Perú. La insur­gen­cia del 68

Por Gus­ta­vo Espi­no­za M., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de octu­bre de 2021.

foto: Gene­ral Juan Velas­co Alvarado.

En su libro “Camino al socia­lis­mo” Augus­to Zim­mer­mann, quien desem­pe­ña­ra impor­tan­tes fun­cio­nes en Pala­cio de Gobierno duran­te el Pro­ce­so Mili­tar que hoy cum­ple 53 en la memo­ria de los perua­nos, recuer­da diver­sos epi­so­dios alta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, como el ocu­rri­do en enero de 1969 cuan­do el gene­ral Mon­tag­ne y un gru­po de mili­ta­res con­ser­va­do­res pro­mo­vió el rele­vo del gene­ral Juan Velas­co Alva­ra­do, como un modo prác­ti­co de dete­ner las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes socia­les que se avecinaban.

Tam­bién recuer­da que el máxi­mo diri­gen­te de ese movi­mien­to, debió vivir des­de el 3 de octu­bre del año ante­rior una eta­pa com­ple­ja, que lo obli­gó a sor­tear obs­tácu­los que lucían insalvables.

Empe­ña­do en lide­rar una acción que invo­lu­cra­ra ins­ti­tu­cio­nal­men­te a la Fuer­za Arma­da, ini­cial­men­te tuvo difi­cul­ta­des para per­sua­dir al Jefe de la Fuer­za Aérea, Gene­ral López Cau­si­llas, para que se suma­ra a ella; y le fue aún más difí­cil invo­lu­crar a la Mari­na de Gue­rra, tra­di­cio­nal­men­te refrac­ta­ria a cam­bios pro­gre­sis­tas; pero avan­zó segu­ro de alen­tar una nue­va eta­pa en la vida nacional.

Como se recuer­da, Velas­co tuve el méri­to his­tó­ri­co de rom­per la cade­na de domi­na­ción que nos ata­ba a Esta­dos Uni­dos, gol­pean­do su esla­bón más débil. El 9 de octu­bre del 68 dis­pu­so que los efec­ti­vos de la I Región Mili­tar, al man­do del gene­ral Fer­mín Mála­ga Pra­do, ocu­pa­ran los yaci­mien­tos de La Brea y Parias e iza­ran el Pabe­llón Nacio­nal en lugar de la ban­de­ra de barras y estre­llas que había fla­mea­do inde­bi­da­men­te antes ante el cóm­pli­ce silen­cio de gobier­nos vin­cu­la­dos a la Cla­se dominante.

Cua­tro fue­ron las herra­mien­tas que le per­mi­tie­ron al gene­ral Velas­co con­du­cir los des­ti­nos del país duran­te sie­te años sin infla­ción ni cri­sis eco­nó­mi­ca, no obs­tan­te actuar des­vin­cu­la­do del Fon­do Mone­ta­rio y los orga­nis­mos finan­cie­ros internacionales.

La Uni­dad de la Fuer­za Arma­da fue su pri­me­ra herra­mien­ta de vic­to­ria. Ella, le per­mi­tió ase­gu­rar la for­ta­le­za del pro­ce­so y su inven­ci­bi­li­dad. Ni la Oli­gar­quía tra­di­cio­nal ni las fuer­zas más reac­cio­na­rias, se atre­vie­ron a desa­fiar el Poder del Gobierno de enton­ces y bus­ca­ron más bien enfren­tar­se a él con arte­ras manio­bras sedi­cio­sas. Ellas solo les die­ron fru­to años más tar­de, cuan­do el pro­pio Velas­co, por razo­nes de salud, que­dó limitado.

La Uni­dad, sin embar­go, dia­léc­ti­ca­men­te, fue la debi­li­dad del pro­ce­so. Para con­ser­var la uni­dad, fue indis­pen­sa­ble avan­zar con len­ti­tud, hacer con­ce­sio­nes, retro­ce­der en algu­nas cir­cuns­tan­cias, o inclu­so no dar pasos nece­sa­rios para afir­mar el pro­ce­so A la refor­ma agra­ria, por ejem­plo, debió suce­der­le una refor­ma urba­na que aca­ba­ra con el nego­cio de las inmo­bi­lia­rias y resol­vie­ra los reque­ri­mien­tos de vivien­da de la pobla­ción. Ella no fue posible.

La segun­da herra­mien­ta del pro­ce­so fue la cons­truc­ción del Bino­mio Pue­blo-Fuer­za Arma­da. Su obje­ti­vo fue afir­mar la iden­ti­dad de obje­ti­vos entre los hom­bres de uni­for­me y la pobla­ción civil, superan­do déca­das de enfren­ta­mien­to cuyo epi­so­dio más alto fue la suce­sión de dic­ta­du­ras mili­ta­res en años en los que –al decir del pro­pio Velas­co, la oli­gar­quía usó a la Fuer­za Arma­da “como perro guar­dián de sus intere­ses”. Her­ma­na­dos sol­da­dos y pobla­do­res, era posi­ble cons­truir un nue­vo mode­lo social basa­do en la jus­ti­cia y en la paz.

Esa uni­dad for­ja­ría una alian­za estra­té­gi­ca de enor­me valor, pero sobre todo de inci­den­cia con­ti­nen­tal. En diver­sos paí­ses, el sur­gi­mien­to de ten­den­cias pro­gre­sis­tas y avan­za­das en el seno de la Fuer­za Arma­da vin­cu­la­das a la expec­ta­ti­va y lucha de los pue­blos, daría un cariz dis­tin­to a la tarea que hoy se encar­na en un nue­vo Pro­ce­so Eman­ci­pa­dor de Amé­ri­ca Lati­na, hoy en boga.

La ter­ce­ra herra­mien­ta fue la adop­ción de un pro­gra­ma real­men­te trans­for­ma­dor, resu­mi­do en las orien­ta­cio­nes del Plan Inca, ela­bo­ra­do por el equi­po mili­tar revo­lu­cio­na­rio. Abar­ca­ba vir­tual­men­te todos los temas car­di­na­les: salud, edu­ca­ción, vivien­da, mine­ría, agri­cul­tu­ra, petró­leo, ama­zo­nia y otros, estre­cha­men­te vin­cu­la­dos a la reali­dad nacio­nal, aque­lla que había estu­dia­do Mariá­te­gui seña­lan­do para el Perú un camino de futuro.

Y el cuar­to ins­tru­men­to del que se valió la insur­gen­cia mili­tar del 68 fue la afir­ma­ción del sen­ti­do nacio­nal y patrió­ti­co de los cam­bios en una cir­cuns­tan­cia en la que ‑como dije­ra el Amau­ta- el nacio­na­lis­mo en los paí­ses sub desa­rro­lla­dos y depen­dien­tes como el nues­tro, podía deri­var en anti­im­pe­ria­lis­mo y aún en socia­lis­mo, en una cir­cuns­tan­cia en la que el capi­ta­lis­mo había deja­do de coin­ci­dir con el pro­gre­so de las naciones

Gra­cias a ese rum­bo, fue posi­ble, afir­mar la sobe­ra­nía, ase­gu­rar la inde­pen­den­cia, con­fir­mar el dere­cho del Esta­do Peruano a man­te­ner rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les con todos los paí­ses del mun­do, basa­do en los prin­ci­pios de la reci­pro­ci­dad y de la solidaridad. .

Estas refle­xio­nes tie­nen actua­li­dad aho­ra por­que el Perú vive hoy un pro­ce­so en esen­cia simi­lar al regis­tra­do en 1968. Cabe enton­ces reco­ger las expe­rien­cias vivi­das y avan­zar en el derro­te­ro que que­da­ra incon­clu­so cuan­do las mis­mas fuer­zas que aco­san hoy f al Pre­si­den­te Cas­ti­llo, cen­tra­ron sus bate­rías con­tra Juan Velas­co y sus cola­bo­ra­do­res. La his­to­ria, enseña.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *