Eus­kal Herria. «Man­ten­ga­mos el fue­go de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vas­ca»: recuer­dan un nue­vo Guda­ri Egu­na (Día del lucha­dor y la luchadora)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de sep­tiem­bre de 2021.

Como todos los años, las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias vas­cas recor­da­rán este 27 de sep­tiem­bre el Guda­ri Egu­na (Día del lucha­dor y la lucha­do­ra vas­ca), en home­na­je a los com­ba­tien­tes ase­si­na­dos por el fran­quis­mo, Txi­ki y Otaegi.

COMUNICADO DE HERRITAR BATASUNA

Un his­to­ria­dor inglés con­clu­yó una inves­ti­ga­ción sobre las revuel­tas cam­pe­si­nas de la edad media en su país con la siguien­te fra­se: feliz la nación cuyo pue­blo no ha olvi­da­do como rebelarse.

Una ver­dad pro­fun­da, sin duda. Si en una nación opri­mi­da sus masas tra­ba­ja­do­ras no han per­di­do su ins­tin­to de rebe­lión o la memo­ria his­tó­ri­ca de sus rebe­lio­nes, si así lo pre­fe­ris, será mucho más difí­cil que pier­dan su iden­ti­dad nacio­nal. Del mis­mo modo, tan­to el esta­do mate­rial de las masas opri­mi­das y explo­ta­das como el gra­do de las liber­ta­des coti­dia­nas siem­pre será mejor si el vul­go man­tie­ne su carác­ter rebel­de. Tan­to en uno como en otro caso los domi­na­do­res ten­drán cui­da­do de aumen­tar la opre­sión. A un pue­blo dócil, a un pue­blo humi­lla­do, en cam­bio, los peo­res abu­sos se le impo­nen fácilmente.

Y es que ésto tie­ne que ver con el com­po­nen­te his­tó­ri­co y moral del valor de la fuer­za de tra­ba­jo de que habla Marx. Es decir, la mer­can­cía que el pro­le­ta­ria­do ven­de para vivir, su capa­ci­dad físi­ca y psí­qui­ca de tra­ba­jo, como las demás mer­can­cías, tie­ne un valor que deter­mi­na el pre­cio por el que se ven­de y que está deter­mi­na­do por la con­di­ción en que se pro­du­ce. Sin embar­go, aun­que en el caso de las demás mer­can­cías estas con­di­cio­nes están prin­ci­pal­men­te deter­mi­na­das por la tec­no­lo­gía, el caso de la fuer­za de tra­ba­jo es dife­ren­te. Por­que lo que deter­mi­na el valor de la fuer­za de tra­ba­jo es él o, lo que es lo mis­mo, aun­que la suma de los valo­res de las mer­can­cías que el obre­ro tie­ne que con­su­mir para repro­du­cir su capa­ci­dad de tra­ba­jo y el valor de cada una de ellas esté fija­do por la pro­duc­ción social, la can­ti­dad y diver­si­dad de estas mer­can­cías depen­de, sin embar­go, de la lucha de cla­ses. Pero no depen­de de los resul­ta­dos coyun­tu­ra­les de esa lucha, sino de los de lar­go pla­zo. En cuya deter­mi­na­ción la cul­tu­ra y la his­to­ria son fun­da­men­ta­les. Tra­di­cio­nes com­ba­ti­vas del Pue­blo Tra­ba­ja­dor y memo­ria his­tó­ri­ca sobre todo.

Ade­más de esto, estas tra­di­cio­nes y esa memo­ria his­tó­ri­ca son ele­men­tos fun­da­men­ta­les de una con­cien­cia de cla­se revo­lu­cio­na­ria. A fal­ta de ella (al menos como con­cien­cia laten­te) no hay logro refor­mis­ta posi­ble. Por no men­cio­nar ver­da­de­ra solu­ción al pro­ble­ma: la nega­ción radi­cal del capi­ta­lis­mo, la libe­ra­ción inte­gral; una comu­ni­dad mun­dial de pue­blos libres sin cla­ses, esta­dos y patriar­ca­dos. A tra­vés de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Mun­dial. Que para noso­tros se mate­ria­li­za en la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vas­ca, en la crea­ción de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca independiente.

A muchos qui­zá esto les parez­ca un obje­ti­vo muy lejano y la ver­dad es que solo pue­de ser con­se­cuen­cia de un lar­go pro­ce­so his­tó­ri­co. Sin embar­go, fren­te a este capi­ta­lis­mo agó­ni­co en el que nos encon­tra­mos, la gue­rra, la degra­da­ción cre­cien­te de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo de los tra­ba­ja­do­res y la des­truc­ción eco­ló­gi­ca, abor­dar la cons­truc­ción de otra orga­ni­za­ción social es una nece­si­dad urgente.

En resu­men, debe­mos man­te­ner el fue­go de las luchas revo­lu­cio­na­rias del pasa­do. Aun­que en este momen­to no sea más que un res­col­do, si acer­ta­mos en avi­var­lo, sus chis­pas encen­de­rán el gran incen­dio revo­lu­cio­na­rio del futu­ro. Pri­me­ro para amor­ti­guar las ten­den­cias des­truc­ti­vas del capi­ta­lis­mo deca­den­te y, lue­go, para supe­rar este sis­te­ma que se ha con­ver­ti­do en enemi­go de la huma­ni­dad y de nues­tro pueblo.

Los opre­so­res y explo­ta­do­res, por supues­to, no quie­ren ver esta reali­dad. No pue­den. Con­si­de­ran que vivi­mos en el mejor de los mun­dos posi­bles. En el Impe­rio de los mil años. Don­de el úni­co pro­ble­ma es pre­ci­sa­men­te la rebe­lión de los opri­mi­dos y explo­ta­dos. Que para aque­llos no ten­dría nin­gu­na razón de ser, apar­te de la estu­pi­dez de estos.

No es de extra­ñar, pues, que la memo­ria revo­lu­cio­na­ria que noso­tros que­re­mos man­te­ner y resu­ci­tar pre­ten­da ser borra­da por todos los sec­to­res de la burguesía.

El sec­tor retró­gra­do, espe­cial­men­te el espa­ñol, se dedi­ca de for­ma bru­tal y cruel a esta tarea. Des­tru­yen­do y, en muchos casos, cas­ti­gan­do has­ta el más humil­de expo­nen­te de la memo­ria revo­lu­cio­na­ria. Espe­cial­men­te si lo es sobre nues­tros Guda­ris Revo­lu­cio­na­rios Vascos.

No es mejor, sino más vene­no­so, el tra­ba­jo rea­li­za­do en esta mate­ria por las frac­cio­nes demo­crá­ti­cas o de izquier­da de la bur­gue­sía, sobre todo por «los de casa» (es decir, las que se dicen inde­pen­den­tis­tas). A tra­vés de pala­bras sua­ves y pro­gres (con­vi­ven­cia, demo­cra­cia, cul­tu­ra de paz…) inten­tan tapar el fue­go de la revo­lu­ción socia­lis­ta para dejar­la sin oxí­geno. ¡En esta “novi­si­ma izquier­da” no fal­tan tam­po­co quie­nes han acu­sa­do a las múl­ti­ples for­mas de la lucha revo­lu­cio­na­ria de ser con­for­mes a un supues­to «mode­lo de lucha masculina»!

Por todo ello debe­mos man­te­ner nues­tra memo­ria revo­lu­cio­na­ria cues­te lo que cues­te. Espe­cial­men­te la memo­ria de los Guda­ris Revo­lu­cio­na­rios Vas­cos. En el Guda­ri Egu­na de este año tene­mos que sacar a la calle ese glo­rio­so fue­go que aún no se ha extin­gui­do del todo.

Gora Guda­ri Eguna!

Gora atzo­ko, gaur­ko eta bihar­ko Eus­kal Gudariak!

Iraul­tza da bide bakarra!

Gora Eus­kal Iraul­tza Sozialista!

27/​09/​2021

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *