Cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capital


«Des­de la mitad del ter­cer mile­nio en ade­lan­te, épo­ca del rey medio míti­co sume­rio Luga­lan­ne­mun­du, la con­quis­ta, o mejor, las inva­sio­nes por botín con­tra los veci­nos más débi­les for­ma una par­te inhe­ren­te de la polí­ti­ca exte­rior de cada rei­no, den­tro y alre­de­dor de Meso­po­ta­mia […] El pala­cio del rey con­su­mía la mayor par­te del botín, reco­gi­do a base de cam­pa­ñas ins­ti­tu­cio­na­li­za­das anual­men­te, pero sub­sis­tía bási­ca­men­te con inver­sio­nes en la tie­rra labra­da por pri­sio­ne­ros de gue­rra y depor­ta­dos, com­ple­men­ta­das por nue­vas entre­gas de mer­can­cías de las nacio­nes some­ti­das, alia­das, o bien ami­gas, lla­ma­das “tri­bu­to”»1.

«Enor­mes can­ti­da­des de mano de obra se emplea­ban en tra­ba­jos for­za­dos den­tro de la mis­ma pro­vin­cia, y se depor­ta­ban escla­vos y escla­vas como pro­pie­dad de los tem­plos, del pala­cio real o de los altos fun­cio­na­rios. Anual­men­te se reco­gían tri­bu­tos en espe­cie, lo que nos da una ima­gen cla­ra de los pro­duc­tos de Siria y Pales­ti­na. En pri­mer lugar, había que entre­gar pro­duc­tos agra­rios (tri­go, acei­te, espe­cias) y, en segun­do, made­ra del Líbano, meta­les, sobre todo gran­des can­ti­da­des de cobre, pie­dras semi­pre­cio­sas, obje­tos artís­ti­cos y sun­tua­rios y, natu­ral­men­te, armas. Apar­te de esto, se trans­por­ta­ba a Egip­to gana­do en gran­des can­ti­da­des, espe­cial­men­te caba­llos, en cuya cría des­ta­ca­ban las regio­nes peri­fé­ri­cas de Siria y Pales­ti­na. Inclu­so ani­ma­les exó­ti­cos de esos paí­ses, como el oso y el ele­fan­te de Siria sep­ten­trio­nal, y diver­sas cla­ses de plan­tas des­co­no­ci­das en Egip­to, pasa­ron a los jar­di­nes zoo­ló­gi­cos y botá­ni­cos reales para real­zar el pres­ti­gio de los farao­nes y sub­ra­yar las dimen­sio­nes ili­mi­ta­das de su poder»2.

La publi­ca­ción de dos tex­tos3 ha inten­si­fi­ca­do una muy nece­sa­ria refle­xión colec­ti­va sobre los cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capi­tal en res­pues­ta a la agu­di­za­ción extre­ma de las con­tra­dic­cio­nes que le minan y a la recu­pe­ra­ción de las movi­li­za­cio­nes por los bie­nes comu­nes, que pue­de ser la ante­sa­la de la lucha por el comu­nis­mo. Es una cues­tión emi­nen­te­men­te «polí­ti­ca» en el sen­ti­do mar­xis­ta de la pala­bra, es decir, el pro­ble­ma del poder de cla­se y por tan­to el sen­ti­do de la teo­ría y de la pra­xis huma­na. Según el Dic­cio­na­rio, la pala­bra «repri­mir» sig­ni­fi­ca con­te­ner, refre­nar, tem­plar o mode­rar, es decir, un amplio con­jun­to de méto­dos des­ti­na­dos a man­te­ner el orden impe­ran­te. El para­dig­ma repre­si­vo es la tota­li­dad que inte­gra y coor­di­na las doc­tri­nas, sis­te­mas, estra­te­gias y tác­ti­cas nece­sa­rias para, según los casos, con­te­ner, refre­nar, tem­plar o mode­rar las resis­ten­cias y luchas de las y los opri­mi­dos. Si estos méto­dos fallan en su accio­nar espe­cí­fi­co, el para­dig­ma los va endu­re­cien­do has­ta lle­gar al terror, al fas­cis­mo, a la contrarrevolución.

Gene­ral­men­te recu­rri­mos con razón a tér­mi­nos como «gue­rra de quin­ta gene­ra­ción»4, «gue­rra híbri­da», etc., para defi­nir las estra­te­gias impe­ria­lis­tas, en las que jue­gan un papel des­ta­ca­do la mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca de masas, la indus­tria cul­tu­ral, la men­ti­ra sis­te­má­ti­ca y una lar­ga lis­ta de méto­dos que son muy anti­guos, casi tan­to como los pri­me­ros pro­to Esta­dos, los Esta­dos del modo de pro­duc­ción asiá­ti­co o tri­bu­ta­rio tal como hemos vis­to en las dos citas ini­cia­les, por no hablar de Chi­na, Gre­cia y Roma, maes­tras en la mani­pu­la­ción de masas5. Podría decir­se que un cam­bio his­tó­ri­co de para­dig­ma exi­to­so por cier­to para las con­di­cio­nes de su épo­ca, fue el Con­ci­lio de Tren­to (1545−1563) por­que reade­cuó méto­dos psi­co­fí­si­cos, de terror moral como el sacra­men­to de la con­fe­sión, e inno­va­cio­nes edu­ca­ti­vas y pro­pa­gan­dís­ti­cas, etc., del para­dig­ma tar­do feu­dal para derro­tar a la Refor­ma bur­gue­sa con la Con­tra­rre­for­ma, resul­tan­do una con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na­cio­nal6 con nefas­tas secue­las aún hoy, cuan­do la dere­cha espa­ño­la repri­me con mul­tas las uti­li­za­ción del len­gua­je inclu­si­vo7. En este sen­ti­do tam­bién podría decir­se que fue un inten­to de pro­to «inge­nie­ría social», tema al que vol­ve­re­mos luego.

De entre estos méto­dos des­ta­ca­ron des­de muy pron­to la com­pra, soborno o sim­ple asa­la­ri­za­ción de la «cas­ta inte­lec­tual» para legi­ti­mar al poder, algo nor­ma­li­za­do, como la CIA ter­mi­na reco­no­cién­do­lo impli­can­do a inte­lec­tua­les tan famo­sos como Fou­cault, Brau­del, Levi-Strauss y otros8. A muchas de estas per­so­nas o a todas pode­mos inte­grar­las en el rebuz­nan­te reba­ño pese­bre­ro de los «¿ilus­tres? recom­pen­sa­dos ($)» según la feliz expre­sión de N. Man­za­na­res Blan­co9. Pero estas y otras tác­ti­cas se imple­men­tan des­de y para estra­te­gias, sis­te­mas y doc­tri­nas que las englo­ban y diri­gen, que a su vez per­te­ne­cen a un para­dig­ma repre­si­vo supe­rior, y es aquí, en este nivel deci­so­rio, don­de radi­ca el pro­ble­ma que debe­mos resol­ver por­que, en efec­to, la efec­ti­vi­dad de toda «gue­rra cul­tu­ral» depen­de de la efec­ti­vi­dad supe­rior del para­dig­ma repre­si­vo que la orien­ta. La «gue­rra fría cul­tu­ral»10 lan­za­da por el impe­ria­lis­mo a comien­zos de 1950 obtu­vo éxi­tos, des­de lue­go, pero no evi­tó deci­si­vas vic­to­rias revolucionarias.

Des­de la vic­to­ria de la pro­pie­dad pri­va­da sobre la pro­pie­dad colec­ti­va, comu­nal, los suce­si­vos modos de pro­duc­ción basa­dos en esa for­ma de pro­pie­dad han teni­do y tie­nen en esen­cia el mis­mo para­dig­ma repre­si­vo des­ti­na­do a impe­dir por cual­quier medio, fre­cuen­te­men­te san­gui­na­rio en caso extre­mo, que vuel­va a reins­tau­rar­se la pro­pie­dad comu­nal, para ello su mono­po­lio de la vio­len­cia mate­rial y sim­bó­li­ca, de la mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca y de la peda­go­gía del mie­do ha sido una cons­tan­te. El modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción aña­de tres cua­li­da­des nue­vas al para­dig­ma: una, está abso­lu­ta­men­te supe­di­ta­do a la obten­ción de la máxi­ma ganan­cia en el míni­mo tiem­po posi­ble sin repa­rar en los efec­tos nega­ti­vos que ello aca­rrea; dos, ade­más de recu­rrir al terror en situa­cio­nes crí­ti­cas para la bur­gue­sía, sobre todo se sos­tie­ne sobre la sor­da coer­ción del capi­tal, sobre el feti­chis­mo y sobre la alie­na­ción; y tres, que su enemi­go mor­tal es el comunismo.

Por esto, el para­dig­ma repre­si­vo abar­ca la tota­li­dad de medios para alcan­zar un fin, para rea­li­zar un obje­ti­vo que no es otro que rever­tir la acción de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganan­cia. Rever­tir duran­te un tiem­po estas leyes ten­den­cia­les del capi­tal para recu­pe­rar e incre­men­tar la tasa media de ganan­cia, exi­ge ven­cer en la lucha de cla­ses mun­dial, man­te­ner el saqueo impe­ria­lis­ta de los pue­blos, ven­cer la com­pe­ten­cia de otros Esta­dos y expri­mir a bur­gue­sías débi­les, explo­tar la natu­ra­le­za, mono­po­li­zar la tec­no­cien­cia y la indus­tria de la matan­za huma­na, etc. Exi­ge a la vez para impul­sar la cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de capi­ta­les, faci­li­tar la ley de pere­cua­ción de capi­ta­les, redu­cir lo más posi­ble los tiem­pos de rea­li­za­ción de la plus­va­lía, des­tro­zar toda barre­ra a la dic­ta­du­ra finan­cie­ra, mul­ti­pli­car los con­te­ni­dos feti­chis­tas para impo­ner defi­ni­ti­va­men­te la dic­ta­du­ra del dine­ro11, etc.

Sien­do el mis­mo en esen­cia, el para­dig­ma impe­ria­lis­ta cam­bia sus for­mas para aplas­tar las nue­vas fases de lucha de cla­ses según con­tex­tos y coyun­tu­ras, para derro­tar a las poten­cias com­pe­ti­do­ras y para expri­mir a las bur­gue­sías débi­les. El para­dig­ma solo des­apa­re­ce­rá con el capi­ta­lis­mo, mien­tras tan­to, como suce­de aho­ra mis­mo, cam­bia sus doc­tri­nas, sis­te­mas, estra­te­gias y tác­ti­cas corres­pon­dien­tes. Las situa­cio­nes crí­ti­cas que acon­se­jan al capi­tal endu­re­cer el terror inhe­ren­te a su para­dig­ma bási­co son aque­llas en las que está en jue­go su pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa, su Esta­do y su mono­po­lio de la vio­len­cia. Dicho en pala­bras de Marx, cuan­do: «El arma de la crí­ti­ca no pue­de sopor­tar evi­den­te­men­te la crí­ti­ca de las armas; la fuer­za mate­rial debe ser supe­ra­da por la fuer­za mate­rial; pero tam­bién la teo­ría lle­ga a ser fuer­za mate­rial ape­nas se ense­ño­rea de las masas…»12, cuan­do se lle­ga a este momen­to se acti­va el terror burgués.

  1. A. Oppenheim: «Comen­ta­rio», Esta­do y cla­ses en las socie­da­des anti­guas, Akal, Madrid 1982, p. 46.
  2. AA.VV.: Los impe­rios del anti­guo orien­te II, Siglo XXI, Madrid 1992, p. 158.
  3. https://​paki​toa​rria​ran​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​d​e​n​a​-​d​e​n​o​n​a​-​d​a​-​o​m​n​i​a​-​s​u​n​t​-​c​o​m​m​u​n​i​a​-​t​o​d​o​-​e​s​-​c​o​mun y https://​libe​ra​cion​.cl/​2​0​2​1​/​1​1​/​0​2​/​s​o​b​r​e​-​e​l​-​c​o​n​t​e​x​t​o​-​m​u​n​d​i​a​l​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​te/
  4. https://​latin​ta​.com​.ar/​2​0​1​8​/​0​9​/​g​u​e​r​r​a​-​q​u​i​n​t​a​-​g​e​n​e​r​a​c​ion
  5. Eula­lio Ferrer Rodrí­guez: De la lucha de cla­ses a la lucha de fra­ses, Tau­rus, Méxi­co 1995, pp. 26 – 56.
  6. Neil Faulk­ner: De los nean­der­ta­les a los neo­li­be­ra­les, Pasa­do & Pre­sen­te, Bar­ce­lo­na 2013, p. 153.
  7. https://​www​.eldia​rio​.es/​m​u​r​c​i​a​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​p​p​-​v​o​x​-​s​a​c​a​n​-​a​d​e​l​a​n​t​e​-​m​o​c​i​o​n​-​s​a​n​c​i​o​n​a​r​-​l​e​n​g​u​a​j​e​-​i​n​c​l​u​s​i​v​o​-​a​d​m​i​n​i​s​t​r​a​c​i​o​n​-​m​u​r​c​i​a​n​a​_​1​_​8​4​7​6​3​7​5​.​h​tml
  8. https://www.lahaine.org/mundo.php/braudel-foucault-levi-strauss‑y
  9. https://​kao​sen​la​red​.net/​c​u​b​a​-​i​l​u​s​t​r​e​s​-​r​e​c​o​m​p​e​n​s​a​d​os/
  10. Josep Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasa­do & Pre­sen­te, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 125 – 133.
  11. https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​4​/​0​4​/​1​4​/​d​i​n​e​r​o​-​a​l​i​e​n​a​c​i​o​n​-​y​-​l​i​b​e​r​a​c​i​on/
  12. https://www.marxists.org/espanol/m‑e/1844/intro-hegel.htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.