Cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capital


Natu­ral­men­te, los medios de con­trol social extra, para o direc­ta­men­te esta­ta­les, iban cap­tan­do el aumen­to de los males­ta­res socia­les, de las delin­cuen­cias, de los sen­ti­mien­tos de inse­gu­ri­dad social, etc. Toman­do Argen­ti­na como ejem­plo, pero pudien­do gene­ra­li­zar las lec­cio­nes, G. Kess­ler des­cu­brió tres fases en el ascen­so de la inse­gu­ri­dad corres­pon­dien­te a gran­des ras­gos con las fases socio­eco­nó­mi­cas del neo­li­be­ra­lis­mo des­de media­dos de los años ochen­ta has­ta la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, con sus desas­tro­sos efec­tos sobre todo en la infan­cia con con­se­cuen­cias acu­mu­la­ti­vas: entre 2008 y 2009 la ven­ta de alar­mas domi­ci­lia­rias subió un 12% y los cer­cos elec­tri­fi­ca­dos un 200%1. La pan­de­mia ha aña­di­do un agra­van­te cua­li­ta­ti­vo a la inse­gu­ri­dad con­vir­tién­do­la en angus­tia y has­ta mie­do, en espe­cial cuan­do se dis­pa­ran las delin­cuen­cias, muer­tes y ase­si­na­tos inclui­dos los poli­cia­les, como suce­de aho­ra en Esta­dos Uni­dos. D. Melo­si ha segui­do la evo­lu­ción de los sis­te­mas de con­trol social mos­tran­do cómo de la pre­ven­ción del deli­to indi­vi­dual se ha pasa­do defi­ni­ti­va­men­te al con­trol y vigi­lan­cia de «la socie­dad en su con­jun­to»2.

Jus­to en ese 2019, Sean McFa­te, mili­tar nor­te­ame­ri­cano reti­ra­do y con­ver­ti­do en mer­ce­na­rio, escri­bió un libro sobre los méto­dos de mani­pu­la­ción, vigi­lan­cia, simu­la­ción y enga­ño sis­té­mi­co que debe­ría apli­car Esta­dos Uni­dos. El libro, sacra­li­za­do por el Pen­tá­gono, debe mucho a los tex­tos clá­si­cos escri­tos hace más de vein­te siglos, por ejem­plo, a Sun Tzu: 1) Se deben escon­der las ver­da­de­ras inten­cio­nes. 2) Hay que detec­tar alia­dos antes de con­si­de­rar los ata­ques. 3) Es nece­sa­rio fal­si­fi­car, ter­gi­ver­sar, con­fun­dir y com­ple­ji­zar el dis­cur­so y el deba­te social. 4) Hay que irri­tar al enemi­go. 5) Saca a tu enemi­go de su lugar de for­ta­le­za. 6) El enfren­ta­mien­to en la som­bra será el domi­nan­te. 7) Los mili­ta­res, por su for­ma­ción, son vul­ne­ra­bles a los medios de comu­ni­ca­ción. Ergo, hay que for­mar sol­da­dos mediá­ti­cos, acto­res, hábi­les decla­ran­tes, ins­ti­ga­do­res de odios, etc.3

Syl­vain Tim­sit, en 2001, psi­có­lo­go fran­cés redac­tó un decá­lo­go de mani­pu­la­ción vuel­to a difun­dir en 2021: 1) La estra­te­gia de la dis­trac­ción. 2) Crear pro­ble­mas y des­pués solu­cio­nar­los. 3) La estra­te­gia gra­dual. 4) La estra­te­gia de dife­rir. 5) Diri­gir­se al públi­co como si fue­ra un niño. 6) Uti­li­zar el aspec­to emo­cio­nal antes que la refle­xión. 7) Man­te­ner al públi­co en la igno­ran­cia y la medio­cri­dad. 8) Esti­mu­lar al públi­co a ser com­pla­cien­te con la medio­cri­dad. 9) Refor­zar la auto­cul­pa­bi­li­dad. 10) Cono­cer a los indi­vi­duos mejor que ellos mis­mos4. En el ínte­rin y ante el alar­man­te auge de la irra­cio­na­li­dad anti­cien­tí­fi­ca en Esta­dos Uni­dos, R. Daw­kins orga­ni­zó, en 2012, un «mitin a favor de la razón»5 y otro en 2016, vol­vien­do a movi­li­zar al pen­sa­mien­to libre y ateo en defen­sa de la razón crí­ti­ca en 2019, meses antes de la pandemia.

Esta­mos ante méto­dos comu­nes a todos los para­dig­mas opre­so­res des­de hace vein­ti­cin­co siglos como menos, cuan­do la lucha de cla­ses, la com­pe­ten­cia entre fac­cio­nes de la cla­se domi­nan­te y las gue­rras entre Esta­dos gira­ban siem­pre alre­de­dor de aca­pa­rar más pro­pie­dad pri­va­da en detri­men­to de la pro­pie­dad común, como lo refle­ja la his­to­ria del pen­sa­mien­to. La «solu­ción» capi­ta­lis­ta a la pan­de­mia ha reac­ti­va­do estas téc­ni­cas clá­si­cas como la recrea­ción del fas­cis­mo en el núcleo de las socie­da­des impe­ria­lis­tas6; tam­bién ha crea­do otros nue­vos medios y ha refor­za­do el irra­cio­na­lis­mo anti­cien­tí­fi­co bus­can­do mejo­rar su para­dig­ma repre­si­vo que se ancla en los pri­me­ros sufri­mien­tos huma­nos cau­sa­dos por la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas productivas.

Las resis­ten­cias se reor­ga­ni­za­ron con rela­ti­va faci­li­dad vien­do la dure­za del con­fi­na­mien­to auto­ri­ta­rio impues­to al pro­le­ta­ria­do. Se recu­pe­ran de for­ma «frá­gil pero real»7 en muchos paí­ses, tenien­do que ven­cer la «repre­sión inter­na» o sea el accio­nar del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal a favor del capi­tal de for­ma direc­ta o indi­rec­ta, pro­ble­ma gra­ve al que vol­ve­re­mos. Fren­te a esta diná­mi­ca, el nue­vo para­dig­ma recen­tra­li­za el poder deci­si­vo en el Esta­do. Las tesis que defen­dían que el Esta­do ha per­di­do poder ante la des­cen­tra­li­za­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes no expli­can los cam­bios recien­tes. Según P. Cal­vei­ro: «Las nue­vas for­mas de domi­na­ción pasan por el con­trol cor­po­ra­ti­vo –es decir, des­cen­tra­do del Esta­do y con­cen­tra­do en dife­ren­tes gru­pos de poder eco­nó­mi­co, jerár­qui­cos y cerra­dos– de la tota­li­dad de los recur­sos socia­les. Se tra­ta de una red finan­cie­ra-mili­tar-tec­no­ló­gi­ca-comu­ni­ca­cio­nal en sus nodos cen­tra­les, con muchos focos o cen­tros de poder dife­ren­cia­dos por sus fun­cio­nes y por su poten­cia, pero siem­pre inter­co­nec­ta­dos […] Una pri­me­ra dife­ren­cia sus­tan­ti­va en el mun­do actual –que orga­ni­za todo el cua­dro– es la coexis­ten­cia del Esta­do de dere­cho –del que se jac­tan las demo­cra­cias actua­les– con un ver­da­de­ro Esta­do de excep­ción»8.

Es cier­to que, por ejem­plo, la fusión entre la carre­ra mili­tar y la carre­ra empre­sa­rial, tan común en la his­to­ria, se ha con­fir­ma­do una vez más en la indus­tria de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca cuan­do Face­book ha con­tra­ta­do a un alto res­pon­sa­ble de la OTAN como «jefe de inte­li­gen­cia»9. El avan­ce de la mili­ta­ri­za­ción de la ense­ñan­za uni­ver­si­ta­ria es tan impa­ra­ble que no vamos a exten­der­nos en ella. Tam­bién es cier­to que solo cator­ce per­so­nas poseen las lla­ves del con­trol mun­dial de la segu­ri­dad de la Red10. Son cier­tas las estre­chas rela­cio­nes entre gran­des empre­sas que poseen más poder que muchos Esta­dos, así como la gran liber­tad de movi­mien­to que tie­nen en el mer­ca­do mun­dial, etc.

Pero es aún más incues­tio­na­ble que apa­ra­tos deci­si­vos para el buen fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo, como la CIA11 por ejem­plo, son pode­res que hacen que su Esta­do-cuna, el yan­qui en este caso, con­tro­le des­de den­tro a las gran­des cor­po­ra­cio­nes, a gobier­nos y a Esta­dos. Las incur­sio­nes mili­ta­res, los gol­pes blan­dos judi­cia­les y los duros de Esta­do, las leyes anti­de­mo­crá­ti­cas, la repre­sión socio­po­lí­ti­ca, los pre­su­pues­tos gene­ra­les y los gas­tos mili­ta­res, la polí­ti­ca demo­grá­fi­ca y cul­tu­ral, un sin fin de regla­men­ta­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas y medioam­bien­ta­les, todo esto y más que es vital para el inten­to de con­tro­lar la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción y la ley ten­den­cial de caí­da de la tasa media de ganan­cia, las impo­nen sobre todo los Esta­dos impe­ria­lis­tas y sus ejér­ci­tos. La estra­te­gia del «impe­rio Face­book»12, por ejem­plo, para aumen­tar sus bene­fi­cios mani­pu­lan­do la gra­ve cri­sis del actual mode­lo de acu­mu­la­ción sería impo­si­ble sin el apo­yo bási­co impe­ria­lis­ta en la per­se­cu­ción y repre­sión de Snow­den, Julian Assan­ge y otras per­so­nas y colec­ti­vos que defien­den dere­chos elementales.

El «Esta­do de dere­cho» no exis­te sino solo a con­di­ción de que se espe­ci­fi­que que es el «Esta­do de dere­cho bur­gués», es decir, que su esen­cia es ser un «ver­da­de­ro Esta­do de excep­ción» por­que en la socie­dad basa­da en la pro­pie­dad pri­va­da dere­cho y repre­sión son lo mis­mo en el fon­do, aun­que parez­can opues­tos en la super­fi­cie. Una de las ade­cua­cio­nes del para­dig­ma repre­si­vo con­sis­te en refor­zar la fic­ción demo­crá­ti­ca median­te la indus­tria cul­tu­ral que legi­ti­ma la siner­gia entre los lazos polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos con «todos los pode­res capi­ta­lis­tas, como son la polí­ti­ca de Esta­do, los ser­vi­cios secre­tos o el mun­do del nar­co­trá­fi­co» ador­me­cien­do y dis­tra­yen­do las con­cien­cias con «sue­ños pre­fa­bri­ca­dos»13 industrialmente.

Esta crí­ti­ca rea­li­za­da en 2016 ha sido veri­fi­ca­da y mejo­ra­da duran­te la pan­de­mia con otros avan­ces aún más fusio­na­dos con el área polí­ti­co-mili­tar, como es la «gue­rra cog­ni­ti­va» que con­sis­te en «“hac­kear al indi­vi­duo” explo­tan­do “las vul­ne­ra­bi­li­da­des del cere­bro humano”, para mejo­rar las téc­ni­cas de “inge­nie­ría social”»14. O tam­bién: «La gue­rra cog­ni­ti­va pre­ten­de que la mani­pu­la­ción de cami­nos lógi­cos, de per­cep­ción, aná­li­sis, pro­ce­sa­mien­to y razo­na­mien­to influ­yan en los suje­tos y hagan coin­ci­dir la opi­nión de víc­ti­ma y agre­sor de modo que mue­va su volun­tad, en una fór­mu­la apa­ren­te­men­te no coer­ci­ti­va de obten­ción de con­sen­so. En su defec­to indu­cir una con­fu­sión inca­pa­ci­tan­te. En su con­jun­to, lo que se espe­ra es una alte­ra­ción del com­por­ta­mien­to y del pen­sa­mien­to, con­cre­ta­do por el cam­bio en el núme­ro de accio­nes de un tipo (deli­tos, asal­tos, obras), del tono de las publi­ca­cio­nes en medios y otros indi­ca­do­res»15.

Ade­más de la pro­to «inge­nie­ría social» de Tren­to, otros inten­tos pos­te­rio­res fue­ron los de la socio­lo­gía com­tia­na y la socio­bio­lo­gía yan­qui, reac­ti­va­dos por el nazis­mo, en 1942 – 1952 por la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» cana­dien­se con el apo­yo direc­to de la Igle­sia cató­li­ca16 y así has­ta aho­ra: el con­fi­na­mien­to impues­to por el capi­tal es otra for­ma de «inge­nie­ría social» para debi­li­tar socio­po­lí­ti­ca y aní­mi­ca­men­te al pro­le­ta­ria­do en bene­fi­cio del capi­tal que desa­rro­lla todas las tec­no­lo­gías de con­trol posi­bles para mejo­rar­la, des­de el big data has­ta el poder de aná­li­sis psi­co­fí­si­co que tie­ne la tec­no­lo­gía de con­trol facial17, por ejem­plo. Ade­más, de mane­ra ace­le­ra­da des­de la pan­de­mia se mer­can­ti­li­za el males­tar18 pro­vo­ca­do por la explo­ta­ción, aña­dien­do así al para­dig­ma repre­si­vo una de las armas más efec­ti­vas de dis­ci­pli­na­ri­za­ción indi­vi­dua­li­za­da, como se está vien­do en el incre­men­to de sui­ci­dios direc­ta­men­te cau­sa­dos por la extre­ma bru­ta­li­dad de la explo­ta­ción tan­to en fábri­cas como el caso de Fran­ce Tele­com19 o de los cam­pe­si­nos de la India a los que la agro­in­dus­tria les ha arrui­na­do la vida. En el Esta­do espa­ñol se han pro­du­ci­do once sui­ci­dios al día duran­te 202020.

Pero la mejo­ra sus­tan­cial del para­dig­ma no es otra que las nue­vas for­mas que adquie­re el feti­chis­mo de la mer­can­cía y la alie­na­ción social gene­ra­li­za­da en esta fase de acu­mu­la­ción de capi­tal deno­mi­na­da como fle­xi­bi­li­dad lio­fi­li­za­da, lio­fi­li­za­ción orga­ni­za­ti­va, etc., que impo­ne una explo­ta­ción en «apa­rien­cia más ˵par­ti­ci­pa­ti­va˶» para una mino­ría cua­li­fi­ca­da y mul­ti­fun­cio­nal, mien­tras que la mayo­ría inmen­sa es pre­ca­ri­za­da y des­cua­li­fi­ca­da para «dila­pi­dar todos los lazos de soli­da­ri­dad y acción colec­ti­va» para impo­ner la indi­vi­dua­li­za­ción abso­lu­ta. Lukács ya insi­nuó el paso de las «cosi­fi­ca­cio­nes ino­cen­tes a las cosi­fi­ca­cio­nes extra­ña­das o alie­nan­tes» en la vida coti­dia­na, paso irre­ver­si­ble en la actua­li­dad21. El extra­ña­mien­to cosi­fi­ca­do hace que sec­to­res del pro­le­ta­ria­do se vean a sí mis­mos de for­ma incons­cien­te como «cosas», como obje­tos pasi­vos con una mal viven­cia pre­ca­ri­za­da, sin sen­ti­do, inse­gu­ra y ate­mo­ri­za­da, con mie­do a la liber­tad, o sea, la auto-repre­sión que se ade­lan­ta a los gol­pes del para­dig­ma repre­si­vo, reforzándolo.

La pro­gre­sía prag­má­ti­ca, que pien­sa solo den­tro de los lími­tes posi­ti­vis­tas del sen­ti­do común a pesar de ser con­tra­di­cho una y otra vez por la reali­dad22, es una de las fuer­zas que ayu­dan de un modo u otro a la «repre­sión inter­na», a la auto-repre­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Un ejem­plo lo tene­mos en la incon­gruen­cia del pro­gre­sis­mo espa­ño­lis­ta que vive feliz en la con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble que exis­te entre, por un lado, decir que la izquier­da nece­si­ta una «revo­lu­ción», o mejor dicho: un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» interno que la vivi­fi­que, expre­sión que vacía de con­te­ni­do radi­cal a la «revo­lu­ción»; pero por otro lado, decir que el Esta­do espa­ñol solo nece­si­ta una «refor­ma» más o menos impor­tan­te de la Cons­ti­tu­ción que conec­te con el «sen­tir común» para «mejo­rar en Edu­ca­ción, sani­dad, trans­pa­ren­cia, dere­chos socia­les, igual­dad de las muje­res y com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas»23.

Como se ve, las pro­pie­da­des del IBEX 35, de la gran ban­ca y gran­des empre­sa­rios, de lati­fun­dis­tas, de la Igle­sia, etc., que­dan fue­ra de una «refor­ma» que ni siquie­ra pide una refor­ma fis­cal en el sis­te­ma de tri­bu­ta­ción en bene­fi­cio de las cla­ses y pue­blos opri­mi­dos, por citar una sola injus­ti­cia de urgen­te solu­ción. Al cons­tre­ñir las movi­li­za­cio­nes y las luchas socia­les a una refor­ma tan blan­da, esa izquier­da está pre­sio­nan­do al pro­le­ta­ria­do para que se auto-con­tro­le, se auto-repri­ma reba­jan­do sus rei­vin­di­ca­cio­nes a lo poco que la bur­gue­sía que­rría con­ce­der, lógi­ca­men­te a cam­bio de que se man­tu­vie­ra lo impor­tan­te, como en 1978. Den­tro de este posi­bi­lis­mo están las decla­ra­cio­nes de EH Bil­du y de ERC pidien­do al Gobierno del PSOE-UP que con­fir­me «con hechos» que es «de ver­dad de izquier­das»24 si quie­re con­tar con su voto posi­ti­vo para los PGE de 2022. La pos­tu­ra de ERC y EH Bil­du es un poco más radi­cal que la del pro­gre­sis­mo esta­tal, pero no rom­pe con la cár­cel posibilista.

Lo peor de ambos es que ade­más de ayu­dar a la auto-repre­sión de la cla­se obre­ra como hemos vis­to, tam­bién impo­nen res­tric­cio­nes al desa­rro­llo del pen­sa­mien­to crí­ti­co al inte­rior de sus orga­ni­za­cio­nes por­que más tem­prano que tar­de y siem­pre que su mili­tan­cia ten­ga una for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria, sur­ge la con­tra­dic­ción entre el libre deba­te interno y la defen­sa y jus­ti­fi­ca­ción prác­ti­ca del refor­mis­mo, de sos­te­ner a un gobierno capi­ta­lis­ta a cam­bio de una mejo­ra muy pobre de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de las cla­ses explo­ta­das y de las nacio­nes opri­mi­das. Pre­ci­sa­men­te cuan­do la lucha de cla­ses va logran­do con­quis­tas espe­ran­za­do­ras como la de la lar­ga huel­ga de Tuba­cex y otras, cuan­do tien­de a cre­cer el impul­so popu­lar para una Huel­ga Gene­ral de la que se vie­ne hablan­do des­de mayo de 2021 a par­tir de las lec­cio­nes de la ante­rior Huel­ga Gene­ral del 30 de enero de 2020, pre­ci­sa­men­te aho­ra es cuan­do más con­tun­den­te ha de ser tan­to la crí­ti­ca prác­ti­ca al gobierno como la expli­ca­ción peda­gó­gi­ca del mode­lo de una Eus­kal Herria socia­lis­ta e inde­pen­dien­te. Los cam­bios con los que el capi­tal actua­li­za y refuer­za su para­dig­ma repre­si­vo no se com­ba­ten con refor­mas y apo­yos a la bur­gue­sía, sino con la inten­si­fi­ca­ción de la lucha revolucionaria.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 15 de noviem­bre de 2021

  1. Gabriel Kess­ler: El sen­ti­mien­to de inse­gu­ri­dad, Siglo XXI, Argen­ti­na, 2009, p. 188.
  2. Darío Melos­si: Con­tro­lar el deli­to, con­tro­lar la socie­dad, Siglo XXI, Argen­ti­na, 2018, pp. 301 y ss.
  3. https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​9​/​0​6​/​l​a​s​-​n​u​e​v​a​s​-​r​e​g​l​a​s​-​d​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​l​a​-​v​i​c​t​o​r​i​a​-​e​n​-​e​p​o​c​a​s​-​d​e​-​d​e​s​o​r​d​e​n​-​l​o​s​-​m​o​d​e​l​o​s​-​g​e​o​p​o​l​i​t​i​c​o​s​-​d​e​-​i​n​j​e​r​e​n​c​i​a​-​y​-​s​u​-​i​m​p​a​c​t​o​-​e​n​-​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​na/
  4. https://​www​.psi​co​ac​ti​va​.com/​b​l​o​g​/​l​a​s​-​1​0​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​s​-​m​a​n​i​p​u​l​a​c​i​o​n​-​s​y​l​v​a​i​n​-​t​i​m​s​it/
  5. Richard Daw­kins: «¿Quién acu­di­ría a un mitin en con­tra de la razón», La cien­cia en el alma, Espa­sa, Bar­ce­lo­na 2019, pp. 367 – 371.
  6. https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​021 – 11-10/el-empuje-electoral-del-ultra-zemmour-en-francia-desestabiliza-a-la-derecha-historica.html
  7. https://​es​.inter​na​tio​na​lism​.org/​c​o​n​t​e​n​t​/​4​7​3​6​/​l​u​c​h​a​s​-​o​b​r​e​r​a​s​-​e​n​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​i​r​a​n​-​i​t​a​l​i​a​-​c​o​r​e​a​-​n​i​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​n​i​-​l​a​-​c​r​i​s​isn
  8. Pilar Cal­vei­ro: Vio­len­cias de Esta­do, Siglo XXI, Argen­ti­na, 2012, pp. 304 – 305.
  9. https://​mpr21​.info/​f​a​c​e​b​o​o​k​-​c​o​n​t​r​a​t​a​-​a​l​-​e​x​-​o​f​i​c​i​a​l​-​d​e​-​p​r​e​n​s​a​-​d​e​-​l​a​-​o​t​a​n​-​c​o​m​o​-​s​u​-​j​e​f​e​-​d​e​-​i​n​t​e​l​i​g​e​n​c​ia/
  10. https://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​3​9​1​453 – 14-personas-llaves-seguridad-internet-mundo
  11. https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​1​/​1​0​/​1​9​/​l​a​-​f​u​n​d​a​c​i​o​n​-​f​o​r​d​-​y​-​l​a​-​c​ia/
  12. https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​i​m​p​e​r​i​o​-​f​a​c​e​b​o​ok/
  13. https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.files​.word​press​.com/​2​0​1​6​/​0​1​/​l​a​-​d​i​c​t​a​d​u​r​a​-​d​e​l​-​v​i​d​e​o​c​l​i​p​-​a​d​e​l​a​n​t​o​-​p​a​r​a​-​m​e​.​pdf
  14. https://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​3​1​4​6​5​/​l​a​-​o​t​a​n​-​y​-​s​u​-​n​u​e​v​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​o​g​n​i​t​iva
  15. https://​kao​sen​la​red​.net/​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​o​g​n​i​t​i​v​a​-​m​u​n​d​i​a​l​-​a​f​e​c​t​a​-​a​-​l​a​s​-​s​o​c​i​e​d​a​d​e​s​-​g​l​o​b​a​l​i​z​a​d​a​s​-​y​-​p​r​o​v​o​c​a​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​e​s​-​s​-​a​-​d​-​i​-​i​ii/
  16. https://​mpr21​.info/​c​a​n​a​d​a​-​r​e​a​l​i​z​o​-​e​x​p​e​r​i​m​e​n​t​o​s​-​s​o​b​r​e​-​d​e​s​n​u​t​r​i​c​i​o​n​-​c​o​n​-​l​o​s​-​n​i​n​o​s​-​i​n​d​i​g​e​n​a​s​-​d​e​-​l​o​s​-​i​n​t​e​r​n​a​d​o​s​-​c​a​t​o​l​i​c​os/
  17. https://​rebe​lion​.org/​c​o​m​o​-​u​s​a​-​i​s​r​a​e​l​-​e​l​-​r​e​c​o​n​o​c​i​m​i​e​n​t​o​-​f​a​c​i​a​l​-​p​a​r​a​-​m​o​n​i​t​o​r​e​a​r​-​c​i​u​d​a​d​a​n​o​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​os/
  18. https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​e​l​-​b​l​o​g​-​d​e​-​e​l​-​s​a​l​t​o​/​p​s​i​q​u​i​a​t​r​i​a​-​m​e​r​c​a​n​t​i​l​i​z​a​c​i​o​n​-​m​a​l​e​s​tar
  19. https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​o​r​a​n​g​e​/​f​r​a​n​c​e​-​t​e​l​e​c​o​m​-​c​o​n​d​e​n​a​d​a​-​a​c​o​s​o​-​l​a​b​o​r​a​l​-​m​a​s​i​v​o​-​1​9​-​s​u​i​c​i​d​ios
  20. https://​www​.publi​co​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​m​a​x​i​m​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​-​s​u​i​c​i​d​i​o​s​-​p​r​i​m​e​r​-​a​n​o​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​1​1​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​d​i​a​-​q​u​i​t​a​r​o​n​-​v​i​d​a​-​2​0​2​0​.​h​tml
  21. Ricar­do Antu­nes: «Marx y las for­mas actua­les de alie­na­ción: las cosi­fi­ca­cio­nes ino­cen­tes y las cosi­fi­ca­cio­nes extra­ña­das», De regre­so a Marx, Bella­te­rra, Man­re­sa 2020, pp. 159 – 176.
  22. Andrew Kli­man: Rei­vin­di­can­do El Capi­tal de Marx. Una refu­ta­ción del mito de su incohe­ren­cia, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2020, p. 170.
  23. https://​blogs​.publi​co​.es/​d​o​m​i​n​i​o​p​u​b​l​i​c​o​/​4​1​0​9​7​/​e​l​-​p​r​o​g​r​e​s​i​s​m​o​-​n​e​c​e​s​i​t​a​-​u​n​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​p​e​r​o​-​e​s​p​a​n​a​-​u​n​a​-​r​e​f​o​r​ma/
  24. https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​u​l​t​i​m​a​-​h​o​r​a​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​1​2​-​n​o​v​i​e​m​b​r​e​_​6​_​8​4​8​2​7​9​5​_​1​0​8​1​0​0​9​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.