Saha­ra Occi­den­tal. Perio­dis­tas saha­rauis: el peli­gro­so tra­ba­jo de informar

Por Enric Llo­pis /​Resu­men Medio Orien­te /​27 de sep­tiem­bre de 2021 – El repor­te­ro Said Ami­dan denun­cia el “blo­queo infor­ma­ti­vo” ejer­ci­do por Marrue­cos en un acto de Valèn­cia Defensa.

Sal­var la vida de Sul­ta­na Jaya y su fami­lia en los terri­to­rios ocu­pa­dos del Sáha­ra Occidental.

Es el lla­ma­mien­to rea­li­za­do el pasa­do 4 de sep­tiem­bre por la Dele­ga­ción del Fren­te Poli­sa­rio para Espa­ña ante el “aco­so” y “ase­dio” al que se ven some­ti­das ‑duran­te más de 300 días- estas acti­vis­tas por par­te de la poli­cía marro­quí. Han denun­cia­do, ade­más del arres­to domi­ci­lia­rio, malos tra­tos físi­cos y psicológicos.

El comu­ni­ca­do aña­de que la situa­ción de la defen­so­ra saha­raui y sus fami­lia­res se ha agra­va­do en las últi­mas fechas por el con­ta­gio del coro­na­vi­rus. El ejem­plo de Sul­ta­na Jaya, que en dife­ren­tes oca­sio­nes denun­ció agre­sio­nes físi­cas, ha adqui­ri­do rele­van­cia internacional.

El Movi­mien­to por los Pre­sos Polí­ti­cos Saha­rauis (MPPS), que se mani­fies­ta los lunes en Madrid fren­te al Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res, remi­tió el 13 de sep­tiem­bre una car­ta al titu­lar del depar­ta­men­to, José Manuel Alba­res, con una rei­vin­di­ca­ción: “Insis­ti­mos, sal­ve a las her­ma­nas Jaya”. El escri­to denun­cia “el nulo inte­rés que ha demos­tra­do su minis­te­rio por el caso Jaya: una mujer muy enfer­ma y des­aten­di­da, y por los ata­ques sal­va­jes de las fuer­zas de ocu­pa­ción marro­quíes a unas muje­res inde­fen­sas, reclui­das y ais­la­das a la fuer­za des­de hace 299 días”.

A la denun­cia se ha suma­do el perio­dis­ta y fotó­gra­fo del colec­ti­vo Equi­pe Media, Said Ami­dan, duran­te un acto sobre Los dere­chos huma­nos en el Sáha­ra Occi­den­tal cele­bra­do el 17 de sep­tiem­bre en el Col·legi Major Rec­tor Peset de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia. El acto fue orga­ni­za­do por el Pro­gra­ma Valen­ciano de Pro­tec­ción Inte­gral y Aco­gi­da de Defen­so­res y Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos (Valèn­cia Defen­sa), en el que par­ti­ci­pa el acti­vis­ta saha­raui duran­te seis meses, y la Pla­ta­for­ma Valen­cia­na de Soli­da­ri­dad con el Pue­blo Saharaui.

Otro de los casos men­cio­na­dos por Said Ami­dan es el del tam­bién perio­dis­ta saha­raui Moha­med Lamin Had­di, refe­ren­cia­do por el MPP en la car­ta del 13 de sep­tiem­bre: “Lle­va des­de el 16 de julio sin hablar con su fami­lia, y no se sabe dón­de lo tie­nen, supo­nien­do que esté vivo”; pre­so polí­ti­co del gru­po de Gdeim Izik (cam­pa­men­to de pro­tes­ta sofo­ca­do por las fuer­zas de segu­ri­dad marro­quíes en 2010), Moha­med Lamin Hadi ha per­ma­ne­ci­do en huel­ga de ham­bre duran­te 69 días, para denun­ciar el mal­tra­to y ais­la­mien­to del que es obje­to en la cár­cel marro­quí de Tiflet2 (el acti­vis­ta fue con­de­na­do por un tri­bu­nal mili­tar de Marrue­cos a 25 años de prisión).

Orga­ni­za­cio­nes como CODESA (Colec­ti­vo de Defen­so­res de Dere­chos Huma­nos Saha­rauis) tam­bién infor­man en sus comu­ni­ca­dos –des­de El Aaiún- de estas prác­ti­cas. Por ejem­plo el 10 de mayo se hicie­ron eco de los tes­ti­mo­nios de tres acti­vis­tas saha­rauis, secues­tra­dos y some­ti­dos a tor­tu­ras por las fuer­zas de ocu­pa­ción: Babou­zid Moha­med Said Leboihi (pre­si­den­te del colec­ti­vo); el estu­dian­te y expre­so polí­ti­co Salek Moha­med Salek Babir; y el estu­dian­te Kha­led Husein Lah­cen Boufraywa.

Las veja­cio­nes físi­cas y ver­ba­les se pro­du­je­ron, según rela­ta­ron, des­pués de ser “saca­dos a la fuer­za de la casa (en la que se halla­ban) con los ojos ven­da­dos, espo­sa­dos y meti­dos den­tro de un automóvil”.

Sur­gi­do en 2009, el colec­ti­vo Equi­pe Media está for­ma­do por entre 20 y 25 repor­te­ros que docu­men­tan las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos por par­te de Marrue­cos en el Sáha­ra Occi­den­tal. Fue­ron galar­do­na­dos con el Pre­mio Inter­na­cio­nal de Perio­dis­mo Julio Angui­ta Parra­do y el Soli­da­rity pri­ze de la ONG sue­ca Afri­ka Grup­per­na en 2019; y en 2020 con el Pre­mi Lli­ber­tat d’Expressió de la Unió de Perio­dis­tes Valencians.

Ade­más de en len­gua ára­be y en inglés, Equi­pe Media difun­de en cas­te­llano a tra­vés de las redes socia­les algu­nas de sus infor­ma­cio­nes; así, el 18 de sep­tiem­bre des­ta­có que las fuer­zas de ocu­pa­ción marro­quíes derri­ba­ron ‑a pri­me­ra hora de la maña­na- un cen­te­nar de vivien­das de fami­lias bedui­nas saha­rauis en una aldea pró­xi­ma a El Aaiún (capi­tal de la Repú­bli­ca Saha­raui Demo­crá­ti­ca). O, el pasa­do 6 de sep­tiem­bre, la movi­li­za­ción de muje­res en las calles de El Aaiún en con­tra de que las elec­cio­nes gene­ra­les del Rei­no de Marrue­cos se cele­bra­ran tam­bién en los terri­to­rios ocupados.

En el acto de Valen­cia se pro­yec­tó el docu­men­tal de 17 minu­tos titu­la­do Tres cáma­ras roba­das, pro­du­ci­do en 2017 por Equi­pe Media y RaFILM. Está ins­pi­ra­do en otra pelí­cu­la –5 bro­ken came­ras-, de Emad Bur­nat y Guy Davi­di, sobre las luchas por la tie­rra en Palestina.

Todas las imá­ge­nes de Tres cáma­ras roba­das fue­ron gra­ba­das en secre­to. La pelí­cu­la comien­za con las car­gas de la poli­cía de Marrue­cos cap­ta­das por los acti­vis­tas; con­ti­núa mos­tran­do la pre­sen­cia del ejér­ci­to marro­quí en las ciu­da­des saha­rauis; y pro­si­gue con imá­ge­nes de una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca en el barrio de Maat Allah –de 2009‑, en la que la poli­cía “robó” la pri­me­ra cáma­ra –duran­te la repre­sión y los gol­pes de porra‑, al repor­te­ro que gra­ba­ba des­de una azotea. 

“El cor­to es una peque­ña par­te de todo lo que no se ve”, afir­ma Said Ami­dan, “pero hay situa­cio­nes peo­res”. El defen­sor de los dere­chos huma­nos pone el énfa­sis, asi­mis­mo, en el expo­lio de las rique­zas natu­ra­les del Sáha­ra. Del des­po­jo dan cuen­ta docu­men­ta­les como Ocu­pa­ción SA, de noviem­bre de 2020, pro­du­ci­do por For­ward a ini­cia­ti­va de las ONG Mun­du­bat y Gune Ire­kiak y con la par­ti­ci­pa­ción de Equi­pe Media.

El audio­vi­sual, diri­gi­do por la perio­dis­ta Lau­ra Dau­dén y el pro­fe­sor de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les Sebas­tián Ruiz-Cabre­ra, apun­ta la res­pon­sa­bi­li­dad de mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las; como Sie­mens-Game­sa (cons­truc­ción de par­ques eóli­cos en los terri­to­rios ocu­pa­dos); CEPSA (expor­ta­ción de pro­duc­tos petro­lí­fe­ros); gru­po CEISA (impor­ta­ción a las islas Cana­rias de are­na extraí­da en el Sáha­ra Occi­den­tal); gru­po RODMAN (ven­ta de embar­ca­cio­nes mili­ta­res a Marrue­cos); Fon­do de inver­sión Alan­tra y com­pa­ñía Unión Mar­tín (comer­cia­li­za­ción de pes­ca­do cap­tu­ra­do en los cala­de­ros saharauis).

El Fren­te Poli­sa­rio advir­tió este verano a la aero­lí­nea Bin­ter, que pro­gra­ma vue­los entre Gran Cana­ria y El Aaiún, que esta acti­vi­dad cons­ti­tu­ye un “nego­cio ile­gal” (afec­ta a un terri­to­rio ocu­pa­do ile­gal­men­te por Marrue­cos); y recuer­da que la com­pa­ñía no ha con­ta­do con el con­sen­ti­mien­to de los repre­sen­tan­tes del pue­blo saharaui.

Ade­más Wes­tern Saha­ra Resour­ce Watch (WSRW) infor­mó el 5 de sep­tiem­bre sobre las impor­ta­cio­nes a Méxi­co de mine­ral de fos­fa­to pro­ce­den­te del Sáha­ra, y mos­tró imá­ge­nes de los buques de des­car­ga; la empre­sa res­pon­sa­ble de las “impor­ta­cio­nes masi­vas” es, según los inves­ti­ga­do­res, la filial en Méxi­co de la mul­ti­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se Innophos. WSRW des­ta­có tam­bién, en una nota infor­ma­ti­va del 19 de julio, que un ter­cio del total de la hari­na de pes­ca­do expor­ta­da por Marrue­cos se envía des­de el Sáha­ra Occi­den­tal en bar­cos con des­tino a Turquía.

Entre la ocu­pa­ción, la repre­sión y la rapi­ña, ¿en qué con­di­cio­nes tra­ba­jan los perio­dis­tas para rom­per el blo­queo mediá­ti­co? “Las res­tric­cio­nes y la vigi­lan­cia sobre los infor­ma­do­res ha aumen­ta­do des­pués que Marrue­cos vio­la­ra el alto el fue­go en noviem­bre de 2020 en Guer­gue­rat”, expli­ca Said Ami­dan en el acto orga­ni­za­do por Valèn­cia Defensa.

Y recuer­da casos ante­rio­res, como el de la perio­dis­ta Nazha El Kha­li­di, inte­gran­te de Equi­pe Media, dete­ni­da y gol­pea­da mien­tras gra­ba­ba en una mani­fes­ta­ción en diciem­bre de 2018 en El Aaiún; la poli­cía le requi­só el telé­fono móvil (fue mal­tra­ta­da en una comi­sa­ría, juz­ga­da y con­de­na­da a una mul­ta por un tri­bu­nal marro­quí). Otros perio­dis­tas del colec­ti­vo, como Bashir Khad­da y Moham­med al-Bam­bary, fue­ron sen­ten­cia­dos a penas de prisión.

Los cita­dos ejem­plos se deta­llan en el infor­me Sáha­ra Occi­den­tal: un desier­to para el perio­dis­mo, publi­ca­do en junio de 2019 por Repor­te­ros Sin Fron­te­ras. ¿Qué impli­ca ejer­cer el perio­dis­mo en el Sáha­ra Occi­den­tal? “Es un acto de heroís­mo, cuyos pro­ta­go­nis­tas pagan inde­fec­ti­ble­men­te con arres­tos, deten­cio­nes arbi­tra­rias, aco­sos a sus fami­lias, calum­nias, difa­ma­cio­nes, malos tra­tos, tor­tu­ras, cons­tan­tes entra­das y sali­das de la cár­cel, y sen­ten­cias tan abul­ta­das como injus­tas”, resu­me el docu­men­to de la ONG. 

Fuen­te : Rebelión.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *