Cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capital


Y es aquí, en este pun­to, a par­tir del cual debe­mos pro­fun­di­zar en el estu­dio de los otros cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo glo­bal, aspec­tos que ya hemos ido vien­do par­cial­men­te. L. Raphael nos ha expli­ca­do cómo la admi­nis­tra­ción bur­gue­sa ase­gu­ra­ba la domi­na­ción del capi­tal en el siglo XIX, sobre todo en las múl­ti­ples for­mas de repre­sión e inti­mi­da­ción del movi­mien­to obre­ro1. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial obli­gó a caño­na­zos a adap­tar el obso­le­to para­dig­ma repre­si­vo deci­mo­nó­ni­co a la nue­va reali­dad de la lucha de cla­ses gene­ra­da por el impe­ria­lis­mo con dos gran­des doc­tri­nas dife­ren­tes en su for­ma, pero uni­das a la lógi­ca capi­ta­lis­ta: la demo­cra­cia auto­ri­ta­ria y el nazi­fas­cis­mo, que venían desa­rro­llán­do­se en silen­cio des­de media­dos del siglo XIX2, ambas tenían como obje­ti­vo des­tro­zar a la URSS y al socia­lis­mo, pero varia­ban en las tác­ti­cas. La Segun­da Gue­rra Mun­dial hizo que la pri­me­ra, la demo­cra­cia impe­ria­lis­ta, aplas­ta­ra sin pie­dad a medio mun­do des­de 1944 con la ines­ti­ma­ble ayu­da del par­cial­men­te derro­ta­do nazi­fas­cis­mo3, que fue inte­gra­do en los apa­ra­tos de terror mili­tar y civil del para­dig­ma remo­de­la­do, y que empe­za­ría a recu­pe­rar­lo con­for­me se ago­ta­ba el siglo XX.

La pro­duc­ción en cade­na y el Tay­lor-for­dis­mo esta­ban rela­ti­va­men­te poco desa­rro­lla­das en el capi­ta­lis­mo ale­mán y euro­peo ante­rior a la Segun­da Gue­rra Mun­dial, des­de lue­go menos que en Esta­dos Uni­dos. Con la intro­duc­ción total de la pro­duc­ción en cade­na en la indus­tria impe­ria­lis­ta, el pro­le­ta­ria­do sufrió cam­bios pro­fun­dos en su com­po­si­ción y por tan­to en su for­ma de lucha obre­ra. El final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y el comien­zo de la mal lla­ma­da «gue­rra fría» exi­gió, en líneas gene­ra­les, cam­bios en las dis­ci­pli­nas y vio­len­cias labo­ra­les, en el con­trol social extra­la­bo­ral, en la regu­la­ción de la com­pra­ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo, en la mani­pu­la­ción alie­nan­te de masas median­te la pren­sa y la edu­ca­ción, en el con­su­mis­mo y en las pau­tas sexo-afec­ti­vas den­tro de los cam­bios del mer­ca­do matri­mo­nial, etc.

Los refor­mis­mos y la pren­sa bur­gue­sa ocul­tan o nie­gan la dure­za de cla­se de esta nue­va for­ma de domi­na­ción social impues­ta des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en Occi­den­te bajo el mito de «Esta­do del bien­es­tar» (¿?) y de las exce­len­cias del key­ne­sia­nis­mo y del Tay­lor-for­dis­mo. Los lla­ma­dos «Trein­ta Glo­rio­sos», de 1945 a 1975, solo exis­tie­ron en Occi­den­te y se basa­ron en, al menos, cin­co requi­si­tos: la recons­truc­ción de las gran­des des­truc­cio­nes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial; la «paz social» man­te­ni­da gra­cias a las cesio­nes obre­ras; la des­ac­ti­va­ción socio­po­lí­ti­ca rea­li­za­da por el refor­mis­mo; el saqueo impe­ria­lis­ta y la repre­sión sua­ve y dura.

Para media­dos de los años seten­ta esta fase esta­ba en una pro­fun­da cri­sis que obli­gó al capi­tal a remo­de­lar en pro­fun­di­dad su para­dig­ma de domi­na­ción. M. Baud ofre­ció a media­dos de los ochen­ta una de las mejo­res defi­ni­cio­nes de su ade­cua­ción glo­bal para los «pró­xi­mos dece­nios»: admi­nis­trar la repre­sión, man­te­ner y moder­ni­zar la agri­cul­tu­ra, moder­ni­zar y adap­tar el desa­rro­llo de los «paí­ses en vías de indus­tria­li­za­ción» y guiar la inver­sión tec­no­in­dus­trial hacia «el nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción que está comen­zan­do»4. Muy poco des­pués, el crack de 1987 des­bor­da­ría esta defi­ni­ción. Para salir del agu­je­ro el impe­ria­lis­mo obli­gó a los Esta­dos débi­les a acep­tar las fero­ces exi­gen­cias del Con­sen­so de Washing­ton des­de 1989.

Pocos años des­pués, inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas mos­tra­ron algu­nos de los lími­tes de ese nue­vo mode­lo: «A) El des­em­pleo cre­cien­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos. B) La bre­cha que se agran­da entre el Nor­te y el Sur. C) La eco­lo­gía»5. Las tres, y otras más, toman for­ma en las sub­cri­sis tre­men­das de Japón, de Méxi­co, de los «tigres asiá­ti­cos», de Rusia, de Argen­ti­na… Mien­tras tan­to y al calor de las medi­das impe­ria­lis­tas, el capi­tal finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo cre­cía de modo impa­ra­ble dis­fra­zán­do­se con el nom­bre de «glo­ba­li­za­ción», pro­ce­so bri­llan­te­men­te ana­li­za­do por Marx y Engels en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta de 1848, has­ta que el glo­bo, el «capi­ta­lis­mo de casino», vol­vió a esta­llar en 2007.

Nin­gu­na de estas sub­cri­sis que con­flu­yen sinér­gi­ca­men­te en el reven­tón, está libre de los impac­tos en su géne­sis de la lucha de cla­ses que va com­ple­ji­zán­do­se por momen­tos en res­pues­ta al con­tra­ata­que neo­li­be­ral o mejor al «ajus­te per­ma­nen­te»6. En efec­to, ya en esos años el para­dig­ma repre­si­vo que tenía en Bentham (1748÷1832) uno de sus ideó­lo­gos y, más tar­de, en Hayek (1899÷1992) otro más actua­li­za­do, era inca­paz de fre­nar las nue­vas luchas, ade­más de evi­tar el des­pe­gue de otras poten­cias com­pe­ti­do­ras. Estu­dian­do los con­tro­les y dis­ci­pli­nas del capi­tal, en 2009 A. d’Angelis sos­tu­vo que: «La dife­ren­cia­ción entre dis­ci­pli­na y con­trol no es tan cla­ra. Por el con­tra­rio, ambas acti­vi­da­des son com­ple­men­ta­rias y siem­pre lo fue­ron en la his­to­ria del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Lo que cam­bia en esta his­to­ria es la for­ma de su arti­cu­la­ción»7. Según el autor, des­de los años ochen­ta, asis­ti­mos al:

[…] pro­ce­so de recom­po­si­ción de rei­vin­di­ca­cio­nes radi­ca­les y de suje­tos socia­les, un pro­ce­so que está for­zan­do en cada movi­mien­to no solo la bús­que­da de alian­zas sino tam­bién el asu­mir como pro­pias las luchas de otros movi­mien­tos […] La pre­mi­sa de este pro­ce­so de recom­po­si­ción es la reali­dad mul­ti­di­men­sio­nal de las rela­cio­nes de explo­ta­ción y opre­sión tal como se mani­fies­tan en las vidas y expe­rien­cias de muchos suje­tos socia­les en el pan­óp­ti­co frac­tal glo­bal. Las sub­je­ti­vi­da­des están apa­re­cien­do a tra­vés de frac­ta­les e inten­tan­do cons­truir for­mas de coope­ra­ción social alter­na­ti­vas a aque­llas for­za­das a exis­tir den­tro de estruc­tu­ras com­pe­ti­ti­vas. La inter­ac­ción entre estos suje­tos socia­les en los múl­ti­ples tipos de lucha crea modos alter­na­ti­vos del pen­sa­mien­to y de la pra­xis, que son pues­tos cre­cien­te­men­te en con­tra del pen­sa­mien­to úni­co hege­mó­ni­co y mono­pó­li­co, que legi­ti­ma las estra­te­gias neo­li­be­ra­les8.

Vis­to en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, no es la pri­me­ra vez en la que reapa­re­cen «múl­ti­ples tipos de lucha» sino que se tra­ta de una cons­tan­te que se reafir­ma en la pra­xis siem­pre que las cri­sis sis­té­mi­cas obli­gan al tra­ba­jo a desa­rro­llar todas sus múl­ti­ples fuer­zas eman­ci­pa­do­ras para luchar con­tra las múl­ti­ples expre­sio­nes del para­dig­ma repre­si­vo del capi­tal. El uso aquí del símil del frac­tal es correc­to en la medi­da en la que mues­tra la cohe­ren­cia esen­cial inter­na que iden­ti­fi­ca a cada una de las par­tes del todo, es decir, la apa­ren­te irre­gu­la­ri­dad y frag­men­ta­ción de y entre las múl­ti­ples luchas ocul­ta una lógi­ca de fon­do, sub­ya­cen­te, que las deter­mi­na: esta lógi­ca es la de la dic­ta­du­ra del tra­ba­jo abs­trac­to sobre el tra­ba­jo con­cre­to, del tra­ba­jo muer­to sobre el tra­ba­jo vivo, del valor de cam­bio sobre el valor de uso, es decir, del capi­tal sobre el tra­ba­jo y por tan­to de la polí­cro­ma lucha de clases.

Des­de 2009 la mul­ti­fa­cé­ti­ca rique­za frac­tal de la lucha de cla­ses fue en aumen­to, inclu­yen­do la con­fron­ta­ción polí­ti­co-mili­tar, que es la que mejor visi­bi­li­za en los momen­tos crí­ti­cos la vigen­cia de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción y de la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganan­cia. Por ejem­plo y obvian­do la fuer­te lucha de cla­ses en Eus­kal Herria que en ese año entra­ba en otra fase, tam­bién suce­día igual en Nues­tra­mé­ri­ca de mane­ra que para 2011 emer­gían nue­vas9 resis­ten­cias mien­tras que la con­sig­na «ocu­pe­mos Walt Street» se exten­día por Esta­dos Uni­dos al con­fluir muchas luchas par­cia­les que esta­ba com­pren­dien­do que Walt Street era uno de los núcleos del poder, que eran par­te de la lucha de cla­ses inter­na­cio­nal: por esas fechas, a comien­zos de 2012, el pro­le­ta­ria­do bel­ga hizo la pri­me­ra huel­ga gene­ral en die­ci­nue­ve años. Muy lejos de allí, en Argen­ti­na la rees­truc­tu­ra­ción del capi­tal que des­es­truc­tu­ra­ba al pro­le­ta­ria­do iba uni­da a la pro­pa­gan­da masi­va sobre el «fin del tra­ba­jo»; sin embar­go, E. Luci­ta mos­tró en 2014 cómo pese a todo vol­vía a rees­truc­tu­rar­se la cen­tra­li­dad obre­ra en una lucha abier­ta e incier­ta por­que depen­día de la fuer­za de la con­cien­cia obre­ra10.

En sep­tiem­bre de 2015 ter­mi­na­ba con vic­to­ria la huel­ga de 593 días de dura­ción en la fábri­ca de Coca Cola de Fuen­la­bra­da, en la que tuvie­ron des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción las muje­res tra­ba­ja­do­ras del colec­ti­vo Las Espar­ta­nas11, en un con­tex­to de luchas mar­ca­do por las muchas movi­li­za­cio­nes dife­ren­tes que se unían en las Mar­chas por la Dig­ni­dad con­flu­yen­do en Bru­se­las y en la amplia diver­si­dad de tra­ba­ja­do­ras de la edu­ca­ción en Ale­ma­nia que se unie­ron y se lan­za­ron a la huel­ga en ese agos­to12, todo lo cual impul­sa­ba en 2016 la espe­ran­za obre­ra que se expre­só en muchas for­mas de lucha de cla­ses en Euro­pa, en con­tra de otras tan­tas for­mas de explo­ta­ción13. Para enton­ces la pro­pa­gan­da bur­gue­sa no podía ocul­tar que se ago­ta­ba la tenue recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, caí­da que expli­ca la reapa­ri­ción de las pro­tes­tas en Lon­dres, por ejem­plo, en verano de 2017, en el aero­puer­to de Bar­ce­lo­na, etc., o aún más impor­tan­te, el auge de las luchas cam­pe­si­nas en muchos paí­ses mos­tran­do su impor­tan­cia deci­si­va en la lucha mun­dial14 y el papel de la cam­pe­si­na y, en las ciu­da­des, de las muje­res de lim­pie­za15, de cui­da­dos bajo con­di­cio­nes de doble o tri­ple explotación…

Pero si en el plano polí­ti­co-mili­tar la reade­cua­ción del para­dig­ma repre­si­vo ya esta­ba a pleno fun­cio­na­mien­to en estas fechas, tal como se apre­cia por ejem­plo en el reaco­mo­do yan­qui en Colom­bia por su impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca ante la posi­ble derro­ta del uri­bis­mo, como indi­ca Mª F. Barre­to16, otro tan­to hay que decir en el de la rees­truc­tu­ra­ción socio­eco­nó­mi­ca del capi­tal median­te las nue­vas tec­no­lo­gías, la de los algo­rit­mos17 en este caso. Con estos nue­vos medios tecno-repre­si­vos más con la ayu­da ines­ti­ma­ble del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal y de la angus­tia e inse­gu­ri­dad por el futu­ro, la bur­gue­sía ale­ma­na logró evi­tar la vic­to­ria total de la pode­ro­sa huel­ga del metal en febre­ro de 2018. Otra lucha masi­va tan­to en la varie­dad de colec­ti­vos par­ti­ci­pan­tes como en la uni­dad del obje­ti­vo, fue la que se man­tu­vo en ese momen­to en Esta­dos Uni­dos con­tra la indus­tria arma­men­tis­ta, con­tra los inten­tos de recor­tar los dere­chos de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, con­tra la fero­ci­dad racis­ta de la repre­sión poli­cial, con­tra la ofen­si­va anti­sin­di­cal de Trump, etc., tem­blo­res mul­ti­for­mes que impul­sa­ban la actual «gran huel­ga»18 que debi­li­ta las entra­ñas del monstruo.

El movi­mien­to fran­cés de los «cha­le­cos ama­ri­llos» des­de fina­les de 2018 con­fir­ma­ba la com­ple­ji­dad de las explo­ta­cio­nes y de las resis­ten­cias con­tra ellas, pro­vo­can­do refle­xio­nes que aho­ra, a fina­les de 2021 adquie­ren una nue­va vigen­cia19. Y por no exten­der­nos, otras dos luchas que aho­ra tam­bién son más actua­les que ento­nes: en oto­ño de 2018 los sin­di­ca­tos bri­tá­ni­cos abrie­ron la rei­vin­di­ca­ción de la sema­na labo­ral de cua­tro días sin reduc­ción sala­rial20 y a fina­les de noviem­bre de 2019, muy poco antes de la pan­de­mia, tra­ba­ja­do­res de la salud en Holan­da hicie­ron la pri­me­ra21 huel­ga nacio­nal en defen­sa de sus con­di­cio­nes y de una bue­na salud pública.

En 2019 – 2021 se han ape­lo­to­na­do las tres expre­sio­nes cen­tra­les de la evo­lu­ción de la lucha de cla­ses según el cer­te­ro estu­dio de Beverly J. Sil­ver: «1) las pro­tes­tas de las cla­ses obre­ras en pro­ce­so de for­ma­ción; 2) las pro­tes­tas de las cla­ses obre­ras exis­ten­tes que están sien­do des­trui­das y 3) las pro­tes­tas de esos tra­ba­ja­do­res que el capi­tal igno­ra y exclu­ye, es decir, los miem­bros de la cla­se obre­ra que, aun­que depen­den exclu­si­va­men­te de ellos para sobre­vi­vir, es pro­ba­ble que nun­ca logren ven­der su fuer­za de tra­ba­jo»22. El refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal inci­de de for­ma dife­ren­te en los tres nive­les, des­mo­ra­li­zán­do­los en sus espa­cios res­pec­ti­vos. Un ejem­plo lo tene­mos en la indi­fe­ren­cia del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal y del social-libe­ra­lis­mo para con­cien­ciar y orga­ni­zar a par­tes del segun­do nivel, pero sobre todo del ter­ce­ro, del que his­tó­ri­ca­men­te sur­ge la base lum­pen del fas­cis­mo, sien­do esta una de las razo­nes por las que cre­ce la extre­ma dere­cha23.

Sobre los otros dos nive­les, un ejem­plo clá­si­co es cómo la buro­cra­cia sin­di­cal de IATSE ha derro­ta­do a 60.000 tra­ba­ja­do­res de Holly­wood24 en huel­ga, otro es que la «cul­tu­ra» es una indus­tria con­tra la que com­ba­ten tam­bién las tra­ba­ja­do­ras de la lim­pie­za del museo Gug­genheim de Bil­bo25. Las y los obre­ros de Ama­zon en muchos paí­ses están apren­dien­do de las trai­cio­nes sin­di­ca­les, negán­do­se26 a secun­dar los lla­ma­mien­tos del pre­si­den­te Biden para que se afi­lien27. La impre­sio­nan­te huel­ga del ace­ro en Sudá­fri­ca28 ense­ña lo mis­mo, con sus mati­ces. Las tra­ba­ja­do­ras son el núcleo de la lucha pro­le­ta­ria por las vivien­das29, lucha his­tó­ri­ca que ha adqui­ri­do una prio­ri­dad vital como se com­prue­ba en la aplas­tan­te vic­to­ria de refe­ren­do popu­lar a favor de los pisos socia­les en Ber­lín, en con­tra de los bui­tres finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vos uni­dos a las gran­des inmo­bi­lia­rias30.

La urgen­cia por com­ple­tar la refor­ma del para­dig­ma es cla­ra para el subim­pe­ria­lis­mo indio alia­do estra­té­gi­co de Esta­dos Uni­dos que se enfren­ta a una gigan­tes­ca lucha de cla­ses inter­na: des­de noviem­bre de 2020 en la India se gene­ra­li­zan las huel­gas que lle­gan a movi­li­zar a 250 millo­nes de per­so­nas en febre­ro de 202131, sien­do un ejem­plo de cómo la varia­da cla­se cam­pe­si­na sabe aglu­ti­nar a la varia­da cla­se obre­ra alre­de­dor de rei­vin­di­ca­cio­nes radi­ca­les por fuer­za ele­men­tal y común, como se ha vis­to en huel­gas pos­te­rio­res. Otro tan­to suce­de en otro pun­tal del impe­ria­lis­mo como es Corea del Sur que en octu­bre de este año ha vivi­do una huel­ga gene­ral que supo­ne un sal­to con res­pec­to a las luchas ante­rio­res a la pandemia.

El caso aus­tra­liano es igual­men­te escla­re­ce­dor por­que el papel dado por Esta­dos Uni­dos al ejér­ci­to del con­ti­nen­te-isla en el cer­co ató­mi­co a Eura­sia fir­ma­do en el AUKUS, exi­ge que el pue­blo obre­ro aus­tra­liano se some­ta a un régi­men dis­ci­pli­na­rio muy seve­ro32 como el que se lle­va impo­nien­do des­de poco antes de la pan­de­mia y se ha ace­le­ra­do con el con­fi­na­mien­to. La bur­gue­sía bri­tá­ni­ca, sabe­do­ra de la resis­ten­cia obre­ra, del con­te­ni­do pro­gre­sis­ta del nacio­na­lis­mo esco­cés y de las ten­sio­nes en Irlan­da del Nor­te, azu­za el beli­cis­mo e inten­si­fi­ca el con­trol social33. Israel ve que su anta­ño famo­so y omni­po­ten­te ser­vi­cio secre­to, el Mos­sad34, está per­dien­do efi­ca­cia fren­te a la cre­cien­te resis­ten­cia de los pueblos.

El Esta­do espa­ñol, súb­di­to fiel de Esta­dos Uni­dos, avan­za en la mis­ma sen­da al apro­bar el 6 de julio el pro­yec­to de Ley de Segu­ri­dad Nacio­nal por la cual todo sier­vo del rey mayor de edad esta­rá a dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des en situa­cio­nes de cri­sis, apli­can­do el artícu­lo 55 de la Cons­ti­tu­ción según el cual «los espa­ño­les tie­nen el deber y el dere­cho de defen­der a Espa­ña»35. Se pre­pa­ra así la mili­ta­ri­za­ción social que hemos vis­to en acción en Esta­dos Uni­dos con la excu­sa del calen­ta­mien­to glo­bal. El auto­ri­ta­ris­mo ram­pan­te espa­ñol ha sido refor­za­do con el man­te­ni­mien­to de los pun­tos cen­tra­les de la «refor­ma labo­ral», de la «ley mor­da­za», de la pró­xi­ma «ley Ice­ta» y la inquie­tan­te ley sobre el Copy­right, de la dere­chi­za­ción extre­ma del apa­ra­to judi­cial y la sumi­sión del Par­la­men­to, de la impu­ni­dad de la monar­quía, del arma­men­tis­mo impa­ra­ble, de recen­tra­li­za­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol, de la nue­va trai­ción al pue­blo saha­raui, del mal tra­to en cár­ce­les y comi­sa­rías espa­ño­las36 a manos del sis­te­ma poli­cial que preo­cu­pa por su impu­ni­dad37 y «cre­cien­te inca­pa­ci­dad»38, reco­no­ci­das has­ta por el refor­mis­mo blan­do, pero disi­mu­la­das por las «gran­des men­ti­ras de Mar­las­ka»39.

La inquie­tud por su debi­li­ta­mien­to interno cre­ce en la bur­gue­sía occi­den­tal. Recien­te­men­te, el voce­ro del social-libe­ra­lis­mo espa­ñol se pre­gun­ta­ba sobre las cau­sas del aumen­to del des­con­ten­to y de las pro­tes­tas socia­les40. De la mis­ma for­ma en la que el mie­do a la escla­va y a la sier­va deter­mi­na­ba la ideo­lo­gía escla­vis­ta y feu­dal, el mie­do a la pro­le­ta­ria deter­mi­na la bur­gue­sa. El 15 de julio de este año, 537 miem­bros del Par­la­men­to Euro­peo apro­ba­ron con 133 votos en con­tra y 20 abs­ten­cio­nes la pues­ta en mar­cha de la ley Chat­con­trol que per­mi­te la vigi­lan­cia masi­va de las comu­ni­ca­cio­nes pri­va­das, aun­que son­deos de opi­nión indi­can que la recha­za el 72% de la pobla­ción41. El auto­ri­ta­ris­mo avan­za en silen­cio amplian­do el para­dig­ma repre­si­vo en varias áreas espe­cia­li­za­das en con­te­ner, refre­nar, tem­plar o mode­rar la ten­den­cia al alza de las luchas de cla­ses: Si en 2014 – 2020 la Unión Euro­pea gas­tó 2.800 millo­nes de euros en el con­trol de fron­te­ras, para 2021 – 2027 ha pre­su­pues­ta­do 12.800 millo­nes de euros42, por no hablar del ascen­so expo­nen­cial de los gas­tos en «segu­ri­dad ciu­da­da­na», eufe­mis­mo que ocul­ta todas las for­mas de vio­len­cia represiva.

  1. Lutz Raphael: Ley y orden, Siglo XXI, Madrid 2008, pp. 123 – 138.
  2. https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​9​/​0​6​/​2​8​/​b​o​n​a​p​a​r​t​i​s​m​o​-​d​i​c​t​a​d​u​r​a​-​m​i​l​i​t​a​r​-​y​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​p​o​r​-​g​e​o​r​g​e​-​n​o​v​a​ck/
  3. Donny Glucks­tein: La otra his­to­ria de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 239 – 248.
  4. Michael Baud: His­to­ria del capi­ta­lis­mo, Ariel, Bar­ce­lo­na 1986, p. 290.
  5. C. Ber­zo­sa, P. Bus­te­lo y J. de la Igle­sia: Estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca mun­dial, Sín­te­sis, Madrid 1996, p. 489.
  6. Xabier Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014, pp. 369 – 442.
  7. Mas­si­mo De Ange­lis: «Hayek, Bentham y la máqui­na glo­bal de tra­ba­jo: la apa­ri­ción del pan­óp­ti­co frac­tal», El tra­ba­jo en deba­te, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2009, p. 145.
  8. Mas­si­mo De Ange­lis: Idem., pp. 156 – 157.
  9. https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​1​5​4​5​4​7​?​l​a​n​g​u​a​g​e​=es
  10. https://​herra​mien​ta​.com​.ar/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​i​d​=​182
  11. https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​c​o​c​a​-​c​o​l​a​-​l​a​-​l​u​c​h​a​-​s​i​r​v​e​-​p​e​r​o​-​l​a​-​l​u​c​h​a​-​s​i​gue
  12. https://​vien​to​sur​.info/​a​l​e​m​a​n​i​a​-​l​a​s​-​e​d​u​c​a​d​o​r​a​s​-​d​i​c​e​n​-​no/
  13. https://​www​.cadtm​.org/​N​u​e​v​a​s​-​l​u​c​h​a​s​-​s​i​n​d​i​c​a​l​e​s​-​e​n​-la
  14. https://​via​cam​pe​si​na​.org/​e​s​/​l​a​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​d​i​a​s​-​s​e​-​l​l​a​m​a​-​l​a​-​v​i​a​-​c​a​m​p​e​s​i​na/
  15. https://​blogs​.publi​co​.es/​l​a​-​s​o​l​e​d​a​d​-​d​e​l​-​c​o​r​r​e​d​o​r​-​d​e​-​f​o​n​d​o​/​2​0​1​7​/​0​8​/​3​1​/​d​e​-​k​e​l​l​y​s​-​r​i​d​e​r​s​-​y​-​s​u​b​c​o​n​t​r​a​t​a​s​-​e​l​-​n​u​e​v​o​-​s​i​n​d​i​c​a​l​i​s​m​o​-​y​-​l​a​-​c​o​n​d​i​c​i​o​n​-​p​r​e​c​a​r​ia/
  16. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​2​/​c​o​l​o​m​b​i​a​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​s​e​-​r​e​a​c​o​m​o​d​a​-​g​e​o​p​o​l​i​t​i​c​a​m​e​n​t​e​-​s​i​n​-​e​l​-​u​r​i​b​i​s​mo/
  17. https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​l​o​s​-​t​r​a​b​a​j​a​d​o​r​e​s​-​s​o​n​-​e​l​-​c​o​r​a​z​o​n​-​d​e​l​-​a​l​g​o​r​i​t​m​o​-​e​l​-​n​u​e​v​o​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​d​i​g​i​t​a​l​-​e​n​t​r​e​v​i​sta
  18. https://​vien​to​sur​.info/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​l​a​-​g​r​a​n​-​h​u​e​l​g​a​-​d​e​-​2​0​21/
  19. https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​a​n​a​l​i​s​i​s​/​p​o​s​i​b​l​e​-​v​u​e​l​t​a​-​c​h​a​l​e​c​o​s​-​a​m​a​r​i​l​los
  20. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​0​9​/​1​3​/​l​o​s​-​s​i​n​d​i​c​a​t​o​s​-​b​r​i​t​a​n​i​c​o​s​-​r​e​i​v​i​n​d​i​c​a​n​-​u​n​a​-​s​e​m​a​n​a​-​l​a​b​o​r​a​l​-​d​e​-​c​u​a​t​r​o​-​d​i​a​s​-​s​i​n​-​r​e​d​u​c​c​i​o​n​-​d​e​-​s​a​l​a​r​io/
  21. https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​1​9​/​1​1​/​2​5​/​h​o​l​a​-​n​2​5​.​h​tml
  22. https://​kao​sen​la​red​.net/​l​a​-​r​e​f​o​r​m​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​c​l​a​s​e​-​o​b​r​e​ra/
  23. https://​blogs​.publi​co​.es/​v​i​c​e​n​c​-​n​a​v​a​r​r​o​/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​5​/​p​o​r​-​q​u​e​-​l​a​-​u​l​t​r​a​d​e​r​e​c​h​a​-​e​s​t​a​-​c​r​e​c​i​e​n​d​o​-​a​-​l​o​s​-​d​o​s​-​l​a​d​o​s​-​d​e​l​-​a​t​l​a​n​t​i​c​o​-​n​o​r​te/
  24. https://​mpr21​.info/​l​o​s​-​t​r​a​b​a​j​a​d​o​r​e​s​-​d​e​-​h​o​l​l​y​w​o​o​d​-​e​s​t​a​n​-​d​e​c​e​p​c​i​o​n​a​d​o​s​-​c​o​n​-​e​l​-​a​c​u​e​r​d​o​-​f​i​r​m​a​d​o​-​p​o​r​-​e​l​-​s​i​n​d​i​c​a​to/
  25. https://​kao​sen​la​red​.net/​g​u​g​g​e​n​h​e​i​m​-​b​i​l​b​a​o​-​e​l​-​m​u​s​e​o​-​d​e​-​l​a​s​-​s​u​b​c​o​n​t​r​a​t​a​s​-​e​l​-​m​u​s​e​o​-​d​e​-​l​a​-​p​r​e​c​a​r​i​e​d​ad/
  26. https://​vien​to​sur​.info/​e​e​-​u​u​-​p​o​r​-​q​u​e​-​e​l​-​p​e​r​s​o​n​a​l​-​d​e​l​-​a​l​m​a​c​e​n​-​d​e​-​a​m​a​z​o​n​-​e​n​-​b​e​s​s​e​m​e​r​-​a​l​a​b​a​m​a​-​n​o​-​q​u​i​e​r​e​-​s​i​n​d​i​c​a​r​se/
  27. https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​1​/​0​9​/​1​1​/​p​e​r​s​-​s​1​1​.​h​tml
  28. https://​pren​sao​bre​ra​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​/​s​u​d​a​f​r​i​c​a​-​l​a​-​g​r​a​n​-​h​u​e​l​g​a​-​d​e​l​-​a​c​e​r​o​-​e​n​t​r​a​-​e​n​-​s​u​-​t​e​r​c​e​r​a​-​s​e​m​a​na/
  29. https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​L​u​c​h​a​s​-​d​e​-​m​u​j​e​r​e​s​-​p​o​r​-​l​a​-​v​i​v​i​e​n​d​a​-​a​y​e​r​-​y​-​hoy
  30. https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​v​i​v​i​e​n​d​a​/​m​i​l​l​o​n​-​c​i​u​d​a​d​a​n​o​s​-​b​e​r​l​i​n​-​v​o​t​a​n​-​r​e​f​e​r​e​n​d​u​m​-​e​x​p​r​o​p​i​a​r​-​g​r​a​n​d​e​s​-​i​n​m​o​b​i​l​i​a​r​ias
  31. https://www.pressenza.com/es/2021/02/india-250-millones-de-agricultores-y-trabajadores-del-campo-en-huelga-masiva‑i/
  32. https://​mpr21​.info/​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​h​a​-​c​o​n​d​u​c​i​d​o​-​a​-​a​u​s​t​r​a​l​i​a​-​a​l​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​d​e​-​e​s​t​a​do/
  33. https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​1​/​0​5​/​0​3​/​p​o​r​-​q​u​e​-​r​e​i​n​o​-​u​n​i​d​o​-​e​s​t​a​-​o​t​o​r​g​a​n​d​o​-​e​n​o​r​m​e​s​-​p​o​d​e​r​e​s​-​d​e​-​c​e​n​s​u​r​a​-​a​-​l​o​s​-​g​i​g​a​n​t​e​s​-​t​e​c​n​o​l​o​g​i​c​o​s​-​p​a​r​a​-​c​o​n​t​r​o​l​a​r​-​l​o​-​q​u​e​-​e​s​c​r​i​b​i​m​o​s​-​y​-​d​e​c​i​m​os/
  34. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​4​/​i​s​r​a​e​l​-​d​e​r​r​o​t​a​s​-​c​o​n​s​e​c​u​t​i​v​a​s​-​r​a​z​o​n​-​d​e​t​r​a​s​-​d​e​-​r​e​n​u​n​c​i​a​s​-​e​n​-​m​o​s​s​a​d​-​i​s​r​a​e​li/
  35. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​0​7​/​0​6​/​e​s​t​a​d​o​-​e​s​p​a​n​o​l​-​u​n​a​-​l​e​y​-​m​a​s​-​q​u​e​-​p​o​l​e​m​i​c​a​-​t​o​d​o​s​-​l​o​s​-​m​a​y​o​r​e​s​-​d​e​-​e​d​a​d​-​p​o​d​r​a​n​-​s​e​r​-​m​o​v​i​l​i​z​a​d​o​s​-​e​n​-​c​a​s​o​-​d​e​-​c​r​i​s​is/
  36. https://​www​.eldia​rio​.es/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​c​o​n​s​e​j​o​-​e​u​r​o​p​a​-​a​l​e​r​t​a​-​m​a​l​o​s​-​t​r​a​t​o​s​-​c​a​r​c​e​l​e​s​-​c​o​m​i​s​a​r​i​a​s​-​e​s​p​a​n​o​l​a​s​_​1​_​8​4​7​2​0​1​5​.​h​tml
  37. https://​ctxt​.es/​e​s​/​2​0​2​1​1​1​0​1​/​F​i​r​m​a​s​/​3​7​7​6​4​/​p​o​l​i​c​i​a​-​i​m​p​u​n​i​d​a​d​-​e​s​t​a​d​o​-​d​e​r​e​c​h​o​-​m​a​g​i​s​t​r​a​d​o​s​.​htm
  38. https://​www​.eldia​rio​.es/​o​p​i​n​i​o​n​/​t​r​i​b​u​n​a​-​a​b​i​e​r​t​a​/​m​o​d​e​l​o​-​p​o​l​i​c​i​a​l​-​c​u​e​n​t​o​s​-​p​e​n​d​i​e​n​t​e​s​_​1​2​9​_​8​4​7​6​7​5​8​.​h​tml
  39. https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​l​a​s​-​g​r​a​n​d​e​s​-​m​e​n​t​i​r​a​s​-​d​e​-​m​a​r​l​a​ska
  40. https://​elpais​.com/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​021 – 11-13/por-que-aumentan-las-protestas-y-el-descontento-social.html
  41. https://​www​.muy​com​pu​ter​.com/​2​0​2​1​/​0​7​/​0​9​/​c​h​a​t​c​o​n​t​r​o​l​-​p​a​s​o​-​a​t​r​a​s​-​p​r​i​v​a​c​i​d​ad/
  42. https://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​u​e​-​d​e​s​t​i​n​a​r​a​-12 – 800-millones-euros-hasta-2027-controlar-fronteras-y-aumentar-capacidad-frontex.html

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.