Vene­zue­la. Julio Bor­ges hace de Pon­cio Pila­tos y aban­do­na a Guaidó

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de sep­tiem­bre de 2021.

Vuel­ve a mani­fes­tar­se un terre­mo­to en el sec­tor más extre­mis­ta de la opo­si­ción vene­zo­la­na. Julio Bor­ges y Pri­me­ro Jus­ti­cia (PJ) han recla­ma­do a la figu­ra de Juan Guai­dó y a Volun­tad Popu­lar (VP) lo que des­de el cha­vis­mo veni­mos hacien­do en los últi­mos años: que por la corrup­ción y la pési­ma ges­tión de su fal­so «inte­ri­na­to» ‑que por ima­gi­na­rio no deja de hacer daño- están ponien­do en ries­go de per­der­se los acti­vos vene­zo­la­nos en el exterior.

En un comu­ni­ca­do publi­ca­do el 27 de sep­tiem­bre PJ anun­ció que ya no for­ma par­te de los «espa­cios que atien­den la mate­ria refe­ri­da a los acti­vos en el exte­rior», lue­go de cri­ti­car el papel de par­te del anti­cha­vis­mo pro-esta­dou­ni­den­se en la admi­nis­tra­ción de las empre­sas vene­zo­la­nas en el plano internacional.

Recien­te­men­te el gobierno colom­biano tomó el con­trol de Monó­me­ros, filial de Pequi­ven en el país vecino, con el aval de Guai­dó, una movi­da que fue cali­fi­ca­da por el Gobierno Boli­va­riano de «asal­to en fla­gran­cia». De acuer­do a una nota del medio Argus, Monó­me­ros se decla­ró en quie­bra y apun­ta a un «plan de res­ca­te ace­le­ra­do» que lide­ra la Super­in­ten­den­cia de Socie­da­des de Colombia.

En el comu­ni­ca­do de PJ se habla de Juan Guai­dó «sin títu­los ni deco­ra­cio­nes» (es decir, sin lla­mar­lo «pre­si­den­te inte­ri­no» o siquie­ra «dipu­tado») para «dar­le un corrien­ta­zo» que per­mi­ta que «ate­rri­ce en la reali­dad» y bus­que resol­ver con deci­sio­nes el tema de los acti­vos en el exte­rior por­que «esta­mos tar­de en ello», dijo Bor­ges en una entre­vis­ta radial con el perio­dis­ta opo­si­tor César Miguel Rondón.

Este diri­gen­te opo­si­tor acu­sa de «mane­jo par­ti­dis­ta» la admi­nis­tra­ción de los acti­vos con jun­tas ad hoc, un enun­cia­do para­dó­ji­co si toma­mos en cuen­ta que, al menos en apa­rien­cia, las deci­sio­nes de con­tro­lar las empre­sas filia­les de Vene­zue­la en el extran­je­ro se die­ron en com­po­nen­da entre las frac­cio­nes anti­cha­vis­tas reu­ni­das en la extin­ta Asam­blea Nacio­nal (AN), diri­gi­da por las opo­si­cio­nes de 2015 a 2021 y apo­ya­da por el gobierno de Esta­dos Unidos.

Si bien es cier­to que VP tie­ne la cone­xión más pri­vi­le­gia­da con el esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se, no debe per­der­se de vis­ta que PJ y en espe­cial Julio Bor­ges tie­nen mucho que ver con la pér­di­da de sobe­ra­nía de todos los acti­vos en paí­ses socios de Washing­ton. Cuan­do Bor­ges fue pre­si­den­te la AN, hizo todas las ges­tio­nes posi­bles des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vene­zo­la­na­da para que los gobier­nos y ban­cos occi­den­ta­les ini­cia­ran sis­te­má­ti­ca­men­te un boi­cot eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na bajo la excu­sa de «dic­ta­du­ra» y «corrup­ción» por par­te del gobierno de Nico­lás Maduro.

Pero la tor­ti­lla se ha vol­tea­do. Los mis­mos diri­gen­tes y par­ti­dos opo­si­to­res se están acu­san­do entre sí de todos los males que aque­jan al anti­cha­vis­mo nacio­nal e inter­na­cio­nal, sien­do VP la dia­na prin­ci­pal toman­do en cuen­ta su papel prin­ci­pal en la arti­cu­la­ción no solo del «inte­ri­na­to» ima­gi­na­rio sino tam­bién en los pla­nes cons­pi­ra­ti­vos y gol­pis­tas lle­va­dos a cabo duran­te años, inclu­yen­do la falli­da Ope­ra­ción Gedeón y la «Fies­ta de Cara­cas«, don­de estu­vie­ron invo­lu­cra­dos gru­pos arma­dos de dis­tin­to ori­gen y calaña.

El mis­mí­si­mo Bor­ges ha esta­do invo­lu­cra­do en algu­nos de esos pla­nes des­de Colom­bia (como el inten­to de mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te Madu­ro en 2018), fue el prin­ci­pal pro­mo­tor de las «san­cio­nes» con­tra Vene­zue­la en su perio­do par­la­men­ta­rio y ade­más apo­yó el «inte­ri­na­to» en su cru­za­da por secues­trar ile­gal­men­te las empre­sas y las finan­zas del Esta­do vene­zo­lano. Así que su sen­ten­cia de que los acti­vos en el exte­rior «nun­ca han debi­do ser mane­ja­dos por la opo­si­ción» es otra mane­ra de lavar­se las manos y tras­la­dar la cul­pa a una úni­ca figu­ra como chi­vo expia­to­rio, cuan­do la res­pon­sa­bi­li­dad recae en todos quie­nes acom­pa­ña­ron la tra­ve­sía pro-estadounidense.

Inclu­so ha via­ja­do fue­ra de Colom­bia y ha ejer­ci­do «labor polí­ti­ca», al pun­to de seguir ali­nean­do intere­ses con­tra la eco­no­mía vene­zo­la­na, como el de pro­pi­ciar el robo de oro vene­zo­lano depo­si­ta­do en el Ban­co de Ingla­te­rra, hecho que cons­ti­tu­ye un acto de Trai­ción a la Patria acor­de a las leyes venezolanas.

No olvi­de­mos que Bor­ges ha esta­do for­man­do par­te del «inte­ri­na­to» como «Comi­sio­na­do pre­si­den­cial para la Rela­cio­nes Exte­rio­res de Vene­zue­la», es decir, que ha esta­do pro­mo­vien­do el mis­mo esque­ma de robo y secues­tro de acti­vos a nom­bre de Guai­dó y Esta­dos Unidos.

Sin embar­go, le dice a Ron­dón que Guai­dó «no tie­ne la fuer­za ni la aser­ti­vi­dad» para pla­ni­fi­car ni pro­po­ner cosas des­de su car­go fan­tas­ma, que «no ha toma­do deci­sio­nes, muchas veces ni siquie­ra está en las reunio­nes» en la toma de deci­sio­nes y que el supues­to «gobierno» pro-grin­go va a «des­apa­re­cer» el 5 de enero de 2022.

Ade­más acep­ta que no saben qué van a hacer para «reor­ga­ni­zar la uni­dad polí­ti­ca», cuan­do ésta se haya extin­ta des­de hace tiem­po. Pero ade­más es una decla­ra­ción tan­to polí­ti­ca como exis­ten­cial toman­do en cuen­ta que pare­ce, al menos por aho­ra, impo­si­ble que se res­ti­tu­ya algún tipo de uni­dad en el anti­cha­vis­mo de cara a los esce­na­rios polí­ti­cos y elec­to­ra­les en Venezuela.

Lo de Bor­ges pro­fun­di­za las divi­sio­nes ya cimen­ta­das en las dis­tin­tas ten­den­cias opo­si­to­ras exis­ten­tes, mien­tras hace las ges­tio­nes para que PJ vuel­va al rue­do de las elec­cio­nes, aspi­ran­do a car­gos públi­cos que se ele­gi­rán el pró­xi­mo 21 de noviembre.

Aun­que el comu­ni­ca­do de PJ y las decla­ra­cio­nes de Bor­ges sir­van para que algu­nos segui­do­res anti­cha­vis­tas apun­ten con el dedo hacia la figu­ra de Guai­dó, chi­vo expia­to­rio de las opo­si­cio­nes, la memo­ria no falla para traer a cola­ción las res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­nen estos diri­gen­tes «en el exi­lio» en la actual situa­ción de los acti­vos vene­zo­la­nos, y en gene­ral de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social de la Repú­bli­ca. Lavar­se las manos y echar­le el agua sucia sobre la cabe­za de alguien más no ser­vi­rá de mucho a la hora de acu­sar reci­bo ante el res­to de los venezolanos.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *