tes polí­ti­cos con­tras­ta con los amplios movi­mien­tos que tuvie­ron lugar el año pasa­do en favor de la igual­dad de géne­ro. El pró­xi­mo 15 de enero ten­drá lugar una serie de mani­fes­ta­cio­nes bajo el slo­gan ‘Kill the Bill’, a modo de denun­cia con­tra el avan­ce de una legis­la­ción que ame­na­za con res­cin­dir las liber­ta­des en el Rei­no Unido.

PCSC y la bata­lla por la hege­mo­nía cul­tu­ral y política

El Pro­yec­to de ley PCSC fue apro­ba­do en la Cáma­ra de los Comu­nes del Par­la­men­to Bri­tá­ni­co y aho­ra se espe­ra el vere­dic­to final en la Cáma­ra de los Lores, que ten­drá lugar el 17 de enero. De con­ver­tir­se en ley, el cas­ti­go por obs­truir espa­cios públi­cos aumen­ta­ría de seis meses a 51 sema­nas —más de un año— y las fuer­zas del orden se reser­va­rían el dere­cho para parar e inves­ti­gar a una per­so­na por el sim­ple hecho de creer que está rela­cio­na­da con algu­na acción ile­gal, sin tener siquie­ra la míni­ma prue­ba al respecto.

Este impe­di­men­to a mani­fes­tar­se es otra mues­tra de la bata­lla polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca exis­ten­te en el Rei­no Uni­do y la fie­re­za con la que cier­tos movi­mien­tos con­ser­va­do­res están tra­tan­do de dete­ner el avan­ce de las liber­ta­des. Apar­te de las pro­tes­tas ‘Kill the Bill’ y los movi­mien­tos a favor de la igual­dad de géne­ro, los últi­mos años en el Rei­no Uni­do han sido tes­ti­gos de nume­ro­sas movi­li­za­cio­nes socia­les. En 2021, las mani­fes­ta­cio­nes en con­tra del cam­bio cli­má­ti­co tuvie­ron su gran apo­geo a nivel mun­dial duran­te la COP26. En aque­llas sema­nas de noviem­bre, se ori­gi­nó una pro­tes­ta masi­va en la que se reu­nie­ron más de 100.000 per­so­nas en Glas­gow y se cele­bra­ron más de 300 mani­fes­ta­cio­nes a nivel global.

Ade­más, 2020 supu­so el sur­gi­mien­to de las movi­li­za­cio­nes Black Lives Mat­ter en Esta­dos Uni­dos, tras el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd, y esta ola de des­con­ten­to se expan­dió a nivel glo­bal. En el Rei­no Uni­do, des­ta­ca­ron las pro­tes­tas en Lon­dres y en Bris­tol, don­de un gru­po de mani­fes­tan­tes arro­jó al puer­to la esta­tua del escla­vis­ta Edward Cols­ton. Pre­ci­sa­men­te, esta sim­bó­li­ca acción mos­tró de mane­ra cla­ra la bata­lla cul­tu­ral exis­ten­te res­pec­to al lega­do del Impe­rio Bri­tá­ni­co. Bas­ta con leer los deba­tes entre his­to­ria­do­res, ana­lis­tas de actua­li­dad, perio­dis­tas o dife­ren­tes miem­bros del Par­la­men­to en el Rei­no Uni­do para com­pren­der cómo la línea que deli­mi­ta el lega­do de lo anti­guo y lo nue­vo, la memo­ria his­tó­ri­ca y la aspi­ra­ción al aumen­to de dere­chos, ha mar­ca­do su for­ta­le­za ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral en el pasa­do colo­nial de la nación bri­tá­ni­ca. Y para ahon­dar más en este para­dig­ma, hace ape­nas unos días los cua­tro mani­fes­tan­tes del movi­mien­to Black Lives Mat­ter que ayu­da­ron a derri­bar la esta­tua de Edward Cols­ton duran­te las pro­tes­tas socia­les de junio del 2020 fue­ron absuel­tos de todos los cargos.

Ante este vere­dic­to, el dipu­tado del Par­ti­do Con­ser­va­dor Robert Jen­rick advir­tió del peli­gro de “acep­tar el van­da­lis­mo y los daños cri­mi­na­les como for­mas de pro­tes­ta polí­ti­ca”. En el otro lado del espec­tro ideo­ló­gi­co, el acti­vis­ta y escri­tor Aka­la, que publi­có hace unos años el libro Nati­ves: Race and Class in the Ruins of Empi­re, en el que deta­lla su expe­rien­cia como des­cen­dien­te de la Gene­ra­ción Win­drush en una socie­dad bri­tá­ni­ca pro­fun­da­men­te hos­til hacia per­so­nas de dife­ren­tes cul­tu­ras, expli­có que “la pro­pa­gan­da de los valo­res bri­tá­ni­cos repre­sen­ta una dis­tor­sión de la historia”.

El seña­la­mien­to a figu­ras del pasa­do que deja­ron un lega­do escla­vis­ta es una de las bata­llas cul­tu­ra­les que están tenien­do un impac­to de enor­me rele­van­cia en el Rei­no Unido

Ana­li­zan­do esta con­fluen­cia de opi­nio­nes y movi­mien­tos socia­les, el Pro­yec­to de ley PCSC sur­ge como un inten­to de fre­nar el aumen­to de pro­tes­tas por los dere­chos de dife­ren­tes colec­ti­vos. Apar­te de los amplios pode­res poli­cia­les en mate­ria de ges­tión de las mani­fes­ta­cio­nes, como la capa­ci­dad de impo­ner con­di­cio­nes a cual­quier pro­tes­ta que se con­si­de­re per­tur­ba­do­ra para la comu­ni­dad, se pue­de san­cio­nar con has­ta diez años de pri­sión por dañar monu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos, inclu­yen­do las esta­tuas. Esto es par­ti­cu­lar­men­te repre­sen­ta­ti­vo de la socie­dad con­tem­po­rá­nea, en la que el seña­la­mien­to a figu­ras del pasa­do que deja­ron un lega­do escla­vis­ta es una de las bata­llas cul­tu­ra­les que están tenien­do un impac­to de enor­me rele­van­cia en el Rei­no Unido.

El pasa­do 8 de diciem­bre, y con moti­vo del ter­cer pasa­je del Pro­yec­to de ley PCSC, hubo mani­fes­ta­cio­nes en Lon­dres, Cam­brid­ge, Bir­mingham y Bris­tol. Aho­ra, lle­ga el 15 de enero, un día en el que se cele­bra­rán múl­ti­ples movi­mien­tos en todo el país con­tra el avan­ce de esta legis­la­ción. Jus­ta­men­te el día que, en 1919, fue ase­si­na­da Rosa Luxem­bur­go, una de las defen­so­ras más acé­rri­mas de las liber­ta­des huma­nas del siglo XX. Como ella decía, “quien no se mue­ve, no sien­te las cade­nas”. La mar­xis­ta pola­ca fun­da­do­ra de la Liga Espar­ta­quis­ta venía a decir que las pro­tes­tas son fun­da­men­ta­les para cam­biar la socie­dad. Mien­tras tan­to, el Rei­no Uni­do se balan­cea peli­gro­sa­men­te entre esa dico­to­mía entre auto­ri­ta­ris­mo y liber­tad. Por un lado, inmó­vi­les esta­tuas de pie­dra plas­man­do un pasa­do escla­vis­ta. Y, mien­tras tan­to, movi­mien­tos socia­les para evi­tar la pér­di­da demo­crá­ti­ca, con­se­guir un deba­te abier­to sobre el lega­do colo­nial y seguir mar­chan­do con­tra la vio­len­cia de géne­ro, la xeno­fo­bia y el cam­bio climático.

Foto: Una mujer colo­ca flo­res en una vigi­lia por Eve­rard en Clapham Com­mon, el par­que en el que fue secues­tra­da y ase­si­na­da por Way­ne Couzens, agen­te de poli­cía de Lon­dres. Cré­di­to: Ben Terrett.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.