Colom­bia. La Fuer­za públi­ca es el actor arma­do que más vul­ne­ró los Dere­chos Huma­nos en 2021

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de octu­bre de 2021. 

La revis­ta Noche y Nie­bla hace un recuen­to de cómo ha sido la vio­la­ción de Dere­chos Huma­nos en el país, según lo reco­pi­la­do en el Ban­co de Datos de Dere­chos Huma­nos y Vio­len­cia Polí­ti­ca del Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Edu­ca­ción Popu­lar ‑Cinep-. El núme­ro No. 63 de esta publi­ca­ción con­tie­ne un amplio infor­me sobre la vul­ne­ra­ción de DDHH en el país entre los meses de enero y junio de 2021.

Según la publi­ca­ción, en el Paro Nacio­nal se des­bor­da­ron las vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos por par­te de los orga­nis­mos del Esta­do, como la Poli­cía Nacio­nal y el Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios ‑Esmad-. La fuer­za públi­ca se cons­ti­tu­yó en el prin­ci­pal vul­ne­ra­dor, aún por enci­ma de los gru­pos arma­dos ilegales.

Cré­di­tos: Cinep y Revis­ta Noche y Nie­bla.

El sacer­do­te jesui­ta e inves­ti­ga­dor del Cinep Javier Giral­do afir­mó que dichos resul­ta­dos deben ser vis­tos como des­te­llos, ya que la Red de Ban­co de Datos no hace esta­dís­ti­cas ni tie­ne la posi­bi­li­dad de regis­trar la tota­li­dad de vio­la­cio­nes gra­ves a los Dere­chos Huma­nos que son per­pe­tra­das en el país cada semes­tre. Y que en esta oca­sión en espe­cí­fi­co la monu­men­tal can­ti­dad de atro­pe­llos con­tra los mani­fes­tan­tes des­bor­dó por mucho sus capa­ci­da­des de registro.

A pesar de ello, se pue­de evi­den­ciar una sis­te­ma­ti­ci­dad en el accio­nar de esta ins­ti­tu­ción y tam­bién pue­de evi­den­ciar­se la con­ti­nui­dad del fenó­meno de prác­ti­cas socia­les geno­ci­das en Colom­bia, tan­to en el con­tex­to de la imple­men­ta­ción de los Acuer­dos de Paz con las anti­guas Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia como en el Paro Nacio­nal, que comen­zó el 28 de abril de 2021.

Cré­di­tos: Cinep y Revis­ta Noche y Niebla.

El padre Giral­do hizo hin­ca­pié en el for­ta­le­ci­mien­to del para­mi­li­ta­ris­mo a nivel nacio­nal, regio­nal y local regis­tran­do, 86 ame­na­zas de muer­te y 24 eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les. Ade­más, en ese perío­do ocu­rrie­ron 11 des­apa­ri­cio­nes for­za­das, sie­te crí­me­nes de vio­len­cia sexual, tres fue­ron repor­ta­das como per­so­nas tor­tu­ra­das y tres heri­das. Todo esto como el sal­do de hechos come­ti­dos por gru­pos paramilitares.

“Creo que ese [el para­mi­li­ta­ris­mo] es un pro­ble­ma que se vie­ne com­pli­can­do cada vez más des­de los Acuer­dos de Paz. Todos sabe­mos que la no imple­men­ta­ción de los Acuer­dos dio lugar a gru­pos que no se ciñe­ron a lo acor­da­do. Ade­más, ya des­de antes en las mis­mas Farc hubo gru­po o uni­da­des que no se des­mo­vi­li­za­ron por­que no esta­ban de acuer­do con aspec­tos de los Acuer­dos de Paz. Pero, creo que fue la no imple­men­ta­ción de los Acuer­dos lo que lle­vó a varios gru­pos a retor­nar a la lucha arma­da y nom­brar­se como disi­den­cias de las Farc. Sin embar­go, esto se ha ido com­pli­can­do cada vez más por­que hay gru­pos que han toma­do rum­bos muy dis­tin­tos y algu­nos se han acer­ca­do a los para­mi­li­ta­res. En el sur del país hay indi­cio de que algu­nas de estas disi­den­cias están cola­bo­ran­do con el Ejér­ci­to Nacio­nal. Hay zonas en don­de real­men­te se ve que hay gru­pos arma­dos pero no se les pue­de ubi­car muy bien en qué posi­ción ideo­ló­gi­ca y estra­té­gi­ca están, por­que hay mez­cla de algu­nos acto­res arma­dos (des­de los tra­di­cio­na­les para­mi­li­ta­res has­ta los acto­res mili­ta­res). Hay gru­pos que apa­re­cen en un momen­to con esca­ra­pe­las del ELN [Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal] y en otro momen­to con esca­ra­pe­las de los para­mi­li­ta­res. Los cam­pe­si­nos no saben a qué ate­ner­se, no saben con quién nego­ciar, y esto ha dado pie a muchos des­pla­za­mien­tos”, refle­xio­nó Javier Giraldo.

El infor­me tam­bién lla­mó la aten­ción sobre las vio­la­cio­nes al Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio ‑DIH- y seña­ló como pre­sun­tos res­pon­sa­bles a los gru­pos gue­rri­lle­ros, con 91 víc­ti­mas tota­les (47 ame­na­zas de muer­te, 13 homi­ci­dios, 20 heri­dos, sie­te víc­ti­mas de reclu­ta­mien­to for­za­do y cua­tro víc­ti­mas de tortura).

Cré­di­tos: Cinep y Revis­ta Noche y Niebla.

Por su par­te, los gru­pos para­mi­li­ta­res serían res­pon­sa­bles de 30 víc­ti­mas, 23 de estas fue­ron vic­ti­mas de reclu­ta­mien­to for­za­do, tres ame­na­zas de muer­te, dos heri­dos y una per­so­na tor­tu­ra­da. Del mis­mo modo, el Ejér­ci­to Nacio­nal y la Poli­cía tie­nen la auto­ría con­jun­ta de 27 crímenes.

Según el Cinep, sería San­tan­der el depar­ta­men­to con el mayor núme­ro de vul­ne­ra­cio­nes de DDHH en todo el país (304 casos), segui­do de Bogo­tá (149 casos), el Cau­ca (107 casos) y Boya­cá (106 casos). La Revis­ta Noche y Nie­bla en su edi­ción # 63 tam­bién mues­tra que en los casos de infrac­cio­nes al Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio se pre­sen­ta­ron en mayor medi­da en los depar­ta­men­tos del Cau­ca y del Cho­có, segui­dos por el Depar­ta­men­to de Antio­quia y el Guaviare.

Cré­di­tos: Cinep y Revis­ta Noche y Niebla.

El padre Javier Giral­do lla­mó la aten­ción sobre los ase­si­na­tos de los líde­res y lide­re­sas socia­les, seña­lan­do que dichos ase­si­na­tos res­pon­den a un ata­que sis­te­má­ti­co a los líde­res de base, que aten­ta direc­ta­men­te con­tra los pro­ce­sos. El tra­ba­jo de Noche y Nie­bla reco­lec­tó 530 tes­ti­mo­nios de líde­res exter­mi­na­dos, pero valo­ra que la cifra debe ser más alta.

fuen­te: Colom­bia Informa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *