Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La con­ti­nen­ta­li­dad de Tupac Ama­ru II

Por Ricar­do Jimé­nez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2021.

El 4 de noviem­bre se han cele­bra­do 241 años de la rebe­lión de Tupac Ama­ru II. Mucho y muy bien se ha escri­to sobre la oca­sión. Sin embar­go, resul­ta nece­sa­rio enfa­ti­zar su dimen­sión con­ti­nen­tal, pri­me­ro por­que es com­po­nen­te fun­da­men­tal de su lucha y, segun­do, por­que es uno de los más olvi­da­dos, al pun­to inclu­so de caer en el gra­ve error, por des­co­no­ci­mien­to o lige­re­za, de que­rer hacer de él un sím­bo­lo cho­vi­nis­ta, de fal­so patrio­te­ris­mo “peruano”. Más impor­tan­te aún, cuan­do en los mis­mos días de cele­bra­ción del levan­ta­mien­to tupa­ca­ma­ris­ta, sec­to­res “pro­gre­sis­tas” en el gobierno peruano, coin­ci­den con el fuji­mo­ris­mo y los san­gui­na­rios Duque de Colom­bia y Piñe­ra de Chi­le para, siguien­do ver­gon­zan­tes dic­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos, ata­car al pue­blo san­di­nis­ta de Nica­ra­gua en la OEA, al mis­mo tiem­po que guar­dan silen­cio cóm­pli­ce del gobierno dere­chis­ta de Para­guay que ase­si­na y des­apa­re­ce a niñas.

Com­bi­nan­do su ascen­dien­te de “cura­ca” de tres pue­blos, con sus fue­ros de “noble” inca en la estruc­tu­ra espa­ño­la – alre­de­dor de dos mil cura­cas y cura­que­zas, a los/​as que el sis­te­ma colo­nial espa­ñol reco­no­cía con pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos, a fin de que sos­tu­vie­ran la domi­na­ción -, José Gabriel Con­dor­can­qui – que asu­mió el nom­bre del últi­mo inca resis­ten­te en Vil­ca­bam­ba, ase­si­na­do 200 años antes, Feli­pe Tupac Ama­ru I – desa­rro­lló, apro­ve­chan­do su labor comer­cial en toda la región con­ti­nen­tal, una tra­ma de arti­cu­la­cio­nes cons­pi­ra­ti­vas, tan­to con los diver­sos líde­res indí­ge­nas de otras zonas como con sec­to­res mes­ti­zos y crio­llos des­con­ten­tos. Reco­gía así, y daba con­ti­nui­dad, al acu­mu­la­do de al menos, más de 500 rebe­lio­nes diver­sas de las que se tie­ne regis­tro, con­tra el domi­nio espa­ñol en toda Amé­ri­ca y el Cari­be, el por­tu­gués en Bra­sil, el fran­cés en Hai­tí, el inglés y holan­dés en las Antillas.

CICLO DE LA SERPIENTE

Los cua­dros de la rebe­lión serán pro­por­cio­na­dos por una éli­te indí­ge­na, cura­cas y cura­que­zas, ricos por el comer­cio y la agri­cul­tu­ra, enfren­ta­dos a la domi­na­ción y saqueo de Espa­ña, vía la dés­po­ta y cruel admi­nis­tra­ción lime­ña. Acom­pa­ña­da de una más amplia capa de indí­ge­nas y mes­ti­zos, for­ma­dos polí­ti­ca­men­te en las can­ti­nas de los tam­bos comer­cia­les y mine­ros, ver­da­de­ras escue­las de cua­dros, don­de con­ver­gían los des­con­ten­tos con­ti­nen­ta­les, así como los insu­mos ideo­ló­gi­cos del pen­sa­mien­to ances­tral y las nue­vas doc­tri­nas revo­lu­cio­na­rias emer­gen­tes. En el Alto Perú, actual Boli­via, Julián Apa­za, ayma­ra, cam­bia su ape­lli­do al de Kata­ri y su nom­bre al de Tupac, como el líder que­chua peruano Tupac Ama­ru, al que reco­no­ce como Rey. Nace, así como Tupac Kata­ri, el ayma­ra que, a dife­ren­cia de Tupac Ama­ru, no poseía nin­gún lina­je de cura­ca, pero fue nom­bra­do virrey y capi­tán en el Alto Perú del movi­mien­to. Nacien­do tam­bién la alian­za que­chua ayma­ra, el núcleo estra­té­gi­co de la con­fe­de­ra­ción plu­ri­ét­ni­ca de la insu­rrec­ción. No menos de cin­cuen­ta mil com­ba­tien­tes, hom­bres y muje­res, una cen­te­na de bata­llas, en 1500 kiló­me­tros, a lo lar­go de dos años. Que­chuas, Ayma­ras, Tobas, Chan­cas, Mata­cos, Moco­víes, Pam­pas, Chi­ri­gua­nos, mes­ti­zos, negros, mula­tos, crio­llos, y, según algu­nas fuen­tes, has­ta algu­nos euro­peos, alia­dos tác­ti­cos con­tra Espa­ña, el enemi­go común. La tor­men­ta per­fec­ta tupacamarista.

Ama­ru y Kata­ri, sig­ni­fi­can exac­ta­men­te lo mis­mo en que­chua y ayma­ra, res­pec­ti­va­men­te, “la ser­pien­te”, que mor­dién­do­se la cola – meta­fó­ri­ca­men­te – sim­bo­li­za el ciclo infi­ni­to cós­mi­co e his­tó­ri­co. No eran los nom­bres de naci­mien­to de José Gabriel Con­dor­can­qui y Julián Apa­za, los dos prin­ci­pa­les Tupacs (seño­res, gran­des líde­res, “res­plan­de­cien­tes”) que coman­da­ron la más fuer­te y amplía rebe­lión anti­co­lo­nial en Nues­tra Amé­ri­ca. Por­que Ama­ru y Kata­ri son expre­sio­nes de un solo y mis­mo lide­raz­go telú­ri­co y espi­ri­tual panan­dino, guian­do la lucha, una y otra vez, has­ta la vic­to­ria. Más que una per­so­na, se tra­ta de una fun­ción, un pue­blo, un movi­mien­to del uni­ver­so. Derro­ta­do el Kata­ri, al igual que el Ama­ru, por una mez­cla de erro­res, aza­res y trai­ción, ten­drá simi­lar tor­men­to final. “Vol­ve­ré y seré millo­nes”, pro­fe­ti­zó Tupac Kata­ri a sus ver­du­gos. Y no es solo una fra­se retó­ri­ca, sino una ver­dad mate­rial, obser­va­ble en la actual Boli­via, su tea­tro de ope­ra­cio­nes duran­te la insu­rrec­ción, en las per­ma­nen­tes resis­ten­cias de los siglos XIX y XX, el pri­mer gobierno indí­ge­na y la derro­ta de los gol­pis­tas anti popu­la­res y racis­tas, en el siglo XXI. En muchas oca­sio­nes, se atri­bu­ye su fra­se pro­fé­ti­ca al Con­dor­can­qui Tupac Ama­ru peruano, pero esto más que una impre­ci­sión aca­so sea en reali­dad la sabi­du­ría popu­lar que intu­ye que el Ama­ru y el Kata­ri son uno y el mis­mo, liber­ta­rio y permanente.

TUPAC AMARU EN AMÉRICA

En la actual Argen­ti­na, se com­ba­tió en Jujuy, bajo el man­do rebel­de del mes­ti­zo José Qui­ro­ga, el indí­ge­na Anto­nio Uma­ca­ta, el crio­llo Gre­go­rio Juá­rez. Tam­bién en Sal­ta, y en Rio­ja. Has­ta la mis­ma Cór­do­ba y Bue­nos Aires lle­gó a los indí­ge­nas “el mal ejem­plo de sus seme­jan­tes de la infa­me voz: ya tene­mos Rey-Inca”, como infor­mó Fray Pedro de Parras al Virrey Vér­tiz en 1781. Inclu­so a las mis­mas mili­cias rea­lis­tas crio­llas: “La capi­tal de Bue­nos Aires y sus cos­tas de nor­te a sur… no tie­ne otro recur­so para su defen­sa que este cuer­po de mili­cias dis­gus­ta­das y vaci­lan­te su obe­dien­cia por imi­tar a las gen­tes del Perú”, como infor­ma­ba, ese mis­mo año, el Virrey Juan de Vér­tiz en Car­ta al Minis­tro de Indias. El crio­llo Miguel Tovar y Ugar­te, en el actual Ecua­dor, es sor­pren­di­do cons­pi­ran­do, a tra­vés del envío de car­tas en las sue­las de los zapa­tos a Tupac Ama­ru, y con­de­na­do a pri­sión don­de murió. En la actual Colom­bia, diri­gen la gue­rra de los comu­ne­ros de Nue­va Gra­na­da los mes­ti­zos José Anto­nio Galán, quien, siguien­do el ejem­plo de Tupac Ama­ru, pro­cla­mó la liber­tad de los escla­vos en las minas de Mal­pa­so, Toli­ma. Manue­la Bel­trán, quien, ante la muche­dum­bre en Villa del Soco­rro, cuna de la insu­rrec­ción, rom­pió el edic­to espa­ñol que impo­nía el impues­to, cau­sa del levan­ta­mien­to. Y los caci­ques Ambro­sio Pis­co y Zape Zipa, quie­nes pro­cla­man a Tupac Ama­ru “Inca de Amé­ri­ca”. En los lla­nos de Casa­na­re, actual Vene­zue­la, se levan­ta en armas el crio­llo Javier de Men­do­za, decla­ra­do “capi­tán gene­ral de los lla­nos” al man­do de 3000 indí­ge­nas, a quie­nes hace jurar a Tupac Ama­ru como “rey de Amé­ri­ca”. Lo secun­dan los tam­bién crio­llos, her­ma­nos Euge­nio y Gre­go­rio Bohór­quez. Antes de ser derro­ta­da, la rebe­lión lle­ga has­ta Lagu­niI­las, don­de los/​as alzados/​as toma­ron el pue­blo dan­do gri­tos de “¡Viva el Rey del Cuz­co!” y Méri­da, ocu­pa­da bajo el man­do de los crio­llos Vicen­te de Agui­lar y Juan Gar­cía. En las capi­ta­les colo­nia­les de todo el con­ti­nen­te apa­re­cie­ron pas­qui­nes (pan­fle­tos y afi­ches) y mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras apo­yan­do la revo­lu­ción tupa­ca­ma­ris­ta. En Ita­lia, el jesui­ta y pre­cur­sor peruano de la revo­lu­ción inde­pen­den­tis­ta, Juan Pablo Vis­car­do y Guz­mán, expul­sa­do jun­to a su orden por las auto­ri­da­des espa­ño­las en 1767, rea­li­za ges­tio­nes infruc­tuo­sas ante el cón­sul inglés para con­se­guir del gobierno bri­tá­ni­co ayu­da a los rebel­des. Fran­cis­co Miran­da, futu­ro pre­cur­sor de la defi­ni­ti­va lucha de inde­pen­den­cia anti­co­lo­nial, reco­no­ce, en car­ta de 1792, que el levan­ta­mien­to tupa­ca­ma­ris­ta, sien­do él ofi­cial del ejér­ci­to espa­ñol en Euro­pa, fue ante­ce­den­te pre­li­mi­nar de su pro­pia con­cep­ción revolucionaria.

Tupac Ama­ru lle­gó a decla­rar la total inde­pen­den­cia, con un cla­ro pro­yec­to con­ti­nen­tal. Así lo tes­ti­mo­nia su “ban­do de pro­cla­ma­ción”, que comen­za­ba: “Don José I, por la gra­cia de Dios, Inca, Rey del Perú, San­ta­fé, Qui­to, Chi­le, Bue­nos Aires y con­ti­nen­te, de los mares del sur, Duque de la Super­la­ti­va, señor de los Césa­res y Ama­zo­nas, con domi­nio en el gran Pai­ti­tí… que los Reyes de Cas­ti­lla me han teni­do usur­pa­da la coro­na y domi­nio de mis gen­tes, cer­ca de tres siglos…” (Ban­do de Pro­cla­ma­ción. 1781). Por lo que es con­si­de­ra­do el “pri­mer gri­to de inde­pen­den­cia” y así se lo reco­no­cie­ron los más nota­bles líderes/​as patrio­tas, como Manue­la Sáenz, Jua­na Azur­duy, Fran­cis­co Miran­da y Simón Bolí­var. Estu­dios fran­ce­ses de la revo­lu­ción hai­tia­na, que decla­ró la pri­me­ra inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na y el pri­mer esta­do moderno que abo­lió la escla­vi­tud en 1804, seña­lan que los com­ba­tien­tes de Jean-Jac­ques Des­sa­li­nes, líder de la revo­lu­ción, se hacían lla­mar “incas” por influen­cia de la rebe­lión de Tupac Ama­ru II (“Mito y Uto­pía”. Héc­tor Béjar. 2012), que había abo­li­do – el pri­me­ro de todos en hacer­lo – la escla­vi­tud. Al zar­par la expe­di­ción liber­ta­do­ra del Perú des­de Chi­le, en 1820, en sen­dos “Mani­fies­to” y “Pro­cla­ma” a los perua­nos, escri­tos por José de San Mar­tín con el chi­leno Ber­nar­do O’Higgins, lla­man a “los hijos de Man­co Capac… a sellar la fra­ter­ni­dad ame­ri­ca­na sobre la tum­ba de Tupac Ama­ru”. Los docu­men­tos son escri­tos en “dos len­guas”, la ver­sión que­chua empe­za­ba así: “Lla­pa­man­ta acclas­ca José de San Mar­tín sutiyocc”.

EL ÚLTIMO AMARU

Casi cua­tro déca­das des­pués de la gran rebe­lión, el esta­do revo­lu­cio­na­rio inde­pen­den­tis­ta del Río de la Pla­ta (actual Argen­ti­na) le otor­ga a Juan Bau­tis­ta Tupac Ama­ru, her­mano menor y últi­mo sobre­vi­vien­te de la gran insu­rrec­ción liber­ta­ria, una pen­sión como vete­rano com­ba­tien­te inde­pen­den­tis­ta. Reci­bió tam­bién el encar­go de publi­car sus memo­rias. Antes, el Con­gre­so Revo­lu­cio­na­rio de Tucu­mán, en 1816, que decla­ra la inde­pen­den­cia en espa­ñol y que­chua, pro­po­ne el pro­yec­to de “Inca­na­to uni­do de Suda­mé­ri­ca”. Aun­que Juan Bau­tis­ta esta­ba en las cár­ce­les espa­ño­las en Áfri­ca has­ta 1822 – como lo regis­tra en sus memo­rias -, se ha exten­di­do la idea de que los/​as impul­so­res de la pro­pues­ta pen­sa­ban en él para la regen­cia de esa monar­quía cons­ti­tu­cio­nal inde­pen­den­tis­ta de 1816 (“Juan Bau­tis­ta de Amé­ri­ca: el rey inca de Manuel Bel­grano”. Eduar­do Aste­sano. 1979).
Des­de Argen­ti­na, en 1825, con 86 años de edad, el últi­mo de los Ama­rus rebel­des escri­bió a Simón Bolí­var. Sus pala­bras en ese docu­men­to, que repre­sen­ta un excep­cio­nal teso­ro his­tó­ri­co, plan­tean la inape­la­ble coin­ci­den­cia y con­ti­nui­dad fun­da­men­tal del pro­yec­to tupa­ca­ma­ris­ta y boli­va­riano, irre­nun­cia­ble­men­te con­ti­nen­tal: “Si ha sido un deber de los ami­gos de la Patria de los Incas… feli­ci­tar al Héroe de Colom­bia y Liber­ta­dor de los vas­tos paí­ses de la Amé­ri­ca del Sur, a mí me obli­ga un doble moti­vo a mani­fes­tar mi cora­zón lleno del más alto júbi­lo… a ella pro­pen­dió don José Gabriel Tupa­ma­ro, mi tierno y vene­ra­do her­mano, már­tir del Impe­rio peruano, cuya san­gre fue el rie­go que había pre­pa­ra­do aque­lla tie­rra para fruc­ti­fi­car los mejo­res fru­tos que el Gran Bolí­var había de reco­ger con su mano vale­ro­sa y lle­na de la mayor gene­ro­si­dad… mis des­gra­cias y tra­ba­jos incal­cu­la­bles, que ten­dría en nada, si antes de cerrar mis ojos vie­ra a mi Liber­ta­dor, y con este con­sue­lo baja­ra al sepul­cro”. (En: “La rebe­lión de Tupac Ama­ru”. Car­los Daniel Val­cár­cel. 1973).

VELASCO

Duran­te el gobierno revo­lu­cio­na­rio del gene­ral Juan Velas­co Alva­ra­do, la recu­pe­ra­ción de la memo­ria del Ama­ru como insu­mo ideo­ló­gi­co e iden­ti­ta­rio fun­da­men­tal es una polí­ti­ca públi­ca. Con­se­cuen­te, Velas­co desa­rro­lló una vigo­ro­sa polí­ti­ca anti impe­ria­lis­ta y de unión con­ti­nen­tal, abrió rela­cio­nes con Cuba revo­lu­cio­na­ria, rom­pien­do los inso­be­ra­nos man­da­tos nor­te­ame­ri­ca­nos; fue ami­go per­so­nal del pre­si­den­te y már­tir revo­lu­cio­na­rio de Chi­le, Sal­va­dor Allen­de; e influ­yó en la for­ma­ción y com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio del enton­ces joven ofi­cial vene­zo­lano, Hugo Chá­vez. Círcu­los de la memo­ria per­ma­nen­te que se cie­rran y sig­nos del des­tino que ha de rea­li­zar­se. En este año del bicen­te­na­rio de la inde­pen­den­cia del Perú, el Ama­ru Kata­ri y los/​as Libertadores/​as, siguen cabal­gan­do, con­tra todo y con­tra todos, cada vez más fuer­te y cada vez más cer­ca, del presente.

Fuen­te: El Puka

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *