Cuba. Emi­lia de Cór­do­va Rubio: Más allá del silencio

Por Yoel Cor­do­ví Núñez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2022.

En un suge­ren­te artícu­lo de Julio Villol­do, titu­la­do “Las esta­tuas y los monu­men­tos en los par­ques”, el escul­tor cubano reto­ma­ba una idea del inte­lec­tual espa­ñol Manuel Bueno: “La esta­tua sus­ti­tu­ye al muer­to en vida, y de ese modo, el gran capi­tán, el poe­ta, el músi­co o el esta­dis­ta, que emi­gran de la tie­rra, con­ti­núan sien­do, aun­que en el silen­cio y en la inmo­vi­li­dad, seres fami­lia­res con quie­nes tro­pe­za­mos todos los días”[1] Diez años antes de publi­ca­do este tex­to, se deve­la­ba en una cén­tri­ca pla­za de La Víbo­ra la esta­tua seden­te de una mujer. Era todo un suce­so en épo­ca de expan­si­vo auge de los pro­yec­tos pro-monu­men­tos dedi­ca­dos a per­so­na­li­da­des mas­cu­li­nas. La obra, del artis­ta de la plás­ti­ca ita­liano Etto­re Sal­va­to­re, repre­sen­ta­ba a la patrio­ta haba­ne­ra Emi­lia de Cór­do­va Rubio, y deci­dió ubi­car­se fren­te a su casa natal.

¿Quién fue esa mujer repre­sen­ta­da en aquel monu­men­to casi cen­te­na­rio? Perio­dis­tas e inves­ti­ga­do­res han apor­ta­do refe­ren­cias valio­sas acer­ca de su vida y abne­ga­da obra. En 1945, Frank Gui­ral, cola­bo­ra­dor de la revis­ta Car­te­les, publi­có un sen­ti­do artícu­lo don­de ejem­pli­fi­ca­ba la valía del queha­cer de Emi­lia, y lue­go his­to­ria­do­res loca­les, museó­lo­gos, perio­dis­tas, peda­go­gos y estu­dian­tes se han intere­sa­do por des­per­tar del silen­cio a la legen­da­ria patriota.

A ins­tan­cias de María Colla­do Rome­ro, se nom­bró al par­que fren­te a su casa en la Víbo­ra, hoy Par­que de Córdoba,con su nom­bre y se eri­ge un monu­men­to en su Honor.

Al cum­plir­se hoy 102 años de su par­ti­da físi­ca, no debe­mos dejar pasar por alto el sig­ni­fi­ca­do de esta valio­sa mujer en los des­ti­nos de Cuba a fina­les del siglo XIX e ini­cios del siglo XX. Naci­da en la fin­ca San José, en el tér­mino muni­ci­pal de San Nico­lás en 1853, per­te­ne­ció a esa gene­ra­ción de cuba­nos, mar­ca­da por la cri­sis del mode­lo colo­nial y la irrup­ción del ciclo inde­pen­den­tis­ta deci­mo­nó­ni­co en la pos­tri­me­ría de la sex­ta déca­da de la centuria.

Cier­ta­men­te, los esca­sos acer­ca­mien­tos his­to­rio­grá­fi­cos moti­van que algu­nas de las rela­cio­nes de hechos o acti­vi­da­des de la patrio­ta cuba­na ape­nas se men­cio­nen sin un debi­do res­pal­do docu­men­tal. Por ejem­plo, su acti­va corres­pon­den­cia con el mam­bi­sa­do duran­te la Gue­rra de los Diez Años, ges­ta en la que par­ti­ci­pó su padre, y que moti­vó su depor­ta­ción jun­to con su fami­lia, hacia Isla de Pinos. No obs­tan­te, este acti­vis­mo revo­lu­cio­na­rio fami­liar debe tener­se en cuen­ta a la hora de enten­der las bases for­ma­ti­vas del pen­sa­mien­to de Cór­do­va; rai­gal­men­te huma­nis­ta. Sus tem­pra­nas pro­yec­cio­nes anti­es­cla­vis­tas, que la con­du­je­ron, toda­vía ado­les­cen­te, a inter­ce­der a favor de los negros escla­vos que sufrían los cas­ti­gos y rigo­res de la plan­ta­ción, son el refle­jo de los valo­res y prin­ci­pios éti­cos, sos­te­nes de su queha­cer político.

En su iti­ne­ra­rio patrió­ti­co cons­ta su par­ti­ci­pa­ción en la orga­ni­za­ción del levan­ta­mien­to arma­do del 24 de febre­ro en Iba­rra, en la pro­vin­cia de Matan­zas, aun­que no sue­la apa­re­cer su nom­bre en las his­to­rias rela­cio­na­das con este tras­cen­den­tal acon­te­ci­mien­to, cuyo fatal des­en­la­ce es cono­ci­do. De cual­quier modo, fue ape­nas el ini­cio de un acti­vis­mo inde­pen­den­tis­ta que inclu­yó el ase­gu­ra­mien­to de ali­men­tos y muni­cio­nes a los sol­da­dos en cam­pa­ña. El Gene­ra­lí­si­mo Máxi­mo Gómez valo­ró de mane­ra muy posi­ti­va su ges­tión logís­ti­ca, en modo alguno sen­ci­lla, pues debió ope­rar mayor­men­te en el muy com­ple­jo terri­to­rio habanero.

Inclu­so, se las inge­nió para entrar a las maz­mo­rras en las que se encon­tra­ban com­pa­ñe­ros pre­sos para auxi­liar­los con ropas y víve­res, “atra­ve­san­do para ello sola, total­men­te sola, en un peque­ño gua­da­ño para diri­gir­se a la for­ta­le­za”. Según infor­ma­ción de Gui­ral, era tan­ta la intre­pi­dez de Doña Emi­lia que inter­ce­dió cer­ca del capi­tán gene­ral Vale­riano Wey­ler para que le fue­ra con­mu­ta­da la pena de muer­te a un sol­da­do cubano cap­tu­ra­do tras sufrir varias heri­das, ges­tión que fruc­ti­fi­có al sus­pen­der­se la pena máxi­ma y ser remi­ti­do el reo al pre­si­dio de Chafarinas.

Pero como “tan­to va el cán­ta­ro a la fuen­te que al final se rom­pe”, el acti­vis­mo y la osa­día de Emi­lia comen­za­ban a resul­tar dema­sia­do incó­mo­dos para las auto­ri­da­des espa­ño­las, al pun­to de que estas ter­mi­na­ron por decre­tar su expul­sión de Cuba.

En las comu­ni­da­des cuba­nas de Cayo Hue­so con­ti­nua­ría su labor jun­to a otras impor­tan­tes cuba­nas allí reu­ni­das en clu­bes patrió­ti­cos. Su alo­ja­mien­to sir­vió de refu­gio a muchos de los cuba­nos refu­gia­dos, al tiem­po que acti­vó la fun­da­ción de orga­ni­za­cio­nes y con sumo inge­nio movi­li­zó la reco­gi­da de fon­dos para la gue­rra: “Aún se recuer­dan aque­llos jue­gos de base­ball orga­ni­za­dos por ella, que tuvie­ron efec­to en Key West, y en los que com­pi­tie­ron los ban­dos Azul, Rojo y Car­me­li­ta que deja­ron jugo­sas uti­li­da­des que engro­sa­ron los fon­dos de la Jun­ta Revo­lu­cio­na­ria de Nue­va York”.

Iden­ti­fi­ca­da des­de muy joven con las cau­sas huma­ni­ta­rias deci­dió enro­lar­se como volun­ta­ria en la Cruz Roja Ame­ri­ca­na a car­go de su fun­da­do­ra Cla­ra Bar­ton, para lue­go tras­la­dar­se a Cuba tras la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en la gue­rra his­pano-cuba­na en 1898.

Su fecun­da vida de ilus­tre patrio­ta, se evi­den­cia en los múl­ti­ples acon­te­ci­mien­tos que pro­ta­go­ni­zó a lo lar­go de su existencia.

Tras la fir­ma del armis­ti­cio y el pos­te­rior Tra­ta­do de París, en vir­tud del cual Cuba pasó a ser ocu­pa­da mili­tar­men­te por Esta­dos Uni­dos, la patrio­ta se dedi­có a la pro­tec­ción de los vete­ra­nos y emi­gra­dos sin ampa­ros. Fue en este con­vul­so esce­na­rio don­de la bene­fac­to­ra pro­yec­tó otra de las ini­cia­ti­vas más impor­tan­tes en su his­to­rial revo­lu­cio­na­rio, al recla­mar y obte­ner del gober­na­dor mili­tar John Broo­ke que se admi­tie­ra a la mujer cuba­na como emplea­da en las ofi­ci­nas públi­cas. Mien­tras tan­to, man­tu­vo su car­go de meca­nó­gra­fa en la enton­ces secre­ta­ría de Obras Públi­cas has­ta su muer­te el 13 de enero de 1920. Pero hizo más. Fue su volun­tad que los fami­lia­res repar­tie­ran los dos últi­mos meses de habe­res que les corres­pon­dían tras su falle­ci­mien­to, entre el Con­se­jo Nacio­nal de Vete­ra­nos y la Aso­cia­ción Nacio­nal de Emi­gra­dos Revolucionarios.

“¿Sus res­tos mor­ta­les dón­de repo­san? He aquí una inte­rro­ga­ción dolo­ro­sa, pues la res­pues­ta es paté­ti­ca­men­te tris­te […] su humil­de sepul­cro es sola­men­te una cruz de made­ra, semi­des­truí­da, sobre un mon­tón de tie­rra cubier­ta por la yer­ba… y el olvi­do” –así se refe­ría Gui­ral al con­cluir su tra­ba­jo. Más de sie­te déca­das des­pués, la estu­dian­te de perio­dis­mo María Kar­la Gon­zá­lez, lue­go de una exhaus­ti­va inda­ga­ción sobre la vida de Emi­lia, lle­ga­ba a la tum­ba de la bene­fac­to­ra: “Sus res­tos yacen en la Necró­po­lis de Colón, don­de nin­gu­na iden­ti­fi­ca­ción mar­ca el lugar de des­can­so de la defen­so­ra de las deman­das socia­les y polí­ti­cas de la mujer cuba­na.[2] En efec­to, toda­vía que­dan deu­das que sal­dar con esta vale­ro­sa mujer, sím­bo­lo de entre­ga a las cau­sas más nobles.

[1] Julio Villol­do: Las esta­tuas y los monu­men­tos en los par­ques, Moli­na y Com­pa­ñía, La Haba­na, 1938, p. 10.

Gui­ller­mo Tell

[2] María Kar­la Gon­zá­lez Mir: “La bene­fac­to­ra de la mujer cuba­na”, en Isla al Sur, 6 de julio de 2018, https://​islal​sur​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​7​/​0​6​/​l​a​-​b​e​n​e​f​a​c​t​o​r​a​-​d​e​-​l​a​-​m​u​j​e​r​-​c​u​b​a​na/

Gui­ller­mo Tell

Fuente:Cubadebate.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.