La aspi­ra­ción comu­nis­ta de Blas Infan­te y nues­tra libertad

«Hay dos cla­ses de comu­nis­tas. La de aque­llos que aspi­ran, median­te el esfuer­zo pro­pio, a engran­de­cer su vida para dar­la toda a la comu­ni­dad: y la de aque­llos que espe­ran en que una colec­ti­vi­dad, nor­mal­men­te comu­nis­ta, ven­ga a satis­fa­cer las exi­gen­cias de su pro­pia vida indi­vi­dual, dis­pen­sán­do­les y redi­mién­do­les del dolor que par­tea el esfuer­zo crea­dor. Hay dos espe­cies de comu­nis­tas. Comu­nis­tas del resul­ta­do del tra­ba­jo pro­pio: y comu­nis­tas del resul­ta­do del esfuer­zo ajeno. Comu­nis­tas que aspi­ran a dar: y comu­nis­tas que aspi­ran a reci­bir. […] Somos o aspi­ra­mos a ser comu­nis­tas de la pri­me­ra espe­cie. Y deci­mos, aspi­ra­mos a ser, por­que nues­tra modes­tia se resis­te a con­ce­der­nos el máxi­mo honor de poder cali­fi­car­nos con este nom­bre de comu­nis­tas, expre­sión cuyo con­cep­to ver­da­de­ro es la esen­cia de una pura y excel­sa santidad.»

Blas Infan­te: La dic­ta­du­ra peda­gó­gi­ca, Edit. Hojas Mon­fíes, Gra­na­da 2021, p. 65.

La Edi­to­rial Hojas Mon­fíes ha publi­ca­do La Dic­ta­du­ra Peda­gó­gi­ca1 escri­ta en 1921, sin duda la obra más per­se­gui­da del aún des­apa­re­ci­do Blas Infan­te Pérez, que aspi­ra­ba a ser comu­nis­ta de los bue­nos, de los que arries­ga­ban su vida, y no de los buró­cra­tas, egoís­tas y ape­ga­dos al dine­ro y a la comodidad.

Pero empe­ce­mos por la raíz, por la his­to­ria pro­fun­da de la lucha anda­lu­za por su inde­pen­den­cia. Los y las mon­fíes eran anda­lu­ces per­se­gui­dos por no des­na­cio­na­li­zar­se, por no acep­tar el cato­li­cis­mo, por man­te­ner sus cos­tum­bres, len­gua, cul­tu­ra, sabe­res, etc. Para seguir sien­do libres tuvie­ron que des­te­rrar­se refu­gián­do­se sobre todo en los mon­tes alpu­ja­rre­ños crean­do gru­pos arma­dos para defen­der su iden­ti­dad ante la api­so­na­do­ra del impe­ria­lis­mo espa­ñol. Mien­tras los mon­fíes resis­tían en su país, en Nues­tra­mé­ri­ca gru­pos de escla­vos e indios, y más tar­de mes­ti­zos y crio­llos, hacían los mis­mo crean­do palen­ques, comu­nas, etc., auto­or­ga­ni­za­dos y arma­dos. La valen­tía mon­fí vol­vió a demos­trar­se en la insu­rrec­ción nacio­nal de 1568 en las Alpu­ja­rras, aplas­ta­da a san­gre, fue­go y cruz, al igual que en Nues­tra­mé­ri­ca eran ani­qui­la­das las comu­ni­da­des libres, mien­tras que en Euro­pa los Paí­ses Bajos se rebe­la­ban ese año con­tra el impe­rio espa­ñol comen­zan­do una vic­to­rio­sa gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal bur­gue­sa de ochen­ta años.

Blas Infan­te era un ilus­tre nota­rio inde­pen­den­tis­ta anda­luz que aspi­ra­ba a ser comu­nis­ta, ase­si­na­do por el fas­cis­mo en el kiló­me­tro 4 de la carre­te­ra de Sevi­lla a Car­mo­na en agos­to de 1936 y pos­te­rior­men­te sen­ten­cia­do a muer­te sin jui­cio en 1940. El Esta­do, la Monar­quía y su Igle­sia hon­ran al cri­mi­nal mar­qués de Quei­po de Llano en la basí­li­ca de La Maca­re­na, pero Blas Infan­te sigue des­apa­re­ci­do como tan­tas dece­nas de miles de per­so­nas dig­nas. Deci­mos «su Igle­sia» por­que Espa­ña, Monar­quía e Igle­sia son una «uni­dad de des­tino en lo uni­ver­sal», según el eslo­gan fran­quis­ta. Blas Infan­te vati­ci­nó en uno de sus tex­tos que: «Sin ser leí­do seré des­pre­cia­do», pero que­dó cor­to por­que al des­pre­cio se unió el odio y sobre ambos, el asesinato.

Des­cu­bri­mos una de las razo­nes del odio que con­tra él sen­tía la bur­gue­sía cuan­do al ana­li­zar las cau­sas de la revo­lu­ción bol­che­vi­que con­tra la podre­dum­bre del poder repre­sen­ta­do por Kerens­ki, dijo: «seme­jan­te al oli­gár­qui­co espa­ñol» (p. 129). Fren­te a la bru­ta­li­dad oli­gár­qui­ca, Blas Infan­te pro­po­nía una estra­te­gia hacia el «comu­nis­mo inte­gral» en la que «la Revo­lu­ción vie­ne a afir­mar el con­cep­to de soli­da­ri­dad de la espe­cie, asig­nan­do esta soli­da­ri­dad una fina­li­dad incon­cre­ta, que los más cons­cien­tes lle­ga­ron a for­mu­lar en aumen­to de la poten­cia y de la feli­ci­dad huma­nas. […] Con­ver­tir la mana­da en socie­dad cons­cien­te» (pp. 138 – 139). Al emplear el tér­mino de «mana­da» Blas Infan­te se limi­ta­ba a repe­tir el len­gua­je y la éti­ca bur­gue­sa hacia la Huma­ni­dad como sim­ple reba­ño de fuer­za de tra­ba­jo esta­bu­la­do al que hay que impe­dir que tome con­cien­cia de su inago­ta­ble poten­cial de cons­truir la feli­ci­dad huma­na, el comunismo.

Gran­jeán­do­se más odio y con su pecu­liar escri­tu­ra y ter­mi­no­lo­gía que será expli­ca­da en el Pró­lo­go, Blas Infan­te hace una crí­ti­ca impla­ca­ble del españolismo:

El pue­blo espa­ñol es en Euro­pa el que menos ha iden­ti­fi­ca­do en la inte­li­gen­cia y en el sen­ti­mien­to estos tres con­cep­tos, unos en Natu­ra­le­za. Poten­cia espi­ri­tual crea­do­ra de la vida. Pos­te­ri­dad triun­fan­te. Eter­ni­dad (p. 168).

Y sigue narran­do con una demo­le­do­ra crí­ti­ca lle­na de iro­nía sutil las dife­ren­cias abso­lu­tas ante la valo­ra­ción de la muer­te y de la vida entre los pro­hom­bres repre­sen­tan­tes del poder espa­ñol y la pro­fun­da filo­so­fía popu­lar de un ente­rra­dor anda­luz: «Tan­tah fai­ti­gah pa ná», denun­cia­do a la vez cómo y por qué él mis­mo, Blas Infan­te, sufrió la repre­sión espa­ño­la –«las garras de un fis­cal»– por cues­tio­nar la dog­má­ti­ca reli­gio­sa sobre la vida y la muer­te (pp. 168 – 169).

Es reve­la­dor que Blas Infan­te se suma­se a los esfuer­zos para dotar de orto­gra­fía pro­pia a la len­gua anda­lu­za, derecho/​necesidad vital para las nacio­nes opri­mi­das espe­cial­men­te aho­ra, cuan­do la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral impe­ria­lis­ta mer­can­ti­li­za y alie­na sus con­cien­cias o las ani­qui­la. Sin una orto­gra­fía pro­pia, la len­gua anda­lu­za corre peli­gro mor­tal y, con ella, la iden­ti­dad de su pue­blo que será des­trui­da a la vez que des­tru­ye su cul­tu­ra. El per­ma­nen­te impac­to de Blas Infan­te en la iden­ti­dad anda­lu­za, tan menos­pre­cia­da, se apre­cia en Car­los Cano al decir que «ser anda­luz es la for­ma que yo ten­go de ser per­so­na», con­cien­cia de per­te­nen­cia enri­que­ci­da duran­te años de estre­cho con­tac­to con lo mejor de otras cul­tu­ras. La dia­léc­ti­ca iden­ti­dad /​internacionalismo fue recor­da­da así por Blas Infan­te reto­man­do un lema asu­mi­do por el inde­pen­den­tis­mo en 1913: «Anda­lu­cía por sí; pero no para sí, sino para la Huma­ni­dad» (p. 193).

Por su pecu­liar ter­mi­no­lo­gía y escri­tu­ra, la edi­to­rial ha encar­ga­do un Pró­lo­go y una revi­sión a un capa­ci­ta­do gru­po inter­dis­ci­pli­nar diri­gi­do por D. Juliá Díaz y M. Cano Cruz no solo para que con­tex­tua­li­ce la obra des­pués de un siglo de vio­len­tos cam­bios. El Pró­lo­go mues­tra que Blas Infan­te no tuvo acce­so a obras, borra­do­res y car­tas de Marx y de Engels que enri­que­cían y con­fir­ma­ban la dia­léc­ti­ca entre la «infra­es­truc­tu­ra» eco­nó­mi­ca y la «super­es­truc­tu­ra» ideo­ló­gi­ca, tér­mi­nos ape­nas uti­li­za­dos por ambos ami­gos a lo lar­go de medio siglo de abun­dan­tí­si­ma can­ti­dad de escri­tos de toda índo­le en los que sí se des­plie­gan suti­les y minu­cio­sas inves­ti­ga­cio­nes sobre la com­ple­ja dia­léc­ti­ca de fuer­zas múl­ti­ples, direc­tas e indi­rec­tas, que cho­can en la uni­dad y lucha de con­tra­rios que da vida a la realidad.

Tam­bién indi­ca el Pró­lo­go cómo Marx pro­fun­di­zó esta visión dia­léc­ti­ca des­de la déca­da de 1860 cuan­do estu­dió con más deta­lle la evo­lu­ción de las comu­ni­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas, de las for­mas de pro­pie­dad comu­nal y pre­bur­gue­sa, de las posi­bles diver­sas vías al socia­lis­mo que no tenían por qué seguir los pasos de los pocos paí­ses de Euro­pa atlán­ti­ca, cuan­do con­ti­nuó adap­tan­do El Capi­tal a los nue­vos pro­ble­mas pos­te­rio­res a la cri­sis de 1857, la de «Gran Páni­co», cuan­do endu­re­ció su demo­le­do­ra denun­cia del colo­nia­lis­mo y dedi­có más aten­ción a las luchas nacio­na­les, cuan­do rele­yó a Hegel y más ade­lan­te ayu­dó a Engels en el desa­rro­llo de la dia­léc­ti­ca y otros textos…

El Pró­lo­go con­tex­tua­li­za la crí­ti­ca de Blas Infan­te a Lenin por la deri­va eco­no­mi­cis­ta y buro­crá­ti­ca que ya se apre­cia­ba en la NEP de ese mis­mo año. Expli­ca que la correc­ta crí­ti­ca de Blas Infan­te a la buro­cra­ti­za­ción de la URSS ata­ca sobre todo al dog­ma­tis­mo meca­ni­cis­ta y lineal que se esta­ba impo­nien­do enton­ces, y que se expan­dió con Althus­ser y Mar­ta Har­nec­ker, por ejem­plo, a la som­bra de la des­via­ción eco­no­mi­cis­ta ya asen­ta­da en la social­de­mo­cra­cia, el esta­li­nis­mo, el euro­co­mu­nis­mo y, más recien­te­men­te y pesar de su pala­bre­ría, en el ilu­sio­nis­mo podemita.

El Pró­lo­go hace jus­ti­cia a los mar­xis­tas que tam­bién cri­ti­ca­ron la buro­cra­ti­za­ción, denun­cia en la que Lenin fue uno de los pri­me­ros en adver­tir­la al crear el con­cep­to de «Esta­do buro­crá­ti­ca­men­te dege­ne­ra­do», al pre­gun­tar­se sobre quién diri­gía real­men­te a la URSS: los comu­nis­tas o los buró­cra­tas, etc. Lo cier­to es que para 1921 el pro­le­ta­ria­do comu­nis­ta y la mili­tan­cia bol­che­vi­que habían sufri­do una mer­ma enor­me, redu­cién­do­se en gran núme­ro tan­to por muer­tes direc­tas en los cam­pos de com­ba­te como por muer­tes por enfer­me­dad en la reta­guar­dia al asu­mir que eran esos «comu­nis­tas de pri­me­ra» que lo daban todo, apli­can­do el baró­me­tro de Blas Infante.

Muy pro­ba­ble­men­te, el nota­rio anda­luz des­co­no­cie­ra la gra­ve­dad extre­ma del debi­li­ta­mien­to real de las fuer­zas comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rias en la URSS, y tam­po­co cono­cie­ra al deta­lle los áspe­ros deba­tes que sur­gie­ron en el par­ti­do bol­che­vi­que des­de 1918 sobre los ries­gos de buro­cra­ti­za­ción, etc. Pero lo cier­to es que su denun­cia de 1921 de la buro­cra­ti­za­ción era ya enton­ces muy per­ti­nen­te, y lo es más aho­ra: ¿no son aca­so «comu­nis­tas que aspi­ran a reci­bir», para uti­li­zar su ter­mi­no­lo­gía, todos aque­llos miem­bros de la «izquier­da» que han ter­mi­na­do inte­gra­dos en la gigan­tes­ca maqui­na­ria buro­crá­ti­ca que sos­tie­ne la «demo­cra­cia» actual? Para hacer­nos una idea algo apro­xi­ma­da de cómo se for­mó la buro­cra­cia en la URSS, pode­mos ver cómo se moder­ni­zó la vie­ja cas­ta en el Esta­do espa­ñol en unas con­di­cio­nes infi­ni­ta­men­te menos extre­mas que en la URSS, y así com­pren­de­re­mos tam­bién por qué el refor­mis­mo recha­za radi­cal­men­te el «comu­nis­mo inte­gral» de Blas Infante.

Muchos años antes de que Weber escri­bie­ra sus tópi­cos super­fi­cia­les y for­ma­lis­tas sobre la buro­cra­cia, el joven Marx había des­tri­pa­do y pues­to a secar a la intem­pe­rie las vís­ce­ras del poder buro­crá­ti­co. Des­de enton­ces es impo­si­ble enten­der la diná­mi­ca del poder sin el joven Marx y sin la plé­ya­de de comu­nis­tas, anar­quis­tas, etc., entre ellos Blas Infan­te, que pro­fun­di­za­ron en sus ideas, tan­to en la social­de­mo­cra­cia ante­rior a 1914 y en la URSS des­de comien­zos de la déca­da de 1920, como en la II Repú­bli­ca espa­ño­la anti­fran­quis­ta des­de comien­zos de 1937, como de la «tran­si­ción» espa­ño­la des­de 1975, etc. Tam­po­co se pue­de enten­der sin esas apor­ta­cio­nes la escle­ro­sis de demo­cra­cia bur­gue­sa al mar­gen del cán­cer buro­crá­ti­co que des­com­po­ne sus entra­ñas. La «tran­si­ción» es un ejem­plo de libro de la muda de piel de la buro­cra­cia fran­quis­ta según las nece­si­da­des del capi­ta­lis­mo del momento.

Es cier­to que miles de adve­ne­di­zos, chu­póp­te­ros, pese­bre­ros, opor­tu­nis­tas, etc., pasi­vos ante o con­des­cen­dien­tes con la dic­ta­du­ra; ade­más de miles de fun­cio­na­rios, jue­ces, poli­cías y tor­tu­ra­do­res, perio­dis­tas, curas, mili­ta­res, cate­drá­ti­cos… que se acos­ta­ron fran­quis­tas fer­vo­ro­sos y se des­per­ta­ron «demó­cra­tas de toda la vida», relle­na­ron par­te de las estruc­tu­ras crea­das des­de arri­ba y a todo correr duran­te la «tran­si­ción» para sos­te­ner la nue­va for­ma de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta pro­te­gi­da por la Monar­quía mili­tar y la OTAN. Pero lo real­men­te deci­si­vo para la legi­ti­mi­dad de esa nue­va for­ma de explo­ta­ción fue que otros miles de sin­ce­ros demó­cra­tas, anti­fas­cis­tas y mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios de par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes, sin­di­ca­tos, colec­ti­vos y gru­pos ante­rior­men­te clan­des­ti­nos, algu­nos de ellos dura­men­te gol­pea­dos por la dic­ta­du­ra, se entre­ga­ron en cuer­po y alma a enro­je­cer e izquier­di­zar des­de den­tro las «ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas», cre­yen­do que era posible.

Hubo éxi­tos, avan­ces y con­quis­tas nece­sa­rias que mejo­ra­ron las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo de las cla­ses explo­tas, es cier­to, pero con al menos seis gran­des cos­tos demo­le­do­res a medio y lar­go pla­zo: uno y bási­co, la impu­ni­dad abso­lu­ta de la buro­cra­cia fran­quis­ta nun­ca depu­ra­da, sobre la que se aña­dían las nue­vas buro­cra­cias aco­bar­da­das ante ella; dos, impa­ra­ble y ace­le­ra­da inte­gra­ción de la izquier­da en la buro­cra­cia glo­bal, debi­li­tán­do­se así su con­cien­cia, reali­dad pal­pa­ble para fina­les de la déca­da de 1980; tres, comien­zo de corrup­te­las y lue­go corrup­cio­nes que pudrían al fun­cio­na­ria­do exiz­quier­dis­ta, con suel­dos segu­ros y mejo­res que los obre­ros gol­pea­dos por la «recon­ver­sión indus­trial»; cua­tro, for­ta­le­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de los regio­na­lis­mos y auto­no­mis­mos bur­gue­ses por­que los suel­dos altos depen­den de la con­ti­nui­dad del Esta­do de las Auto­no­mías y de la fide­li­dad a las polí­ti­cas esta­ta­les; cin­co, des­pres­ti­gio social de las exiz­quier­das, de sus sin­di­ca­tos y par­ti­dos; y seis, recom­po­si­ción y cre­ci­mien­to de las dere­chas y del neofascismo.

Esta buro­cra­cia se afe­rra a sus suel­dos y más en las Auto­no­mías en don­de muy pocos sec­to­res esta­rían dis­pues­tos a luchar por una inde­pen­den­cia que, al ser repri­mi­da, arrui­na­ría su rela­ti­va­men­te bue­na vida. La expe­rien­cia cata­la­na es el más recien­te ejem­plo de libro: se ha ple­ga­do a la lega­li­dad espa­ño­la cuan­do esta ha apli­ca­do una par­te peque­ña de su gran poten­cial de terror, al igual que con algu­nas dife­ren­cias más hon­ro­sas había suce­di­do ya para enton­ces en Vas­con­ga­das y Nafa­rroa. Pero no solo se opo­nen a una impo­si­ble inde­pen­den­cia bur­gue­sa sino sobre todo a la inde­pen­den­cia pro­le­ta­ria, la úni­ca posi­ble. ¿Es creí­ble que esta buro­cra­cia acep­te el ries­go de luchar por la «comu­ni­za­ción», tér­mino emplea­do por Blas Infan­te para rei­vin­di­car la pro­pie­dad comu­nis­ta de la tie­rra y los medios de trans­por­te en su tiem­po? Aho­ra, por pura nece­si­dad urgen­te, ten­dría que haber­se movi­li­za­do por avan­zar en la apro­pia­ción comu­nis­ta de todo lo nece­sa­rio para luchar con­tra la Covid-19, con­tra el des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios socia­les, públi­cos, por la expul­sión ful­mi­nan­te de los ejér­ci­tos impe­ria­lis­tas en sus nacio­nes, y un lar­go etcétera.

El «comu­nis­mo inte­gral» de Blas Infan­te lo es por­que asu­me la inte­gra­li­dad de la eman­ci­pa­ción huma­na, es decir, el hecho de que el comu­nis­mo no pue­de prio­ri­zar deter­mi­na­das rei­vin­di­ca­cio­nes sobre otras, pos­po­nién­do­las para más ade­lan­te bien para cuan­do las famo­sas «con­di­cio­nes obje­ti­vas» estén dadas, bien para cuan­do se haya asen­ta­do irre­ver­si­ble­men­te el núcleo comu­nis­ta. La dife­ren­cia­ción de eta­pas, fases y pro­ce­sos en el avan­ce revo­lu­cio­na­rio vie­ne impues­ta por las lógi­cas velo­ci­da­des rela­ti­vas de los diver­sos nive­les que for­man la tota­li­dad de la lucha revo­lu­cio­na­ria. Sien­do esto cier­to, el error estra­té­gi­co con­sis­te en, pri­me­ro, no defen­der siem­pre la inte­gra­li­dad estruc­tu­ral de todas las opre­sio­nes debi­do a la cen­tra­li­dad de la lucha entre el capi­tal y el tra­ba­jo; y segun­do, y a par­tir de este silen­cio, man­te­ner ais­la­das las luchas o peor aún, caer en la nega­ción par­cial o total de la inte­gra­li­dad de la lucha con­tra dic­ta­du­ra del capi­tal. Un ejem­plo de «comu­nis­mo inte­gral» es el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, otro es el ¿Qué hacer?, otro Refor­ma o Revo­lu­ción

Una prue­ba de la impor­tan­cia que Blas Infan­te daba a la inte­gra­li­dad del comu­nis­mo, la tene­mos en la impor­tan­cia pare­ja que daba al comu­nis­mo afec­ti­vo, sen­ti­men­tal o de «amo­res» en el sen­ti­do que le da Blas Infan­te equi­pa­ra­ble al «amor» defen­di­do por el Che, por Hugo Chá­vez, etc. En el fon­do de esta cues­tión está el huma­nis­mo mar­xis­ta basa­do en el poten­cial eman­ci­pa­dor de la espe­cie huma­na gené­ri­ca. Publio Teren­cio escri­bió en el ‑165 el axio­ma éti­co de «nada de lo humano me es ajeno», públi­ca­men­te rei­vin­di­ca­do por Marx en 1864. Exis­te el huma­nis­mo mar­xis­ta por­que exis­te la éti­ca comu­nis­ta, indi­so­lu­ble­men­te uni­das. La éti­ca es una fuer­za mate­rial poli­va­len­te que actúa tan­to den­tro de la teo­ría mar­xis­ta de la ver­dad como den­tro de la teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia, por poner casos uni­dos, aun­que no lo parez­ca, sin olvi­dar­nos por tan­to de la teo­ría de la plus­va­lía. El Capi­tal des­ti­la radi­ca­li­dad éti­ca, afec­ti­va, sen­ti­men­tal y «amo­ro­sa» por todas sus páginas.

Comu­nis­mo inte­gral tie­ne por su mis­ma inte­gra­li­dad un con­te­ni­do de valo­res eco­nó­mi­co-socia­les que Blas Infan­te expre­sa en el mar­co de su con­tex­to: por ejem­plo, la comu­ni­za­ción de la tie­rra y de los trans­por­tes, de otras indus­trias y ser­vi­cios. Aquí entron­ca con la pro­pues­ta de Marx y Engels y en con­cre­to sobre que la inde­pen­den­cia de Irlan­da y Polo­nia solo es fac­ti­ble con la expro­pia­ción de la tie­rra en manos de las cla­ses domi­nan­tes, y con otras medi­das de inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca fren­te a los ten­tácu­los bri­tá­ni­cos sobre todo en Irlan­da. Y su pro­pues­ta de los valo­res eco­nó­mi­cos indi­vi­dua­les hace par­te del prin­ci­pio mar­xis­ta de que el comu­nis­mo res­pe­ta la pro­pie­dad indi­vi­dual siem­pre que no sur­ja de la explo­ta­ción de otras per­so­nas, siem­pre que no sir­va para crear gru­pos de pre­sión que impul­sen la trans­for­ma­ción de la buro­cra­cia pri­me­ro en nomen­kla­tu­ra, en cas­ta con pri­vi­le­gios que faci­li­te el aca­pa­ra­mien­to ile­gal –«segun­da eco­no­mía»– de pro­pie­dad socia­lis­ta en sus manos para, lle­ga­do el momen­to, reins­tau­rar el capi­ta­lis­mo en medio del empo­bre­ci­mien­to generalizado.

La insis­ten­cia macha­co­na de Blas Infan­te en la éti­ca, en el «alma comu­nis­ta», es aquí tan cen­tral como lo era en el Che y en tan­tas y tan­tas per­so­nas que aspi­ra­ban a ser comu­nis­tas. El «alma comu­nis­ta», uni­da a una peda­go­gía sis­te­má­ti­ca e inte­gral des­de la pri­me­ra infan­cia, debe ser jun­to a la demo­cra­cia pro­le­ta­ria que diri­ge la des­mer­can­ti­li­za­ción, las fuer­zas cons­cien­tes que vayan echan­do al basu­re­ro de la his­to­ria el feti­chis­mo de la mer­can­cía, el dopa­je men­tal hacia el dine­ro, la cade­na irra­cio­nal del indi­vi­dua­lis­mo egoísta…

Los auto­res del Pró­lo­go hacen un aña­di­do muy opor­tuno con­sis­ten­te en plan­tear la nece­si­dad del comu­nis­mo polí­ti­co que insis­te en el desa­rro­llo de todos aque­llos medios de poder social, popu­lar y pro­le­ta­rio que, en su accio­nar direc­to y hori­zon­tal, garan­ti­cen con hechos la exis­ten­cia de lo que el mar­xis­mo defi­ne como «gobierno bara­to», trans­pa­ren­te y sen­ci­llo capaz de ser auto­ad­mi­nis­tra­do con la auto­cons­cien­cia de su auto­ex­tin­ción en el comunismo.

Pues bien, el men­sa­je de Blas Infan­te apor­ta entre otras tres gran­des pers­pec­ti­vas teó­ri­cas y prác­ti­cas para la lucha de los pue­blos por su inde­pen­den­cia socialista.

Una, es impo­si­ble la liber­tad den­tro de Espa­ña, de su «izquier­da» nacio­na­lis­ta o a lo sumo auto­no­mis­ta. En Anda­lu­cía, esa «izquier­da» ha mar­gi­na­do y des­na­tu­ra­li­za­do todo lo posi­ble a Blas Infan­te, qui­tán­do­le toda su cohe­ren­cia radi­cal inde­pen­den­tis­ta y comu­nis­ta; aho­ra, la dere­cha inten­ta sim­ple­men­te des­truir su memo­ria y la extre­ma dere­cha neo­fas­cis­ta lo vol­ve­ría a fusi­lar si pudie­ra. En reali­dad, la suer­te que ha sufri­do Blas Infan­te es esen­cial­men­te la mis­ma que la sufri­da por dece­nas de miles de revo­lu­cio­na­rias de las nacio­nes oprimidas.

Dos, esa liber­tad solo será posi­ble en la medi­da en que la aspi­ra­ción al comu­nis­mo libe­re y des­pier­te las con­cien­cias alie­na­das de los y las tra­ba­ja­do­ras, faci­li­te su empo­de­ra­mien­to como la úni­ca fuer­za legi­ti­ma­da y capa­ci­ta­da para aca­bar con el irra­cio­na­lis­mo de la «uni­dad del des­tino en lo uni­ver­sal», es decir del des­tino en la cár­cel uni­ver­sal que es el Esta­do español.

Y tres, el prin­ci­pio infan­tiano del comu­nis­mo como aspi­ra­ción de ple­ni­tud huma­na que se cons­tru­ye en la pra­xis mili­tan­te dia­ria, debe ser lle­va­do a la prác­ti­ca coti­dia­na, a los momen­tos e ins­tan­tes más fal­sa­men­te «ínti­mos» y a‑políticos, en los que se ense­ño­rea la dic­ta­du­ra del capi­tal den­tro de la lucha de cla­ses en sus múl­ti­ples expre­sio­nes den­tro de esa «inti­mi­dad» a‑política, no es sino una de las fuer­zas reac­cio­na­rias más masi­vas y públi­cas que sus­ten­tan a esa doci­li­dad y sumi­sión a la que se enfren­ta­ron Marx y Blas Infante.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 30 de diciem­bre de 2021

  1. Pue­de encon­trar­se una muy bue­na pre­sen­ta­ción de la obra en https://​nacio​nan​da​lu​za​.org/​2​0​2​1​/​0​9​/​2​9​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​c​o​n​j​u​n​t​o​-​d​e​l​-​s​i​n​d​i​c​a​t​o​-​u​n​i​t​a​r​i​o​-​d​e​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​y​-​n​a​c​i​o​n​-​a​n​d​a​l​u​z​a​-​a​n​t​e​-​e​l​-​c​e​n​t​e​n​a​r​i​o​-​d​e​-​l​a​-​p​u​b​l​i​c​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​d​i​c​t​a​d​u​r​a​-​p​e​d​a​g​o​g​i​c​a​-​d​e​-​b​l​a​s​-​i​n​f​a​n​t​e​-​1​0​0​-​a​n​o​s​-​o​r​g​a​n​i​z​a​n​d​o​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​a​n​d​al/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.