Femi­nis­mos. ¿Por qué se cele­bra el Día Inter­na­cio­nal con­tra la Vio­len­cia de Género?

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2021. 

Cada año aso­cia­cio­nes femi­nis­tas con­vo­can a movi­li­za­cio­nes y acti­vi­da­des de con­cien­cia­ción con el fin de rei­vin­di­car su lucha.

Este 25 de noviem­bre se cele­bra el Día Inter­na­cio­nal con­tra la Vio­len­cia de Géne­ro para denun­ciar y erra­di­car la vio­len­cia que sufren las muje­res en todo el mundo. 

Según la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, los orí­ge­nes de este día se remon­tan a 1981, cuan­do mili­tan­tes y acti­vis­tas en favor de los dere­chos de la mujer lan­za­ban sus pro­tes­tas con­tra la vio­len­cia de géne­ro, para hon­rar a las her­ma­nas Mirabal.

Sin embar­go, no fue has­ta el año 2000 que la ONU ofi­cia­li­zó el 25 de noviem­bre como el Día Inter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mujer. 

¿Qué es el micromachismo?

Los micro­ma­chis­mos ocu­rren todos los días, en el hogar, el tra­ba­jo y la calle. Pasan des­aper­ci­bi­dos y has­ta son con­si­de­ra­dos «nor­ma­les». La reali­dad es que son un tipo de vio­len­cia blan­da hacia las mujeres.

El psi­có­lo­go argen­tino Luis Bonino usó el tér­mino micro­ma­chis­mos en 1990 para defi­nir «aque­llas con­duc­tas mas­cu­li­nas que sobre­po­nen la auto­ri­dad de los hom­bres por enci­ma de la de las mujeres». 

Estos se mani­fies­tan como fra­ses o ges­tos machis­tas que per­pe­túan roles de géne­ro, la hiper­se­xua­li­za­ción de la mujer y la vio­len­cia de baja inten­si­dad con­tra ellas. 

En este sen­ti­do, los machis­mos van en con­so­nan­cia con el patriar­ca­do de nues­tra socie­dad, por ello pasan des­aper­ci­bi­dos. No obs­tan­te, cam­pa­ñas de orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos femi­nis­tas están visi­bi­li­zan­do esta for­ma de vio­len­cia, que gene­ra un daño cons­tan­te a las mujeres.

Ejem­plos de micromachismos

1. «Corres como una niña»

Tie­ne dife­ren­tes varian­tes: «gol­peas como niña» y «llo­ras como niña» son algu­nas. Todas refuer­zan este­reo­ti­pos que cau­san daño a las muje­res al cali­fi­car­las como «débi­les», mien­tras que humi­lla a los hom­bres por expre­sar sus emo­cio­nes o por no ser sufi­cien­te­men­te «mas­cu­li­nos».

2. «Qué afor­tu­na­da, tu mari­do te ayu­da en casa»

El hom­bre y la mujer com­par­ten la res­pon­sa­bi­li­dad de las tareas del hogar. Sin embar­go, la socie­dad patriar­cal con­ti­núa vien­do a las muje­res como las úni­cas encar­ga­das de lim­piar y coci­nar en una rela­ción de pare­ja o en uni­dad familiar.

3. «Qué buen padre» por­que cam­bia los pañales

El cui­da­do de un bebé corres­pon­de a mamá y papá, pero cons­tan­te­men­te fami­lia­res y ami­gos exal­tan que el hom­bre es «un buen padre» si cam­bia los paña­les o le da el bibe­rón, accio­nes que son vis­tas como obli­ga­to­rias para la madre.

4. La «friend zone»

Es un tér­mino que se ha tras­la­da­do des­de Esta­dos Uni­dos hacia otros paí­ses del mun­do. Su pro­pó­si­to es cri­ti­car a una mujer por no que­rer tener una rela­ción con un hom­bre, es decir, lle­var­lo a una supues­ta «friend­zo­ne». 

5. Ele­gir entre ser madre y la carre­ra profesional

Las muje­res son vis­tas como una con­tra­ta­ción «difí­cil» por­que si deci­den tener un bebé la ley les otor­ga dere­chos, lo que es con­si­de­ra­do como «pér­di­da» para la empre­sa. Lo mis­mo ocu­rre con las muje­res que ya tie­nen hijos. Por ello, los car­gos de direc­ción son común­men­te otor­ga­dos a hombres.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *