Cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capital


Michael T. Kla­re indi­có en 2018 que los méto­dos impe­ria­lis­tas actua­les para aca­pa­rar recur­sos pug­nan­do con otras poten­cias son «muy pare­ci­dos»1 a los de fines del siglo XIX e ini­cios del XX. Un año antes Kla­re había denun­cia­do cómo la bur­gue­sía uti­li­za­ba el cam­bio cli­má­ti­co para mili­ta­ri­zar el con­trol poli­cial, diná­mi­ca expan­si­va a la que vol­ve­re­mos al estu­diar cómo la pan­de­mia ha sido uti­li­za­da como cam­po de prue­bas para mejo­rar el para­dig­ma repre­si­vo en cuan­to tal, pre­pa­ran­do la mili­ta­ri­za­ción defi­ni­ti­va de la pobla­ción adul­ta2. Willian I. Robin­son ana­li­zó en deta­lle qué es y por qué se desa­rro­lla el «Esta­do poli­cía­co glo­bal»3 inte­gran­do, coor­di­nan­do y diri­gien­do una tota­li­dad repre­si­va en lo eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral, poli­cía­co-mili­tar, etc.; autor que en mayo de 2021 ha estu­dia­do la siner­gia entre la indus­tria mili­tar, el lar­go estan­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo y las sobre ganan­cias gigan­tes­cas que obtie­ne el sis­te­ma pro­vo­can­do situa­cio­nes crí­ti­cas de pre­gue­rra y con matan­zas mili­ta­res4. La socie­dad bur­gue­sa ente­ra es par­te de esa tota­li­dad, fun­cio­nal a ella y no a la inver­sa, y lo es tan­to para faci­li­tar la duc­ti­li­dad del para­dig­ma repre­si­vo en los cua­si infi­ni­tos veri­cue­tos de la explo­ta­ción social, como para legi­ti­mar­la y a la vez ayu­dar al Esta­do a crear ate­rra­do­ras fuer­zas repre­si­vas encu­bier­tas que gol­pean en el pro­pio país como en el extranjero.

Los más impor­tan­tes Esta­dos impe­ria­lis­tas tie­nen estas fuer­zas encu­bier­tas sin las cua­les el para­dig­ma repre­si­vo per­de­ría mucha efec­ti­vi­dad, des­ta­can­do las de Esta­dos Uni­dos5. Cuan­do pier­den capa­ci­dad a pesar de todos los aumen­tos de efec­ti­vos e inno­va­cio­nes tec­no­cien­tí­fi­cas inver­ti­das en su mejo­ra, es que han per­di­do efi­ca­cia par­tes impor­tan­tes del para­dig­ma repre­si­vo o en su tota­li­dad, como con­tra Cuba, Viet­nam, Nica­ra­gua, Vene­zue­la, Siria, Afga­nis­tán, etc. Aun­que cada derro­ta impe­ria­lis­ta exi­ge un aná­li­sis con­cre­to, todas ellas tie­nen en común el fra­ca­so más o menos estruen­do­so del para­dig­ma repre­si­vo en sus pun­tos bási­cos: las fuer­zas pro­duc­ti­vas, que ya no son pro­pie­dad direc­ta de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, y de su mono­po­lio de la vio­len­cia por­que aho­ra estas nacio­nes son pro­pie­ta­rias de sus armas. La his­to­ria mues­tra que un pue­blo des­ar­ma­do es un pue­blo vencido.

La pren­sa bur­gue­sa acha­ca sus suce­si­vas derro­tas des­de 1945 a que no esta­ba pre­pa­ra­do para ven­cer a gue­rri­llas6 en las gue­rras irre­gu­la­res, pero en reali­dad no ha triun­fa­do defi­ni­ti­va­men­te en la gue­rra de cla­ses mun­dial, no ha derro­ta­do a pue­blos dig­nos, la implo­sión de la URSS no fue debi­da a la supe­rio­ri­dad impe­ria­lis­ta sino a las con­tra­dic­cio­nes de la cas­ta buro­crá­ti­ca exso­vié­ti­ca, no ha impe­di­do el ascen­so de un pode­ro­so enemi­go euro­asiá­ti­co, y ve furio­so cómo vuel­ve el fan­tas­ma del comu­nis­mo7, ya que la tarea cen­tral del para­dig­ma impe­ria­lis­ta en sí mis­mo, y al mar­gen de expre­sio­nes par­ti­cu­la­res, es la de liqui­dar­lo para siem­pre. Una de las razo­nes del fra­ca­so impe­ria­lis­ta es la inca­pa­ci­dad estruc­tu­ral de su Inte­li­gen­cia8 para cono­cer en pro­fun­di­dad las fuer­zas y debi­li­da­des de las cla­ses y pue­blos tra­ba­ja­do­res que quie­re explo­tar, a pesar de la sis­te­má­ti­ca inter­ven­ción de las lla­ma­das «cien­cias socia­les» como la antro­po­lo­gía, socio­lo­gía, etc., inte­gra­das en el para­dig­ma represivo.

Es obvio que sí se ha impues­to en algu­nos con­flic­tos, pero no ha con­ven­ci­do defi­ni­ti­va­men­te y para siem­pre en nin­guno de ellos, y tam­po­co ha logra­do impo­ner la legi­ti­mi­dad alie­nan­te que aca­be con la lucha de cla­ses que es el obje­ti­vo vital de la bur­gue­sía. Las lec­cio­nes de Irak y otros pue­blos son con­clu­yen­tes. La expe­rien­cia vas­ca tam­bién ense­ña que las vic­to­rias par­cia­les no logran una vic­to­ria defi­ni­ti­va, que no impi­den que se (re)construya la izquier­da inde­pen­den­tis­ta9. Tal inca­pa­ci­dad res­pon­de en el fon­do, y ade­más de todo lo vis­to, al hecho obje­ti­vo de que la lucha de cla­ses nun­ca se extin­gue inclu­so aun­que parez­ca que sí, que ya ha des­apa­re­ci­do para siem­pre, inclu­so enton­ces late en el fon­do del males­tar popu­lar que se auto­or­ga­ni­za en silen­cio para emer­ger con esta­lli­dos volcánicos.

Una de las tareas de la Inte­li­gen­cia como par­te esen­cial del para­dig­ma es cap­tar e inter­pre­tar los leves movi­mien­tos tec­tó­ni­cos para des­ac­ti­var­los antes de que erup­cio­nen. La per­ma­nen­cia de la gue­rra social con sus alti­ba­jos invi­si­bles o visi­bles, con sus derro­tas par­cia­les, tam­bién expli­ca lo opues­to, por qué las vic­to­rias par­cia­les del pro­le­ta­ria­do mun­dial difí­cil­men­te dan el sal­to cua­li­ta­ti­vo a vic­to­rias revo­lu­cio­na­rias10. Pero des­de al menos 2007 – 2010 en ade­lan­te, sus fra­ca­sos han lle­va­do al impe­ria­lis­mo a dar un paso que pue­de ser sui­ci­da para él o que pue­de des­en­ca­de­nar el holo­caus­to, el Arma­ge­dón. Para ese 2010 las prin­ci­pa­les poten­cias impe­ria­lis­tas dis­po­nían ya de pros­pec­ti­vas sufi­cien­te­men­te serias sobre la nue­va «deca­den­cia de Occidente».

Sin embar­go, ese inquie­tan­te «des­cu­bri­mien­to» no era nue­vo, como vere­mos lue­go, y menos aún para el mar­xis­mo que, basán­do­se en su teo­ría de la cri­sis con­fir­ma­da de nue­vo en 2007, no se sor­pren­día por lo que pasa­ba. Por citar un solo ejem­plo entre cien­tos: en 2010, F. Coba­rru­bia Gómez escri­bió un tex­to pre­mo­ni­tor publi­ca­do en 2011 sobre el oca­so del dólar11 como sím­bo­lo del retro­ce­so yan­qui, y des­pués se suce­die­ron todos los acon­te­ci­mien­tos cono­ci­dos de sobra, lo que expli­ca por qué Esta­dos Uni­dos, des­de 2014, decla­ró defi­ni­ti­va­men­te a Chi­na el enemi­go a batir y comen­zó la pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca según las reglas de la mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca, emo­cio­nal, egoís­ta y machis­ta con las que la bur­gue­sía inten­ta cam­biar la men­ta­li­dad del pro­le­ta­ria­do para que acep­te ser car­ne de cañón sumi­sa en las gue­rras injus­tas que el capi­tal lan­za en su exclu­si­vo bene­fi­cio12. Vere­mos cómo la Unión Euro­pea recu­rre al mis­mo método.

Con Oba­ma, Pre­mio Nobel de la Paz, en la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono deci­dió con­cen­trar nada menos que el 60% de su fuer­za aéreo-naval en el Indo-Pací­fi­co para 2020 y des­de 2018 comen­zó a reti­rar tro­pas de tie­rra de bases que ya no tenían tan­ta impor­tan­cia estra­té­gi­ca según los cam­bios que se esta­ban intro­du­cien­do en el área polí­ti­co-mili­tar del para­dig­ma repre­si­vo en remo­de­la­ción. Muy recien­te­men­te, Esta­dos Uni­dos bara­ja el pla­zo de dos años para ata­car a Chi­na13, cuan­do ante­rior­men­te se habla­ba de seis años. Washing­ton está apre­tan­do la soga alre­de­dor de Chi­na para medir has­ta dón­de lle­ga­ría su deci­sión de lucha o ren­di­ción, siguien­do la mis­ma estra­te­gia de ten­sión cre­cien­te que empleó con­tra Japón antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, has­ta lle­var­le a la gue­rra para des­truir­la como poten­cia com­pe­ti­do­ra. Esta­dos Uni­dos sabía que, en res­pues­ta deses­pe­ra­da, Japón ata­ca­ría Pearl Har­bor y lo pre­pa­ró todo para pre­sen­tar­se como víc­ti­ma14. Mien­tras tan­to y has­ta el pre­sen­te Esta­dos Uni­dos refuer­za la obe­dien­cia de sus Esta­dos súb­di­tos para que no solo le apo­yen en el cam­bio de para­dig­ma repre­si­vo, sino que a la vez le implo­ren mayor dure­za nuclear con­tra Chi­na y Rusia15.

Ante tan­tas ame­na­zas, Rusia ha adver­ti­do muy seria­men­te a la OTAN por sus cre­cien­tes pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y sobre todo mili­ta­res y por las decla­ra­cio­nes de la minis­tra ale­ma­na de Defen­sa sobre la uti­li­za­ción de armas nuclea­res con­tra Rusia16. Al mar­gen de que sean fac­ti­bles esas ame­na­zas que bor­dean el lími­te17 del caos, lo cier­to es que su mera posi­bi­li­dad con­fir­ma la rapi­dez con la que el impe­ria­lis­mo está adap­tan­do su para­dig­ma repre­si­vo, cam­bian­do su doc­tri­na polí­ti­co-mili­tar y cul­tu­ral, mejo­ran­do sus sis­te­mas tec­no­cien­tí­fi­cos y arma­men­tís­ti­cos, pre­ci­san­do sus estra­te­gias para cada área del cho­que glo­bal y crean­do las tác­ti­cas acor­des con todo ello. Lo hace por­que su situa­ción inter­na es cada vez más ines­ta­ble no solo en Esta­dos Uni­dos como lo reco­no­ce su pro­pia bur­gue­sía18 que urge a Biden que incum­pla el grue­so de las pro­me­sas elec­to­ra­les que hizo para mul­ti­pli­car la explo­ta­ción social, recu­pe­rar la eco­no­mía pro­duc­ti­va y el rear­me inten­si­vo para vol­ver así a domi­nar el mundo.

Los sín­to­mas de agra­va­mien­to de la cri­sis son mun­dia­les: ya a fina­les de 2020 una ins­ti­tu­ción ale­ma­na adver­tía de la pro­xi­mi­dad de la mayor cri­sis finan­cie­ra de la his­to­ria capi­ta­lis­ta19, ten­den­cia que se con­fir­ma a fina­les de 202120 entre otras cau­sas por­que el impe­ria­lis­mo per­ma­ne­ce pasi­vo ante el avan­ce de la pan­de­mia21, pudien­do des­en­ca­de­nar­se la «tor­men­ta per­fec­ta»22. Y la his­to­ria del capi­tal mues­tra que la gue­rra impe­ria­lis­ta y el fas­cis­mo son las dos sali­das pre­fe­ri­das por el impe­ria­lis­mo en las situa­cio­nes crí­ti­cas. La ralen­ti­za­ción eco­nó­mi­ca de Chi­na y sus pro­ble­mas de fon­do refuer­zan esta ten­den­cia, pro­ble­mas que le han lle­va­do a medi­das que se ase­me­jan a una «eco­no­mía de gue­rra»23.

Las alar­mas lle­van tiem­po sonan­do en la Unión Euro­pea que muy recien­te­men­te ha toca­do a reba­to: para 2025 tie­ne que exis­tir un efec­ti­vo núcleo de ejér­ci­to euro­peo que defien­da a la Unión Euro­pea en sus fron­te­ras y en los intere­ses exte­rio­res por­que «los euro­peos no siem­pre son cons­cien­tes»24 de los peli­gros que ace­chan a la Unión Euro­pea. Para que sea­mos siem­pre cons­cien­tes de los «peli­gros», la Unión Euro­pea nos alec­cio­na con el mis­mo méto­do que Esta­dos Uni­dos y otras bur­gue­sías emplean para idio­ti­zar a sus cla­ses explo­ta­das alie­nán­do­las como sol­da­des­ca faná­ti­ca que pudie­ra ase­si­nar en masa y dejar­se matar defen­dien­do el fas­cis­mo en Ucra­nia25 y en otras zonas del Este euro­peo. Las pri­me­ras manio­bras mili­ta­res «euro­peas», es decir, vigi­la­das des­de den­tro por Esta­dos Uni­dos, están pro­gra­ma­das para 2023 muy cer­ca de esa espa­da de Damo­cles que es el pla­zo de dos años para una posi­ble gue­rra impe­ria­lis­ta con­tra China.

Ale­ma­nia sabe mucho de esto: antes de que los nazis lle­ga­ran al poder en 1933, la «demo­crá­ti­ca» Repú­bli­ca de Wei­mar empe­zó a reor­ga­ni­zar en secre­to su ejér­ci­to redu­ci­do casi a la nada en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles. Wei­mar no se enfren­tó deci­di­da­men­te al ascen­so nazi, como aho­ra tam­po­co la hace el gobierno ale­mán, abrién­do­le la puer­ta del Reichs­tag sin luchar. La Ges­ta­po apli­có la repre­sión más sal­va­je y el terror difu­so en las fábri­cas para mul­ti­pli­car expo­nen­cial­men­te la pro­duc­ción de armas sobre todo des­de 1943 al ver pró­xi­ma su derro­ta a manos del Ejér­ci­to Rojo, pero aún inclu­so bajo aque­lla escla­vi­za­ción moder­na el pro­le­ta­ria­do se las arre­gló para hacer huel­gas y sabo­tear la pro­duc­ción26. Aho­ra la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta en su con­jun­to empie­za a sen­tir ese mie­do que ate­na­zó al nazi-fas­cis­mo cuan­do su Inte­li­gen­cia les avi­sa­ba de la des­afec­ción de las masas. Inclu­so sec­to­res pro­gres del social-libe­ra­lis­mo no tie­nen más reme­dio que reco­no­cer que ni Esta­dos Uni­dos ni la Unión Euro­pea «son demo­cra­cias reales»27.

  1. https://​www​.fuhem​.es/​2​0​1​8​/​0​9​/​2​3​/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​m​i​c​h​a​e​l​-​t​-​k​l​a​re/
  2. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​0​7​/​0​6​/​e​s​t​a​d​o​-​e​s​p​a​n​o​l​-​u​n​a​-​l​e​y​-​m​a​s​-​q​u​e​-​p​o​l​e​m​i​c​a​-​t​o​d​o​s​-​l​o​s​-​m​a​y​o​r​e​s​-​d​e​-​e​d​a​d​-​p​o​d​r​a​n​-​s​e​r​-​m​o​v​i​l​i​z​a​d​o​s​-​e​n​-​c​a​s​o​-​d​e​-​c​r​i​s​is/
  3. https://​rebe​lion​.org/​e​s​t​a​d​o​-​p​o​l​i​c​i​a​c​o​-​g​l​o​b​al/
  4. https://​rebe​lion​.org/​c​r​i​s​i​s​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​t​a​-​y​-​c​o​n​t​r​o​l​-​s​o​c​i​al/
  5. https://​mpr21​.info/​e​l​-​p​e​n​t​a​g​o​n​o​-​h​a​-​c​r​e​a​d​o​-​l​a​-​m​a​y​o​r​-​f​u​e​r​z​a​-​m​i​l​i​t​a​r​-​e​n​c​u​b​i​e​r​t​a​-​q​u​e​-​h​a​-​c​o​n​o​c​i​d​o​-​e​l​-​m​u​n​do/
  6. https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​021 – 08-02/por-que-estados-unidos-ya-no-gana-las-guerras.html
  7. https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​0​1​2​/​0​6​/​0​5​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​3​3​8​9​1​9​7​1​5​_​8​8​6​4​9​1​.​h​tml
  8. https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​1​7​/​0​3​/​1​0​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​0​2​a​1​edi
  9. https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​2​1​/​1​0​/​2​2​/​p​r​o​l​o​g​o​-​a​-​l​a​-​e​d​i​c​i​o​n​-​d​e​-​2​0​2​1​-​d​e​-​l​e​n​i​n​-​t​x​a​b​i​-​a​r​g​a​la/
  10. https://​katz​.lahai​ne​.org/​d​e​r​r​o​t​a​s​-​d​e​l​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​m​o​-​s​i​n​-​v​i​c​t​o​r​i​a​s​-​p​r​o​g​r​e​s​i​s​t​as/
  11. Faus­tino Coba­rru­bia Gómez: «El oca­so del dólar: ¿la hora de las gue­rras o de los pue­blos?», Pen­sar a Con­tra Corrien­te, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2011, pp. 250 – 277.
  12. https://​www​.cro​ni​ca​po​pu​lar​.es/​2​0​1​7​/​0​2​/​c​o​m​o​-​n​o​s​-​e​n​g​a​n​a​n​-​a​n​t​e​s​-​d​e​-​c​a​d​a​-​g​u​e​r​r​a​-​d​e​c​a​l​o​g​o​-​d​e​-​p​e​d​a​g​o​g​i​a​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​p​r​e​-​b​e​l​i​ca/
  13. https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​1​/​1​1​/​0​8​/​u​s​c​h​-​n​0​8​.​h​tml
  14. James d’Angelo: «El mito de Pearl Har­bor ¿Un cebo para entrar en gue­rra?», Pearl Har­bor, Des­per­ta Ferro, Madrid, nº 48, noviem­bre-diciem­bre 2021, pp. 48 – 52.
  15. https://​insur​gen​te​.org/​e​e​-​u​u​-​r​e​c​i​b​e​-​l​a​-​p​e​t​i​c​i​o​n​-​d​e​-​s​u​s​-​a​l​i​a​d​o​s​-​d​e​-​n​o​-​d​e​s​c​a​r​t​a​r​-​u​n​-​a​t​a​q​u​e​-​n​u​c​l​e​a​r​-​p​r​e​v​e​n​t​i​v​o​-​c​o​n​t​r​a​-​r​u​s​i​a​-​y​-​c​h​i​na/
  16. https://​mun​do​.sput​nik​news​.com/​2​0​2​1​1​0​2​6​/​r​u​s​i​a​-​c​u​e​s​t​i​o​n​a​-​a​-​l​a​-​m​i​n​i​s​t​r​a​-​d​e​-​d​e​f​e​n​s​a​-​d​e​-​a​l​e​m​a​n​i​a​-​q​u​e​-​a​m​e​n​a​z​a​-​c​o​n​-​u​s​a​r​-​a​r​m​a​s​-​n​u​c​l​e​a​r​e​s​-​1​1​1​7​5​1​5​6​0​9​.​h​tml
  17. https://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​3​1​5​7​1​/​l​a​-​o​t​a​n​-​a​-​u​n​-​p​a​s​o​-​d​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​o​n​t​r​a​-​r​u​sia
  18. https://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​3​1​5​3​1​/​E​s​t​a​dos Unidos-se-derrumba-asegura-el-influyente-periodico-the-new-york-times
  19. https://​www​.ele​co​no​mis​ta​.es/​o​p​i​n​i​o​n​-​b​l​o​g​s​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​1​0​8​2​8​1​6​9​/​1​0​/​2​0​/​L​a​-​c​r​i​s​i​s​-​f​i​n​a​n​c​i​e​r​a​-​q​u​e​-​s​e​-​a​v​e​c​i​n​a​.​h​tml
  20. https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​0​/​g​l​o​b​-​n​1​0​.​h​tml
  21. https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​1​/​1​1​/​0​8​/​p​e​r​s​-​n​0​8​.​h​tmlhttps://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​1​/​r​e​s​e​-​n​1​1​.​h​tml
  22. https://​rebe​lion​.org/​e​c​o​n​o​m​i​a​-​m​u​n​d​i​a​l​-​e​l​-​r​i​e​s​g​o​-​d​e​-​u​n​a​-​t​o​r​m​e​n​t​a​-​p​e​r​f​e​c​ta/
  23. https://​mpr21​.info/​e​c​o​n​o​m​i​a​-​d​e​-​g​u​e​r​r​a​-​c​h​i​n​a​-​r​a​c​i​o​n​a​-​e​l​-​s​u​m​i​n​i​s​t​r​o​-​d​e​-​g​a​s​o​il/
  24. https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​021 – 11-10/josep-borrell-europa-esta-en-peligro-y-los-europeos-no-siempre-son-conscientes-de-ello.html
  25. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​3​/​u​c​r​a​n​i​a​-​i​n​t​e​r​e​s​-​p​o​r​-​e​l​e​v​a​r​-​l​a​-​t​e​n​s​i​on/https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​1​1​/​1​4​/​u​c​r​a​n​i​a​-​q​u​e​-​p​r​e​t​e​n​d​e​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​os/
  26. K.H. Roth y Ange­li­na Ebbinghaus: El «otro» movi­mien­to obre­ro y la repre­sión capi­ta­lis­ta en Ale­ma­nia (1880−1973), Tra­fi­can­tes de Sue­ños, Madrid 2011, pp. 234 y ss.
  27. https://​elpais​.com/​i​d​e​a​s​/​2​021 – 11-07/estados-unidos-y-la-ue-no-son-democracias-reales.html

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.