Argen­ti­na. Biden invi­ta a Alber­to Fer­nán­dez a una cum­bre mun­dial por la «demo­cra­cia» /​Una gran tram­pa para ais­lar a Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua, Chi­na y otros paí­ses estig­ma­ti­za­dos por Washington

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2021.

El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Joe Biden, invi­tó a cer­ca de 110 paí­ses, entre ellos la Argen­ti­na, a una cum­bre vir­tual por la demo­cra­cia en diciem­bre, reu­nión a la que fue­ron con­vo­ca­dos sus prin­ci­pa­les alia­dos occidentales.

La exclu­sión de Chi­na y la invi­ta­ción a Tai­wán ‑que Bei­jing con­si­de­ra como una de sus pro­vin­cias- des­ató la indig­na­ción de Bei­jing, que expre­só su «fir­me opo­si­ción», según un voce­ro de su Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exteriores.

Tai­wán, por su par­te, agra­de­ció a Biden la con­vo­ca­to­ria que, según dijo, per­mi­ti­rá a la isla de gobierno autó­no­mo «com­par­tir su exi­to­sa his­to­ria demo­crá­ti­ca», indi­có la Pre­si­den­cia en un comunicado.

De Amé­ri­ca Lati­na, el man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se invi­tó a Bra­sil, Argen­ti­na, Chi­le, Colom­bia, Ecua­dor, Méxi­co, Para­guay, Perú y Uru­guay y exclu­yó a Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua, Boli­via y El Salvador.

De Medio Orien­te ‑don­de pre­do­mi­nan las monar­quías abso­lu­tas y otros regí­me­nes no democráticos‑, sola­men­te Israel e Irak fue­ron invi­ta­dos a esta reu­nión en línea que se desa­rro­lla­rá el 9 y 10 de diciembre.

Algu­nos alia­dos ára­bes tra­di­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos, como Egip­to, no están invitados.

En Euro­pa, Polo­nia está repre­sen­ta­da, pese a las recu­rren­tes ten­sio­nes con Bru­se­las sobre el res­pe­to al esta­do de dere­cho, aun­que Hun­gría, enca­be­za­da por el polé­mi­co Pri­mer Minis­tro Vik­tor Orban, no figu­ra en la lis­ta del Depar­ta­men­to de Estado.

En cuan­to a Áfri­ca, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Kenia, Sudá­fri­ca, Nige­ria y Níger for­man par­te de los invitados.

Des­de su lle­ga­da a la Casa Blan­ca en enero, la polí­ti­ca extran­je­ra de Biden se cen­tró en el com­ba­te entre las demo­cra­cias y las «auto­cra­cias», des­de su pers­pec­ti­va encar­na­das por Chi­na y Rusia.

En esa línea, la «Cum­bre por la Demo­cra­cia» es una de sus prio­ri­da­des, ade­más de una de sus pro­me­sas de campaña.

Esta cum­bre fue orga­ni­za­da en vis­ta de nume­ro­sos reve­ses que sufrió la demo­cra­cia en los últi­mos meses en paí­ses don­de Esta­dos Uni­dos tenía impor­tan­tes espe­ran­zas, ase­gu­ran los organizadores.

Entre ellos Sudán y Myan­mar (anti­gua Bir­ma­nia), esce­na­rios de gol­pes de Esta­do mili­ta­res; Etio­pía, atra­pa­da en un con­flic­to con ries­go de «implo­sio­nar», según Washing­ton; así como Afga­nis­tán, don­de los tali­ba­nes toma­ron el poder des­pués de que Esta­do Uni­dos salie­ra del país tras 20 años de esfuer­zos de democratización.

El pro­pio Esta­dos Uni­dos se sumó por pri­me­ra vez a la lis­ta de «demo­cra­cias en retro­ce­so», prin­ci­pal­men­te debi­do a una degra­da­ción bajo la era del ex pre­si­den­te Donald Trump, según un repor­te de la orga­ni­za­ción Inter­na­tio­nal IDEA, con sede en Estocolmo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *