Esta­dos Uni­dos. Refle­xio­nes dra­má­ti­cas en voz alta

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de sep­tiem­bre de 2021.

En Esta­dos Uni­dos están ocu­rrien­do algu­nas cosas sor­pren­den­tes, la pre­si­den­ta de la cáma­ra de repre­sen­tan­tes Nancy Pelo­si duran­te un even­to en Lon­dres ha admi­ti­do que el capi­ta­lis­mo “no ha ser­vi­do a nues­tra eco­no­mía tan bien como debe­ría”. Asu­mien­do la dife­ren­cia entre la eco­no­mía espe­cu­la­ti­va que hoy domi­na el país y la eco­no­mía pro­duc­ti­va que le dio esplen­dor en el siglo XIX, cuan­do tras la gue­rra de sece­sión pudie­ron uni­fi­car­se en torno al capi­ta­lis­mo, Pelo­si ha afir­man­do que “el cam­bio eco­nó­mi­co de las últi­mas déca­das ha favo­re­ci­do al ‘capi­ta­lis­mo de accionistas’”.

Aun­que parez­ca insó­li­to, la influ­yen­te diri­gen­te demó­cra­ta, lle­gó a decir que: «No se pue­de tener un sis­te­ma en el que el éxi­to de algu­nos ema­na de la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y bro­ta de la explo­ta­ción del medioam­bien­te y el res­to, y tene­mos que corre­gir­lo”. Ella cree que el sec­tor pri­va­do se ha dado cuen­ta de esta situa­ción y com­pren­de la nece­si­dad de hacer cambios.

No obs­tan­te, cuan­do el gobierno chino hace unas sema­nas se pro­pu­so incre­men­tar el apor­te que los ricos debían entre­gar a la socie­dad a fin de avan­zar hacia la pros­pe­ri­dad común, en Esta­dos Uni­dos y Occi­den­te pusie­ron el gri­to en el cielo.

Sin embar­go, el pro­pio pre­si­den­te Biden se ha que­ja­do de que des­de el ini­cio de la pan­de­mia, la for­tu­na de los mul­ti­mi­llo­na­rios haya aumen­ta­do en 1,8 billo­nes de dóla­res, y que 55 de las cor­po­ra­cio­nes más gran­des del país no pagan ni un cén­ti­mo en impues­tos fede­ra­les sobre la ren­ta. Biden cali­fi­có tal situa­ción de “sim­ple­men­te injus­ta”. Enton­ces, uno podría pre­gun­tar­se, ¿por qué es injus­ta en Esta­dos Uni­dos y no en China?

En Esta­dos Uni­dos, la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes se pro­po­ne dis­cu­tir una ley que aumen­ta­ría los impues­tos sobre la ren­ta a los ricos y a algu­nas cor­po­ra­cio­nes a fin de finan­ciar la mayor par­te del pro­yec­to de ley de gas­tos públi­cos valua­do en 3,5 billo­nes de dóla­res ela­bo­ra­do por el pre­si­den­te Biden. La medi­da impo­si­ti­va ele­va­ría las tasas de impues­tos cor­po­ra­ti­vos del 21 al 26,5%. La tasa máxi­ma de ganan­cias de capi­tal aumen­ta­ría a solo el 25%, lo que está muy por deba­jo de la tasa impo­si­ti­va sobre las ganan­cias de capi­tal de casi 40% pro­pues­ta por Biden.

El tras­fon­do de la preo­cu­pa­ción vie­ne dada, entre otras cosas, por­que un infor­me de la ONU ha cons­ta­ta­do que en Esta­dos Uni­dos, una de cada tres fami­lias con hijos pasó ham­bre. Inclu­so antes de la pan­de­mia, en 2019, las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les del Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Esta­dos Uni­dos (USDA) deta­lla­ban que 35 millo­nes de per­so­nas pasa­ban ham­bre y 10 millo­nes de ellas eran niños.

De hecho, a media­dos de este año, 63 millo­nes de per­so­nas en Esta­dos Uni­dos dije­ron a los inves­ti­ga­do­res del gobierno que no podían pagar los gas­tos habi­tua­les de su hogar, en par­ti­cu­lar, el equi­li­brio entre la comi­da y el alqui­ler, pero que tam­bién incluía los prés­ta­mos estu­dian­ti­les y los medi­ca­men­tos. Según el infor­me, la cifra tam­bién es muy des­igual entre negros, lati­nos y blan­cos en tér­mi­nos de la insu­fi­cien­cia alimentaria.

Por eso y no por­que se haya vuel­to socia­lis­ta, Biden ha insis­ti­do en que: “Las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los súper ricos tie­nen que comen­zar a pagar su par­te equi­ta­ti­va de los impues­tos” agre­gan­do que: “Hace mucho que esto debe­ría haber­se hecho”.

¡Biden hablan­do de equi­dad! Algo raro está pasan­do en Esta­dos Uni­dos, tal vez sea que no saben como mane­jar la cri­sis por­que ya no es solo de carác­ter coyun­tu­ral, sino que pare­cie­ra apun­tar a las bases mis­mas del sis­te­ma capitalista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *