Japón. Soft­Bank comen­zó a inver­tir en empre­sas israelíes

Resu­men Medio Orien­te, 1 de octu­bre de 2021-.

Con ante­rio­ri­dad, el con­sor­cio nipón entró en coope­ra­ción con fir­mas de inver­sión de los esta­dos de paí­ses del Gol­fo, inclui­dos fon­dos sau­di­tas, y la esti­ma­ción es que los acuer­dos de nor­ma­li­za­ción (Acuer­dos de Abraham) del régi­men de Tel Aviv con Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) y Bah­réin ace­le­ra­ron el pro­ce­so de lle­var a Soft­Bank hacia “Israel”.

El núme­ro de empre­sas japo­ne­sas acti­vas en el terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do por Tel Aviv aumen­tó de 24 a 92 en los últi­mos seis años, mien­tras que el alcan­ce de las inver­sio­nes del país del Lejano Orien­te en “Israel” con­ti­núa en aumen­to, pese a la para­li­za­ción por la pan­de­mia de coronavirus. 

El jefe de la Misión Eco­nó­mi­ca y Comer­cial en la Emba­ja­da israe­lí en Japón, Daniel Kol­bar, dijo, sin embar­go, que el poten­cial del comer­cio con la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de del mun­do está lejos de cubrir­se, a la luz de los intere­ses japo­ne­ses en Medio Orien­te y los efec­tos del boi­cot ára­be, que toda­vía está pre­sen­te en deter­mi­na­dos luga­res. Según Kol­bar, Dubai (EAU) es un cen­tro para los intere­ses nipo­nes con la pre­sen­cia de unas 350 empresas. 

En la actua­li­dad, Soft­Bank es con­si­de­ra­da una de las fir­mas de inver­sión de alta tec­no­lo­gía más des­ta­ca­das, con gran­des inver­sio­nes en empre­sas como Uber, Ali­ba­ba, Tik­tok, DiDi y Klar­na. Este es el segun­do gigan­te de inver­sio­nes que abre una ofi­ci­na en “Israel” en tres meses. 

Otro pun­to de inte­rés es la figu­ra que enca­be­za­rá la acti­vi­dad del fon­do en “Israel”: Yos­si Cohen, exje­fe del Mos­sad israe­lí, con­si­de­ra­do muy cer­cano al ex pri­mer minis­tro Ben­ja­mín Netanyahu. 

Algu­nos ana­lis­tas inclu­so dicen que algún día podría reem­pla­zar a Netan­yahu como líder del Likud, el par­ti­do polí­ti­co más gran­de de Israel. 

Cohen fue uno de los arqui­tec­tos de los acuer­dos de nor­ma­li­za­ción, y sus fre­cuen­tes via­jes a los esta­dos del Gol­fo, inclu­so aque­llos que no tie­nen víncu­los con “Israel”, han lle­va­do a la for­ma­ción de estre­chos lazos encu­bier­tos entre Tel Aviv y esos esta­dos de la penín­su­la Arábiga.

Masa­yoshi Son, fun­da­dor de Soft­Bank, deci­dió nom­brar a Cohen, tal vez por sus muchas habi­li­da­des en el pro­ce­so que con­du­jo a los lla­ma­dos Acuer­dos de Abraham y por sus fuer­tes lazos con jefes de esta­do en todo el Medio Orien­te, así como con muchos líde­res en Euro­pa y Esta­dos Unidos. 

Cohen diri­gi­rá la acti­vi­dad de Soft­Bank en “Israel”, iden­ti­fi­ca­rá empre­sas para inver­tir y las ayu­da­rá a encon­trar mer­ca­dos glo­ba­les, con énfa­sis en Asia. 

Una de las prin­ci­pa­les direc­cio­nes de inver­sión del gigan­te japo­nés en “Israel” serán las empre­sas que desa­rro­llan inte­li­gen­cia artificial. 

El ex jefe de los espías israe­líes dijo: “Soft­Bank ha sido pio­ne­ro en un nue­vo enfo­que para la inver­sión en tec­no­lo­gía y ha crea­do el eco­sis­te­ma más gran­de del mun­do de cam­peo­nes de tec­no­lo­gía emer­gen­te. La tec­no­lo­gía avan­za­da y la cul­tu­ra empre­sa­rial de “Israel” lo con­vier­ten en un ajus­te natu­ral para la visión de SoftBank”.

La cone­xión entre Japón, “Israel” y los Esta­dos del Gol­fo tie­ne un cuar­to eje: ex altos fun­cio­na­rios del gobierno esta­dou­ni­den­ses par­ti­ci­pan­tes en los con­tac­tos para los Acuer­dos de Abraham. 

Soft­Bank anun­ció inver­sio­nes en la fir­ma de Liberty Capi­tal, uno de cuyos líde­res, Ste­ve Mnu­chin, quien se desem­pe­ñó como secre­ta­rio del Teso­ro del expre­si­den­te Donald Trump, y bajo admi­nis­tra­ción de David Fried­man, ex emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en “Israel”, duran­te el man­da­to de Trump. 

Soft­Bank es cono­ci­do por sus estre­chos con­tac­tos con la fami­lia real sau­di­ta, y es posi­ble que se con­vier­ta en una espe­cie de bra­zo indi­rec­to para la inver­sión sau­di­ta en alta tec­no­lo­gía israelí. 

Es de supo­ner que el nom­bra­mien­to de Cohen, quien, según muchos infor­mes, se reu­nió con sau­di­tas de alto ran­go, entre ellos el prín­ci­pe here­de­ro Moham­med bin Sal­man, ayu­dó a ali­viar las preo­cu­pa­cio­nes, pese a la fal­ta de con­tac­to entre Ara­bia Sau­di­ta e “Israel”. Qui­zás esta es la for­ma sau­di­ta de elu­dir el obs­tácu­lo diplo­má­ti­co, conec­tar­se con la alta tec­no­lo­gía israe­lí y cose­char algu­nas de sus recompensas. 

Fuen­te: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *