Pales­ti­na. Los pales­ti­nos ven pasar otro año sin cambios

Resu­men Medio Orien­te, 24 de noviem­bre de 2021-.

Sin ape­nas cam­bios trans­cu­rrió la vida para los pales­ti­nos en 2021, un año mar­ca­do por las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas deri­va­das de la Covid-19, la ocu­pa­ción israe­lí y los con­tac­tos falli­dos para poner fin a las dife­ren­cias internas.

Duran­te otro año más los habi­tan­tes de la fran­ja de Gaza y Cis­jor­da­nia obser­va­ron cómo sus tie­rras son roba­das a pasos ace­le­ra­dos para ampliar los asen­ta­mien­tos ile­ga­les israe­líes ante la mira­da des­pla­cien­te de la comu­ni­dad internacional.

Sepa­ra­dos geo­grá­fi­ca­men­te, los pales­ti­nos tam­bién sufrie­ron por la frac­tu­ra polí­ti­ca entre el Movi­mien­to de Resis­ten­cia Pales­ti­na (Hamas) y el guber­na­men­tal Fatah.

Pese a los con­tac­tos entre ambas par­tes, por media­ción de Egip­to, no se logró la ansia­da uni­dad, un pun­to pen­dien­te que recla­ma la socie­dad palestina.

Tam­po­co ayu­dó la sus­pen­sión de las elec­cio­nes gene­ra­les pre­vis­tas para abril últi­mo, un pro­ce­so cla­ve a fin de cerrar heri­das y reno­var a las auto­ri­da­des tras 15 años sin comicios.

El pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na (ANP), Mah­moud Abbas, jus­ti­fi­có su deci­sión por la nega­ti­va de «Israel» a per­mi­tir votar a los habi­tan­tes de Jeru­sa­lén Oriental.

Gra­ve cri­sis financiera

La pan­de­mia de la Covid-19, los recor­tes de las dona­cio­nes inter­na­cio­na­les y la deci­sión de «Israel» de rete­ner impues­tos que cobra en nom­bre de la ANP pro­fun­di­za­ron en este año la gra­ve cri­sis finan­cie­ra que sufre el Gobierno palestino.

Según el minis­tro de Finan­zas Shu­kri Bisha­ra, el défi­cit para 2021 será de 1,7 mil millo­nes de dóla­res, un 4,4 por cien­to más que en el pasa­do año.

Aun­que cre­cen las voces para impul­sar cam­bios eco­nó­mi­cos, cual­quier refor­ma debe reci­bir el vis­to bueno de Tel Aviv por­que no solo con­tro­la las impor­ta­cio­nes y expor­ta­cio­nes de la ANP, la mone­da y otros fac­to­res cla­ve sino tam­bién la vida en Cis­jor­da­nia y la fran­ja de Gaza.

En medio de este pano­ra­ma, el ejér­ci­to de ocu­pa­ción israe­lí lan­za­ron una ofen­si­va en mayo con­tra el blo­quea­do encla­ve cos­te­ro, don­de viven dos millo­nes de personas.

De acuer­do con datos ofi­cia­les, más de 250 pales­ti­nos murie­ron duran­te los bom­bar­deos, que des­tru­ye­ron unas mil 500 vivien­das y daña­ron de for­ma irre­pa­ra­ble una cifra similar.

El Ban­co Mun­dial cifró en 570 millo­nes de dóla­res las pér­di­das eco­nó­mi­cas de esas incursiones.

Tras el cam­bio del gobierno israelí

Un mes des­pués los pales­ti­nos res­pi­ra­ron tras el cam­bio de admi­nis­tra­ción en Tel Aviv, lue­go de 12 años de gobierno inin­te­rrum­pi­do del ultra­de­re­chis­ta Ben­ja­mín Netan­yahu, cono­ci­do por su opo­si­ción a dia­lo­gar con la ANP.

La lle­ga­da al poder de pri­mer minis­tro Naf­ta­li Ben­nett tra­jo un rayo de espe­ran­za para reavi­var las nego­cia­cio­nes de paz.

Más allá de su posi­ción polí­ti­ca, muy cer­ca­na a Netan­yahu, Ben­nett reem­pla­zó a su rival res­pal­da­do por una vario­pin­ta coa­li­ción, que inclu­yó a una for­ma­ción de izquier­da (Meretz) y otra ára­be (Raam), ante lo cual se espe­cu­ló en la posi­bi­li­dad de enta­blar algún acer­ca­mien­to con los palestinos.

Pero la máxi­ma figu­ra de Yami­na, una agru­pa­ción pró­xi­ma a los colo­nos, des­car­tó de inme­dia­to cual­quier diá­lo­go, reu­nir­se con el lide­raz­go de la ANP, dete­ner la colo­ni­za­ción o apo­yar la crea­ción de un futu­ro Esta­do para ese pueblo.

Espo­lea­do por los colo­nos y la dere­cha ultra­na­cio­na­lis­ta, el jefe de Gobierno israe­lí man­tu­vo los pla­nes expan­sio­nis­tas de sus ante­ce­so­res en el car­go, pero de mane­ra menos pública.

En ese sen­ti­do, en octu­bre la Auto­ri­dad de Tie­rras de «Israel» y el minis­tro de Vivien­da, Zeev Elkin, anun­cia­ron la lici­ta­ción a fin de cons­truir mil 355 nue­vas casas para colo­nos en asen­ta­mien­tos ubi­ca­dos en Cisjordania.

Días des­pués se apro­bó la edi­fi­ca­ción de otras tres mil 144, lo cual levan­tó una ola de crí­ti­cas de la ONU, la Unión Euro­pea, la Liga Ára­be y nume­ro­sos paí­ses, entre ellos Esta­dos Uni­dos, estre­cho alia­do de Tel Aviv.

A ello se suman los pla­nes para eri­gir unas 10 mil uni­da­des habi­ta­cio­na­les en la zona del anti­guo aero­puer­to de Qalan­dia, que los israe­líes lla­man Ata­rot, en Jeru­sa­lén oriental.

Otra obra cla­ve para ais­lar a la zona este de la metró­po­li es la edi­fi­ca­ción de unas tres mil 400 vivien­das en el lla­ma­do corre­dor E1, área de 12 kiló­me­tros cua­dra­dos ubi­ca­da entre Jeru­sa­lén orien­tal y la colo­nia judía de Ma’ale Adumim.

Según datos ofi­cia­les pales­ti­nos, «Israel» edi­fi­có más de 31 mil vivien­das en las 144 colo­nias ubi­ca­das en Cis­jor­da­nia y la zona orien­tal de la urbe des­de 2004, y levan­tó otros 139 pues­tos de avan­za­da para futu­ros asentamientos.

En tan­to, el núme­ro de colo­nos cre­ció de 415 mil hace 17 años a 660 mil en 2019, pese al recha­zo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y de las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

Fuen­te: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *