Vene­zue­la. Entre­vis­ta con Cami­lla Fabi Saab: «Libe­ren a Alex Saab, un hom­bre bueno que fue víc­ti­ma del bloqueo»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de noviem­bre de 2021.

“Lo expli­ca­ré de una mane­ra colo­quial y sen­ci­lla.. Esta­dos Uni­dos odia al Socia­lis­mo. ¿Por­que? Por­que si el pobre pro­gre­sa lo pue­den explo­tar­los menos. Y el capi­ta­lis­mo, el mode­lo eco­nó­mi­co de los Esta­dos Uni­dos, se basa en la plus­va­lía que no es otra cosa sino cuán­to pue­des explo­tar al tra­ba­ja­dor para que este pro­duz­ca más y cues­te menos ”. Así escri­be el empre­sa­rio Alex Saab en la segun­da car­ta des­de la cár­cel de Cabo Ver­de, envia­da a Radio Colom­bia el 15 de diciem­bre de 2020. La edi­to­rial El Bun­ker ha publi­ca­do sus escri­tos en un libro titu­la­do Car­tas de Alex Saab des­de su secues­tro, con el pró­lo­go de Mario Sil­va y la pre­sen­ta­ción de Pedro Carvajalino.

Saab, ciu­da­dano colom­bo-vene­zo­lano de ori­gen pales­tino-liba­nés, dipló­ma­ti­co extra­di­ta­do a la fuer­za a Esta­dos Uni­dos, expli­ca cómo en un prin­ci­pio con­ti­nuó la tra­di­ción fami­liar y, a los 18 años, era el jefe de una gran empre­sa tex­til y, a la edad de 21, poseía «una de las empre­sas tex­ti­les más gran­des de Colom­bia» y sin ayu­da públi­ca. Lue­go, rela­ta cómo se ganó la con­fian­za del gobierno boli­va­riano por su hones­ti­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo y por ello cho­có con el obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos de que­rer a toda cos­ta lograr un «cam­bio de régi­men en Venezuela».

El volu­men fue pre­sen­ta­do en la Feria Inter­na­cio­nal del Libro de Vene­zue­la (Fil­ven) y el 19 se deba­tió con las dele­ga­cio­nes de más de 60 paí­ses que se encuen­tran en Vene­zue­la, con moti­vo de acom­pa­ñar las mega­elec­cio­nes regio­na­les, que ten­drán lugar este domin­go 21 de noviem­bre. La acti­vi­dad fue pre­si­di­da por Lai­la Tajel­di­ne, Harrys Roger, Pedro Car­va­ja­lino, quie­nes expu­sie­ron sobre este caso sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del dere­cho inter­na­cio­nal, y por la eco­no­mis­ta ita­lia­na Cami­la Fabri de Saab, joven espo­sa de Alex Saab, quien nos con­ce­dió esta entrevista.

¿Quién es Alex Saab y por qué fue depor­ta­do a Esta­dos Unidos?

Alex es un empre­sa­rio que tra­ba­ja para el gobierno boli­va­riano, un envia­do espe­cial del gobierno vene­zo­lano com­pro­me­ti­do con el comer­cio inter­na­cio­nal. Se tra­ta de ali­men­tos, hoga­res, medi­ci­nas, inclu­so gaso­li­na. Alex es un diplo­má­ti­co, cuya inmu­ni­dad ha sido infrin­gi­da en con­tra de la Con­ven­ción de Vie­na. Cuan­do fue secues­tra­do, se diri­gía a Irán en una misión huma­ni­ta­ria. Debe­ría haber impor­ta­do insu­mos con­tra el covid, ali­men­tos, gaso­li­na, mate­rias pri­mas, todo lo que Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos impi­den que Vene­zue­la reci­ba al impo­ner «san­cio­nes». Alex es un hom­bre bueno que siem­pre ha ayu­da­do a todos, si pue­des escu­char­lo te darás cuen­ta por ti mismo.

¿Cómo se pro­du­jo el su arres­to y cómo se ente­ró usted?

El 12 de junio de 2020, el avión en el que via­ja­ba Alex hizo esca­la en Cabo Ver­de para abas­te­cer­se de com­bus­ti­bi­le. El día ante­rior había pedi­do ate­rri­zar en otros paí­ses como Arge­lia y Marrue­cos. Al prin­ci­pio, Arge­lia había per­mi­ti­do el ate­rri­za­je, pero des­pués de las 2 de la madru­ga­da se revir­tió. Cabo Ver­de era enton­ces «casual­men­te» el úni­co país de posi­ble trán­si­to. Y tan pron­to como el avión tocó el sue­lo allí, los poli­cías abor­da­ron para secues­trar a Alex y lo derri­ba­ron por la fuer­za. Le han qui­ta­do las cre­den­cia­les diplo­má­ti­cas fir­ma­das por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, los pasa­por­tes y la vali­gia diplo­ma­ti­ca que jamás debe­ría ser abier­ta por las leyes del mun­do. A las 6 de la tar­de reci­bí una lla­ma­da de él. Me dijo que lla­ma­ra a los abo­ga­dos por­que sus secues­tra­do­res le habían dicho que tenían una orden de Inter­pol, pero no le habían mos­tra­do nada. Des­de enton­ces no he sabi­do nada, has­ta que vi que des­de mi celu­lar, conec­ta­do a una tar­je­ta de cré­di­to, había paga­do la prue­ba Pcr que le habían hecho en el aero­puer­to. En una pri­me­ra car­ta a las auto­ri­da­des de Cabo Ver­de, Alex cuen­ta cómo un ofi­cial que no se iden­ti­fi­có pero que habla­ba un inglés per­fec­to lo obli­gó a bajar del avión citan­do una aler­ta roja de Inter­pol. Una fal­se­dad por­que ‑expli­ca- eran las 8 de la noche en Cabo Ver­de, las 11 de la noche en Lyon, don­de se encuen­tra una ofi­ci­na de Inter­pol. Sabe­mos que la aler­ta roja se emi­tió el 13 de junio, y ade­más lle­gó a nom­bre de otra per­so­na y lue­go fue can­ce­la­da, por lo que obvia­men­te se tra­tó de un secues­tro. El secues­tro de un diplomático.

Des­de enton­ces, Alex ha esta­do ence­rra­do en una cel­da duran­te dos días, sin comer y en la oscu­ri­dad. Mien­tras tan­to, el fun­cio­na­rio que lo arres­tó lo pre­sio­nó para que fir­ma­ra una orden de extra­di­ción volun­ta­ria, a lo que se negó. Lue­go lo lle­va­ron a la cár­cel de la isla de Sal. Allí lo ais­la­ron, le pusie­ron una bol­sa en la cabe­za para asfi­xiar­lo, lue­go lo lle­va­ron a un juez sin siquie­ra per­mi­tir­le un intér­pre­te. De allí lo tras­la­da­ron a la isla de San Vicen­te, sin la asis­ten­cia médi­ca nece­sa­ria para un ope­ra­do de cán­cer de estó­ma­go como es Alex. Duran­te meses se ha vis­to obli­ga­do a dor­mir en el piso. Lue­go lo han lle­va­do de regre­so a la isla de Sal, don­de lo han reci­bi­do las mis­mas per­so­nas que lo habían tor­tu­ra­do los dos pri­me­ros días y ha per­ma­ne­ce allí casi 7 meses. Cabo Ver­de ha per­ma­ne­ci­do sor­do a deci­sio­nes y pro­nun­cia­mien­tos inter­na­cio­na­les como el del Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU o Cedeao, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca de los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal, el blo­que de paí­ses al que tam­bién per­te­ne­ce Cabo Ver­de. Lo han trai­do a casa por car­cel el 25 de enero, casi dos meses des­pués de dic­ta­da la deci­sión y en con­di­cio­nes de con­trol abso­lu­to y ais­la­mien­to total. Su her­ma­na, la úni­ca que pudo visi­tar­lo, dijo que des­de los pri­me­ros meses Alex ha per­di­do casi 20 kilos y que está muy débil.

¿Es cier­to que Alex Saab inten­tó sui­ci­dar­se cuan­do esta­ba pre­so en Cabo Ver­de y que aho­ra esta­ría dis­pues­to a fir­mar una con­fe­sión para evi­tar una con­de­na en Miami?

No es ver­dad. Dije­ron que Alex inten­tó cor­tar­se las venas con un bolí­gra­fo para arre­ba­tár­se­lo y evi­tar que escri­bie­ra. Lo cier­to es que irrum­pie­ron en su cel­da de noche y lo gol­pea­ron y hirie­ron, y le par­tie­ron los dien­tes. Lo con­mo­ve­dor es que ense­gui­da todos los pre­sos, que cono­cie­ron la huma­ni­dad, la gene­ro­si­dad y la esta­tu­ra moral de mi espo­so, le ofre­cie­ron su bolí­gra­fo. E inclu­so aho­ra, tras la extra­di­ción ile­gal a Esta­dos Uni­dos, Alex se man­tie­ne fir­me en sus con­vic­cio­nes, como escri­bió en una car­ta públi­ca diri­gi­da al gobierno boli­va­riano. Aun­que Cabo Ver­de per­ma­ne­ció sor­do a todos los lla­ma­mien­tos huma­ni­ta­rios y ni siquie­ra res­pon­dió a todos los ampa­ros, y de hecho per­mi­tió la extra­di­ción cuan­do estos aún no se habían ago­ta­dos y el pro­ce­di­mien­to pre­vis­to aún esta­ba en cur­so, segui­mos luchan­do por su libe­ra­ción, con­fia­mos en que los car­gos serán retirados.

El exper­to inde­pen­dien­te de la ONU Alfred de Zayas dijo que el caso de Saab es simi­lar al de los Cin­co agen­tes cuba­nos, injus­ta­men­te con­de­na­dos por un tri­bu­nal de Mia­mi don­de se sabe que las sen­ten­cias son de natu­ra­le­za polí­ti­ca. ¿Cono­ce el caso de los Cin­co Cuba­nos y qué espe­ran­zas lega­les hay para Alex?

Sí, conoz­co el caso de los Cin­co héroes Cuba­nos y creo que la com­pa­ra­ción es legí­ti­ma, inclu­so con­si­de­ran­do la cam­pa­ña mediá­ti­ca de men­ti­ras y des­cré­di­to con­tra Alex y nues­tra fami­lia. Uno de los 5 héroes, René, nos apo­yó mucho, leí su twit­ter. Cuba ha uni­do su voz a la de otros paí­ses que, como Rusia, Chi­na y los paí­ses del Alba, con­si­de­ran injus­tas e ile­ga­les las «san­cio­nes» impues­tas por Esta­dos Uni­dos, que se pone en gen­dar­me del mun­do. El 15 de noviem­bre, ante un tri­bu­nal de Geor­gia, nues­tros abo­ga­dos han pre­sen­ta­do un argu­men­to con­tun­den­te, el de la inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca, que fue vio­la­da en el caso de Alex por­que ‑dice Esta­dos Uni­dos- ellos no lo reco­no­cen por­qué no ha pre­sen­ta­do ante sus cre­den­cia­les a ellos. Pero, nin­gún diplo­má­ti­co de nin­gún país es obli­ga­do a pre­sen­tar sus cre­den­cia­les a Esta­dos Uni­dos ante de ejer­cer su fun­ción. Otro ejem­plo del des­equi­li­brio que los EE.UU. quie­ren impo­ner tam­bién en este cam­po. Mien­tras tan­to, la soli­da­ri­dad hacia Alex está cre­cien­do, inclu­so en Ita­lia. Ha habi­do mani­fes­ta­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, Cana­dá, Vene­zue­la. La gen­te empie­za a can­sar­se de la arro­gan­cia de Esta­dos Uni­dos. Las acu­sa­cio­nes con­tra Alex se basan en un por­tal que reci­be dine­ro de la CIA y se toma al pie de la letra, “arman​do​.info.” Aho­ra, 7 de los 8 car­gos han sido reti­ra­dos, el de «cons­pi­ra­ción y lava­do de dine­ro» per­ma­ne­ce en pie, por el hecho de que el dine­ro de Vene­zue­la debe ser nece­sa­ria­men­te el resul­ta­do de la corrup­ción. ¿Pero quién dice eso?

¿Qué es Vene­zue­la para usted y cómo ves el pro­ce­so elec­to­ral del 21 de noviembre?

Mi fami­lia siem­pre se ha con­si­de­ra­do apo­lí­ti­ca, y yo tam­bién cuan­do, des­pués de ter­mi­nar la escue­la secun­da­ria en Ita­lia y matri­cu­lar­me en la facul­tad de eco­no­mía, cono­cí a Alex y me ena­mo­ré de él. Y, al res­pec­to, quie­ro acla­rar que las noti­cias que se difun­die­ron sobre mí son fal­sas. No tra­ba­jé en un alma­cén ni hice des­fi­les de moda, ni fui “esca­la­do­ra social”. Nun­ca me ha fal­ta­do nada en casa. Tan­to es así que, tras nues­tras que­jas, algu­nos pro­gra­mas de tele­vi­sión se vie­ron obli­ga­dos a rec­ti­fi­car. Des­pués, cono­cien­do bien Vene­zue­la y esta gen­te que tan­to ama Alex y por quien arries­ga­ba su vida, me for­mé opi­nio­nes y ya no pude per­ma­ne­cer indi­fe­ren­te. La soli­da­ri­dad del gobierno boli­va­riano, del pre­si­den­te Madu­ro es fuer­te y con­mo­ve­do­ra. Y estoy feliz de ver que el país se recu­pe­ra eco­nó­mi­ca­men­te a pesar del blo­queo de Esta­dos Uni­dos. Un país ale­gre y hos­pi­ta­la­rio, muy ale­ja­do de la idea que exte­rior­men­te se pre­sen­ta en los medios de comu­ni­ca­ción. Alex me con­ta­gió con su gran amor por la revo­lu­ción boli­va­ria­na y hoy sé de qué lado estar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

30 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *