Cuba. Guan­tá­na­mo: pri­sión esta­dou­ni­den­se y ocu­pa­ción ilegal

Por Danay Gallet­ti Her­nan­dez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de sep­tiem­bre de 2021.

Hoy Esta­dos Uni­dos tie­ne más de 800 bases nava­les en el mun­do y, has­ta el res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes con Cuba, la Bahía de Guan­tá­na­mo era la úni­ca en un país con el que no tenía rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. Auto­ri­da­des, ex mili­ta­res de alto ran­go y aca­dé­mi­cos esta­dou­ni­den­ses se refie­ren a la inope­ran­cia de esta ins­ta­la­ción de 117,6 kiló­me­tros cua­dra­dos por­que la isla no repre­sen­ta nin­gún peli­gro para su segu­ri­dad nacio­nal y el país cari­be­ño nun­ca ha orques­ta­do un plan con­tra el terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. “Por el con­tra­rio, el gobierno cubano, en todos los años de la revo­lu­ción, ha demos­tra­do, en nume­ro­sas oca­sio­nes, su volun­tad de coope­rar en diver­sos temas, de ahí la exis­ten­cia de 23 acuer­dos”, expli­có el his­to­ria­dor, inves­ti­ga­dor y pro­fe­sor Has­san Pérez Casa­bo­na a Pren­sa Latina. 

Los acuer­dos bila­te­ra­les per­sis­ten, dijo, a pesar de las abe­rra­cio­nes del expre­si­den­te Donald Trump, como las 243 medi­das apli­ca­das con­tra Cuba, 55 de ellas en fase pan­dé­mi­ca y aún vigen­tes bajo el gobierno de Joe Biden. El tam­bién doc­tor en Cien­cias His­tó­ri­cas de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na recor­dó que el país cali­fi­ca de inad­mi­si­ble la pre­sen­cia de la base, aun­que no uti­li­za este tema como un obs­tácu­lo para avan­zar en las nego­cia­cio­nes con Esta­dos Unidos.


El capí­tu­lo oscu­ro de la prisión

El pro­ce­so de res­ti­tu­ción de rela­cio­nes ini­cia­do el 17 de diciem­bre de 2014 gene­ró algu­nas expec­ta­ti­vas, a pesar de ser solo un cam­bio en mati­ces e ins­tru­men­tos y no en los pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos per se, como expre­só el pro­pio expre­si­den­te Barack Oba­ma duran­te su visi­ta a Cuba en 2016. Inclu­so en este esce­na­rio, que­dó cla­ro que el tema de la base naval no esta­ba en dis­cu­sión, solo tras­cen­dió en esta fase, inclui­da como pro­me­sa de cam­pa­ña y no cum­pli­da duran­te su man­da­to, el cie­rre de la pri­sión, ins­ti­tui­do en 2002 lue­go de la hechos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. «Esta pri­sión mili­tar es par­te de los epi­so­dios más oscu­ros de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos cuan­do el enton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush dijo: no hay pro­ble­ma, defi­nir el lim­bo legal y las tor­tu­ras apli­ca­das a los pre­sos lle­va­dos arbi­tra­ria­men­te a ese lugar», enfa­ti­zó el aca­dé­mi­co. Pérez Casa­bo­na des­ta­có que Esta­dos Uni­dos vio­ló ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les para com­ba­tir estos cas­ti­gos físi­cos y psi­co­ló­gi­cos y las humi­lla­cio­nes allí come­ti­das son com­pa­ra­bles a las peo­res ver­sio­nes de los cam­pos de con­cen­tra­ción duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial (1939−1945). La admi­nis­tra­ción Geor­ge Bush con­si­de­ró que, como los dete­ni­dos no se encon­tra­ban en su espa­cio geo­grá­fi­co, care­cían de la pro­tec­ción que brin­da­ban los meca­nis­mos, entre ellos la Cons­ti­tu­ción de Esta­dos Uni­dos, por lo que esta con­di­ción de ‘com­ba­tien­tes enemi­gos’ los pri­vó de pro­tec­cio­nes lega­les. «Según la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal, este sitio se encuen­tra inope­ran­te, en pri­mer lugar, por razo­nes huma­ni­ta­rias rela­cio­na­das con la pri­sión y, des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, sim­bo­li­za una refe­ren­cia al colo­nia­lis­mo y la visión dis­tor­sio­na­da de con­ce­bir a Cuba como un patio tra­se­ro». argumentó.

¿Es posi­ble reti­rar la base naval? 

En teo­ría, sí, pero ¿exis­te la volun­tad polí­ti­ca del gobierno de Esta­dos Uni­dos? Pérez Casa­bo­na recor­dó que des­de 1903, fecha de ins­ta­la­ción de la base, nin­guno de los 24 pre­si­den­tes que pasa­ron por la Casa Blan­ca ha inclui­do en su polí­ti­ca la devo­lu­ción incon­di­cio­nal de ese terri­to­rio a Cuba. Ade­más, hubo duran­te muchos años lo que él lla­ma el nego­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción: ‘sec­to­res, espe­cial­men­te en el sur de Flo­ri­da, con cier­tos pode­res y repre­sen­ta­ción en el Con­gre­so, subor­di­na­dos a la ver­da­de­ra cla­se polí­ti­ca y opues­tos al acer­ca­mien­to entre las dos nacio­nes’. El res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes estu­vo con­di­cio­na­do a la eli­mi­na­ción de la isla de la lis­ta de paí­ses patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo, deci­sión impues­ta por el ex pre­si­den­te Ronald Reagan en 1982, y al avan­ce de acuer­dos para poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro. «Trump nos vol­vió a poner en esa lis­ta uni­la­te­ral y las últi­mas decla­ra­cio­nes de Biden, lue­go de los actos de des­es­ta­bi­li­za­ción social del 11 y 12 de julio, deno­tan fal­ta de volun­tad para cum­plir sus pro­me­sas al elec­to­ra­do res­pec­to a una posi­ble pro­xi­mi­dad a La Habana». .

¿Qué sig­ni­fi­ca esto para los Esta­dos Unidos? 

Des­de su cons­ti­tu­ción a prin­ci­pios del siglo XX, des­ta­có Pérez Casa­bo­na, las tro­pas esta­dou­ni­den­ses pre­sen­tes en la base con­vir­tie­ron, has­ta 1959, los alre­de­do­res de Cai­ma­ne­ra y Boque­rón en espa­cios de pros­ti­tu­ción, dro­gas, con­tra­ban­do, adic­cio­nes y jue­gos prohi­bi­dos. Las aven­tu­ras de Esta­dos Uni­dos en las nacio­nes del Cari­be y Amé­ri­ca Lati­na con­ta­ron con la com­pli­ci­dad de las tro­pas dis­pues­tas en Guan­tá­na­mo, por ejem­plo, la inva­sión de Nica­ra­gua en 1912; a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na en varias oca­sio­nes, la pri­me­ra en 1916; a Pana­má, en 1989, y a Hai­tí, en 1994. Para el his­to­ria­dor y aca­dé­mi­co Elier Ramí­rez, la base siem­pre ha sido fuen­te de ten­sión y, por ejem­plo, duran­te el man­da­to de Lyn­don B. John­son (1963−1969), fue un pun­to crí­ti­co con el ase­si­na­to de sol­da­dos cuba­nos y la con­fis­ca­ción de fon­dos acu­mu­la­dos con la jubi­la­ción de cien­tos de tra­ba­ja­do­res. “Duran­te la lla­ma­da cri­sis del agua en febre­ro de 1964, Cuba cor­tó el agua en la base en res­pues­ta al secues­tro de cua­tro bar­cos pes­que­ros. Docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos del man­da­to del ex pre­si­den­te Jimmy Car­ter mues­tran cómo el gobierno del nor­te ha evi­ta­do este tema en la agen­da polí­ti­ca bila­te­ral », dijo. Des­de 1959, Cuba denun­cia los tiro­teos con­tra miem­bros de la Bri­ga­da Fron­te­ri­za, crea­da en 1961 – se con­ta­bi­li­za­ron 780 dis­pa­ros de fusil des­de la base has­ta 1989 – pro­vo­ca­cio­nes, insul­tos ver­ba­les y mon­ta­je de esce­na­rios para demos­trar una posi­ble intervención.

Fuen­te: soli​da​rie​da​de​cu​barj​.blogs​pot​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *