Sue­cia. A horas de asu­mir, renun­ció la pri­me­ra minis­tra Mag­da­le­na Andersson

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2021. 

Menos de ocho horas des­pués de su elec­ción en el Par­la­men­to, la nue­va pri­me­ra minis­tra sue­ca, Mag­da­le­na Anders­son, renun­ció este miér­co­les tras el fra­ca­so de su pre­su­pues­to y la reti­ra­da de sus alia­dos eco­lo­gis­tas del gobierno.

«Hay una prác­ti­ca cons­ti­tu­cio­nal según la cual un gobierno de coa­li­ción dimi­te cuan­do un par­ti­do se va. No quie­ro diri­gir un gobierno cuya legi­ti­mi­dad está en entre­di­cho», indi­có la diri­gen­te social­de­mó­cra­ta, tras aña­dir que espe­ra­ba ser reelec­ta en una pró­xi­ma votación.

La pri­me­ra mujer al frente

Anders­son se había con­ver­ti­do en la pri­me­ra mujer ele­gi­da para el car­go de pre­mier en Sue­cia, tras lograr un acuer­do de últi­ma hora el mar­tes con el Par­ti­do de Izquier­da para subir las pen­sio­nes a cam­bio de su apo­yo en la vota­ción del miércoles.

Lo cier­to es que la fla­man­te pri­me­ra minis­tra no logró lle­gar a un acuer­do con el Par­ti­do Cen­tris­ta don­de su líder, Annie Lööf, ya había anun­cia­do que no apo­ya­ría los pre­su­pues­tos del Gobierno como «con­se­cuen­cia» de la nego­cia­ción con la Izquier­da Socialista.

Anders­son había fija­do tres prio­ri­da­des de su admi­nis­tra­ción: reto­mar el con­trol demo­crá­ti­co de escue­las, salud y cui­da­do de mayo­res; ale­jar el sec­tor del bien­es­tar de la pri­va­ti­za­ción; y ter­mi­nar con la segre­ga­ción, los tiro­teos y las explo­sio­nes que impac­tan al país hace años, a menu­do debi­do a las riva­li­da­des entre ban­das o gru­pos de narcotraficantes.

En 2020, 47 per­so­nas murie­ron en 366 tiro­teos en este país y hubo 107 explo­sio­nes, según las esta­dís­ti­cas oficiales.

Anders­son, de 54 años, era has­ta aho­ra minis­tra de Finan­zas del gobierno del pri­mer minis­tro salien­te Ste­fan Löf­ven, que renun­ció en noviem­bre tras sie­te años en el car­go. Al ser una de las figu­ras con mejor ima­gen en el gobierno, reci­bió 117 votos a favor, 174 en con­tra y 57 abs­ten­cio­nes, con lo que cum­plió la con­di­ción esta­ble­ci­da en el sis­te­ma sue­co para ser ele­gi­do pri­mer minis­tro: no tener la mayo­ría de la Cáma­ra en con­tra, fija­da en 175 esca­ños. En el sis­te­ma sue­co, el can­di­da­to a pri­mer minis­tro no nece­si­ta una mayo­ría a favor, sino evi­tar una mayo­ría en su con­tra entre los 349 diputados.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *