Eco­lo­gía Social. Empre­sas y ban­cos euro­peos par­ti­ci­pan en la des­truc­ción de bos­ques y saba­nas de Brasil

Por ENCO, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de ocu­bre de 2021.

Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos

La Ama­zo­nia y la región del Cerra­do se enfren­tan a una des­truc­ción devas­ta­do­ra debi­do a la expor­ta­ción de car­ne y soja a bajo pre­cio. Un infor­me iné­di­to seña­la la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen empre­sas europeas.

La depen­den­cia de Bra­sil de la expor­ta­ción de mate­rias pri­mas es la cau­sa prin­ci­pal del nivel sin pre­ce­den­tes de defo­res­ta­ción y explo­ta­ción exce­si­va de la natu­ra­le­za en los dos eco­sis­te­mas más ricos de Bra­sil: la Ama­zo­nia y el Cerra­do (la región de saba­na). La Ama­zo­nia es cla­ve para la salud medioam­bien­tal del mun­do ya que influ­ye en el cli­ma debi­do a su papel de recep­to­ra y alma­ce­na­do­ra de car­bono; el Cerra­do, por su par­te, es la saba­na más rica del mun­do. Y gran­des empre­sas y esta­ble­ci­mien­tos finan­cie­ros euro­peos desem­pe­ñan ahí un papel importante.

Más allá de la extre­ma abun­dan­cia de flo­ra y fau­na, de agua y bio­di­ver­si­dad que poseen, las regio­nes de la Ama­zo­nia y del Cerra­do son el hábi­tat de muchas comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les (pobla­cio­nes autóc­to­nas, peque­ños agri­cul­to­res, comuni­da­des reco­lec­to­ras del coco de la pla­me­ra «babass, comu­ni­da­des de afro­des­cen­dien­tes) que des­de hace siglos han per­mi­ti­do que la eco­no­mía local coexis­ta con la per­vi­ven­cia de los recur­sos natu­ra­les. Muchos intere­ses eco­nó­mi­cos ame­na­zan vas­tos terri­to­rios de estos eco­sis­te­mas: el avan­ce de la agro­in­dus­tria basa­da en la gana­de­ría, los gran­des mono­cul­ti­vos de soja, car­ne y made­ra, y las acti­vi­da­des mine­ras y de explo­ta­ción fores­tal vin­cu­la­das a las indus­trias de mate­rias primas.

Incen­dios, con­flic­tos debi­do a la apro­pia­ción de tie­rras, agre­sio­nes a las comu­ni­da­des autóctonas

En 2019 unos incen­dios gene­ra­li­za­dos, la mayo­ría de los cua­les se pro­du­je­ron a con­se­cuen­cia de la prác­ti­ca de abrir zonas de pas­to para el gana­do, devas­ta­ron gran par­te de las sel­vas tro­pi­ca­les ama­zó­ni­cas. La can­ti­dad de focos de incen­dio iden­ti­fi­ca­dos en la región ama­zó­ni­ca en agos­to de 2019 fue la más alta des­de 2010 y el doble de las cifras regis­tra­das en el mis­mo perio­do del año ante­rior. En la región del Cerra­do inmen­sas exten­sio­nes de vege­ta­ción de tie­rras indí­ge­nas se han con­ver­ti­do en zonas de pas­to y de pro­duc­ción agrí­co­la. Se cal­cu­la que la expan­sión de la agro­in­dus­tria ha modi­fi­ca­do apro­xi­ma­da­men­te el 80% de la vege­ta­ción ori­gi­nal del Cerrado.

Figu­ra 1: Lugar de pro­ce­den­cia y paí­ses a los que se des­ti­na la soja que pue­de haber sido la cau­sa de defo­res­ta­cio­nes ile­ga­les. Cálcu­los de las medias anua­les entre 2009 y 2017 (Tra­se, 2020).

Actual­men­te las regio­nes de la Ama­zo­nia y del Cerra­do son terri­to­rios de con­flic­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y medioam­bien­tal, unos con­flic­tos que no se deben solo a la com­pe­ten­cia inter­na entre los sec­to­res eco­nó­mi­cos que explo­tan soja, maíz, car­ne de vacuno, cue­ro, made­ra, caña de azú­car, algo­dón y recur­sos mine­ra­les, sino tam­bién a los con­flic­tos entre las empre­sas agrí­co­las gran­des y media­nas (a las que el gobierno de Jair Bol­so­na­ro apo­ya eco­nó­mi­ca­men­te) y las pobla­cio­nes forestales.

Bajo el gobierno Bol­so­na­ro han segui­do aumen­tan­do las agre­sio­nes, expul­sio­nes y des­pla­za­mien­tos de las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les. La pan­de­mia ha supues­to un nue­vo reto pues­to que los orga­nis­mos del Esta­do encar­ga­dos de vigi­lar que se res­pe­tan los dere­chos tam­bién han esta­do en con­fi­na­mien­to, lo que ha hecho más fácil vio­lar los dere­chos de varias comu­ni­da­des de las regio­nes del Mato Gros­so, del Pará, de la Ron­dô­nia y del Maranhão. Por ejem­plo, el pue­blo indí­ge­na xavan­te, en el Mato Gros­so, ha sufri­do más agre­sio­nes duran­te la pan­de­mia. Ade­más, en agos­to de 2020 tan­to las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas de Bal­sas, en el esta­do del Maranhão, como la comu­ni­dad de Bom Acer­to, sufrie­ron un des­pla­za­mien­to for­za­do (1).

¿Qué papel desem­pe­ñan las empre­sas europeas?

La lucha con­tra la defo­res­ta­ción ile­gal tie­ne por obje­ti­vo las empre­sas impli­ca­das en la cade­na de pro­duc­ción de los pro­duc­tos de base, inclui­das las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y otras empre­sas mul­ti­na­cio­na­les que for­man par­te del pro­ce­so de apro­vi­sio­na­mien­to. Por ejem­plo, en 2016 el Ban­co San­tan­der espa­ñol fue con­de­na­do a una mul­ta de 15 millo­nes de dola­res por haber pro­por­cio­na­do apo­yo finan­cie­ro a unos cul­ti­vos que se habían rea­li­za­do en unas zonas defo­res­ta­das ile­gal­men­te. Gran­des socie­da­des del nego­cio de los cerea­les, entre ellas Car­gill y Bun­ge (Esta­dos Uni­dos), fue­ron con­de­na­das a pagar unas mul­tas que ascen­dían a 29 millo­nes de dóla­res tras una inves­ti­ga­ción del IBAMA (Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño del Medio Ambien­te y de los Recur­sos Natu­ra­les Reno­va­bles) que des­cu­brió que apro­xi­ma­da­men­te 3.000 tone­la­das de cerea­les pro­du­ci­das por cin­co empre­sas se habían cose­cha­do en zonas en las que la agri­cul­tu­ra esta­ba prohibida.

Ade­más del apo­yo finan­cie­ro, empre­sas euro­peas ope­ran direc­ta­men­te en las regio­nes de la Ama­zo­nia y el Cerra­do, y a algu­nas se les acu­sa de vio­lar dere­chos ahí. Se ha acu­sa­do de gene­rar impac­tos nega­ti­vos sobre el terri­to­rio a socie­da­des mine­ras pre­sen­tes en el esta­do de Pará (como la fran­ce­sa Imerys y la norue­ga Norsk Hydro) y a gru­pos del sec­tor de las infra­es­truc­tu­ras (pri­va­das y esta­ta­les) que ges­tio­nan con­ce­sio­nes de trans­por­te y de dis­tri­bu­ción de ener­gía. Según las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, la pre­sen­cia de estas socie­da­des mul­ti­na­cio­na­les ha con­tri­bui­do a aumen­tar la ten­sión sobre el terri­to­rio con­tra los dere­chos de las comu­ni­da­des locales.

Los Paí­ses Bajos y Espa­ña son los prin­ci­pa­les des­ti­nos euro­peos de la soja vin­cu­la­da a la deforestación

De todos los pro­duc­tos de base que pre­sen­tan un ries­go medioam­bien­tal, la soja es el más nego­cia­do en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. En 2016 tres paí­ses de Amé­ri­ca del Sur (Bra­sil, Argen­ti­na y Para­guay) repre­sen­ta­ban el 50% de la pro­duc­ción mun­dial de soja, lo que corres­pon­de a una super­fi­cie de apro­xi­ma­da­men­te 56 millo­nes de hec­tá­reas. Tres cul­ti­vos (soja, caña de azú­car y maíz) ocu­pan el 70% de la super­fi­cie agrí­co­la y repre­sen­tan más del 60% del valor total de la pro­duc­ción agrí­co­la del país. En vein­ti­cin­co años la pro­duc­ción de soja ha aumen­ta­do un 400% en Brasil.

En un prin­ci­pio los cul­ti­vos de soja se plan­ta­ron en las regio­nes del sur del país, que están más adap­ta­das a esta pro­duc­ción. Des­pués de la déca­da de 1970 empre­sas como Syn­gen­ta (Sui­za) y Pio­neer (Esta­dos Uni­dos) invir­tie­ron en semi­llas trans­gé­ni­cas adap­ta­das al eco­sis­te­ma del Cerra­do con el apo­yo del gobierno bra­si­le­ño. Una vez que se logró “domi­nar” las saba­nas, la expan­sión de la agro­in­dus­tria se diri­gió a la región de la Ama­zo­nia des­de la déca­da de 2000.

Según las cifras de la base de datos Tra­se, los Paí­ses Bajos y Espa­ña son los prin­ci­pa­les des­ti­nos euro­peos de la soja vin­cu­la­da a la defo­res­ta­ción, segui­dos de Fran­cia y Ale­ma­nia. Estu­dios recien­tes cal­cu­lan que en los últi­mos años lle­ga­ron al mer­ca­do euro­peo apro­xi­ma­da­men­te dos millo­nes de tone­la­das soja plan­ta­da ile­gal­men­te cada año, de las cua­les 500.000 tone­la­das se pro­du­je­ron en la región de la Ama­zo­nia. Cer­ca de la mitad de las pro­pie­da­des rura­les de la Ama­zo­nia y de las tie­rras agrí­co­las de la región del Cerra­do, que pro­du­cen soja y car­ne de vacuno para la expor­ta­ción, no res­pe­tan los lími­tes de defo­res­ta­ción fija­dos por el códi­go forestal.

La cade­na de pro­duc­ción de la soja en Bra­sil esta domi­na­da por cin­co gran­des socie­da­des comer­cia­les mun­dia­les: ADM, Bun­ge, Car­gill, Louis Drey­fus y COFCO. Entre los diez pri­me­ros paí­ses des­ti­na­ta­rios de la soja de la Ama­zo­nia y el Cerra­do están los Paí­ses Bajos (36%), Espa­ña (21%), Ale­ma­nia (10%) y Fran­cia (10%).

Figu­ra dos: Cálcu­lo del ries­go de defo­res­ta­ción por par­te de los nego­cian­tes de soja en Bra­sil (2020, en hectáreas).

Los nego­cian­tes de soja reci­ben el apo­yo finan­cie­ro direc­to de muchas ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras vin­cu­la­das a ellos a tra­vés de fon­dos pro­pios (sobre todo par­ti­ci­pa­cio­nes y pro­pie­da­des pri­va­das) y de deu­das (como obli­ga­cio­nes, prés­ta­mos y faci­li­da­des de cré­di­tos renovables).

La Unión Euro­pea es el segun­do prin­ci­pal com­pra­dor de car­ne bra­si­le­ña, des­pués de China

Bra­sil tie­ne más vacas (214 millo­nes de cabe­zas de gana­do) que habi­tan­tes. Esta cifra sigue aumen­tan­do, sobre todo en la Ama­zo­nia y el Cerra­do. En 2019 Bra­sil expor­tó 1,84 millo­nes de tone­la­das de car­ne bovi­na, lo que le con­vier­te en el mayor expor­ta­dor del mun­do, según la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Indus­trias Expor­ta­do­ras de Car­ne (ABIEC). A dife­ren­cia de la cade­na de pro­duc­ción de la soja, el sec­tor de la car­ne está ges­tio­na­do por gran­des empre­sas nacio­na­les finan­cia­das por capi­ta­les nacio­na­les y extran­je­ros. Con la com­pra en 2017 de más de 180.000 tone­la­das de car­ne bra­si­le­ña la Unión Euro­pea es el segun­do prin­ci­pal com­pra­dor de car­ne bra­si­le­ña, des­pués de China.

El gobierno bra­si­le­ño ha fomen­ta­do mucho la polí­ti­ca de expor­ta­ción a tra­vés de la crea­ción en 2008 de un pro­gra­ma de apo­yo a los “cam­peo­nes nacio­na­les”. El Ban­co Nacio­nal para el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Social (BNDES) des­blo­queó una serie de sub­ven­cio­nes para fomen­tar algu­nas empre­sas en sec­to­res espe­cí­fi­cos, como la trans­for­ma­ción de la car­ne, y esti­mu­lar su cre­ci­mien­to. Estas sub­ven­cio­nes ayu­da­ron a desa­rro­llar­se a empre­sas bra­si­le­ñas de trans­for­ma­ción de la car­ne como JBS y Mar­frig. Esta últi­ma se ha con­ver­ti­do en el ter­cer mayor pro­duc­tor de car­ne del mun­do. JBS es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de car­ne y figu­ra entre las diez mayo­res empre­sas agro­ali­men­ta­rias del mun­do. Como expor­ta­dor, JBS se apro­vi­sio­na en 1.324 muni­ci­pios, esto es, el 47% de los muni­ci­pios pro­duc­to­res de car­ne bovi­na de Bra­sil en 2017. Ade­más, BRF, empre­sa de trans­for­ma­ción de aves de corral, se ha con­ver­ti­do en uno de los mayo­res expor­ta­do­res del mun­do de este pro­duc­to y tie­ne dos fábri­cas de trans­for­ma­ción en Euro­pa (Paí­ses Bajos e Ingla­te­rra) y nue­ve en Argentina.

Sin embar­go, el pre­cio del cre­ci­mien­to de estas mul­ti­na­cio­na­les ha sido alto: el aumen­to gene­ra­li­za­do de la des­truc­ción de los bio­mas de la Ama­zo­nia y del Cerra­do, pero tam­bién las deplo­ra­bles con­di­cio­nes de tra­ba­jo a las que se some­te a sus empleados.

No es una nove­dad las terri­bles con­di­cio­nes de la cade­na de pro­duc­ción de la car­ne, tan­to para el gana­do como para las per­so­nas que tra­ba­jan ahí. La situa­ción es simi­lar en la cade­na de la soja: ade­más de las con­di­cio­nes labo­ra­les degra­dan­tes, de los casos de tra­ba­jo for­za­do y del aca­pa­ra­mien­to de tie­rras, Bra­sil pue­de pre­sio­nar sobre los cos­tes de pro­duc­ción y expor­tar a bajo pre­cio, y pro­du­cir la car­ne más bara­ta del mun­do en la Amazonia.

Cade­na de la car­ne: BNP, Carre­four, Nestlé y mucha otras

Miner­va, uno de los tres gran­des enva­sa­do­res de car­ne de Bra­sil, obtie­ne al menos una ter­ce­ra par­te de sus ingre­sos bru­tos de sus expor­ta­cio­nes de car­ne de vacuno bra­si­le­ña, vin­cu­la­das a 10.900 hec­tá­reas que corren peli­gro de defo­res­ta­ción debi­do a la expan­sión de los pas­tos para el gana­do en 2017. Par­te de los accio­nis­tas de Miner­va son gran­des inver­so­res mun­dia­les que actual­men­te no tie­nen com­pro­mi­so alguno en mate­ria de defo­res­ta­ción, como Mor­gan Stan­ley (4,94% del capi­tal), Van­guard (2,21%) y Blac­kRock (0,4%), así como ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras que han reco­no­ci­do públi­ca­men­te el pro­ble­ma del ries­go de defo­res­ta­ción, como BNP Pari­bas (2,26%).

Ade­más, JBS, Mar­frig y Miner­va reci­bie­ron más de 9.000 millo­nes de reales (1.500 millo­nes de euros al cam­bio actual) en inver­sio­nes y prés­ta­mos de ban­cos euro­peos y no euro­peos que han fir­ma­do acuer­dos medioam­bien­ta­les, como Deu­ts­che Bank, Ban­co San­tan­der, BNP Pari­bas y HSBC. Por des­gra­cia, la ausen­cia de leyes en Euro­pa sobre el tema “sig­ni­fi­ca que los ban­cos, los inver­so­res, las agen­cias de cali­fi­ca­ción, los impor­ta­do­res y los super­mer­ca­dos no tie­ne la obli­gación legal derea­li­zar un con­trol pre­vio sobre el ries­go de defo­res­ta­ción antes de hacer nego­cios con las empre­sas del sec­tor de la car­ne de vacuno”, se lamen­ta­ba la ONG Glo­bal Wit­ness en un infor­me sobre el tema de diciem­bre de 2020.

En 2014 varios gobier­nos, la socie­dad civil y varias empre­sas pri­va­das apro­ba­ron la Decla­ración de Nueva York sobre lobos­ques, cuyo obje­ti­vo era redu­cir la defo­res­ta­ción mun­dial de aquí a 2020. Los esta­dos bra­si­le­ños de Pará, Ama­zo­nas y Acre figu­ran entre los sig­na­ta­rios bra­si­le­ños, mien­tras que Deu­ts­che Bank y Nestlé figu­ran entre los sig­na­ta­rios euro­peos. Sin embar­go, según Mighty Earth, los gru­pos Nestlé y Carre­four toda­vía no han deja­do de com­prar car­ne a JBS y Marfrig.

Impli­ca­ción de fon­dos de inver­sión ale­ma­nes, neer­lan­de­ses y suecos

El pre­cio de las tie­rras agrí­co­las bra­si­le­ñas, en par­ti­cu­lar en el Cerra­do, ha aumen­ta­do de for­ma expo­nen­cial debi­do a la explo­ta­ción finan­cie­ra de las tie­rras. Los inver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les, como los fon­dos de pen­sio­nes y los fon­dos de capi­tal-inver­sión, las socie­da­des inmo­bi­lia­rias y la agro­in­dus­tria, apli­can un mode­lo de empre­sa que da valor a las tie­rras adqui­rien­do y des­bro­zan­do para la agri­cul­tu­ra zonas de vege­ta­ción autóc­to­na, en vez de basar sus ingre­sos en la pro­duc­ción de mercancías.

En los últi­mos 15 años se han crea­do muchas socie­da­des inmo­bi­lia­rias cen­tra­das total­men­te en la adqui­si­ción, ven­ta, arren­da­mien­to y ges­tión de tie­rras agrí­co­las en estas regio­nes. En el Cerra­do se han pri­va­ti­zan­do ile­gal­men­te vas­tas zonas indí­ge­nas que ofi­cial­men­te per­te­ne­cen al Esta­do. Este pro­ce­so con­lle­va gene­ral­men­te la expul­sión vio­len­ta de los habi­tan­tes (muchos de los cua­les pro­vie­nen de comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les o de las pobla­cio­nes rura­les pobres), así como des­bro­ces o defo­res­ta­cio­nes exten­si­vos. Últi­ma­men­te se han ven­di­do estas zonas agrí­co­las a socie­da­des agro­in­dus­tria­les o socie­da­des inmo­bi­lia­rias, que pue­den alqui­lar o ven­der las tierras.

Tres fon­dos de inver­sión euro­peos con­tri­bu­yen al fun­cio­na­mien­to de las socie­da­des inmo­bi­lia­rias en la región del Cerra­do: el fon­do de pen­sio­nes ale­mán Ärz­te­ver­sor­gung West­fa­len-Lip­pe, el neer­lan­dés Alge­meen Bur­ger­lijk Pen­sioen­fonds (ABP) y el sue­co Andra AP-fon­den (AP2). Estos fon­dos de pen­sio­nes invier­ten en fon­dos de inver­sión ges­tio­na­dos por la Tea­chers Insu­ran­ce and Annuity Asso­cia­tion of Ame­ri­ca (TIAA), un fon­do de pen­sio­nes pri­va­do sin áni­mo de lucro que actual­men­te está con­si­de­ra­do el mayor inver­sor en tie­rras agrí­co­las y el ter­cer ges­tor mun­dial de inmo­bi­lia­rio comer­cial. A la hora actual posee en Bra­sil unos acti­vos valo­ra­dos en 2.000 millo­nes de dólares.

La mayo­ría de las tie­rras agrí­co­las que per­te­ne­cen a empre­sas extran­je­ras en la región del Cerra­do se finan­cian a tra­vés de la TIAA. Este fon­do tam­bién está pre­sen­te en el mer­ca­do de tie­rras agrí­co­las a tra­vés de empre­sas como Radar Pro­prie­da­des Agrí­co­las (una empre­sa con­jun­ta entre una socie­dad bra­si­le­ña, Cosan, y Man­si­lla Par­ti­ci­pações, una socie­dad que per­te­ne­ce total­men­te a TIAA) y Tellus Bra­sil Par­ti­ci­pações, una filial nacio­nal cen­tra­da en la adqui­si­ción de tie­rras, en la que TIAA tie­ne una par­ti­ci­pa­ción impor­tan­te (49%). TIAA ha crea­do una com­ple­ja red de socie­da­des para com­prar e inver­tir en tie­rras agrí­co­las al mar­gen de las res­tric­cio­nes lega­les impues­tas por las leyes nacio­na­les sobre la pro­pie­dad inmo­bi­lia­ria por par­te de per­so­nas extran­je­ras. En medio de todo esto, la res­pon­sa­bi­li­dad de las empre­sas e ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras euro­peas tien­de a invi­si­bi­li­zar­se, aun­que no desaparece.

Véa­se el infor­me ínte­gro en inglés, publi­ca­do por ENCO (siglas en inglés de Red Euro­pea de los Obser­va­to­rios de las Multinacionales).

Nota:

(1) Véa­se la pági­na web de noti­cias de la Agen­cia Públi­ca.

Fuen­te: https://​www​.bas​ta​mag​.net/​D​e​f​o​r​e​s​t​a​t​i​o​n​-​A​m​a​z​o​n​i​e​-​B​r​e​s​i​l​-​r​o​l​e​-​d​e​s​-​e​n​t​r​e​p​r​i​s​e​s​-​E​u​r​o​p​e​-​b​a​n​q​u​e​s​-​f​o​n​d​s​-​d​e​-​p​e​n​s​i​o​n​s​-​v​i​a​n​d​e​-​s​o​j​a​-​e​x​p​o​r​t​a​t​i​ons

Esta tra­duc­ción se pue­de repro­du­cir libre­men­te a con­di­ción de res­pe­tar su inte­gri­dad y men­cio­nar al autor, a la tra­duc­to­ra y Rebe­lión como fuen­te de la traducción.

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *