Opi­nión. El subim­pe­ria­lis­mo en Medio Oriente

Por Clau­dio Katz*, Resu­men Medio Orien­te, 24 de sep­tiem­bre de 2021-.

Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta e Irán dispu­tan pri­ma­cía en un nove­do­so con­tex­to de pro­ta­go­nis­mo regio­nal en las ten­sio­nes de Medio Orien­te. Esa gra­vi­ta­ción es regis­tra­da por muchos ana­lis­tas, pero la con­cep­tua­li­za­ción de ese rol exi­ge recu­rrir a una noción intro­du­ci­da por los teó­ri­cos mar­xis­tas de la dependencia.

El subim­pe­ria­lis­mo se apli­ca a estos casos y con­tri­bu­ye a escla­re­cer la pecu­liar inter­ven­ción de esos paí­ses en el trau­má­ti­co esce­na­rio de la zona. La cate­go­ría es per­ti­nen­te y común en múl­ti­ples pla­nos, pero tam­bién pre­sen­ta tres sig­ni­fi­ca­dos muy singulares.

CARACTERÍSTICAS Y SINGULARIDADES

El subim­pe­ria­lis­mo es una moda­li­dad para­le­la y secun­da­ria del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo. Se veri­fi­ca en las poten­cias media­nas que man­tie­nen un sig­ni­fi­ca­ti­vo dis­tan­cia­mien­to de los cen­tros del poder mun­dial. Esos paí­ses des­en­vuel­ven con­tra­dic­to­ras rela­cio­nes de con­ver­gen­cia y ten­sión con las fuer­zas hege­mó­ni­cas de la geo­po­lí­ti­ca glo­bal. Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta e Irán se amol­dan a ese perfil.

Los subim­pe­rios des­pun­ta­ron en la pos­gue­rra jun­to a la mayo­ri­ta­ria extin­ción de las colo­nias y la cre­cien­te trans­for­ma­ción de las semi­co­lo­nias. El ascen­so de las bur­gue­sías nacio­na­les en los paí­ses capi­ta­lis­tas depen­dien­tes modi­fi­có sus­tan­cial­men­te el sta­tus de esas configuraciones.

En el seg­men­to supe­rior de la peri­fe­ria irrum­pie­ron moda­li­da­des subim­pe­ria­les, en sin­to­nía con el con­tra­dic­to­rio pro­ce­so de per­sis­ten­cia mun­dial de la bre­cha cen­tro-peri­fe­ria y la con­so­li­da­ción de cier­tos seg­men­tos inter­me­dios. El prin­ci­pal teó­ri­co de esa muta­ción des­cri­bió en los años 60 los prin­ci­pa­les ras­gos del nue­vo mode­lo, obser­van­do la diná­mi­ca de Bra­sil (Mari­ni, 1973).

El pen­sa­dor lati­no­ame­ri­cano situó el sur­gi­mien­to de los subim­pe­rios, en un con­tex­to inter­na­cio­nal sig­na­do por la supre­ma­cía de Esta­dos Uni­dos, en ten­sión con el deno­mi­na­do blo­que socia­lis­ta. Resal­tó el ali­nea­mien­to de esas for­ma­cio­nes con la pri­me­ra poten­cia en la gue­rra fría con­tra la URSS. Pero tam­bién des­ta­có que los gober­nan­tes de esos paí­ses hacían valer sus pro­pios intere­ses. Desa­rro­lla­ban cur­sos autó­no­mos y a veces con­flic­ti­vos con el man­dan­te norteamericano.

Esa rela­ción de aso­cia­ción inter­na­cio­nal y poder regio­nal pro­pio se afian­zó como una carac­te­rís­ti­ca pos­te­rior del subim­pe­ria­lis­mo. Los regí­me­nes que adop­tan ese per­fil man­tie­nen lazos con­tra­pues­tos con Washing­ton. Por un lado asu­men pos­tu­ras de estre­cha imbri­ca­ción y al mis­mo tiem­po exi­gen un tra­to respetuoso.

Esa diná­mi­ca de subor­di­na­ción y con­flic­to con Esta­dos Uni­dos se suce­de con impre­vi­si­ble velo­ci­dad. Regí­me­nes que pare­cían mario­ne­tas del Pen­tá­gono se embar­can en dís­co­los actos de auto­no­mía y paí­ses que actua­ban con gran inde­pen­den­cia se some­ten a las órde­nes de la Casa Blan­ca. Esta osci­la­ción es un ras­go del subim­pe­ria­lis­mo, que con­tras­ta con la esta­bi­li­dad pre­va­le­cien­te en los impe­rios cen­tra­les y en sus varie­da­des alterimperiales.

Las poten­cias regio­na­les que adop­tan un per­fil subim­pe­rial recu­rren al uso de la fuer­za mili­tar. Uti­li­zan ese arse­nal para afian­zar los intere­ses de las cla­ses capi­ta­lis­tas de sus paí­ses, en un aco­ta­do radio de influen­cia. Las accio­nes béli­cas apun­tan a dispu­tar el lide­raz­go zonal con los com­pe­ti­do­res del mis­mo porte.

Los subim­pe­rios no actúan en el orden pla­ne­ta­rio y no com­par­ten las ambi­cio­nes de domi­na­ción glo­bal de sus parien­tes mayo­res. Res­trin­gen su esfe­ra de acción al ámbi­to regio­nal, en estric­ta sin­to­nía con la limi­ta­da influen­cia de los paí­ses media­nos. El inte­rés por los mer­ca­dos y los bene­fi­cios es el prin­ci­pal motor de las polí­ti­cas expan­si­vas y las incur­sio­nes militares.

La gra­vi­ta­ción alcan­za­da en las últi­mas déca­das por las eco­no­mías inter­me­dias expli­ca ese corre­la­to subim­pe­rial, que no exis­tía en la era clá­si­ca del impe­ria­lis­mo a prin­ci­pio del siglo XX. Solo en el perío­do pos­te­rior de pos­gue­rra des­pun­tó esa inci­den­cia de las poten­cias inter­me­dias, que ha cobra­do mayor con­tun­den­cia en la actualidad.

En Medio Orien­te la riva­li­dad geo­po­lí­ti­co-mili­tar entre acto­res de la pro­pia región ha sido pre­ce­di­da por cier­to desa­rro­llo eco­nó­mi­co de esos juga­do­res. La era neo­li­be­ral acen­tuó la depre­da­ción inter­na­cio­nal del petró­leo, la des­igual­dad social, la pre­ca­ri­za­ción y el des­em­pleo en toda la región. Pero con­so­li­dó tam­bién a diver­sas cla­ses capi­ta­lis­tas loca­les, que ope­ran con mayo­res recur­sos y no disi­mu­lan sus ape­ti­tos de ganan­cias superiores.

Este inte­rés por el lucro moto­ri­za el engra­na­je subim­pe­rial, entre paí­ses igual­men­te situa­dos en el casi­lle­ro inter­me­dio de la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo. Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta e Irán mero­dean por esa inser­ción, sin apro­xi­mar­se al club de las poten­cias centrales.

Com­par­ten la mis­ma ubi­ca­ción mun­dial que otras eco­no­mías inter­me­dias, pero com­ple­men­tan su pre­sen­cia en ese ámbi­to con impac­tan­tes incur­sio­nes mili­ta­res. Esa exten­sión de las riva­li­da­des eco­nó­mi­cas al terreno béli­co es deter­mi­nan­te de su espe­ci­fi­ci­dad subim­pe­rial (Katz, 2018: 219 – 262).

ACTUALIDAD Y RAÍCES

El subim­pe­ria­lis­mo es una noción útil para regis­trar el sus­tra­to de riva­li­dad eco­nó­mi­ca que sub­ya­ce en nume­ro­sos con­flic­tos de Medio Orien­te. Per­mi­te notar ese inte­rés de cla­se, en con­tra­po­si­ción a los diag­nós­ti­cos cen­tra­dos en dispu­tas por la pri­ma­cía de algu­na ver­tien­te del islam. Esas inter­pre­ta­cio­nes en tér­mi­nos reli­gio­sos obs­tru­yen la cla­ri­fi­ca­ción de la moti­va­ción real de los cre­cien­tes choques.

Los nego­cios en pug­na entre Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta o Irán expli­can el carác­ter sin­gu­lar que adop­ta el subim­pe­ria­lis­mo en esos paí­ses. En los tres casos actúan gobier­nos beli­co­sos al coman­do de esta­dos ges­tio­na­dos por buro­cra­cias mili­ta­ri­za­das. Todos uti­li­zan los cre­dos reli­gio­sos para afian­zar su poder y con­quis­tar mayo­res por­cio­nes de recur­sos en dispu­ta. Los subim­pe­rios han bus­ca­do cap­tu­rar en Siria los boti­nes gene­ra­dos por el des­gua­ce del terri­to­rio y la mis­ma com­pe­ten­cia se veri­fi­ca en Libia por el repar­to del petró­leo. Par­ti­ci­pan allí de las mis­mas pul­sea­das que diri­men las gran­des potencias.

En el plano geo­po­lí­ti­co los subim­pe­rios de Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta actúan en sin­to­nía con Washing­ton, pero sin par­ti­ci­par en las deci­sio­nes de la OTAN, ni en las defi­ni­cio­nes del Pen­tá­gono. Se dis­tin­guen de Euro­pa en el pri­mer terreno y de Israel en el segun­do. No inter­vie­nen en la deter­mi­na­ción de la bata­lla que libra el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se para recu­pe­rar hege­mo­nía fren­te al desa­fío de Chi­na y Rusia. Su acción se res­trin­ge a la órbi­ta regio­nal. Man­tie­nen con­tra­dic­to­rias rela­cio­nes con el poder nor­te­ame­ri­cano y no aspi­ran al reem­pla­zo de los gran­des domi­na­do­res del planeta.

Pero su inter­ven­ción regio­nal es mucho más rele­van­te que la exhi­bi­da por sus pares de otras lati­tu­des. En Amé­ri­ca Lati­na o en Áfri­ca no se obser­van accio­nes subim­pe­ria­les del mis­mo por­te. El subim­pe­ria­lis­mo empal­ma en Medio Orien­te con anti­guas raí­ces his­tó­ri­cas del impe­rio oto­mano y per­sa. Esa cone­xión con cimien­tos de lar­ga data no es muy corrien­te en el res­to de la periferia.

Las riva­li­da­des entre poten­cias inclu­yen, en este caso, un fun­da­men­to que reto­ma la anti­gua com­pe­ten­cia entre dos gran­des impe­rios pre-capi­ta­lis­tas. No sólo la ani­mo­si­dad entre oto­ma­nos y per­sas se remon­ta al siglo XVI. Tam­bién las ten­sio­nes de este últi­mo con­glo­me­ra­do con los sau­di­tas (chii­tas ver­sus waha­bi­tas) arras­tra una lar­ga his­to­ria de bata­llas por la supre­ma­cía regio­nal (Arma­nian, 2019).

Esos gran­des pode­res loca­les no se dilu­ye­ron en la era moder­na. Tan­to el impe­rio oto­mano como el per­sa se man­tu­vie­ron en el siglo XIX, evi­tan­do que Medio Orien­te fue­ra sim­ple­men­te rema­ta­do (como Áfri­ca) por los colo­nia­lis­tas euro­peos. El des­mo­ro­na­mien­to oto­mano a prin­ci­pio de la cen­tu­ria pos­te­rior dio lugar a un esta­do tur­co que per­dió su vie­ja pri­ma­cía ante­rior, pero reno­vó su con­sis­ten­cia nacio­nal. No que­dó rele­ga­do al mero sta­tus de semicolonia.

Duran­te la repú­bli­ca kema­lis­ta Tur­quía apun­ta­ló un desa­rro­llo indus­trial pro­pio, que no tuvo el éxi­to del bis­mar­kis­mo ale­mán o su equi­va­len­te japo­nés, pero mol­deó a la cla­se capi­ta­lis­ta inter­me­dia que mane­ja el país (Harris, 2016). Un pro­ce­so de con­so­li­da­ción bur­gués seme­jan­te se veri­fi­có con la monar­quía de los Palhe­vi en Irán.

Ambos regí­me­nes par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te en la gue­rra fría con­tra la URSS, para apun­ta­lar sus intere­ses fron­te­ri­zos con­tra el gigan­te ruso. Alber­ga­ron bases nor­te­ame­ri­ca­nas y siguie­ron el guión de la OTAN, pero refor­zan­do sus pro­pios dis­po­si­ti­vos mili­ta­res. El subim­pe­ria­lis­mo arras­tra, por lo tan­to, vie­jos fun­da­men­tos en ambos paí­ses y no es una impro­vi­sa­ción del esce­na­rio actual.

Ese con­cep­to apor­ta un cri­te­rio para enten­der los con­flic­tos en cur­so, superan­do la vaga noción de “cho­ques entre impe­rios”, que no dis­tin­gue a los acto­res glo­ba­les de sus equi­va­len­tes regio­na­les. Los subim­pe­rios man­tie­nen una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va con sus pares mayo­res, que des­bor­da la sim­ple bre­cha de la esca­la. Adop­tan roles y cum­plen fun­cio­nes muy dis­tin­tas al impe­ria­lis­mo domi­nan­te y sus socios.

Riva­li­zan ade­más entre sí con cam­bian­tes ali­nea­mien­tos exter­nos y en con­flic­tos de enor­me inten­si­dad. Por la mag­ni­tud de esos cho­ques algu­nos ana­lis­tas regis­tran la pre­sen­cia de una nue­va “gue­rra fría inter­ára­be” (Con­de, 2018). Pero cada uno de los tres casos actua­les pre­sen­ta ras­gos muy específicos.

EL PROTOTIPO DE TURQUÍA

Tur­quía es el prin­ci­pal expo­nen­te del subim­pe­ria­lis­mo en la región. Varios mar­xis­tas han dis­cu­ti­do ese sta­tus, en polé­mi­cas con el con­tra­pues­to diag­nós­ti­co semi­co­lo­nial (Güneş, 2019). Remar­ca­ron los sig­nos de auto­no­mía del país fren­te a la visión que sub­ra­ya la inten­sa depen­den­cia hacia Esta­dos Unidos. 

En ese deba­te se ha resal­ta­do correc­ta­men­te la obso­les­cen­cia del con­cep­to de semi­co­lo­nia. Ese sta­tus cons­ti­tuía una carac­te­rís­ti­ca de prin­ci­pios del siglo XX, que per­dió peso con la olea­da pos­te­rior de inde­pen­den­cias nacio­na­les. A par­tir de allí la suje­ción eco­nó­mi­ca ganó pre­emi­nen­cia sobre la domi­na­ción explí­ci­ta­men­te política.

El des­po­jo sufri­do por la peri­fe­ria en las últi­mas déca­das no alte­ró ese nue­vo patrón intro­du­ci­do por la des­co­lo­ni­za­ción. La depen­den­cia asu­me otras moda­li­da­des en la épo­ca actual y la noción de semi­co­lo­nia resul­ta inade­cua­da para carac­te­ri­zar a las eco­no­mías media­nas o a los paí­ses de lar­ga tra­di­ción polí­ti­ca autó­no­ma como Turquía.

El sta­tus subim­pe­rial de ese país se veri­fi­ca en su polí­ti­ca regio­nal de expan­sión exter­na y en la con­tra­dic­to­ria rela­ción que man­tie­ne con Esta­dos Uni­dos. Tur­quía es cier­ta­men­te un esla­bón de la OTAN y alber­ga en la base de İnc­irl­ik un monu­men­tal arse­nal nuclear bajo cus­to­dia del Pen­tá­gono. Las bom­bas alma­ce­na­das en esa ins­ta­la­ción per­mi­ti­rían des­truir a todas las regio­nes ale­da­ñas (Cigan, 2021).

Pero son muy nume­ro­sas las accio­nes que Anka­ra desa­rro­lla por su pro­pia cuen­ta sin con­sul­tar al tutor esta­dou­ni­den­se. Adquie­re arma­men­to ruso, dis­cre­pa con Euro­pa, des­plie­ga tro­pas en for­ma incon­sul­ta en varios paí­ses y riva­li­za en muchos nego­cios con Washington.

Este rol de Tur­quía como poten­cia autó­no­ma ha sido reco­no­ci­do de hecho por Esta­dos Uni­dos como un dato del aje­drez regio­nal. Dis­tin­tos man­da­ta­rios de la Casa Blan­ca tole­ra­ron las aven­tu­ras de Anka­ra sin con­tra­po­ner nin­gún veto. Hicie­ron la vis­ta gor­da a la ane­xión del nor­te de Chi­pre en 1974 y per­mi­tie­ron la per­se­cu­ción de las mino­rías entre 1980 – 1983.

Tur­quía no desa­fía al man­dan­te nor­te­ame­ri­cano, pero apro­ve­cha las derro­tas de Washing­ton para esca­lar sus pro­pias accio­nes. Erdo­gan ha con­cer­ta­do varias alian­zas con los riva­les de Esta­dos Uni­dos (Rusia e Irán) para impe­dir la cons­ti­tu­ción de un esta­do kurdo.

Los vira­jes de ese man­da­ta­rio ilus­tran una típi­ca con­duc­ta subim­pe­rial. Hace una déca­da inau­gu­ró un pro­yec­to de isla­mis­mo neo­li­be­ral enla­za­do con la OTAN y orien­ta­do al empal­me con la Unión Euro­pea. Este rum­bo era pre­sen­ta­do por Washing­ton como un mode­lo de moder­ni­za­ción de Medio Orien­te. Pero en los últi­mos años los voce­ros del Depar­ta­men­to de Esta­do cam­bia­ron drás­ti­ca­men­te de opi­nión. Pasa­ron del elo­gio a la crí­ti­ca y en lugar de pon­de­rar un régi­men polí­ti­co afín comen­za­ron a denun­ciar a una tira­nía hostil.

Ese giro en la cali­fi­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na de su con­tro­ver­ti­do socio acom­pa­ñó los vira­jes de Tur­quía. Erdo­gan man­tu­vo el equi­li­brio de su polí­ti­ca exte­rior, mien­tras mane­ja­ba con cier­ta hol­gu­ra las ten­sio­nes inter­nas. Pero se des­pis­tó con ope­ra­cio­nes fue­ra de sus fron­te­ras cuan­do per­dió el con­trol del rum­bo local. El deto­nan­te fue la olea­da demo­cra­ti­za­do­ra de la pri­ma­ve­ra ára­be, el levan­ta­mien­to kur­do y el ascen­so de las fuer­zas progresistas.

Erdo­gan res­pon­dió con vio­len­cia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria al desa­fío de la calle (2013), a las vic­to­rias de los kur­dos y al avan­ce de la izquier­da (2015). Optó por un viru­len­to auto­ri­ta­ris­mo repre­si­vo. Aunó fuer­zas con varian­tes secu­la­res reac­cio­na­rias y lan­zó una con­tra­ofen­si­va con ban­de­ras nacio­na­lis­tas (Uslu, 2020). Con ese estan­dar­te per­si­gue opo­si­to­res, encar­ce­la acti­vis­tas y ges­tio­na un régi­men lin­dan­te con la dic­ta­du­ra civil (Bar­chard, 2018). Su com­por­ta­mien­to enca­ja con el per­fil auto­ri­ta­rio que pre­do­mi­na en todo Medio Oriente.

En muy pocos años trans­for­mó su ini­cial isla­mis­mo neo­li­be­ral en un ame­na­zan­te régi­men dere­chis­ta, que des­guar­ne­ció a la opo­si­ción bur­gue­sa. Las cla­ses domi­nan­tes final­men­te ava­la­ron a un pre­si­den­te que des­pla­zó a la vie­ja eli­te secu­lar kema­lis­ta y exclu­yó del poder a los sec­to­res más pro-norteamericanos.

AVENTURAS EXTERNAS, AUTORITARISMO INTERNO

Erdo­gan optó por un rum­bo pro-dic­ta­to­rial lue­go de la frus­tra­da expe­rien­cia de su cole­ga Mor­si. El pro­yec­to de isla­mis­mo con­ser­va­dor de los Her­ma­nos Musul­ma­nes fue demo­li­do en Egip­to por el gol­pe mili­tar de Sisi. Para evi­tar un des­tino seme­jan­te, el pre­si­den­te tur­co reac­ti­vó las ope­ra­cio­nes béli­cas externas.

Ese rum­bo mili­ta­ris­ta tam­bién inclu­ye un per­fil ideo­ló­gi­co más autó­no­mo de Occi­den­te. Los dis­cur­sos ofi­cia­les exal­tan la indus­tria nacio­nal y con­vo­can a expan­dir los inter­cam­bios comer­cia­les mul­ti­la­te­ra­les, para con­so­li­dar la inde­pen­den­cia de Tur­quía. Esa retó­ri­ca es inten­sa­men­te uti­li­za­da para denun­ciar las pos­tu­ras “anti­pa­trió­ti­cas” de la opo­si­ción. Sin aban­do­nar la OTAN, ni cues­tio­nar a Esta­dos Uni­dos, Erdo­gan se ha dis­tan­cia­do de la Casa Blanca.

Esa auto­no­mía gene­ró serios con­flic­tos con Washing­ton. Tur­quía ins­tau­ró un «cin­tu­rón de segu­ri­dad» con Irak, afian­zó la pre­sen­cia de sus tro­pas en Siria, envío efec­ti­vos a Azer­bai­yán y ensa­ya alian­zas con los tali­ba­nes de Afga­nis­tán. Estas aven­tu­ras ‑par­cial­men­te finan­cia­da por Qatar y sol­ven­ta­das con recur­sos extraí­dos de Trí­po­li- pre­sen­tan has­ta aho­ra un alcan­ce limi­ta­do. Son ope­ra­ti­vos de bajo cos­to eco­nó­mi­co y alto bene­fi­cio polí­ti­co. Per­mi­ten dis­traer la aten­ción inter­na y jus­ti­fi­car la repre­sión, pero des­es­ta­bi­li­zan la rela­ción con Esta­dos Unidos.

Erdo­gan refuer­za el pro­ta­go­nis­mo de las fuer­zas arma­das, que han sido des­de 1920 el prin­ci­pal ins­tru­men­to de moder­ni­za­ción auto­ri­ta­ria del país. El subim­pe­ria­lis­mo tur­co se asien­ta en esa tra­di­ción beli­cis­ta, que uni­for­mó coer­ci­ti­va­men­te a la nación median­te la impo­si­ción de una reli­gión, un idio­ma y una ban­de­ra. Esos estan­dar­tes son aho­ra reto­ma­dos, para ampliar la pre­sen­cia exter­na y con­quis­tar los mer­ca­dos ale­da­ños. Una varian­te más sal­va­je de ese nacio­na­lis­mo fue uti­li­za­do en el pasa­do para exter­mi­nar arme­nios, expul­sar grie­gos y for­zar la asi­mi­la­ción lin­güís­ti­ca de los kurdos.

El pre­si­den­te de Tur­quía pre­ser­va ese lega­do con el nue­vo for­ma­to de la dere­cha isla­mis­ta. Alien­ta sue­ños expan­si­vos y expor­ta con­tra­dic­cio­nes inter­nas con tro­pe­lías en el exte­rior. Pero actúa a favor de los gru­pos capi­ta­lis­tas que con­tro­lan las nue­vas indus­trias media­nas expor­ta­do­ras. Esas fabri­cas loca­li­za­das en las pro­vin­cias han moto­ri­za­do el cre­ci­mien­to de las últi­mas tres décadas.

Como Tur­quía impor­ta el grue­so de su com­bus­ti­ble y expor­ta manu­fac­tu­ras, la geo­po­lí­ti­ca subim­pe­rial inten­ta apun­ta­lar el desa­rro­llo fabril. La agre­si­vi­dad de Anka­ra en el nor­te de Irak, el Medi­te­rrá­neo Orien­tal y el Cáu­ca­so sin­to­ni­za con el ape­ti­to de nue­vos mer­ca­dos que exhi­be la bur­gue­sía indus­trial islamista.

La prio­ri­dad de Erdo­gan es el aplas­ta­mien­to de los kur­dos. Por eso bus­có soca­var todas las tra­ta­ti­vas que con­sa­gra­ban en Siria el esta­ble­ci­mien­to de una zona bajo con­trol de esa mino­ría. Inten­tó varias ofen­si­vas mili­ta­res para des­truir ese encla­ve, pero ter­mi­nó ava­lan­do el sta­tus quo de una fron­te­ra ato­si­ga­da de refugiados.

Erdo­gan no ha logra­do con­tra­rres­tar la auto­no­mía que el gobierno sirio con­ce­dió a las orga­ni­za­cio­nes kur­das (PYP-UPP). Esas fuer­zas loga­ron repe­ler el ase­dio de Koba­nî en 2014 – 2015, derro­ta­ron a las ban­das yiha­dis­tas y rati­fi­ca­ron sus éxi­tos de Roja­va. El pre­si­den­te tur­co no logra dige­rir esos resultados.

La estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na de sos­te­ner par­cial­men­te a los kur­dos ‑para crear ins­ta­la­cio­nes del Pen­tá­gono en sus terri­to­rios- acen­tuó el dis­tan­cia­mien­to de Anka­ra con Washing­ton. El Depar­ta­men­to de Esta­do uti­li­za en for­ma muy cam­bian­te a los kur­dos como pren­da de nego­cia­ción con el dís­co­lo man­da­ta­rio. Oba­ma apun­ta­ló a esa mino­ría, Trump retra­jo los apo­yos sin cor­tar­los y Biden aún no defi­nió cuál será su línea de inter­ven­ción. Pero en todos los esce­na­rios Erdo­gan ha pues­to de mani­fies­to que no acep­ta el lugar de saté­li­te ser­vil que le asig­na la Casa Blanca.

Las ten­sio­nes entre ambos gobier­nos se pro­fun­di­za­ron por los intere­ses con­tra­pues­tos en el repar­to de Libia. Para col­mo, Erdo­gan desa­fió al Depar­ta­men­to de Esta­do con una com­pra de misi­les rusos, que pro­vo­có la can­ce­la­ción de inver­sio­nes estadounidenses.

El pun­to cul­mi­nan­te del con­flic­to fue el falli­do gol­pe de esta­do del 2016. Washing­ton emi­tió varias seña­les de apro­ba­ción a una aso­na­da que esta­lló en zonas pró­xi­mas a las bases de la OTAN. Esa cons­pi­ra­ción fue aus­pi­cia­da por un pas­tor refu­gia­do en Esta­dos Uni­dos (Gulen), que lide­ra el sec­tor más occi­den­ta­lis­ta del esta­blish­ment tur­co. Erdo­gan des­ca­be­zó de inme­dia­to a todos los mili­ta­res afi­nes a ese sec­tor. El fra­ca­sa­do gol­pe indi­có has­ta qué pun­to Esta­dos Uni­dos aspi­ra a impo­ner un gobierno títe­re en Tur­quía (Petras, 2017). En su res­pues­ta Erdo­gan reafir­mó su resis­ten­cia a la obe­dien­cia que exi­ge la Casa Blanca.

AMBIVALENCIAS Y RIVALES

El subim­pe­ria­lis­mo tur­co equi­li­bra la per­ma­nen­cia en la OTAN con las apro­xi­ma­cio­nes a Rusia. Por eso Erdo­gan comen­zó su man­da­to como un estre­cho alia­do de Esta­dos Uni­dos y lue­go se invo­lu­cró en el rum­bo opues­to (Hearst, 2020).

En la gue­rra de Siria estu­vo enfren­ta­do con Rusia y esca­ló un gran cho­que cuan­do derri­bó un avión mili­tar de ese país. Pero pos­te­rior­men­te reto­mó las rela­cio­nes con Mos­cú e incre­men­tó la adqui­si­ción de arma­men­to (Cal­vo, 2019). Tam­bién tomó dis­tan­cia de los prin­ci­pa­les peo­nes de la OTAN (Bul­ga­ria, Ruma­nia) y nego­ció un gaso­duc­to sub­ma­rino para expor­tar com­bus­ti­ble ruso a Euro­pa sin pasar por Ucra­nia (TurkS­tream).

Putin es ple­na­men­te cons­cien­te de la esca­sa con­fia­bi­li­dad de un man­da­ta­rio que entre­na fuer­zas azer­bai­ya­nas en con­flic­to con Rusia. No olvi­da que Tur­quía inte­gra la OTAN y alber­ga el mayor arse­nal nuclear pró­xi­mo a Rusia. Pero apues­ta a nego­ciar con Anka­ra la disua­sión de una flo­ta nor­te­ame­ri­ca­na per­ma­nen­te en el Mar Negro.

Las ten­sio­nes con Euro­pa son igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas. Erdo­gan pre­sio­na a Bru­se­las para reci­bir apor­tes millo­na­rios, a cam­bio de rete­ner a los refu­gia­dos sirios en sus pro­pias fron­te­ras. Siem­pre ame­na­za con inun­dar el Vie­jo Con­ti­nen­te con esa masa de des­am­pa­ra­dos, si Euro­pa sube el tono de sus cues­tio­na­mien­tos al gobierno tur­co o reta­cea los fon­dos para el sos­te­ni­mien­to de esa marea humana.

A nivel regio­nal Tur­quía con­fron­ta ante todo con Ara­bia Sau­di­ta. Los dos paí­ses enar­bo­lan estan­dar­tes islá­mi­cos diver­gen­tes, den­tro del pro­pio con­glo­me­ra­do suni­ta. Erdo­gan difun­dió un per­fil de isla­mis­mo libe­ral en con­tras­te con la seve­ri­dad del waha­bis­mo sau­di­ta, pero no ha podi­do sos­te­ner esa ima­gen por el feroz com­por­ta­mien­to de sus pro­pios gendarmes.

Los con­flic­tos con Ara­bia Sau­di­ta se con­cen­tran en Qatar, que es el úni­co emi­ra­to del Gol­fo alia­do con Tur­quía. La monar­quía sau­di­ta ha inten­ta­do encua­drar a ese dís­co­lo mini-esta­do con varios com­plots. Pero no logró repe­tir la exi­to­sa cons­pi­ra­ción que des­tro­nó a Mor­si en El Cai­ro, sepul­tan­do la prin­ci­pal apues­ta geo­po­lí­ti­ca de Anka­ra en la región.

El otro rival estra­té­gi­co de Tur­quía es Irán. La dispu­ta inclu­ye en este caso, un con­tra­pun­to de adhe­sio­nes reli­gio­sas dife­ren­cia­das entre ver­tien­tes suni­tas y chii­tas del isla­mis­mo. La con­fron­ta­ción entre ambos esca­ló en Irak,con la frus­tra­da expec­ta­ti­va tur­ca de con­quis­tar algu­na zona afín en ese terri­to­rio. Esa pre­ten­sión cho­có con la con­ti­nua­da pri­ma­cía de los sec­to­res pro-ira­níes. Erdo­gan hace valer igual­men­te su pre­sen­cia, a tra­vés de las tro­pas afin­ca­das en la fron­te­ra para doble­gar a los kurdos.

El vai­vén ha sido la nota domi­nan­te del subim­pe­ria­lis­mo tur­co. Estas osci­la­cio­nes fue­ron muy visi­bles en Siria. Erdo­gan inten­tó pri­me­ro tum­bar a su vie­jo com­pe­ti­dor Assad, pero enca­ró un abrup­to vira­je hacia el sos­te­ni­mien­to de ese gobierno, cuan­do avi­zo­ró la peli­gro­sa pers­pec­ti­va de un esta­do kurdo.

Anka­ra alber­gó pri­me­ro al Ejér­ci­to Libre Sirio para crear un régi­men afín en Damas­co y cho­có lue­go con los yiha­dis­tas, que Ara­bia Sau­di­ta envió con el mis­mo pro­pó­si­to. Final­men­te ha crea­do una zona tapón en la fron­te­ra de Siria para uti­li­zar a los refu­gia­dos como mone­da de cam­bio, mien­tras entre­na a sus pro­pios bandoleros.

En otras áreas Tur­quía entre­te­je el mis­mo tipo de con­tra­dic­to­rias alian­zas. En Libia tomó par­ti­do por la frac­ción de Sarraj con­tra Haf­tar, en una coa­li­ción con Qatar e Ita­lia con­tra Ara­bia Sau­di­ta, Rusia y Fran­cia. Envió para­mi­li­ta­res y fra­ga­tas para lograr una mayor taja­da en los con­tra­tos petro­le­ros y ha resuel­to eri­gir una base mili­tar en Trí­po­li, para dispu­tar su par­te en el gas del Medi­te­rrá­neo. Con el mis­mo pro­pó­si­to refuer­za su pre­sen­cia en la por­ción de Chi­pre bajo su influen­cia y riva­li­za por esos yaci­mien­tos con Israel, Gre­cia, Egip­to y Francia.

Las avan­za­das subim­pe­ria­les de Tur­quía se veri­fi­can tam­bién zonas más ale­ja­das como Azer­bai­yán, don­de Anka­ra res­ta­ble­ció lazos con las mino­rías de ori­gen tur­co. Sumi­nis­tró armas a la dinas­tía de los Ali­yev en Bakú y apun­ta­ló los terri­to­rios gana­dos el año pasa­do en los enfren­ta­mien­tos béli­cos de Nagorno-Kara­baj. El año­ra­do expan­sio­nis­mo oto­mano cobra fuer­za inclu­so en regio­nes más remo­tas. Tur­quía entre­nó al ejér­ci­to soma­lí, des­pa­chó un con­tin­gen­te a Afga­nis­tán y amplió su pre­sen­cia en Sudán.

Pero Anka­ra cuen­ta con poco mar­gen para jugar esas par­ti­das geo­po­lí­ti­cas. A lo sumo pue­de inten­tar sos­te­ner su auto­no­mía en el redi­se­ño de Medio Orien­te. Su habi­tual osci­la­ción expre­sa una com­bi­na­ción de arro­gan­cia e impo­ten­cia, deri­va­da de la fra­gi­li­dad eco­nó­mi­ca del país.

Las ambi­cio­nes mili­ta­ris­tas exter­nas reque­ri­rían una for­ta­le­za pro­duc­ti­va que Tur­quía no deten­ta. Los abul­ta­dos pasi­vos finan­cie­ros del país coexis­ten con un défi­cit comer­cial y un des­ba­lan­ce fis­cal, que des­atan perió­di­cas con­vul­sio­nes cam­bia­rias y bur­sá­ti­les (Roberts, 2018). Esa incon­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca recrea, a su vez, la divi­sión entre los sec­to­res atlan­tis­tas y euro­asiá­ti­cos de las cla­ses domi­nan­tes, que pri­vi­le­gian nego­cios en áreas geo­grá­fi­cas contrapuestas.

Erdo­gan ha inten­ta­do uni­fi­car esa diver­si­dad de intere­ses, pero sólo con­si­guió un equi­li­brio tran­si­to­rio. Ha impues­to cier­ta recon­ci­lia­ción entre las eli­tes secu­la­res de la gran bur­gue­sía con el ascen­den­te capi­ta­lis­mo del inte­rior. Logró mori­ge­rar los des­equi­li­brios estruc­tu­ra­les de la eco­no­mía tur­ca, pero está muy lejos de poder corre­gir­los. Coman­da un subim­pe­rio eco­nó­mi­ca­men­te débil para las ambi­cio­nes geo­po­lí­ti­cas que alien­ta. Por eso moto­ri­za aven­tu­ras con abrup­tos replie­gues, enre­dos y volteretas.

EL POTENCIAL MODELO SAUDITA

Ara­bia Sau­di­ta no cuen­ta con ante­ce­den­tes subim­pe­ria­les, pero se enca­mi­na hacia esa con­fi­gu­ra­ción. Ha sido un sos­tén tra­di­cio­nal de la domi­na­ción esta­dou­ni­den­se en Medio Orien­te, pero la acu­mu­la­ción de ren­tas, las aven­tu­ras beli­cis­tas y las riva­li­da­des con Tur­quía e Irán empu­jan al rei­no hacia ese con­flic­ti­vo club. 

Ese cur­so intro­du­ce mucho rui­do en la rela­ción pri­vi­le­gia­da de la monar­quía waha­bi­ta con el Pen­tá­gono. Ara­bia Sau­di­ta es la pri­me­ra impor­ta­do­ra de armas del mun­do (12% del total) y des­ti­na el 8,8% de su PIB a la defen­sa. Esta­dos Uni­dos colo­ca en la región el 52% de sus expor­ta­cio­nes béli­cas tota­les y pro­vee el 68% de las com­pras de los sau­di­tas. Cada con­tra­to sus­crip­to entre ambos paí­ses tie­ne corre­la­tos direc­tos en inver­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. La monar­quía waha­bi­ta apor­ta un sos­tén estra­té­gi­co a la supre­ma­cía finan­cie­ra de la divi­sa norteamericana.

Por la deci­si­va gra­vi­ta­ción de esa eli­te ará­bi­ga, todos los man­da­ta­rios de la Casa Blan­ca han bus­ca­do armo­ni­zar la inci­den­cia de lobby sio­nis­ta con su equi­va­len­te sau­di­ta. Trump logró un pun­to máxi­mo de equi­li­brio al apro­xi­mar ambos paí­ses a un even­tual esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas (Ale­xan­der, 2018).

El entre­la­za­mien­to esta­dou­ni­den­se con la dinas­tía sau­di­ta se remon­ta a la pos­gue­rra y al pro­ta­go­nis­mo de esa monar­quía en las cam­pa­ñas anti­co­mu­nis­tas. Los jeques se invo­lu­cra­ron en incon­ta­bles accio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, para con­te­ner la irrup­ción de repú­bli­cas en toda la región (Egip­to-1952, Irak-1958, Yemen-1962, Libia-1969, Afga­nis­tán-1973). Cuan­do el Shah de Irán fue tum­ba­do, los reyes waha­bi­tas asu­mie­ron un papel más direc­to en la defen­sa del orden reac­cio­na­rio en el mun­do árabe.

Ese regre­si­vo rol fue nue­va­men­te visi­ble duran­te la pri­ma­ve­ra ára­be de la últi­ma déca­da. El gen­dar­me sau­dí y sus hues­tes yiha­dis­tas enca­be­za­ron todas las incur­sio­nes para aplas­tar esa rebelión.

Pero al cabo de muchos años de mane­jo de un exce­den­te petro­le­ro gigan­tes­co, los monar­cas de Riad han crea­do tam­bién un poder pro­pio, asen­ta­do en la ren­ta que gene­ran los yaci­mien­tos de la penín­su­la. Esos cau­da­les enri­que­cie­ron a los emi­ra­tos orga­ni­za­dos en el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG), que con­so­li­dó un cen­tro de acu­mu­la­ción para coor­di­nar el uso de ese excedente.

En esa admi­nis­tra­ción el vie­jo entra­ma­do semi­feu­dal sau­di­ta adop­tó moda­li­da­des más con­tem­po­rá­neas de ren­tis­mo, com­pa­ti­bles con el mane­jo des­pó­ti­co del esta­do. Las pocas fami­lia­res que mono­po­li­zan los nego­cios uti­li­zan el poder monár­qui­co para impe­dir la pre­sen­cia de com­pe­ti­do­res. Pero el des­co­mu­nal volu­men de rique­zas que ges­tio­nan, acre­cien­ta las riva­li­da­des por el con­trol del Pala­cio y el con­si­guien­te teso­ro petro­le­ro (Hanieh, 2020).

El poder eco­nó­mi­co de Riad ha incen­ti­va­do las ambi­cio­nes geo­po­lí­ti­cas de la monar­quía y las incur­sio­nes de los mili­ta­res sau­di­tas, colo­can­do al país en el sen­de­ro del subimperialismo.

Este cur­so ha sido acer­ta­da­men­te inter­pre­ta­do por los auto­res que apli­can el con­cep­to de Mari­ni al actual per­fil de Ara­bia Sau­di­ta. Retra­tan cómo ese rei­na­do cum­ple con los tres requi­si­tos seña­la­dos por el teó­ri­co bra­si­le­ño, para iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de ese sta­tus. El régi­men waha­bi­ta moto­ri­za acti­va­men­te la inver­sión extran­je­ra direc­ta en las eco­no­mías ale­da­ñas, man­tie­ne una polí­ti­ca de coope­ra­ción anta­gó­ni­ca con el domi­na­dor nor­te­ame­ri­cano y des­plie­ga un mani­fies­to expan­sio­nis­mo mili­tar (Sán­chez, 2019).

El Cuerno de Áfri­ca es la zona pri­vi­le­gia­da por los monar­cas para esa inter­ven­ción. Exten­die­ron a esa región todas las dispu­tas de Medio Orien­te y diri­men allí quién con­tro­la el Mar Rojo, las cone­xio­nes de Asia con Áfri­ca y el trans­por­te de los recur­sos ener­gé­ti­cos con­su­mi­dos por Occidente.

Los gen­dar­mes sau­di­tas par­ti­ci­pan acti­va­men­te en las gue­rras que han devas­ta­do a Soma­lia, Eri­trea y Sudán. Coman­dan el des­po­jo de los recur­sos y el empo­bre­ci­mien­to de las pobla­cio­nes de esos paí­ses. Las bri­ga­das que envía Riad demue­len esta­dos para acre­cen­tar el lucro del capi­tal sau­dí en nego­cios de agri­cul­tu­ra, turis­mo y finanzas.

De las regio­nes super­vi­sa­das por los monar­cas pro­vie­ne, ade­más, una sig­ni­fi­ca­ti­va por­ción de la fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­da en la penín­su­la ará­bi­ga. Los inmi­gran­tes sin dere­chos con­for­man entre el 56% y el 82% de la masa labo­ral de Ara­bia Sau­di­ta, Omán, Bah­réin y Kuwait. Esos asa­la­ria­dos no pue­den des­pla­za­se sin per­mi­so y están suje­tos al chan­ta­je de expul­sión y con­si­guien­te cor­te de las reme­sas. En esa estra­ti­fi­ca­da divi­sión del tra­ba­jo ‑en torno al géne­ro, la etnia y la nacio­na­li­dad- se asien­ta una monu­men­tal remi­sión de fon­dos des­de esa región al exterior.

Las aspi­ra­cio­nes de pri­ma­cía regio­nal sau­di­ta con­fron­tan con el pro­ta­go­nis­mo logra­do por los aya­to­lás de Irán. Des­de la rup­tu­ra de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas en el 2016, las ten­sio­nes entre ambos regí­me­nes se han pro­ce­sa­do a tra­vés de los cho­ques mili­ta­res, entre los alia­dos de ambos ban­dos. Esa con­fron­ta­ción ha sido par­ti­cu­lar­men­te san­grien­ta en Yemen, Sudán, Eri­trea y Siria.

La actual dispu­ta sau­dí-ira­ní reto­ma, a su vez, el divor­cio entre dos pro­ce­sos his­tó­ri­cos disi­mi­les de regre­sión feu­dal e incom­ple­ta moder­ni­za­ción. Esa bifur­ca­ción mol­deó las con­fi­gu­ra­cio­nes esta­ta­les dife­ren­cia­das de ambos paí­ses (Arma­nian, 2019a).

Esa dis­pa­ri­dad de tra­yec­to­rias ha desem­bo­ca­do, ade­más, en cur­sos capi­ta­lis­tas igual­men­te con­tra­pues­tos. Mien­tras Riad emer­ge como un cen­tro inter­na­cio­na­li­za­do de acu­mu­la­ción del Gol­fo, Tehe­rán coman­da un mode­lo auto-cen­tra­do de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca gra­dual. Esa dife­ren­cia se tra­du­ce cur­sos geo­po­lí­ti­cos muy divergentes.

EL PELIGROSO DESCONTROL DE LA TEOCRACIA 

Los reyes sau­di­tas enca­be­zan el sis­te­ma polí­ti­co más oscu­ran­tis­ta y opre­si­vo del pla­ne­ta. Ese régi­men fun­cio­na des­de los años 30´, median­te un com­pro­mi­so entre la dinas­tía gober­nan­te y una capa de clé­ri­gos retró­gra­dos que super­vi­sa la vida coti­dia­na de la pobla­ción. Una divi­sión espe­cial de la poli­cía tie­ne atri­bu­cio­nes para azo­tar a las per­so­nas que per­ma­ne­cen en la calle a la hora de la ora­ción. Ese mode­lo retra­ta una moda­li­dad aca­ba­da de totalitarismo.

La pren­sa esta­dou­ni­den­se cues­tio­na perió­di­ca­men­te el des­ca­ra­do sos­tén occi­den­tal de esa cli­que medie­val y se con­gra­tu­la con las refor­mas cos­mé­ti­cas que pro­me­ten los monar­cas. Pero en los hechos, nin­gún pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano está dis­pues­to a dis­tan­ciar­se de un rei­na­do tan impre­sen­ta­ble como impres­cin­di­ble, para la domi­na­ción de la pri­me­ra potencia.

El prin­ci­pal pro­ble­ma de un régi­men tan cerra­do es la poten­cial explo­si­vi­dad de sus ten­sio­nes inter­nas. Como todos los cana­les de expre­sión están clau­su­ra­dos, el des­con­ten­to irrum­pe con actos revul­si­vos. Esa impron­ta tuvo el esta­lli­do de 1979 en La Meca y el mis­mo efec­to pro­du­jo el pro­ta­go­nis­mo de Bin Laden. Este per­so­na­je de la capa teo­crá­ti­ca acu­mu­ló los típi­cos resen­ti­mien­tos de un sec­tor des­pla­za­do y cana­li­zó ese des­pe­cho hacia el padrino esta­dou­ni­den­se (Ach­car, 2008; cap 2).

La polí­ti­ca impe­rial nor­te­ame­ri­ca­na debe lidiar tam­bién con las peli­gro­sas aven­tu­ras exter­nas de la teo­cra­cia gober­nan­te. Los jeques que admi­nis­tran la prin­ci­pal reser­va petro­le­ra del pla­ne­ta han sido fie­les vasa­llos del Depar­ta­men­to de Esta­do. Pero en los últi­mos años asu­mie­ron apues­tas pro­pias, que Washing­ton obser­va con gran temor.

Los monar­cas ambi­cio­nan con­fluir en una alian­za con Egip­to e Israel para con­tro­lar un vas­to terri­to­rio. Esa mor­tí­fe­ra expan­sión ya encen­dió muchos pol­vo­ri­nes que com­pli­can a los pro­pios agresores.

Las ten­sio­nes esca­la­ron a un pun­to crí­ti­co des­de que el prín­ci­pe Bin Sal­man se alzó con el trono de Riad (2017) y puso en prác­ti­ca su des­con­tro­la­da vio­len­cia. Mane­ja la incuan­ti­fi­ca­ble for­tu­na de la monar­quía con total dis­cre­cio­na­li­dad y alo­ca­das ambi­cio­nes de poder regional.

Acre­cen­tó pri­me­ro su con­trol del sis­te­ma polí­ti­co con­fe­sio­nal, con una suce­sión de pur­gas inter­nas que inclu­ye­ron encar­ce­la­mien­tos y apro­pia­cio­nes de rique­zas aje­nas. Pos­te­rior­men­te se embar­có en varios ope­ra­ti­vos mili­ta­res para dispu­tar poder geo­po­lí­ti­co. Coman­da la devas­ta­do­ra gue­rra del Yemen, ame­na­za a sus veci­nos de Qatar, riva­li­za con Tur­quía en Siria y exhi­bió un insó­li­to gra­do de inter­fe­ren­cia en el Líbano, al chan­ta­jear con el secues­tro del pre­si­den­te de ese país. Bin Sal­man está deci­di­do a subir la apues­ta béli­ca con­tra el régi­men de Irán, espe­cial­men­te lue­go de la derro­ta de sus mili­cias en Siria.

Las matan­zas en Yemen enca­be­zan la anda­na­da sau­di­ta. La reale­za arre­me­tió con­tra ese país para cap­tu­rar los pozos petro­le­ros aún inex­plo­ra­dos de la penín­su­la ará­bi­ga. Al cabo de muchas déca­das de fre­né­ti­ca extrac­ción, los yaci­mien­tos tra­di­cio­na­les comien­zan a enfren­tar cier­tos lími­tes, que indu­cen a bus­car otras vetas de abas­te­ci­mien­to. Riad pre­ten­de ase­gu­rar su pri­ma­cía, con el acce­so direc­to a los tres cru­ces estra­té­gi­cos de la zona (Estre­cho de Ormuz, Gol­fo de Adán y Bab el- Man­deb). Por eso recha­zó la reuni­fi­ca­ción de Yemen y bus­có rom­per a ese país en dos mita­des (Arma­nian, 2016).

Pero la san­grien­ta bata­lla de Yemen se ha con­ver­ti­do en una tram­pa. La dinas­tía sau­di­ta afron­ta allí un pan­tano seme­jan­te al pade­ci­do por Esta­dos Uni­dos en

Afga­nis­tán. Ha pro­vo­ca­do la mayor tra­ge­dia huma­ni­ta­ria de la últi­ma déca­da sin con­se­guir el con­trol del país. No logra doble­gar la resis­ten­cia, ni disua­dir los ata­ques en su pro­pia reta­guar­dia. Los impac­tan­tes bom­bar­deos con dro­nes al cora­zón petro­le­ro de Ara­bia Sau­di­ta ilus­tran la dimen­sión de esa adversidad.

Se ha demos­tra­do que la alta tec­no­lo­gía en el uso de los misi­les es un arma de doble filo cuan­do los enemi­gos des­ci­fran su mane­jo. La úni­ca res­pues­ta de Riad ha sido acen­tuar el cer­co ali­men­ta­rio y sani­ta­rio con muer­tos de ham­bru­na al por mayor y 13 millo­nes de afec­ta­dos por epi­de­mias de dis­tin­to tipo.

Esos crí­me­nes son ocul­ta­dos en la pre­sen­ta­ción corrien­te de esa gue­rra como una con­fron­ta­ción entre súb­di­tos de Ara­bia Sau­di­ta e Irán. El sos­tén que apor­ta Tehe­rán a la resis­ten­cia con­tra Riad, no es el fac­tor deter­mi­nan­te de un con­flic­to deri­va­do del ape­ti­to expan­si­vo de la monarquía.

Esa ambi­ción expli­ca tam­bién el ulti­má­tum a Qatar, que esta­ble­ció una alian­za con Tur­quía. La monar­quía waha­bi­ta no tole­ra esa inde­pen­den­cia, ni la equi­dis­tan­cia con Irán o la varie­dad de pos­tu­ras que exhi­be la cade­na Al Jaz­ze­ra (Cock­burn, 2017).

Los qata­ríes alber­gan una estra­té­gi­ca base nor­te­ame­ri­ca­na, pero han con­cer­ta­do impor­tan­tes acuer­dos ener­gé­ti­cos con Rusia, man­tie­nen inter­cam­bios con la India y no par­ti­ci­pan en la “OTAN suni­ta” que fomen­ta Riad (Gla­ze­brook, 2017). Logra­ron, ade­más, dis­fra­zar su opre­si­vo régi­men interno con un ope­ra­ti­vo de “sport­wa­shing” que los trans­for­mó en un gran aus­pi­cian­te del fut­bol euro­peo. Bin Sal­man no ha podi­do lidiar con ese adver­sa­rio y algu­nos ana­lis­tas advier­ten que tie­ne en car­pe­ta una ope­ra­ción mili­tar para for­zar el some­ti­mien­to de sus veci­nos (Symonds, 2017).

AL BORDE DEL PRECIPICIO

El inter­ven­cio­nis­mo del prín­ci­pe sau­di­ta se afian­za a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. En Egip­to con­so­li­da su influen­cia mul­ti­pli­can­do el finan­cia­mien­to de la dic­ta­du­ra de Sisi. En Libia sos­tie­ne a la frac­ción de Haf­tar con­tra el rival que apa­dri­na Anka­ra y espe­ra la corres­pon­dien­te retri­bu­ción en contratos.

El monar­ca apun­ta­la en Irak las con­tra­ofen­si­vas de las frac­cio­nes suni­tas para ero­sio­nar la pri­ma­cía de Irán. Ese apo­yo inclu­ye el incen­ti­vo de masa­cres y gue­rras reli­gio­sas. En Siria bus­có crear un cali­fa­to some­ti­do a Riad y ene­mis­ta­do con Anka­ra y Tehe­rán. El fana­tis­mo béli­co del monar­ca se ha cor­po­ri­za­do en la red de mer­ce­na­rios que reclu­tó a tra­vés de la deno­mi­na­da “Alian­za Mili­tar Islámica”.

Ara­bia Sau­di­ta es una gua­ri­da inter­na­cio­nal de los yiha­dis­tas que el Pen­tá­gono apa­dri­nó con gran entu­sias­mo ini­cial. Pero los monar­cas uti­li­zan cada vez más a esos gru­pos como tro­pa pro­pia, sin con­sul­tar a Esta­dos Uni­dos y a veces en con­tra­pun­to con Washington.

En Soma­lia, Sudán y algu­nos paí­ses afri­ca­nos la coor­di­na­ción con el man­dan­te nor­te­ame­ri­cano se que­bró. Nun­ca se ha cla­ri­fi­ca­do, ade­más, el sig­ni­fi­ca­do de los aten­ta­dos de una orga­ni­za­ción como Al Qae­da, que con­ta­ba con el vis­to bueno de la monar­quía. Las accio­nes terro­ris­tas de los yiha­dis­tas como fuer­za trans­fron­te­ri­za son fre­cuen­te­men­te indes­ci­fra­bles y sue­len des­es­ta­bi­li­zar a Occidente.

Ese des­con­trol cho­có con la estra­te­gia de Oba­ma de aquie­tar las ten­sio­nes de la región, median­te sin­to­nías con Tur­quía y tra­ta­ti­vas con Irán. Trump apos­tó, en cam­bio, a favor del prín­ci­pe Sal­man con mayo­res ven­tas de armas, encu­bri­mien­tos de masa­cres y con­ver­gen­cias con Israel.

Pero las impre­vi­si­bles accio­nes del monar­ca han gene­ra­do cri­sis mayús­cu­las. El sal­va­jis­mo que exhi­bió con el des­cuar­ti­za­mien­to del opo­si­tor Khashog­gi des­ató un escán­da­lo que no ha cica­tri­za­do. El perio­dis­ta era un fiel ser­vi­dor de la monar­quía, que pos­te­rior­men­te estre­chó víncu­los con los libe­ra­les de Esta­dos Uni­dos. Tra­ba­ja­ba para el Washing­ton Post y des­ta­pó datos de la cri­mi­na­li­dad impe­ran­te bajo el régi­men saudita.

El arro­gan­te prín­ci­pe optó por ase­si­nar­lo en la pro­pia emba­ja­da de Tur­quía y que­dó expues­to como un vul­gar cri­mi­nal, cuan­do el pre­si­den­te Erdo­gan trans­pa­ren­tó el caso para su pro­pia con­ve­nien­cia. Trump hizo lo impo­si­ble para encu­brir a su socio con algún cuen­to de alo­ca­dos ase­si­nos, pero no pudo ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta del joven reyezuelo.

Ese epi­so­dio retra­tó el carác­ter inma­ne­ja­ble de un man­da­ta­rio aven­tu­re­ro, que con el oca­so de Trump per­dió sos­tén direc­to en la Casa Blan­ca. Aho­ra Biden anun­ció un nue­vo rum­bo, pero sin acla­rar cuál será ese sen­de­ro. Mien­tras tan­to pos­po­ne la aper­tu­ra de los archi­vos secre­tos que escla­re­ce­rían la rela­ción de las cúpu­las sau­di­tas con el aten­ta­do a las Torres Gemelas.

En el esta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano se han mul­ti­pli­ca­do las pre­ven­cio­nes con­tra un aven­tu­re­ro, que dila­pi­dó par­te de las reser­vas del rei­no en beli­co­sas andan­zas. La fac­tu­ra de la gue­rra del Yemen ya está a la vis­ta en el agu­je­ro pre­su­pues­ta­rio, que ace­le­ró los pro­yec­tos de pri­va­ti­za­ción de la empre­sa esta­tal de petró­leo y gas.

La teo­cra­cia medie­val se ha con­ver­ti­do en un dolor de cabe­za para la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na. Algu­nos artí­fi­ces de esa orien­ta­ción pro­pi­cian cam­bios más sus­tan­cia­les en la monar­quía, pero otros temen el efec­to de esas muta­cio­nes sobre el cir­cui­to inter­na­cio­nal de los petro­dó­la­res. Washing­ton ter­mi­nó per­dien­do la fide­li­dad de muchos paí­ses que ali­ge­ra­ron sus dic­ta­du­ras o atem­pe­ra­ron sus reinados.

Esas dis­yun­ti­vas no tie­nen solu­cio­nes pre­es­ta­ble­ci­das. Nadie sabe si las accio­nes de Bin Sal­man son más peli­gro­sas que su reem­pla­zo por otro prín­ci­pe del mis­mo lina­je. La exis­ten­cia de un gran rei­na­do en el entra­ma­do de los mini-esta­dos que com­po­nen las dinas­tías del Gol­fo apor­ta más soli­dez, pero tam­bién mayo­res ries­gos para la polí­ti­ca imperialista.

Por esa razón los ase­so­res de la Casa Blan­ca dis­cre­pan a la hora de aus­pi­ciar polí­ti­cas de cen­tra­li­za­ción o bal­ca­ni­za­ción de los vasa­llos de Washing­ton. En ambas opcio­nes el des­li­za­mien­to de Ara­bia Sau­di­ta hacia un sen­de­ro subim­pe­rial entra­ña con­flic­tos con el domi­na­dor norteamericano.

CONTRADICTORIA RECONSTITUCIÓN EN IRÁN

El sta­tus subim­pe­rial actual de Irán es más con­tro­ver­ti­do y per­ma­ne­ce irre­suel­to. Inclu­ye varios ele­men­tos de esa per­for­man­ce, pero tam­bién con­tie­ne ras­gos que cues­tio­nan esa ubicación.

Has­ta los años 80 el país era un mode­lo de subim­pe­ria­lis­mo y Mari­ni lo pre­sen­tó como un ejem­plo aná­lo­go al pro­to­ti­po bra­si­le­ño. El Shah era el prin­ci­pal socio regio­nal de Esta­dos Uni­dos en la gue­rra fría con­tra la URSS, pero al mis­mo tiem­po desa­rro­lla­ba su pro­pio poder en dispu­ta con otros alia­dos del Pentágono.

La dinas­tía de los Palhe­vi afian­zó esa gra­vi­ta­ción autó­no­ma median­te un pro­ce­so de moder­ni­za­ción con pará­me­tros de occi­den­ta­lis­mo anti­cle­ri­cal. Apun­ta­ló la expan­sión de las refor­mas capi­ta­lis­tas en suce­si­vos con­flic­tos con la cas­ta religiosa.

El monar­ca pre­ten­día ges­tar un polo de supre­ma­cía regio­nal dis­tan­cia­do del mun­do ára­be y sen­tó las bases para un pro­yec­to subim­pe­rial, que reco­nec­ta­ba con la raíz his­tó­ri­ca de las con­fron­ta­cio­nes que tuvie­ron los per­sas con los oto­ma­nos y los sau­di­tas (Arma­nian 2019b).

Pero el des­plo­me del Shah y su reem­pla­zo por la teo­cra­cia de los Aya­to­lás modi­fi­ca­ron radi­cal­men­te el sta­tus geo­po­lí­ti­co del país. Un subim­pe­rio autó­no­mo ‑pero estruc­tu­ral­men­te aso­cia­do con Washing­ton- se trans­for­mó en un régi­men sacu­di­do por la ten­sión per­ma­nen­te con Esta­dos Uni­dos. Todos los man­da­ta­rios de la Casa Blan­ca han bus­ca­do des­truir al enemi­go iraní.

Ese con­flic­to alte­ra el per­fil de un mode­lo que ya no cum­ple con uno de los requi­si­tos de la nor­ma subim­pe­rial. La estre­cha con­vi­ven­cia con el domi­na­dor nor­te­ame­ri­cano ha des­apa­re­ci­do y ese cam­bio con­fir­ma el carác­ter muta­ble de una cate­go­ría, que no com­par­te la per­du­ra­bi­li­dad de las for­mas imperiales.

Los cho­ques con Washing­ton han modi­fi­ca­do el per­fil subim­pe­rial pre­ce­den­te de Irán. La vie­ja ambi­ción de supre­ma­cía regio­nal ha que­da­do arti­cu­la­da con la defen­sa fren­te al aco­so nor­te­ame­ri­cano. Todas las accio­nes exter­nas del país apun­tan a crear un ani­llo pro­tec­tor, ante las agre­sio­nes que el Pen­tá­gono coor­di­na con Israel y Ara­bia Sau­di­ta. Tehe­rán inter­vie­ne en los con­flic­tos en cur­so con ese pro­pó­si­to de sal­va­guar­dar sus fron­te­ras. Opta por alian­zas con los adver­sa­rios de sus enemi­gos y bus­ca mul­ti­pli­car los incen­dios en la reta­guar­dia de sus tres peli­gro­sos atacantes.

Esta impron­ta defen­si­va deter­mi­na una moda­li­dad muy sin­gu­lar de even­tual resur­gi­mien­to subim­pe­rial de Irán. La bús­que­da de supre­ma­cía regio­nal coexis­te con la resis­ten­cia al aco­so externo, deter­mi­nan­do un cur­so geo­po­lí­ti­co muy peculiar.

DEFENSAS Y RIVALIDADES

El expan­sio­nis­mo sua­ve de Irán en las zonas de con­flic­to refle­ja esa con­tra­dic­to­ria situa­ción del país. El régi­men de los Aya­to­lás cier­ta­men­te coman­da una red reclu­ta­mien­to chii­ta con mili­cias ads­crip­tas a esa iden­ti­dad en toda la región. Pero en sin­to­nía con la impron­ta defen­si­va de su polí­ti­ca, actúa con mayor cau­te­la que sus adver­sa­rios yihadistas.

La prin­ci­pal vic­to­ria del régi­men fue logra­da en Irak. Con­si­guie­ron colo­car al país bajo su man­do, lue­go de la devas­ta­ción per­pe­tra­da por los inva­so­res yan­quis. Aho­ra uti­li­zan el con­trol de ese terri­to­rio como un gran tapón defensivo,para des­alen­tar los ata­ques que Washing­ton y Tel Aviv reto­man una y otra vez.

El mis­mo pro­pó­si­to disua­si­vo ha guia­do la inter­ven­ción de Tehe­rán en la gue­rra de Siria. Sos­tu­vo a Assad y se invo­lu­cró direc­ta­men­te en accio­nes arma­das, pero bus­có afian­zar un cor­dón de segu­ri­dad para sus pro­pias fron­te­ras. Las mili­cias del Hez­bo­llah liba­nés actua­ron como los prin­ci­pa­les artí­fi­ces de ese cin­tu­rón amortiguador.

Los san­grien­tos cho­ques en Siria se des­en­vol­vie­ron como ensa­yos de la con­fla­gra­ción mayor que los sio­nis­tas ima­gi­nan con­tra Irán. Por eso Israel des­car­gó sus bom­bar­deos sobre los des­ta­ca­men­tos chiitas.

Washing­ton ha denun­cia­do reite­ra­da­men­te la “agre­si­vi­dad de Irán” en Siria, cuan­do en los hechos Tehe­rán refuer­za su defen­sa fren­te a la pre­sión esta­dou­ni­den­se. En esa resis­ten­cia logró resul­ta­dos satis­fac­to­rios. Trump jugó sus car­tas a las dis­tin­tas incur­sio­nes de Israel, Ara­bia Sau­di­ta y Tur­quía y ter­mi­nó per­dien­do la bata­lla. Ese fra­ca­so corro­bo­ra la adver­si­dad gene­ral que afron­ta Washing­ton. Al cabo de incon­ta­bles arre­me­ti­das no pudo some­ter a Irán y la madre de todas las bata­llas con­ti­núa pendiente.

En un plano más aco­ta­do, Irán dispu­ta pri­ma­cía regio­nal con Ara­bia Sau­di­ta en las gue­rras de los paí­ses veci­nos. En Siria los yiha­dis­tas de Riad pri­vi­le­gia­ron los asal­tos con­tra tro­pas adies­tra­das por su rival y en Yemen la monar­quía waha­bi­ta ata­ca a las mili­cias que sin­to­ni­zan con Tehe­rán. En Qatar, Líbano e Irak se veri­fi­ca la mis­ma ten­sión, que tien­de a diri­mir­se en la dispu­ta por el estre­cho de Ormuz. El con­trol de ese pasa­je pue­de con­sa­grar al gana­dor de la par­ti­da entre los Aya­to­lás y la prin­ci­pal dinas­tía del Gol­fo. Por esa ruta ‑que conec­ta a los expor­ta­do­res de Medio Orien­te con los mer­ca­dos del mun­do- cir­cu­la el 30% del petró­leo comer­cia­li­za­do en todo el planeta. 

Al igual que su adver­sa­rio sau­di­ta, el régi­men ira­ní uti­li­za el velo reli­gio­so para encu­brir sus ambi­cio­nes (Arma­nian, 2019b). Enmas­ca­ra la inten­ción de acre­cen­tar su poder eco­nó­mi­co y geo­po­lí­ti­co, ale­gan­do la supe­rio­ri­dad de los pos­tu­la­dos chii­tas fren­te a las nor­mas suni­tas. En los hechos, las dos ver­tien­tes del isla­mis­mo se amol­dan a regí­me­nes igual­men­te con­tro­la­dos por oscu­ran­tis­tas capas de clérigos.

La riva­li­dad con Tur­quía no pre­sen­ta has­ta aho­ra con­tor­nos tan dra­má­ti­cos. Inclu­ye desin­te­li­gen­cias que están a la vis­ta en Irak, pero no alte­ran el sta­tus quo, ni asu­men la peli­gro­si­dad del cho­que con los sau­di­tas. El gobierno pro-tur­co de los Her­ma­nos Musul­ma­nes en Egip­to man­te­nía los equi­li­brios regio­na­les que ansía Irán. Por el con­tra­rio la tira­nía ‑que actual­men­te apa­dri­nan Washing­ton y Riad- se ha trans­for­ma­do en otro adver­sa­rio acti­vo de Teherán.

Al igual que Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta, Irán ha expan­di­do su eco­no­mía y el gobierno bus­ca amol­dar ese cre­ci­mien­to a una pre­sen­cia geo­po­lí­ti­ca más des­co­llan­te. Pero Tehe­rán ha segui­do un des­en­vol­vi­mien­to autár­qui­co adap­ta­do a la prio­ri­dad de la defen­sa y a la resis­ten­cia del aco­so externo. Las expor­ta­cio­nes petro­le­ras han sido uti­li­za­das para apun­ta­lar un esque­ma que mix­tu­ra el inter­ven­cio­nis­mo esta­tal con el fomen­to de los nego­cios privados.

Todos los avan­ces geo­po­lí­ti­cos han sido trans­for­ma­dos por la eli­te gober­nan­te en esfe­ras de lucro, mane­ja­das por gran­des empre­sa­rios aso­cia­dos con la alta buro­cra­cia esta­tal. El con­trol de Irak abrió un ines­pe­ra­do mer­ca­do para la bur­gue­sía ira­ní, que aho­ra tam­bién dispu­ta el nego­cio de la recons­truc­ción de Siria.

En el table­ro entre Irán y sus riva­les hay nume­ro­sas incóg­ni­tas. Los Aya­to­lás han gana­do y per­di­do bata­llas fue­ra de su país y afron­tan dis­yun­ti­vas eco­nó­mi­cas muy difí­ci­les. La cúpu­la cle­ri­cal-mili­tar gober­nan­te que prio­ri­za el nego­cio petro­le­ro debe lidiar con la des­co­ne­xión finan­cie­ra inter­na­cio­nal que ha impues­to Esta­dos Uni­dos. El régi­men per­dió la cohe­sión del pasa­do y debe defi­nir res­pues­tas fren­te a la deci­sión israe­lí de evi­tar la con­ver­sión del país en una poten­cia atómica.

Las dos prin­ci­pa­les alas del ofi­cia­lis­mo impul­san estra­te­gias dife­ren­cia­das de mayor nego­cia­ción o cre­cien­te pul­sea­da béli­ca. El pri­mer rum­bo prio­ri­za los col­cho­nes defen­si­vos en las zonas de con­flic­to. El segun­do cur­so no rehú­ye repe­tir el desan­gre sufri­do duran­te la gue­rra con Irak. La recons­ti­tu­ción subim­pe­rial depen­de de esas definiciones.

ESCENARIOS CRÍTICOS

El con­cep­to de subim­pe­ria­lis­mo con­tri­bu­ye a cla­ri­fi­car el explo­si­vo esce­na­rio de Medio Orien­te y sus regio­nes ale­da­ñas. Per­mi­te regis­trar el pro­ta­go­nis­mo de las poten­cias regio­na­les en los con­flic­tos de la zona. Esos juga­do­res tie­nen mayor inci­den­cia que en el pasa­do y no actúan en el mis­mo plano que las gran­des poten­cias globales.

La noción de subim­pe­ria­lis­mo faci­li­ta la com­pren­sión de esos pro­ce­sos. Escla­re­ce el papel de los paí­ses más rele­van­tes y cla­ri­fi­ca la con­ti­nua­da dis­tan­cia que man­tie­nen con Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, Rusia y Chi­na. Expli­ca, ade­más, por qué razón las nue­vas poten­cias regio­na­les no reem­pla­zan al domi­na­dor esta­dou­ni­den­se y des­en­vuel­ven tra­yec­to­rias frá­gi­les corroí­das por inma­ne­ja­bles tensiones.

Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta e Irán riva­li­zan entre sí des­de con­fi­gu­ra­cio­nes subim­pe­ria­les y el des­em­bo­que de esa com­pe­ten­cia es muy incier­to. Si alguno de los con­trin­can­tes emer­ge como gana­dor doble­gan­do a otros, podría intro­du­cir un cam­bio total en las jerar­quías geo­po­lí­ti­cas de la región. Si por el con­tra­rio las poten­cias en dispu­ta se ago­tan en inter­mi­na­bles bata­llas, ter­mi­na­rían anu­lan­do su pro­pia con­di­ción subimperial.

Estas carac­te­ri­za­cio­nes y diag­nós­ti­cos apor­tan el cimien­to para otro deba­te cla­ve. ¿Cuál es la sin­gu­la­ri­dad de Israel en el table­ro regio­nal? ¿Cómo debe­ría carac­te­ri­zar­se el rol de ese país? Abor­da­re­mos ese tema en nues­tro pró­xi­mo texto

14 – 9‑2021

RESUMEN

Tres paí­ses de la región reúnen las carac­te­rís­ti­cas del subim­pe­ria­lis­mo. Son eco­no­mías inter­me­dias que des­plie­gan accio­nes mili­ta­res y rela­cio­nes con­tra­dic­to­rias con Esta­dos Uni­dos. No sus­ti­tu­yen a los pro­ta­go­nis­tas glo­ba­les y enla­zan con raí­ces de lar­ga data.

El con­cep­to se apli­ca a Tur­quía. Cla­ri­fi­ca su expan­sio­nis­mo externo, las ambi­güe­da­des fren­te a Washing­ton y el auto­ri­ta­ris­mo de Erdo­gan. Tam­bién escla­re­ce las aven­tu­ras exter­nas y la per­se­cu­ción de los kurdos.

La acu­mu­la­ción de ren­tas, las aven­tu­ras béli­cas y las ambi­cio­nes de los monar­cas enca­mi­nan a Ara­bia Sau­di­ta hacia el subim­pe­ria­lis­mo. Pero la teo­cra­cia incu­ba explo­si­vas reac­cio­nes inter­nas y afron­ta adver­sos resul­ta­dos militares.

La even­tual recons­ti­tu­ción del sta­tus subim­pe­rial de Irán se com­bi­na con una nue­va tóni­ca defen­si­va de ten­sio­nes con Esta­dos Uni­dos. Las dispu­tas entre subim­pe­rios modi­fi­can el sta­tus de todos los contrincantes.

REFERENCIAS

-Ale­xan­der, Anne (2018). The con­tem­po­rary dyna­mics of impe­ria­lism in the Midd­le East: a pre­li­mi­nary analy­si­sIs­sue: 159Posted on 26th June 2018, https://​isj​.org​.uk/​c​o​n​t​e​m​p​o​r​a​r​y​-​d​y​n​a​m​i​c​s​-​o​f​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​sm/

-Arma­nian, Naza­nín (2016). EEUU y Ara­bia Sau­dí pro­vo­can en Yemen la mayor cri­sis huma­ni­ta­ria del mun­do, 25 – 9, https://​blogs​.publi​co​.es/​p​u​n​t​o​y​s​e​g​u​i​d​o​/​3​5​5​0​/​e​e​u​u​-​y​-​a​r​a​b​i​a​-​s​a​u​d​i​-​p​r​o​v​o​c​a​n​-​e​n​-​y​e​m​e​n​-​l​a​-​m​a​y​o​r​-​c​r​i​s​i​s​-​h​u​m​a​n​i​t​a​r​i​a​-​d​e​l​-​m​u​n​do/

-Arma­nian, Naza­nín (2019a). Ara­bia Sau­dí-lrán: los ocho moti­vos de un odio «sun­ni­ta-chii­ta» poco reli­gio­so. 30 – 6, https://​blogs​.publi​co​.es/​p​u​n​t​o​y​s​e​g​u​i​d​o​/​5​8​4​7​/​a​r​a​b​i​a​-​s​a​u​d​i​-​l​r​a​n​-​l​o​s​-​o​c​h​o​-​m​o​t​i​v​o​s​-​d​e​-​u​n​-​o​d​i​o​-​s​u​n​n​i​t​a​-​c​h​i​i​t​a​-​p​o​c​o​-​r​e​l​i​g​i​o​so/

-Arma­nian, Naza­nín (2019b). El obje­ti­vo de EEUU es Irán, no la Repú­bli­ca Islá­mi­ca 8.4, http://​www​.naza​nin​.es/​?​p​=​1​5​306

-Bar­chard, David (2018). Cri­sis inter­na Vic­to­ria de Erdo­gan, la opo­si­ción se estre­lla 27 – 06, https://​rebe​lion​.org/​v​i​c​t​o​r​i​a​-​d​e​-​e​r​d​o​g​a​n​-​l​a​-​o​p​o​s​i​c​i​o​n​-​s​e​-​e​s​t​r​e​l​l​a​-​p​e​r​o​-​n​o​-​d​e​n​-​p​o​r​-​a​g​o​t​a​d​o​-​a​l​-​p​a​r​t​i​d​o​-​d​e​m​o​c​r​a​t​i​c​o​-​d​e​-​l​o​s​-​p​u​e​b​l​os/

-Cal­vo, Gua­di (2019) El por­ta­zo de Erdo­gan, 16 – 7,

-Chomsky, Noam; Ach­car, Gil­bert (2007). Esta­dos peli­gro­sos: Orien­te Medio y la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se. Bar­ce­lo­na: Paidós

-Cigan, Tuğal (2021). Tur­quía en sus encru­ci­ja­das, New Left Review 127, mar­zo-abril.

-Cock­burn, Patrick (2017). Una gira que lle­vó ten­sión al Gol­fo, 5 – 6

-Con­de, G. (2018). El Medio Orien­te: entre rebe­lio­nes popu­la­res y geo­po­lí­ti­ca, OASIS, 27, 7 – 25. DOI: https://​doi​.org/​1​0​.​1​8​6​0​1​/​1​6​5​7​7​5​5​8​.​n​2​7​.02

-Gla­ze­brook, Dan (2017). El blo­queo de Catar, el «petro-yuán» 19.6 https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​b​l​o​q​u​e​o​-​d​e​-​c​a​t​a​r​-​e​l​-​p​e​t​r​o​-​y​u​a​n​-​y​-​l​a​-​p​r​o​x​i​m​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​o​n​t​r​a​-​i​r​an/

-Güneş Gümüş (2019). Tur­quía: ¿Dón­de se ubi­ca Tur­quía en la jerar­quía impe­ria­lis­ta?, 2 – 8 https://​lis​-isl​.org/​2​0​1​9​/​0​8​/​0​2​/​t​u​r​k​i​y​e​-​e​m​p​e​r​y​a​l​i​s​t​-​h​i​y​e​r​a​r​s​i​n​i​n​-​n​e​r​e​s​i​n​d​e​-​g​u​n​e​s​-​g​u​m​us/

-Hanieh, Adam (2020). A Mar­xist Gui­de to Unders­tan­ding the Gulf Sta­tes’ Poli­ti­cal Eco­nomy, Inter­view, 07.13.2020

-Harris, Kevan (2016). Remo­de­lar Orien­te Pró­xi­mo, New Left Review, 101 noviem­bre – diciembre.

-Hearst, David (2020). Erdo­gan y Putin: Fin del roman­ce 05/​03/​2020 

-Katz, Clau­dio (2018). La teo­ría de la depen­den­cia, 50 años des­pués, Bata­lla de Ideas Edi­cio­nes, Bue­nos Aires.

-Mari­ni, Ruy Mau­ro (1973). Dia­léc­ti­ca de la depen­den­cia, ERA, México

-Petras. James (2017). 17 – 10 Los sie­te peca­dos capi­ta­les del pre­si­den­te Erdo­gan: ¿Hacia dón­de va Tur­quía? https://​www​.glo​ba​li​za​cion​.ca/​l​o​s​-​s​i​e​t​e​-​p​e​c​a​d​o​s​-​c​a​p​i​t​a​l​e​s​-​d​e​l​-​p​r​e​s​i​d​e​n​t​e​-​e​r​d​o​g​a​n​-​h​a​c​i​a​-​d​o​n​d​e​-​v​a​-​t​u​r​q​u​ia/

-Roberts, Michael (2018). Tur­quía: colap­so eco­nó­mi­co total 2018.12−8

-Sán­chez, Vic­to­ria Sil­va (2019). Los paí­ses del Gol­fo como nue­vos acto­res de (in)seguridad en el Mar Rojo: una visión des­de el subim­pe­ria­lis­mo 11 de julio de 2019 https://​www​.recp​.es/​f​i​l​e​s​/​v​i​e​w​/​p​d​f​/​c​o​n​g​r​e​s​s​-​p​a​p​e​r​s​/14 – 0/​2087/​

-Symonds, Peter (2017) Ara­bia Sau­dí hace públi­co un pro­vo­ca­ti­vo ulti­má­tum a Catar 26 6 https://​rebe​lion​.org/​a​r​a​b​i​a​-​s​a​u​d​i​-​h​a​c​e​-​p​u​b​l​i​c​o​-​u​n​-​p​r​o​v​o​c​a​t​i​v​o​-​u​l​t​i​m​a​t​u​m​-​a​-​c​a​t​ar/

-Uslu, Esen. (2020) Tur­quía: Más san­gre y lágri­mas 10/​10 https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​t​u​r​q​u​i​a​-​m​a​s​-​s​a​n​g​r​e​-​y​-​l​a​g​r​i​mas

Clau­dio Katz*,Economista, Inves­ti­ga­dor del Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas, CONICET (Argen­ti­na), Pro­fe­sor. Miem­bro del EDI (Eco­no­mis­tas de Izquierda).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *