Pales­ti­na. La his­to­ria rebel­de de Jenin con­ta­da por sus mayores

Por Fareed Taa­ma­llah, Resu­men de Medio Orien­te, 28 de sep­tiem­bre de 2021.

Foto: Kha­dra Abu Sariy­yi, aho­ra de 84 años, per­dió la casa de su fami­lia en el cam­pa­men­to de Jenin dos veces debi­do a las demo­li­cio­nes del ejér­ci­to israe­lí (MEE /​Moham­mad Ateeq)

Los resi­den­tes rela­tan recuer­dos de desa­fío en la ciu­dad de Cis­jor­da­nia don­de las his­to­rias fami­lia­res y la revo­lu­ción van de la mano

Mucho antes de que seis pri­sio­ne­ros pales­ti­nos salie­ran de una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad israe­lí cavan­do un túnel con cucha­ras a prin­ci­pios de este mes, su ciu­dad natal de Jenin esta­ba a la van­guar­dia de la resis­ten­cia palestina.

Des­de la inva­sión del ejér­ci­to de Napo­león Bona­par­te has­ta los recien­tes tiro­teos entre jóve­nes arma­dos loca­les y las fuer­zas de segu­ri­dad israe­líes, los resi­den­tes de la ciu­dad del nor­te de Cis­jor­da­nia hablan con orgu­llo de su his­tó­ri­co desafío.

«Cre­cí escu­chan­do la heroi­ca his­to­ria de mi tío abue­lo, Farhan al-Saa­di e [Izz al-Din] al-Qas­sam, quie­nes plan­ta­ron las semi­llas de la resis­ten­cia e ins­pi­ra­ron a la siguien­te gene­ra­ción en Jenin, inclu­yén­do­me a mí», dijo Bas­sam. al-Saa­di, aho­ra de 61 años.

Al igual que los recuer­dos de Saa­di, las his­to­rias y las his­to­rias fami­lia­res que com­par­ten los resi­den­tes mayo­res tra­zan un lar­go lega­do de lucha con­tra la opre­sión y la ocu­pa­ción que per­du­ra en la actualidad.

Jenin city and camp

Ciu­dad y cam­pa­men­to de Jenin
Miran­do la ciu­dad de Jenin des­de el cam­pa­men­to de Jenin hoy (MEE /​Moham­mad Ateeq)

Jenin se encuen­tra al pie de las escar­pa­das coli­nas de Nablus, las Jabal an-Nar o «las mon­ta­ñas de fue­go», como se las lla­mó des­pués de que los resi­den­tes pren­die­ran fue­go a oli­va­res y bos­ques para dete­ner el avan­ce de los sol­da­dos fran­ce­ses en 1799.

Cuan­do los fran­ce­ses final­men­te gana­ron la bata­lla, Napo­león orde­nó a sus sol­da­dos que­mar y saquear Jenin en repre­sa­lia por su ayu­da a los otomanos.

El tío revo­lu­cio­na­rio
Más de un siglo des­pués, Jenin fue cap­tu­ra­da en sep­tiem­bre de 1918 por los alia­dos bri­tá­ni­cos duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y cayó bajo el con­trol de las auto­ri­da­des del Man­da­to Bri­tá­ni­co jun­to con el res­to de Palestina.

Fue duran­te este perío­do que Izz al-Din al-Qas­sam, un pre­di­ca­dor musul­mán y refor­ma­dor social, orga­ni­zó la pri­me­ra resis­ten­cia arma­da pales­ti­na en 1935 con­tra los bri­tá­ni­cos en el área de Jenin.

Bassam Al-saadi telling MEE about his mother's memories of Al-qassam

Bas­sam al-Saa­di con­tán­do­le a MEE sobre los recuer­dos de su madre sobre Izz al-Din al-Qas­sam (MEE /​Moham­mad Ateeq)

En 1936, Jenin era un cen­tro de rebe­lión con­tra las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas, enca­be­za­da por el ami­go de Qas­sam, y tío abue­lo de Bas­sam al-Saa­di, Farhan al-Saadi.

Farhan al-Saa­di, ori­gi­na­rio de una aldea cer­ca de Jenin, par­ti­ci­pó en mani­fes­ta­cio­nes con­tra los bri­tá­ni­cos y en el levan­ta­mien­to de Al-Buraq de 1929, que fue un enfren­ta­mien­to entre musul­ma­nes y judíos por el acce­so a un lugar sagra­do en Jeru­sa­lén que se exten­dió por todo el país.

Los dos hom­bres se habían cono­ci­do años antes antes de que las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas encar­ce­la­ran a su tío abue­lo de 1929 a 1932, dijo Bas­sam al-Saadi.

«Mi madre me dijo que vio a al-Qas­sam venir a visi­tar a mi tío abue­lo en su casa en la aldea de Alma­zar», dijo Saa­di a Midd­le East Eye.

«Pero cuan­do fue libe­ra­do de la pri­sión, se unió a al-Qas­sam, quien encon­tró una incu­ba­do­ra popu­lar para su revo­lu­ción en Jenin entre los cam­pe­si­nos que apo­ya­ban la revolución».

Meses antes del comien­zo de la revuel­ta ára­be con­tra el Man­da­to Bri­tá­ni­co, que pedía la inde­pen­den­cia pales­ti­na y el fin de la inmi­gra­ción judía sin lími­tes, Qas­sam murió en un tiro­teo con la poli­cía colo­nial británica.

Pero Farhan al-Saa­di con­ti­nuó. El 15 de abril de 1936, su gru­po ten­dió una embos­ca­da a un auto­bús en la carre­te­ra Nablus-Tul­karm cer­ca de Jenin.

Dos pasa­je­ros judíos murie­ron en ven­gan­za por la matan­za de pales­ti­nos a manos de orga­ni­za­cio­nes judías, un inci­den­te vis­to como el pun­to de par­ti­da de la revuelta.

Bas­sam al-Saa­di dijo que su madre era una ado­les­cen­te cuan­do su tío abue­lo fue arres­ta­do en la casa de su fami­lia en 1937. Fue eje­cu­ta­do en noviem­bre de 1937 a la edad de 75 años, pero la rebe­lión en Jenin continuó.

Blown up Jenin

Jenin en 1938 des­pués de que las fuer­zas bri­tá­ni­cas vola­ron una cuar­ta par­te de la ciu­dad en un ata­que de repre­sa­lia (Biblio­te­ca del Congreso)

En 1938, un día des­pués de que un alto coman­dan­te bri­tá­ni­co fue­ra ase­si­na­do en su ofi­ci­na de Jenin, una gran fuer­za bri­tá­ni­ca con explo­si­vos y dina­mi­ta entró en Jenin y explo­tó apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de la ciudad.

La revuel­ta ter­mi­nó en 1939 cuan­do los fun­cio­na­rios del Man­da­to Bri­tá­ni­co emi­tie­ron un libro blan­co pro­me­tien­do fre­nar la inmi­gra­ción judía a Pales­ti­na y des­pués de que la mayo­ría de los líde­res revo­lu­cio­na­rios pales­ti­nos hubie­ran sido ase­si­na­dos o arrestados.

Recons­tru­yen­do con barro y pie­dra
En 1948, des­pués de que Israel decla­ra­ra su inde­pen­den­cia y miles de pales­ti­nos fue­ron ase­si­na­dos o expul­sa­dos​de sus hoga­res, des­arrai­ga­dos por gru­pos para­mi­li­ta­res judíos, el ejér­ci­to israe­lí ocu­pó bre­ve­men­te Jenin.

La ciu­dad podría haber corri­do la mis­ma suer­te que la veci­na ciu­dad de Hai­fa, que fue ocu­pa­da por Israel y cuyos resi­den­tes ára­bes fue­ron des­pla­za­dos. La mayo­ría de los resi­den­tes de Jenin se vie­ron obli­ga­dos a huir bajo el inten­so bom­bar­deo de su ciudad.

Pero en lugar de estar ocu­pa­da, Jenin fue defen­di­da por el ejér­ci­to ira­quí y volun­ta­rios pales­ti­nos, inclui­do Moham­mad Qas­ra­wi de la aldea de Bur­qin cer­ca de Jenin.

Aho­ra con 96 años, Qas­ra­wi con­tó sobre la «gran bata­lla» entre el ejér­ci­to ira­quí y la mili­cia judía.

Mohammed Qasrawi recounts the 'big battle' between the Iraqi army and Jewish militias in the 1940s

Moham­med Qas­ra­wi, de 96 años, rela­ta la «gran bata­lla» entre el ejér­ci­to ira­quí y las mili­cias judías en la déca­da de 1940 (MEE /​Moham­mad Ateeq)

«Mucha gen­te murió, inclui­dos tres de mis ami­gos, y los ente­rra­mos con los már­ti­res ira­quíes en el cemen­te­rio de Al-Shuha­da, pero gana­mos la bata­lla y derro­ta­mos a las pan­di­llas», dijo.

En 1949, Jenin que­dó bajo el domi­nio jor­dano y, a prin­ci­pios de los años 50, se esta­ble­ció el cam­po de Jenin para alber­gar a los pales­ti­nos des­pla­za­dos expul­sa­dos​duran­te la gue­rra de 1948 entre Israel y los paí­ses árabes.

El cam­po en las afue­ras occi­den­ta­les de Jenin se con­vir­tió más tar­de en un bas­tión de resis­ten­cia a la ocu­pa­ción israelí.

Kha­dra Abu Sariy­yi, de 84 años, recuer­da cuan­do las mili­cias sio­nis­tas des­tru­ye­ron la aldea de Zare’en, su ciu­dad natal, y des­pla­za­ron a su fami­lia, que se vio obli­ga­da a vivir como refu­gia­dos en el cam­po de Jenin.

«Cons­trui­mos una casa de pie­dra y barro en el cam­pa­men­to», dijo, hablan­do con MEE en el cam­pa­men­to de Jenin, don­de toda­vía vive y don­de la casa de su fami­lia ha sido demo­li­da dos veces.

«Mi her­mano Has­san, que fue uno de los rebel­des con­tra los bri­tá­ni­cos y se invo­lu­cró con la revo­lu­ción, fue ase­si­na­do a tiros en 1969 por mili­ta­res israe­líes, quie­nes pos­te­rior­men­te secues­tra­ron el cuerpo».

Su cuer­po nun­ca fue devuel­to y la fami­lia sigue sin estar segu­ra has­ta el día de dón­de está enterrado.

Bas­sam al-Saa­di tam­bién recuer­da el tiem­po que pasó en el cam­pa­men­to de Jenin des­pués de que sus padres huye­ron de su aldea de Al-Mazar, tam­bién arra­sa­da por mili­cias judías, cuan­do se trans­mi­tie­ron las his­to­rias de su tío abue­lo y Qassam.

‘Su espe­ran­za era vol­ver’
Jenin cayó bajo la ocu­pa­ción israe­lí des­pués de la gue­rra de 1967, lo que lle­vó a muchos jóve­nes loca­les como Jamal Zobai­di a unir­se a la resis­ten­cia con­tra la ocupación.

Zobai­di, aho­ra de 65 años, dijo que él y su fami­lia, jun­to con muchos otros resi­den­tes, huye­ron del cam­pa­men­to de Jenin hacia las mon­ta­ñas duran­te la gue­rra para esca­par de los con­ti­nuos bombardeos.

Zobaidi

Jamal Zobai­di ini­ció acti­vi­da­des de resis­ten­cia pací­fi­ca des­pués de que su fami­lia se vie­ra obli­ga­da a huir del cam­po de Jenin duran­te la gue­rra de 1967 (MEE /​Moham­med Ateeq)

«Su espe­ran­za era regre­sar a sus aldeas des­pla­za­das, pero en cam­bio regre­sa­ron al cam­pa­men­to», dijo Zobaidi.

Zobai­di luchó con­tra la ocu­pa­ción israe­lí a tra­vés de acti­vi­da­des pací­fi­cas duran­te la déca­da de 1970 y has­ta la déca­da de 1980. Fue encar­ce­la­do duran­te seis meses sin car­gos ni jui­cio en 1987. Su casa, dijo, fue una de las varias demo­li­das por el ejér­ci­to israe­lí como cas­ti­go colectivo.

En diciem­bre de 1987, cuan­do esta­lla­ron pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes con­tra la ocu­pa­ción israe­lí en Cis­jor­da­nia y Gaza, los resi­den­tes de Jenin resistieron.

Joma’a Abu Jabal, de 54 años, que nació en el cam­pa­men­to de Jenin des­pués de que su fami­lia fue­ra expul­sa­da de Lid al-Awa­deen, el pue­blo cer­ca de Hai­fa don­de vivían en 1948, lo recuer­da bien.

«El ejér­ci­to israe­lí con jeeps blin­da­dos no asal­tó el cam­pa­men­to duran­te 60 días debi­do a la feroz resis­ten­cia», dijo a MEE.

El her­mano de Abu Jabal, Isam, fue ase­si­na­do a tiros por un fran­co­ti­ra­dor israe­lí cuan­do el ejér­ci­to final­men­te irrum­pió en el cam­po en febre­ro de 1988.

Abu Jabal fue arres­ta­do más de 10 veces por el ejér­ci­to israe­lí entre 1987 y 2020, y acu­sa­do de estar afi­lia­do a Hamas. Pasó un total de más de cin­co años en pri­sión y estos días tra­ba­ja en la construcción.

Inva­sión de Jenin
Duran­te la segun­da Inti­fa­da, el ejér­ci­to israe­lí ata­có el cam­po de Jenin como par­te de lo que se lla­mó Ope­ra­ción Escu­do Defensivo.

En abril de 2002, el ejér­ci­to israe­lí ase­dió el cam­po, cor­tó el agua, los ali­men­tos y la elec­tri­ci­dad e impi­dió la entra­da del per­so­nal médi­co antes de bom­bar­dear­lo con avio­nes de com­ba­te F‑16 y pro­yec­ti­les de artillería.

La ope­ra­ción pro­vo­có el ase­si­na­to de dece­nas de pales­ti­nos, la des­truc­ción de dece­nas de hoga­res y el des­pla­za­mien­to de miles de resi­den­tes, y se con­vir­tió en un sím­bo­lo impor­tan­te de la opre­sión de Israel y de la resis­ten­cia palestina.

Joma'a Abu-Jabal shows the prosthetic leg he uses after Israeli forces shot his leg which was later amputated

Joma’a Abu-Jabal mues­tra la pier­na pro­té­si­ca que usa des­pués de que las fuer­zas israe­líes le dis­pa­ra­ran la pier­na, que lue­go fue ampu­tada (MEE /​Moham­mad Ateeq)

Duran­te la inva­sión, Joma’a Abu Jabal esta­ba alma­ce­nan­do y dis­tri­bu­yen­do comi­da a los resi­den­tes del cam­po cuan­do un sol­da­do israe­lí le dis­pa­ró en la pier­na con una bala explo­si­va que le rom­pió la rótula.

Duran­te cua­tro días, sus heri­das san­gra­ron mien­tras se escon­día en una casa aban­do­na­da para evi­tar ser arres­ta­do. Pero cuan­do el ejér­ci­to inva­dió el cam­pa­men­to, lo detu­vie­ron y lo encar­ce­la­ron duran­te seis meses.

«Me lle­va­ron a la cár­cel, don­de me deja­ron san­gran­do has­ta infec­tar­me el pie. Me some­tie­ron a inte­rro­ga­to­rios y tor­tu­ras con gol­pes en el pie lesio­na­do», dijo. «Me ingre­sa­ron en el hos­pi­tal, don­de me ampu­taron la pier­na sin mi consentimiento».

Duran­te la mis­ma inva­sión, Jamal Zubai­di, de 65 años, que­dó atra­pa­do en su casa con 14 miem­bros de su fami­lia. Su casa ya había sido demo­li­da duran­te la pri­me­ra intifada.

«Los avio­nes israe­líes bom­bar­dea­ron nues­tra casa con tres misi­les, con­vir­tien­do la casa en escom­bros por segun­da vez, pero sobre­vi­vi­mos mila­gro­sa­men­te», dijo.

Si bien la fami­lia de Zubai­di sobre­vi­vió al bom­bar­deo, la ope­ra­ción fue devas­ta­do­ra en otros aspec­tos. Su madre, Samee­ra, fue ase­si­na­da a tiros por el ejér­ci­to israe­lí poco antes de la inva­sión en mar­zo. Y el ejér­ci­to, dijo, ase­si­nó a su her­mano, Taha, el mes siguiente.

«Duran­te la inva­sión, los cuer­pos de los már­ti­res iban lle­nan­do las calles, por lo que comen­za­mos a reco­lec­tar los res­tos y cuer­pos para ente­rrar­los en fosas tem­po­ra­les, has­ta el final de la bata­lla, don­de fue­ron ente­rra­dos en masa», dijo.

Su casa sería demo­li­da en par­te por ter­ce­ra vez en 2004 cuan­do el ejér­ci­to israe­lí esta­ba en la bús­que­da de su her­mano, Zakariyya.

Una cono­ci­da figu­ra de la resis­ten­cia y ex coman­dan­te de las Bri­ga­das de los Már­ti­res de al-Aqsa, Zaka­riy­ya fue uno de los seis pri­sio­ne­ros que esca­pa­ron de la pri­sión de Gil­boa en Israel a prin­ci­pios de este mes, antes de ser cap­tu­ra­do y devuel­to a prisión.

Había esta­do en la cár­cel des­de 2019 acu­sa­do de par­ti­ci­par en acti­vi­da­des arma­das con­tra Israel, años des­pués de acep­tar depo­ner las armas en 2007.

Tres de los otros her­ma­nos de Zubai­di tam­bién están en la cár­cel por su par­ti­ci­pa­ción en acti­vi­da­des de resis­ten­cia, prin­ci­pal­men­te en gru­pos vin­cu­la­dos a Fatah: Yah­ya duran­te 17 años, Jibreel duran­te 13 años y Dawood duran­te 20 años.

Hoy en día, el cam­po de Jenin sigue sien­do uno de los pocos focos de resis­ten­cia con­tra la ocu­pa­ción israe­lí, y un lugar poco común don­de se dis­fru­ta de la uni­dad entre todas las fac­cio­nes pales­ti­nas, inclui­das Fatah y Hamas.

«Esta­mos uni­dos en la lucha, y la divi­sión no es tan­to entre las fac­cio­nes de la resis­ten­cia como entre la resis­ten­cia y los enemi­gos de la resis­ten­cia», dijo Abu-Jabal. «Pero lo superaremos».

fuen­te: Midd­le East Eye

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.