Boli­via. El sepa­ra­tis­mo frontal

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 26 de setiem­bre de 2021

En un momen­to his­tó­ri­co de Boli­via, el pro­le­ta­ria­do mine­ro se con­vir­tió en el actor prin­ci­pal de la con­quis­ta de dere­chos, las ciu­da­des capi­ta­les como Poto­sí y Oru­ro, y sus habi­tan­tes, se con­vir­tie­ron en baluar­tes de lucha y rebel­día. Las oli­gar­quías liga­das a la gran mine­ría y el comer­cio, tuvie­ron una ade­cua­da lec­tu­ra de la fuer­za del pro­le­ta­ria­do mine­ro y toman­do sus beli­ces y capi­ta­les migra­ron al orien­te del país, al depar­ta­men­to de San­ta Cruz, los ape­lli­dos y for­tu­nas de los pri­me­ros croa­tas migra­dos a Oru­ro aho­ra tie­nen su terri­to­rio en San­ta Cruz, de igual mane­ra muchas fami­lias poto­si­nas liga­das a la mine­ría se asen­ta­ron en San­ta Cruz acep­tan­do las reglas de una socie­dad crea­da y for­ma­da por esas eli­tes que con­tro­lan todos los meca­nis­mos de repro­duc­ción de la sociedad.

Este pro­ce­so de migra­ción inter­na, fue muy lar­go y para los pri­me­ros años del siglo XXI se había con­for­ma­do una eli­te sobre la base de la vie­ja agro­in­dus­tria (fomen­ta­da y pro­mo­vi­da por el MNR) y los nue­vos “alo­ja­dos” que venían de Euro­pa del Este, con­vo­ca­dos por sus fami­lia­res y ami­gos que emi­gra­ron duran­te y a fina­les de la segun­da gue­rra mun­dial, jun­to a los des­pla­za­dos nazis, que por un tiem­po se man­tu­vie­ron sigi­lo­sa­men­te camuflados.

Estas éli­tes, aje­nas a todo el pro­ce­so his­tó­ri­co de Boli­via, de sus raí­ces y sus cul­tu­ras, tra­ta­ron de con­ver­tir­se en una éli­te nacio­nal, median­te su incur­sión en la polí­ti­ca, no lo logra­ron y su últi­mo inten­to fue la aso­na­da gol­pis­ta de noviem­bre. Con­ven­ci­dos de la impo­si­bi­li­dad de con­ver­tir a Boli­via en un feu­do oli­gár­qui­co, han des­em­pol­va­do la vie­ja tesis de la inde­pen­den­cia, y se encuen­tran obran­do en consecuencia.

El actual Gober­na­dor del depar­ta­men­to de San­ta Cruz, es el ins­tru­men­to de estas oli­gar­quías que impul­sa­ron a un “boli­viano” para ser su arie­te en esta lucha para frac­tu­rar al país y que­dar­se como due­ños y seño­res de un terri­to­rio que no les per­te­ne­ce, los cono­ci­dos como “come kollas” hoy mane­jan el poder que hábil­men­te fue­ron con­quis­tan­do, espe­cial­men­te duran­te todo el pro­ce­so neoliberal.

Esta éli­te vie­ne de expe­rien­cias y pro­ce­sos deno­mi­na­dos “bal­ca­ni­za­ción” es decir la frac­tu­ra­ción de Esta­dos, cuyo eje es la vio­len­cia, el odio racial y las creen­cias reli­gio­sas. El mapa de la “nación cam­ba” ha sido el pri­mer ensa­yo en esta estra­te­gia sepa­ra­tis­ta y que hoy está sus­ten­ta­da por una auto­ri­dad que juró res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción y en menos de un año ha deja­do en su basu­re­ro per­so­nal a esa Cons­ti­tu­ción que juró respetar.

Esta­mos fren­te a un pro­ce­so mucho más peli­gro­so y per­ver­so que un gol­pe de Esta­do, nos encon­tra­mos a las puer­tas de una con­fron­ta­ción vio­len­ta, ani­ma­da y pro­mo­vi­da por los medios de comu­ni­ca­ción y sus perio­dis­tas que son voce­ros de este pro­pó­si­to, todos los dis­cur­sos de estos medios de comu­ni­ca­ción están enca­mi­na­dos a gene­rar un ambien­te con­flic­ti­vo, nin­gu­na noti­cia o hecho noti­cio­so guar­da rela­ción con las accio­nes del con­jun­to de la socie­dad boli­via­na que está logran­do salir de la emer­gen­cia crea­da por el gol­pe de Esta­do y la pan­de­mia. Los titu­la­res, edi­to­ria­les y comen­ta­rios, de estos medios mer­ce­na­rios, están diri­gi­dos a posi­cio­nar la incer­ti­dum­bre y la con­fron­ta­ción, por eso lo ocu­rri­do con el Alcal­de de Cocha­bam­ba no es un hecho ais­la­do, sino que enca­ja como una pie­za más de este rom­pe­ca­be­zas que comien­za a tomar su for­ma definitiva. 

Polí­ti­cos como Doria Medi­na, Qui­ro­ga, Mesa, Arias, Con­do­ri, más tem­prano que tar­de debe­rán ren­dir cuen­tas a la his­to­ria por su papel cóm­pli­ce en esta ame­na­za del sepa­ra­tis­mo. Dejar de lado la peque­ña y mez­qui­na lucha de intere­ses, y que el gobierno asu­ma las mejo­res deci­sio­nes, con los ries­gos que esto impli­ca, es cons­truir un ver­da­de­ro pro­ce­so demo­crá­ti­co. Ver como se incu­ba el hue­vo de la ser­pien­te, sin tomar deci­sio­nes y accio­nes, es una trai­ción a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y la Cons­ti­tu­ción pro­duc­to de ella. 

Tie­ne que ter­mi­nar la per­mi­si­vi­dad y las com­po­nen­das con los pode­res eco­nó­mi­cos que están con­di­cio­nan­do la acción de la jus­ti­cia y del mis­mo gobierno, es pues hora de defen­der el Esta­do Plurinacional. 

#Cami­lo­Ka­ta­ri

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *