Femi­nis­mos. La mujer en el Ejér­ci­to Popu­lar repu­bli­cano espa­ñol: El caso de la capi­ta­na Ani­ta Carrillo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de sep­tiem­bre de 2021.

Acua­re­la de Ele­na Beu­zón Neva

Con oca­sión de mi par­ti­ci­pa­ción en las XIV Jor­na­das en torno al Cam­po de Con­cen­tra­ción de Alba­te­ra, el 25 de sep­tiem­bre de 2021 (San Isidro-Alacant)

La par­ti­ci­pa­ción de la mujer en los ini­cios de la lucha para des­ba­ra­tar los pla­nes gol­pis­tas de los gene­ra­les fas­cis­tas y en defen­sa de la Repú­bli­ca el 19 de julio de 1936 fue un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co de una indu­da­ble tras­cen­den­cia que aún per­du­ra. Muje­res arma­das con fusi­les o pis­to­las, en unión de los hom­bres y en pie de igual­dad, salie­ron a las calles para enfren­tar­se a los mili­ta­res que que­rían arre­ba­tar­le los dere­chos y liber­ta­des con­quis­ta­dos duran­te los años repu­bli­ca­nos. El hecho inusual en la his­to­ria euro­pea (1) no pasó des­aper­ci­bi­do para los fotó­gra­fos de pren­sa y, ade­más de con­ver­tir­se en una «noti­cia» espec­ta­cu­lar y en tema icó­ni­co para por­ta­das de revis­tas grá­fi­cas, espa­ño­las y extran­je­ras, cons­ti­tu­yó una for­ma de pro­pa­gan­da efi­caz para ani­mar a los hom­bres más reti­cen­tes a tomar las armas y salir en camio­nes para los dis­tin­tos fren­tes de gue­rra.
Por pri­me­ra vez apa­re­cía en el dia­rio madri­le­ño AHORA del 22 de julio la pala­bra «mili­cia­na» (2) para desig­nar a las miles de muje­res que se habían alis­ta­do en las filas de civi­les arma­dos que acu­die­ron pres­tos a la voz de alar­ma de los par­ti­dos y sin­di­ca­tos que apo­ya­ban al Fren­te Popu­lar.
Hoy día no nos pode­mos ima­gi­nar lo que supu­so aquel hecho, total­men­te impen­sa­ble pocos días antes. En La Liber­tad (Madrid) del 22 de julio se escri­bía: «nues­tras madri­le­ñas com­ba­tien­tes son hoy un mag­ní­fi­co ejem­plo de valor y for­ta­le­za que asom­bra­rá al mun­do femenino…Antes, en otros tiem­pos, se enal­te­cía una figu­ra de mujer heroi­ca. Aho­ra no es posible…son todas las que han de pasar a la his­to­ria y a las que habrá de levan­tar la Repú­bli­ca un monu­men­to que per­pe­túe estas subli­mes jor­na­das con que no están asom­bran­do…».
Poco des­pués, en el órgano del 5º Regi­mien­to, Mili­cia Popu­lar (Madrid), se com­ple­ta­ba esta idea en el ejem­plar del 30 de julio con estas sor­pren­den­tes pala­bras que tra­du­cían el res­pe­to hacia la nue­va mujer que había «naci­do» el 19 de julio: «Cual­quie­ra que haya teni­do oca­sión de pre­sen­ciar el des­fi­le de una com­pa­ñía de estas heroi­cas muje­res no lo olvi­da­rá jamás…».
Pre­ci­sa­men­te, este sema­na­rio de cla­ra ideo­lo­gía comu­nis­ta, y defen­sor des­de las pri­me­ras sema­nas de la orga­ni­za­ción de un Ejér­ci­to Popu­lar, con man­do úni­co y férrea dis­ci­pli­na mili­tar, escri­bía esta fra­se des­ta­ca­da el día 12 de agos­to: «Por medio de las Mili­cias Popu­la­res hoy, y del Ejér­ci­to Popu­lar maña­na, cien­tos de miles de hom­bres y de muje­res ocu­pa­rán los pues­tos de pri­me­ra fila, defen­dien­do con las armas en la mano la Espa­ña demo­crá­ti­ca». La figu­ra de la mujer mili­cia­na com­ba­tien­te, aun cons­ti­tu­yen­do una mani­fies­ta mino­ría en el con­jun­to de las fuer­zas popu­la­res anti­fas­cis­tas, tenía en esta fra­se todo el reco­no­ci­mien­to que se mere­cía, y por eso, por su valor, entu­sias­mo y arro­jo en las avan­za­di­llas de los dis­tin­tos fren­tes, muchas fue­ron heri­das y algu­nas falle­cie­ron, y, lo más des­ta­ca­ble, pron­to fue­ron ascen­di­das a cabos, sar­gen­tos o alfé­re­ces y en la pren­sa se sub­ra­ya­ba a dia­rio los elo­gios que reci­bían por par­te de sus man­dos.
A menu­do se ha que­ri­do empe­que­ñe­cer y des­pre­ciar el papel de la mujer en el inci­pien­te Ejér­ci­to Popu­lar que se for­mó los pri­me­ros días de la con­tien­da con civi­les arma­dos, jun­to a tro­pas lea­les a la Repú­bli­ca, Guar­dias de Asal­to o Guar­dias civi­les. Es cier­to que la mitad de ellas acu­die­ron a rea­li­zar tra­ba­jos auxi­lia­res en el fren­te, des­de correos, enla­ces, enfer­me­ría o coci­na, para los que se veían más pre­pa­ra­das por la edu­ca­ción que habían reci­bi­do; pero todas lo hicie­ron sin pen­sár­se­lo dos veces, a escon­di­das de sus fami­lias con fre­cuen­cia, y expo­nién­do­se a un peli­gro cier­to que no duda­ron en afron­tar ante­po­nien­do su con­cien­cia anti­fas­cis­ta.
Tam­bién es ver­dad que otras muchas mili­cia­nas com­ba­tien­tes tuvie­ron que rea­li­zar en el fren­te de gue­rra diver­sas tareas domés­ti­cas, sopor­tan­do una «doble car­ga» (3), tal como lo ha hecho y lo sigue hacien­do la mujer por ser mujer. Pero ello sin aban­do­nar nun­ca su pues­to en el com­ba­te. En la pren­sa de enton­ces se mos­tra­ron grá­fi­ca­men­te muchos casos de mili­cia­nas que lava­ban en un arro­yo su ropa y la de sus com­pa­ñe­ros, que hacían pun­to para con­fec­cio­nar­le una bufan­da a algún mili­ciano nece­si­ta­do, o que se encar­ga­ban de los pero­les y fogo­nes. Pero eso lo hacían en sus momen­tos de des­can­so, sin aban­do­nar las avan­za­di­llas y oyen­do el «pa-cum» de las balas sil­ban­do cer­ca de sus cabe­zas.
El comu­nis­ta de Alfar­na­te (Axar­quía de Mála­ga) Juan Poda­de­ra Ruiz, al man­do de la 13ª Com­pa­ñía de las Mili­cias mala­gue­ñas, fue entre­vis­ta­do por El Popu­lar al vol­ver del Fren­te de Villa­nue­va del Tra­bu­co. Una de las pre­gun­tas del redac­tor fue: – ¿Quién os hace la comi­da?, a lo que Poda­de­ra no dudó en con­tes­tar: -¡Cin­co mili­cia­nas! El redac­tor le pre­gun­tó sor­pren­di­do a con­ti­nua­ción: – pero ¿tam­bién tenéis mili­cia­nas? Poda­de­ra con­fe­sa­ba que ellas hacían la comi­da, cosían y lava­ban la ropa, y que, ade­más, cuan­do hacía fal­ta, cogían el fusil. La foto del perió­di­co lo decía todo. Las cin­co mili­cia­nas arma­das se con­fun­dían orgu­llo­sas entre los hom­bres de la com­pa­ñía; por enci­ma de todo, sin dis­tin­ción de roles.
Esta mis­ma idea era mani­fes­ta­da por el con­ce­jal comu­nis­ta de Mála­ga José Gallar­do, res­pon­sa­ble polí­ti­co de la 2ª Com­pa­ñía de Mili­cias mala­gue­ñas al hablar de su her­ma­na Con­cha, mili­cia­na de su com­pa­ñía, al igual que su her­ma­na Elvi­ra. «-Es her­ma­na mía. Hace vein­te días que está con noso­tros. A los mili­cia­nos les da áni­mos. A mí, calor fami­liar. Lo mis­mo hace un arroz a la valen­cia­na, que le cose un pan­ta­lón a un mili­ciano, que sube a la últi­ma avan­za­da a pelear con­tra los moros».
Otras mili­cia­nas, más libe­ra­das y con con­cien­cia femi­nis­ta e igua­li­ta­ria, se sabe que recha­za­ron rea­li­zar estas tareas en exclu­si­vi­dad, «no he veni­do a jugar­me la vida en las trin­che­ras por la Repú­bli­ca para tener que lim­piar y coci­nar», exi­gien­do que se com­par­tie­ran con los mili­cia­nos por tur­nos. No fue lo fre­cuen­te. La ima­gen de la mujer cui­da­do­ra y sana­do­ra esta­ba muy arrai­ga­do en la socie­dad, inclu­so en colec­ti­vos tan avan­za­dos como «Muje­res Libres».
¿Lim­pió, coci­nó y zur­ció cal­ce­ti­nes la futu­ra capi­ta­na Ani­ta Carri­llo?
No exis­te infor­ma­ción al res­pec­to, pero es lo más pro­ba­ble. Al menos a su espo­so José Torreal­ba, que comen­zó la gue­rra como tenien­te de mili­cias al man­do de la 16ª Com­pa­ñía de Mili­cias Popu­la­res Anti­fas­cis­tas de Mála­ga, como lo habría hecho antes del 18 de julio en su casa de La Línea de la Con­cep­ción (Cádiz). Pero ade­más, como comu­nis­ta cons­cien­te de la soli­da­ri­dad y ayu­da mutua que debía regir en la con­duc­ta entre cama­ra­das y com­pa­ñe­ros, no duda­ría en coser­le unos boto­nes a algún mili­ciano que, cul­tu­ral­men­te, has­ta ese momen­to ni se le había pasa­do por la cabe­za apren­der a rea­li­zar nin­gu­na tarea domés­ti­ca. Hay que situar­se en la Espa­ña de hace más de 85 años, y ade­más en la zona rural y más atra­sa­da de Anda­lu­cía.
Lo impor­tan­te y sub­ra­ya­ble es que esas muje­res se ins­cri­bie­ron en una com­pa­ñía mili­cia­na para com­ba­tir al fas­cis­mo con las armas en la mano, arries­gan­do sus vidas, como nun­ca antes lo habían hecho, y fue­ron ejem­plo para el mun­do ente­ro. Han pasan­do a la His­to­ria. Lo demás no es sobre­sa­lien­te ni sub­ra­ya­ble, sal­vo si se quie­re des­pres­ti­giar a la mujer com­ba­tien­te anti­fas­cis­ta y en gene­ral a la Mujer.
Ani­ta Carri­llo, diri­gen­te socia­lis­ta pri­me­ro y comu­nis­ta des­pués (4), iba a cum­plir los 39 años de edad, y no dudó en embar­car­se en Gibral­tar para pasar a la zona repu­bli­ca­na de Mála­ga a com­ba­tir al ejér­ci­to fran­quis­ta. Al prin­ci­pio solo fue una mili­cia­na más, «un núme­ro más» en la Com­pa­ñía de su mari­do, pelean­do en el duro y mor­tí­fe­ro fren­te de El Cho­rro (Álo­ra). Sema­nas des­pués, al for­mar­se el Bata­llón de Mili­cias n.º 2 de Mála­ga, deno­mi­na­do «Méxi­co», demos­tró tener el cora­je y la capa­ci­dad sufi­cien­te para con­ver­tir­se en la úni­ca mujer que osten­tó el car­go de «res­pon­sa­ble polí­ti­co» de una com­pa­ñía mili­cia­na en los fren­tes anda­lu­ces. Los res­pon­sa­bles o dele­ga­dos polí­ti­cos, lla­ma­dos comi­sa­rios polí­ti­cos más tar­de, debían pre­di­car con el ejem­plo, y muchas veces iban al fren­te de la tro­pa como un man­do más, y algu­nos caye­ron en el com­ba­te, como su com­pa­ñe­ro Mano­lo Bau­tis­ta Ávi­la, res­pon­sa­ble polí­ti­co de la 2ª Com­pa­ñía que falle­ció en el fren­te de El Cho­rro en el mes de noviem­bre de 1936.
Des­pués del decre­to de mili­ta­ri­za­ción de las mili­cias que debía cum­plir­se en Mála­ga el 20 de octu­bre de 1936, y tras la reor­ga­ni­za­ción pro­gre­si­va de las mili­cias para con­ver­tir­se en el futu­ro Ejér­ci­to Popu­lar de la Repú­bli­ca, su Bata­llón «Méxi­co» se con­vir­tió pri­me­ro en «Colum­na Moto­ri­za­da Méxi­co» y a media­dos del mes de enero de 1937 ya fue vis­ta Ani­ta Carri­llo con su uni­for­me de capi­ta­na repu­bli­ca­na por las calles de Mála­ga. La mili­cia­na se había con­ver­ti­do en ofi­cial del Ejér­ci­to Popu­lar, y ya ese mes de enero «la cama­ra­da capi­tán Ana Carri­llo Domín­guez» cobra­ba su paga de 581,25 pese­tas, según acre­di­ta­ba la Paga­du­ría de la Dele­ga­ción Gene­ral de Mili­cias.
Ani­ta Carri­llo había sido insen­si­ble a la insis­ten­te cam­pa­ña ins­ti­tu­cio­nal y mediá­ti­ca de «Los hom­bres úti­les al fren­te, las muje­res al tra­ba­jo en la reta­guar­dia» que des­de fina­les de agos­to y prin­ci­pios de sep­tiem­bre se «macha­ca­ba» en las pági­nas de los dia­rios y revis­tas, e inclu­so se pre­go­na­ba per­sua­si­vo en los mis­mos fren­tes de gue­rra. Ani­ta man­tu­vo en los pocos míti­nes que pro­nun­ció en Mála­ga duran­te los meses fina­les de 1936, que las muje­res debían cola­bo­rar con los hom­bres en la tarea de la revo­lu­ción social, «las que tuvie­ran valor, con las armas en la mano», y las que no, en la reta­guar­dia tra­ba­jan­do para ayu­dar a ven­cer al fas­cis­mo. Ella, como así lo prac­ti­có, no des­pre­cia­ba, antes al con­tra­rio, la lucha de las muje­res en las mili­cias y en el ejér­ci­to, tenien­do cla­ro que no todas las muje­res, como no todos los hom­bres, ten­drían el valor y la con­cien­cia nece­sa­rios para estar en las trin­che­ras.
Por eso con­ti­nuó en el Ejér­ci­to Popu­lar, y en la Bri­ga­da «B», ante­ce­den­te de la 52º Bri­ga­da Mix­ta, la capi­ta­na de la com­pa­ñía de ame­tra­lla­do­ras Ani­ta Carri­llo se encua­dró en el Bata­llón que ya coman­da­ba su mari­do Torreal­ba. Pero des­pués de la derro­ta en la bata­lla por la defen­sa de Mála­ga, y cuan­do cayó heri­da en la hui­da hacia Alme­ría sien­do res­pon­sa­ble de los camio­nes que con­du­cían a los heri­dos de su Bata­llón, Ani­ta sufrió las con­se­cuen­cias de la implan­ta­ción defi­ni­ti­va del Ejér­ci­to Popu­lar de la Repú­bli­ca, hecho que había veni­do fra­guán­do­se des­de octu­bre del año anterior.

Las muje­res no fue­ron expul­sa­das del Ejér­ci­to Popu­lar. Solo fue­ron «Invi­ta­das» a marcharse.

Ni el decre­to de mili­ta­ri­za­ción de Lar­go Caba­lle­ro de fecha 29 de sep­tiem­bre de 1936, ni en nin­gu­na de las Órde­nes y Decre­tos pos­te­rio­res se men­cio­nó jamás la pala­bra «mujer» ni mucho menos se escri­bió en la Gace­ta de Madrid ni en el Dia­rio Ofi­cial del Minis­te­rio de la Gue­rra, pri­me­ro, y de Defen­sa Nacio­nal des­pués, que ellas, las mili­cia­nas, debían aban­do­nar el ejér­ci­to. No es cier­to, como se ha escri­to en nume­ro­sas oca­sio­nes, que el Gobierno de la Repú­bli­ca decre­ta­se la expul­sión de las muje­res de los fren­tes de gue­rra. Tal decre­to no exis­tió (5). Tam­po­co hacía fal­ta que se des­pres­ti­gia­ra de esa mane­ra ante los ojos del mun­do con una medi­da así.
Lo que ocu­rrió es que des­de que se creó el Ejér­ci­to Volun­ta­rio el 17 de agos­to de 1936, y más aún cuan­do se hizo un lla­ma­mien­to a filas a las Quin­tas de los años 32 y 33, solo los «varo­nes» pudie­ron incor­po­rar­se al Ejér­ci­to Popu­lar. De esta for­ma se les veta­ba a las muje­res su futu­ra incor­po­ra­ción a tareas mili­ta­res com­ba­tien­tes, pero nun­ca se les prohi­bió, «por decre­to», a las que ya nutrían las Com­pa­ñías, Bata­llo­nes o Bri­ga­das. Se pue­den citar otros casos cono­ci­dos como el de Encar­na­ción Her­nán­dez Luna, pero Ani­ta Carri­llo es un buen ejem­plo de la pre­sen­cia de la mujer en el Ejér­ci­to Popu­lar más allá de enero de 1937, cuan­do el coman­dan­te del Quin­to Regi­mien­to, Daniel Orte­ga Mar­tí­nez, pro­nun­ció en el Cine Goya de Madrid las céle­bres pala­bras: «Que­da disuel­to el 5.º Regi­mien­to. ¡Viva el Ejér­ci­to Popu­lar!».
Pero sí es cier­to que la pre­sión social que sopor­ta­ron fue enor­me, y muchas opta­rían por aban­do­nar el fren­te e incor­po­rar­se a ser­vi­cios sani­ta­rios, admi­nis­tra­ti­vos, a con­du­cir tran­vías, a cui­dar huér­fa­nos de la gue­rra o a tra­ba­jar en fábri­cas de arma­men­to. Y no solo fue pre­sión social. Tam­bién se publi­ca­ron opi­nio­nes de perio­dis­tas, polí­ti­cos y jefes mili­ta­res total­men­te con­tra­rios a la pre­sen­cia de la mujer en el ejér­ci­to. Es muy cono­ci­do el caso del socia­lis­ta Inda­le­cio Prie­to. Pero espe­cial­men­te lace­ran­te fue lo que se publi­ca­ba en la revis­ta El Com­ba­te, órgano de la 2ª Colum­na de la FAI en Cas­pe (Zara­go­za) los días 9 y 11 de octu­bre de 1936 en su colum­na «La mujer ante la gue­rra». ¿El autor era un sim­ple mili­ciano? Nada de eso. Lo fir­ma­ba nada menos que el diri­gen­te liber­ta­rio y man­do mili­tar de la Colum­na Fran­cis­co Carras­quer Lau­ned. No quie­ro repro­du­cir sus pala­bras por­que son muy ofen­si­vas, solo resu­mir­las en su men­sa­je: las muje­res eran infe­rio­res a los hom­bres para las tareas gue­rre­ras, y aquél que faci­li­ta­ra su per­ma­nen­cia en el ejer­ci­to, sen­ci­lla­men­te esta­ba «sabo­tean­do» la revo­lu­ción al «sabo­tear» la eco­no­mía y la gue­rra. Opi­nio­nes como esta no serían com­par­ti­das por otros jefes mili­cia­nos, pero sí se fue­ron exten­dien­do, sobre todo cuan­do lle­ga­ron las derro­tas mili­ta­res y los fas­cis­tas ase­dia­ron Madrid. Y las pocas muje­res que aún per­ma­ne­cían en los fren­tes debie­ron ser muy valien­tes, cons­cien­tes de su misión his­tó­ri­ca e impermea­bles a esta corrien­te de opi­nión para con­ti­nuar su lucha mili­tar.
La his­to­ria de Ani­ta Carri­llo nos ofre­ce un docu­men­to sor­pren­den­te que demues­tra otra for­ma de «invi­tar» a las com­ba­tien­tes a que aban­do­na­sen el Ejér­ci­to Popu­lar: el aspec­to eco­nó­mi­co. No fue nece­sa­rio que se decre­ta­se su expul­sión, pero sí se orde­nó que solo podían per­ci­bir sus pagas los «varo­nes» encua­dra­dos en las uni­da­des de com­ba­te. Las muje­res lucha­rían de for­ma gra­tui­ta, como así debie­ron hacer­lo las más de tres­cien­tas que, según se ha docu­men­ta­do (6), con­ti­nua­ron enro­la­das en el Ejér­ci­to Popu­lar regu­lar repu­bli­cano casi has­ta el final de la gue­rra.
El coro­nel Anto­nio Orte­ga Gutié­rrez, que había sido desig­na­do por el pre­si­den­te Negrín en mayo de 1937 nue­vo direc­tor de la Direc­ción Gene­ral de Segu­ri­dad con sede en Valen­cia, le remi­tía al Minis­tro de la Gober­na­ción, el socia­lis­ta Julián Zuga­za­goi­tia, una car­ta del Sub­se­cre­ta­rio del Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal don­de se mani­fes­ta­ba que la capi­ta­na Ana Carri­llo Domín­guez y la tenien­te Car­men Cano Falla «por su sexo no pue­den deven­gar habe­res como tales ofi­cia­les», y lamen­ta­ba que «estas com­pa­ñe­ras», que en los pri­me­ros momen­tos acu­die­ron a la lucha «bra­va­men­te y lle­nas de entu­sias­mo», que­da­sen aho­ra «des­am­pa­ra­das y sin recur­sos». Por este moti­vo le pedía que si fue­ra posi­ble se las emplea­ra como «agen­tes feme­ni­nos para el ser­vi­cio de espio­na­je» o emplea­das en el nue­vo Depar­ta­men­to de Infor­ma­ción del Esta­do (DEDIDE) crea­do por el minis­tro. No se sabe si fue así o no, pero sí que aban­do­na­ron la carre­ra mili­tar y que una espe­sa capa de olvi­do las hizo invi­si­bles para la His­to­ria duran­te varias déca­das.
Esta es la prue­ba evi­den­te, que ha pasa­do des­aper­ci­bi­da, de la fala­cia de la expul­sión guber­na­ti­va de las muje­res del Ejér­ci­to Popu­lar de la Segun­da Repú­bli­ca. No fue­ron expul­sa­das, solo fue­ron «invi­ta­das», de muchas y varia­das mane­ras, a que­dar­se en la reta­guar­dia ejer­cien­do tareas «más pro­pias» de muje­res. La diná­mi­ca de la gue­rra don­de el ban­do fran­quis­ta fue sóli­da y defi­ni­ti­va­men­te res­pal­da­do por los ejér­ci­tos ale­ma­nes e ita­lia­nos, ayu­da­do por el silen­cio cóm­pli­ce de las poten­cias bri­tá­ni­ca y esta­dou­ni­den­se, supu­so que la revo­lu­ción fra­ca­sa­ra. Pero la labor de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca y la recu­pe­ra­ción de la memo­ria colec­ti­va han con­se­gui­do que por enci­ma del gri­to de «¡la mujer a la reta­guar­dia!» haya pre­va­le­ci­do la figu­ra de la mili­cia­na com­ba­tien­te empu­ñan­do un fusil y la son­ri­sa de la capi­ta­na Ani­ta Carri­llo Domín­guez que nos mira orgu­llo­sa des­de las pági­nas de la revis­ta Estam­pa.

Notas:

(1) Excep­ción hecha de los Bata­llo­nes de Muje­res en Petro­gra­do duran­te la Revo­lu­ción de Febre­ro de 1917. Entre otras fuen­tes, pue­de con­sul­tar­se el capí­tu­lo «Muje­res sol­da­dos» del libro de Loui­se Bryant «Seis meses rojos en Rusia» (1918).

(2) Artícu­lo «La pri­me­ra mili­cia­na» (2018), de Manuel Almi­sas Albén­diz. Dis­po­ni­ble en: https://​kao​sen​la​red​.net/​l​a​-​p​r​i​m​e​r​a​-​m​i​l​i​c​i​a​na/

(3) Idea expues­ta por pri­me­ra vez en la obra de Lisa Lines «Fema­le Com­ba­tants in the Spa­nish Civil War: Mili­cia­nas on the Front Lines and in the Rear­guard» publi­ca­da en la revis­ta Jour­nal of Inter­na­tio­nal Women’s Stu­dies (Vol. 10 de Mayo de 2009).

(4) Datos bio­grá­fi­cos toma­dos de «Capi­ta­na Ani­ta Carri­llo, ejem­plo de mujer repu­bli­ca­na», de Manuel Almi­sas Albén­diz (Edi­to­rial Sur­oes­te-El Puer­to, 2020).

(5) Estoy del todo de acuer­do con esta mis­ma idea expre­sa­da en «Muje­res com­ba­tien­tes en el ejér­ci­to popu­lar de la Repú­bli­ca (1936−1939)», por Sara Her­nán­dez y Luis A. Ruiz (en «El pasa­do que no pasa: la Gue­rra Civil espa­ño­la a los ochen­ta años de su fina­li­za­ción», de Eduar­do Higue­ras Cas­ta­ñe­da, Ángel Luis López Villa­ver­de y Ser­gio Nie­ves Cha­ves (Coor­di­na­do­res). Edi­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha (Cuen­ca, 2020).

(6) Estoy del todo de acuer­do con esta mis­ma idea expre­sa­da en «Muje­res com­ba­tien­tes en el ejér­ci­to popu­lar de la Repú­bli­ca (1936−1939)», por Sara Her­nán­dez y Luis A. Ruiz (en «El pasa­do que no pasa: la Gue­rra Civil espa­ño­la a los ochen­ta años de su fina­li­za­ción», de Eduar­do Higue­ras Cas­ta­ñe­da, Ángel Luis López Villa­ver­de y Ser­gio Nie­ves Cha­ves (Coor­di­na­do­res). Edi­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha (Cuen­ca, 2020).

Fuen­te: Kaoselanred.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *