Cuba. Fidel y su presencia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2021. 

Un ser humano sobre­sa­lien­te que ‘via­jó’ hacia el futu­ro y nos dijo lo que pasa­ría allí para que pudié­ra­mos pre­pa­rar­lo o arre­glar­lo. Una per­so­na insus­ti­tui­ble. Un hom­bre ade­lan­ta­do a su tiem­po. Qué pri­vi­le­gio ser con­tem­po­rá­neos de este gran hom­bre y qué suer­te que el pue­blo cubano lo ten­ga como repre­sen­tan­te de su país. 

Fidel Cas­tro fue el esta­dis­ta lati­no­ame­ri­cano que le dio dig­ni­dad a toda nues­tra región, dejan­do de ser un «patio tra­se­ro» de otro país para ser el sub­con­ti­nen­te reco­no­ci­do como actual­men­te la par­te del pla­ne­ta que no deja de luchar por sus dere­chos y don­de se ve. resistencia.

Ima­gí­ne­se Amé­ri­ca Lati­na sin la Cuba Revo­lu­cio­na­ria, como si fue­ra cual­quie­ra de los otros paí­ses peque­ños que nos rodean. Bas­ta ima­gi­nar la ausen­cia de la Cuba Revo­lu­cio­na­ria para demos­trar la impor­tan­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na en la región. Y el «mal» ejem­plo que repre­sen­ta para el capi­tal. Por eso el impe­rio man­tie­ne el blo­queo, por­que no pue­de per­mi­tir que un país sobe­rano y «el pri­mer terri­to­rio libre de Amé­ri­ca»​crez­ca, alcan­ce nive­les aún más altos de desa­rro­llo humano. Sería /​será el fra­ca­so del capi­ta­lis­mo, la demos­tra­ción com­ple­ta de que otro mun­do es real­men­te posi­ble. Aquí y ahora. 

José Mar­tí, ese otro genio, soña­ba con la inde­pen­den­cia, la auto­no­mía y la sobe­ra­nía de Cuba. Fidel lo cons­tru­yó, hizo reali­dad el sue­ño de Mar­tí y del pue­blo. Es decir, no fue solo una uto­pía y demos­tró que era posi­ble, jun­to al pue­blo cubano. 

Por todo esto tene­mos una enor­me deu­da de gra­ti­tud con Fidel y el pue­blo cubano. Ambos nos demos­tra­ron que sí, ¡si pue­des! ¡La resis­ten­cia y el heroís­mo del pue­blo cubano es impre­sio­nan­te! Nos demues­tran día a día, con los sacri­fi­cios que enfren­tan por pre­sio­nes exter­nas, que su liber­tad no se ven­de, que la patria no se negocia.

Gran par­te de esta resis­ten­cia se debe a las ense­ñan­zas de estos líde­res: Mar­tí y Fidel. Les debe­mos mucho. Pero hoy el recuer­do y el home­na­je son para el Coman­dan­te en Jefe que nos dejó físi­ca­men­te el 25 de noviem­bre para pasar a la his­to­ria. La mis­ma his­to­ria que pre­vió lo absol­ve­ría lue­go de su arres­to en el asal­to al Mon­ca­da. Inten­to de robo que se con­vir­tió en vic­to­ria bajo el dis­fraz del Movi­mien­to 26 de julio. 

La can­ti­dad de pala­bras que ya se han dicho sobre Fidel no es sufi­cien­te para demos­trar la mag­ni­tud de su gran­de­za. Esta­dis­ta que trans­for­mó el mapa mun­dial y la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, es la per­so­na­li­dad del siglo, sobre todo por haber man­te­ni­do la cohe­ren­cia, la humil­dad, la huma­ni­dad y la trans­pa­ren­cia. Tu hones­ti­dad con tus com­pa­trio­tas es un emble­ma de por qué estas per­so­nas te quie­ren tanto. 

Fidel es más que una per­so­na. Es un sen­ti­mien­to. Un sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad, huma­ni­dad, inter­na­cio­na­lis­mo que no se ve en otros luga­res o gobier­nos. La heren­cia que deja no se divi­de, se mul­ti­pli­ca por todos. La his­to­ria lo absol­vió. Y le con­ce­dió la eternidad. 

FIDEL Y SU PRESENCIA # FidelPorSiempre

Un ser humano excep­cio­nal que «via­ja­ría» al futu­ro y nos diría cuán­to gas­ta­ría allí para que nos pre­pa­rá­ra­mos para arre­glar­lo. Una per­so­na insus­ti­tui­ble. Un hom­bre que ha avan­za­do a su tiem­po. ! Qué pri­vi­le­gio ser con­tem­po­rá­neo de este gran hom­bre y cuál es el pri­vi­le­gio del pue­blo de tener­lo cubano como repre­sen­tan­te de su país. !

Fidel Cas­tro fue el esta­dis­ta lati­no­ame­ri­cano que dig­ni­fi­có a toda nues­tra región, que dejó de ser el «patio tra­se­ro» de otro país y se con­vir­tió en un sub­con­ti­nen­te reco­no­ci­do como la par­te del pla­ne­ta que no quie­re luchar por sus dere­chos y don­de ver resistencia. .

Ima­gi­nar Amé­ri­ca Lati­na sin Cuba sería revo­lu­cio­na­rio, como si fue­ra cual­quie­ra de los otros peque­ños paí­ses que nos rodean. Bas­ta ima­gi­nar la ausen­cia de la Cuba revo­lu­cio­na­ria para demos­trar la impor­tan­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na en la región. Y es el ejem­plo «terri­ble» para la capi­tal. Por eso el Impe­rio man­tie­ne el blo­queo, por­que no pue­de per­mi­tir que un país sobe­rano y «el pri­mer terri­to­rio libre de Amé­ri­ca»​crez­ca, que alcan­ce índi­ces aún mayo­res de desa­rro­llo humano. Sería /​sería el fra­ca­so del capi­ta­lis­mo, esta es la demos­tra­ción ple­na de que el otro mun­do es real­men­te posi­ble. Aquí y ahora.

José Mar­tí, este otro genio, sue­ña con la inde­pen­den­cia, auto­no­mía y sobe­ra­nía de Cuba. Fidel la cons­tru­yó, hizo reality y sue­ño de Mar­tí y del pue­blo. En ese caso, no fue solo una uto­pía y demos­tró que era posi­ble, jun­to con el pue­blo cubano.

Por todas par­tes tene­mos un inmen­so dios de la gra­tui­dad con Fidel y el pue­blo cubano. Ambos nos han demos­tra­do que lo es, que es posi­ble. La resis­ten­cia y el heroís­mo del pue­blo cubano son impre­sio­nan­tes. Demos­tra­mos día a día, con los sacri­fi­cios que enfren­tan por pre­sio­nes exter­nas, que su liber­tad no se ven­de, que su Patria no es negociable.

Gran par­te de esta resis­ten­cia se debe a las ense­ñan­zas de estos gran­des hom­bres: Mar­tí y Fidel. Menos debe­mos mucho. Pero hoy, recuer­do y rin­do home­na­je al Coman­dan­te en Jefe que nos dejó físi­ca­men­te el 25 de noviem­bre para entrar en la his­to­ria. La mis­ma his­to­ria que pre­sa­gió su abso­lu­ción tras su deten­ción en el asal­to al Mon­ca­da, aten­ta­do que cul­mi­nó con la vic­to­ria bajo el man­to del Movi­mien­to 26 de Julio.

La can­ti­dad de pala­bras que se dicen sobre Fidel no es sufi­cien­te para demos­trar el tama­ño de su gran­de­za. Esta­dis­ta que trans­for­mó el mapa del mun­do y la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, y la per­so­na­li­dad del secre­tis­mo, sobre todo man­te­nien­do la cohe­ren­cia, la humil­dad, la huma­ni­dad y la trans­pa­ren­cia. Su hones­ti­dad con sus com­pa­trio­tas es un emble­ma de por qué este pue­blo quie­re tanto.

Fidel es más que una per­so­na. Es un sen­ti­mien­to. Un sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad, huma­ni­dad, inter­na­cio­na­lis­mo que no se ve en otros luga­res o gobier­nos. La heren­cia que deja no se divi­de, se mul­ti­pli­ca entre todos. La his­to­ria es abso­lu­ta. Y te recom­pen­sa con la eternidad.

GRACIAS, FIDEL.

Fuen­te: Soli­da­ri­dad con Cuba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *