Eco­lo­gía Social. Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios, nue­vas tec­no­lo­gías y el agro­ne­go­cio recargado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de sep­tiem­bre de 2021.

Foto: DJI Agrass

La inves­ti­ga­ción “El secues­tro de los sis­te­mas ali­men­ta­rios” deta­lla el con­trol de las gran­des empre­sas sobre el agro mun­dial y la inten­ción de pro­fun­di­zar ese rol cor­po­ra­ti­vo. El rol del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial, Syn­gen­ta, Goo­gle y la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates. La Cum­bre Ali­men­ta­ria de la ONU no escu­cha ni tie­ne en cuen­ta a cam­pe­si­nos, peque­ños pro­duc­to­res e indígenas.

La Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios de Nacio­nes uni­das (FSS) se cele­bra­rá el 23 de este mes en Nue­va York. Según el infor­me “El secues­tro de los sis­te­mas ali­men­ta­rios”, de la orga­ni­za­ción Gru­po ETC, se tra­ta de un tipo de una cum­bre “equi­vo­ca­da”. Advier­ten que el encuen­tro no apun­ta al cam­bio de los sis­te­mas ali­men­ta­rios, sino que gira en torno a “apun­ta­lar la cade­na ali­men­ta­ria indus­trial a expen­sas de otros sis­te­mas ali­men­ta­rios”. En este sen­ti­do, denun­cian el lobby de empre­sas como Goo­gle y Ama­zon, y la ten­den­cia hacia una digi­ta­li­za­ción de los sis­te­mas alimentarios.

“En ver­dad no es una cum­bre de la ONU. Las cum­bres que se han cele­bra­do en los últi­mos 20 años nor­mal­men­te se han pro­pues­to por un Esta­do miem­bro, un gru­po de miem­bros o un gru­po polí­ti­co. Pero en esta opor­tu­ni­dad hubo solo un anun­cio infor­mal”, mani­fes­tó Neth Daño, del Gru­po ETC duran­te la pre­sen­ta­ción del infor­me, rea­li­za­da el 9 de sep­tiem­bre. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron de la char­la, titu­la­da “Des­en­mas­ca­ran­do el gol­pe de los Esta­dos al Sis­te­ma Ali­men­ta­rio Glo­bal”, Jim Tho­mas y Ron­nie Hall, todos de ETC, orga­ni­za­ción dedi­ca­da a la con­ser­va­ción y pro­mo­ción de la diver­si­dad cul­tu­ral y eco­ló­gi­ca y los dere­chos humanos.

En la mis­ma sin­to­nía, los tres expo­si­to­res se pre­gun­tan: “¿Quién deci­dió sobre la cum­bre de los sis­te­mas ali­men­ta­rios?”. En ese sen­ti­do, apun­tan al Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial, a fun­da­cio­nes como Bill y Melin­da Gates y a la Roc­ke­fe­ller, y a empre­sas como Syn­gen­ta. La dispu­ta polí­ti­ca de esta cum­bre es por la gober­nan­za inter­na­cio­nal de los sis­te­mas ali­men­ta­rios glo­ba­les. En ese sen­ti­do, denun­cian la esca­sa par­ti­ci­pa­ción que se le dio a los peque­ños agri­cul­to­res y a las pobla­cio­nes indí­ge­nas. “La idea era tomar deci­sio­nes demo­crá­ti­cas por par­te de los gobier­nos. Hoy no se tie­ne en cuen­ta a los peque­ños agri­cul­to­res”, afir­man des­de ETC.

El Gru­po ETC esti­ma que solo el equi­va­len­te del 30 por cien­to de la pobla­ción mun­dial se ali­men­ta prin­ci­pal­men­te por la cade­na ali­men­ta­ria indus­trial, mien­tras que el el 70 por cien­to res­tan­te obtie­ne sus ali­men­tos prin­ci­pal­men­te de las redes ali­men­ta­rias loca­les de los peque­ños agri­cul­to­res. La FAO va más allá y sugie­re que más del 80 por cien­to de los ali­men­tos del mun­do es pro­du­ci­do por agri­cul­to­res fami­lia­res y sus redes.

La crí­ti­ca no solo apun­ta a qué acto­res que­da­ron fue­ra del encuen­tro, sino tam­bién a qué temá­ti­cas fue­ron sos­la­ya­das. En ese sen­ti­do, se enu­me­ra la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, los dere­chos, el cui­da­do de los sue­los, la pro­tec­ción de los pue­blos indí­ge­nas, los impac­tos en el ambien­te y en la salud huma­na, la con­cen­tra­ción de las gran­des empre­sas en el sis­te­ma ali­men­ta­rio mundial.

“Vemos que la cum­bre FSS es efec­ti­va­men­te una pla­ta­for­ma don­de se pro­mue­ve una nue­va narra­ti­va del sis­te­ma ali­men­ta­rio: dicen que el sis­te­ma está roto pero no alu­den a las cau­sas”, afir­man des­de ETC. “Esa narra­ti­va se basa en los intere­ses de las empre­sas, y si esa va a ser la base de las reco­men­da­cio­nes esta­mos en una situa­ción com­pli­ca­da”, pos­tu­ló el inves­ti­ga­dor Jim Thomas.

Otro aspec­to cues­tio­na­do es que quie­nes impul­san solu­cio­nes en el mar­co la nue­va Cum­bre hablan de solu­cio­nes “basa­das en la natu­ra­le­za o en agro­eco­lo­gía” para que los resul­ta­dos sean más jugo­sos. “Pero eso no refie­re nece­sa­ria­men­te a un pro­ce­so de trans­for­ma­ción sino a una for­ma de pre­sen­tar­lo de for­ma agra­da­ble. Hablan de agro­eco­lo­gía pero en ver­dad las empre­sas del agro­ne­go­cio van a estar en pri­me­ra fila”, aler­tan las organizaciones.

El anun­cio for­mal de la Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios en octu­bre de 2019 fue reci­bi­do con con­si­de­ra­ble escep­ti­cis­mo por par­te de la socie­dad civil, espe­cial­men­te dada la dudo­sa pro­ce­den­cia del FSS. Retra­sa­da por la pan­de­mia, más de 550 orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos de la socie­dad civil aún logra­ron fir­mar una fuer­te decla­ra­ción con­de­nan­do al FSS por su fal­ta de trans­pa­ren­cia, exclu­sión de los dere­chos huma­nos, y la influen­cia cor­po­ra­ti­va inde­bi­da del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial y la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates (BMGF). Tam­bién se cues­tio­nó que la cum­bre fue­ra diri­gi­da por Agnes Kali­ba­ta de AGRA (refe­ren­te del agro­ne­go­cio en África).

La cum­bre pre­via del FSS, y tal vez inclu­so la cum­bre com­ple­ta, pare­cen estar lis­tas para lle­var­se a cabo casi por com­ple­to de mane­ra vir­tual, con sus resul­ta­dos ela­bo­ra­dos en línea. Sin embar­go, es muy pro­ba­ble que reunio­nes vir­tua­les como esta con­duz­can al cie­rre de las voces de quie­nes no tie­nen acce­so a telé­fo­nos inte­li­gen­tes, compu­tado­ras e infra­es­truc­tu­ra digi­tal, y al poten­cial silen­cia­mien­to de las voces crí­ti­cas con el clic de un botón.

Webinar sobre alimentación del grupo ETC
Foto: Gru­po ETC

La Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios: ¿Un terreno en disputa?

“¿Por qué esas empre­sas quie­ren tener una cum­bre de sis­te­mas ali­men­ta­rios?”, se pre­gun­ta Ron­nie Hall, del Gru­po ETC. “Hay una ten­den­cia muy cla­ra hacia inten­tar cam­biar la gober­nan­za de esos sis­te­mas”, res­pon­de. Los intere­ses de las empre­sas podrían arti­cu­lar­se en tres ejes: digi­ta­li­za­ción, cli­ma y Covid. “Si mira­mos 25 años atrás, los acto­res más impor­tan­tes eran quie­nes bus­ca­ban petró­leo o ven­dían accio­nes: aho­ra son los que cap­tu­ran datos y emplean herra­mien­tas web. Esas empre­sas, como Goo­gle, Ama­zon o Face­book, quie­ren tener un rol impor­tan­te en la eco­no­mía, tam­bién en la ali­men­ta­ción”, expli­ca el espe­cia­lis­ta. Des­de la pers­pec­ti­va de estas empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, el sis­te­ma ali­men­ta­rio está lleno de infor­ma­ción, datos gené­ti­cos de las semi­llas o esta­dís­ti­cas de los cam­pos o del con­su­mo. Esa infor­ma­ción es la que ponen en jue­go al momen­to de pedir su taja­da de la tor­ta en el con­tex­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos glo­bal. En ese mar­co, esos datos dispu­tan tam­bién con los sabe­res popu­la­res, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas, que a nive­les loca­les pro­du­cen con un cri­te­rio comu­ni­ta­rio y de cui­da­do de la salud y el ambiente.

“Esta­mos hablan­do de semi­llas pro­du­ci­das de for­ma digi­tal. Hay empre­sas como Mon­san­to, que eran gigan­tes en el plano de la quí­mi­ca y han deve­ni­do en gigan­tes del mane­jo de datos. De esta for­ma pue­den tener una idea de todo el sis­te­ma ali­men­ta­rio y orien­tar­lo a sus intere­ses”, afir­ma Neth Daño. Para la expo­si­to­ra, estos sec­to­res del lobby empre­sa­rial “espe­ran que, den­tro de diez años, los cam­pe­si­nos for­men par­te de las pla­ta­for­mas digi­ta­les. Para eso nece­si­tan polí­ti­cas favo­ra­bles para la extrac­ción de datos”.

Ade­más, denun­cian que los arqui­tec­tos del FSS “han explo­ta­do su cre­cien­te influen­cia polí­ti­ca y finan­cie­ra den­tro de las Nacio­nes Uni­das para soca­var toma de deci­sio­nes mul­ti­la­te­ral y suplan­tar­la con lo que ellos lla­man ‘múl­ti­ples par­tes intere­sa­das glo­ba­les gober­nan­za’. En defi­ni­ti­va, se tra­ta de una pues­ta en esce­na para impul­sar su pro­pia agen­da den­tro de los meca­nis­mos de gober­nan­za mun­dial en tér­mi­nos de ali­men­ta­ción.

Seguir la agen­da del FSS san­cio­na­da por las empre­sas daría lugar a mayo­res impac­tos nega­ti­vos en sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y bio­di­ver­si­dad agrí­co­la en los cam­pos de los agri­cul­to­res, y ero­sio­nan rápi­da­men­te los sis­te­mas de cono­ci­mien­to que han sido desa­rro­lla­dos por cam­pe­si­nos, comu­ni­da­des loca­les e indí­ge­nas a tra­vés de gene­ra­cio­nes de hacer agri­cul­tu­ra. Des­de el Gru­po ETC afir­man que, en este momen­to de la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis cli­má­ti­ca y la bio­di­ver­si­dad colap­so, no se pue­de per­mi­tir el lujo de ser enga­ña­dos por corporaciones.

Medi­das para direc­cio­nar la polí­ti­ca ali­men­ta­ria internacional

Los defen­so­res del la Cum­bre FSS argu­men­tan que el sis­te­ma de ali­men­ta­ción “está roto”: que el cre­ci­mien­to de la pobla­ción y el cam­bio cli­má­ti­co impli­can pro­ble­mas para la pro­vi­sión de ali­men­tos a toda la huma­ni­dad y que ‑para afron­tar esos con­flic­tos- la sali­da es tec­no­ló­gi­ca. “Pero esta es una his­to­ria cui­da­do­sa­men­te cons­trui­da por aque­llos que se bene­fi­cian de ella. Está des­ti­na­da a per­mi­tir la expan­sión de la for­ma indus­trial de ali­men­tos con­tro­la­da por las empre­sas pro­duc­ción”, ase­gu­ra el infor­me Des­en­mas­ca­ran­do el gol­pe de los Esta­dos al Sis­te­ma Ali­men­ta­rio Glo­bal ‑ela­bo­ra­do en con­jun­to con la Fun­da­ción Rosa Luxem­bur­go-. El docu­men­to cues­tio­na tér­mi­nos como “agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión», “fron­te­ra digi­tal”, «pro­duc­ción posi­ti­va para la natu­ra­le­za», «cli­ma y agri­cul­tu­ra inte­li­gen­te ”, entre otras polí­ti­cas cla­ra­men­te liga­das a un con­trol cor­po­ra­ti­vo de los pro­ce­sos productivos.

La digi­ta­li­za­ción de la agri­cul­tu­ra en todo el mun­do podría borrar rápi­da­men­te los cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les sobre la pro­duc­ción de ali­men­tos, eli­mi­nan­do así sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, y la inde­pen­den­cia de agri­cul­to­res, peque­ños agri­cul­to­res, pes­ca­do­res y pue­blos indí­ge­nas. Esto, a su vez, podría con­du­cir un pro­ce­so de des­ca­li­fi­ca­ción agrí­co­la y agra­var la migra­ción rural urba­na y los aso­cia­dos pro­ble­mas sociales.

En 2020, el Gru­po ETC ana­li­zó tres ini­cia­ti­vas inter­gu­ber­na­men­ta­les inde­pen­dien­tes que podrían con­ver­ger para cam­biar radi­cal­men­te el sis­te­ma agrí­co­la mul­ti­la­te­ral a favor de las empre­sas. Por un lado, la inmi­nen­te cele­bra­ción de la Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios (FSS). Por otro, la con­so­li­da­ción del sis­te­ma inter­na­cio­nal de inves­ti­ga­ción agrí­co­la en una nue­va moda­li­dad de Cgiar (Gru­po Con­sul­ti­vo para la Inves­ti­ga­ción Agrí­co­la Inter­na­cio­nal). El Cgiar es un con­sor­cio de cen­tros de estu­dio cuya labor es “aumen­tar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria, redu­cir la pobre­za rural, mejo­rar la salud y la nutri­ción huma­na y ase­gu­rar un mane­jo sos­te­ni­ble de los recur­sos natu­ra­les”. Coor­di­na la labor de 15 cen­tros, en cola­bo­ra­ción con orga­ni­za­cio­nes aso­cia­das, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción nacio­na­les y regio­na­les, la aca­de­mia, el sec­tor pri­va­do y la socie­dad civil. En 2020, el con­trol del Cgiar que­dó en manos de la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates (BMGF), la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, la Fun­da­ción Syn­gen­ta, el Ban­co Mun­dial y los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Unido.

Un ter­ce­ra tác­ti­ca es la crea­ción de de una pla­ta­for­ma inter­na­cio­nal para la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra digi­ta­les (ori­gi­nal­men­te pro­pues­ta como un Con­se­jo Digi­tal Inter­na­cio­nal para la ali­men­ta­ción y la agricultura).

Webinar sobre alimentación del grupo ETC
Foto: Gru­po ETC

El tsu­na­mi de la digitalización

Un aspec­to muy cues­tio­na­do sobre la pró­xi­ma cum­bre es que no fue con­vo­ca­da por los Esta­dos par­te, sino que las empre­sas “se basa­ron en pro­ce­sos de gober­nan­za que ya exis­tían y, por lo tan­to, se orga­ni­za­ron en Roma, sede de la FAO y del Comi­té de Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria (CSA)”.

Esto pue­de expli­car­se, para orga­ni­za­cio­nes como ETC y la Fun­da­ción Rosa Luxem­bur­go, en la cre­cien­te inquie­tud empre­sa­rial por la acep­ta­ción de las agen­cias con sede en Roma de la impor­tan­cia de la agro­eco­lo­gía, espe­cial­men­te den­tro del Comi­té de Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria Mun­dial. Una segun­da razón alu­de al deseo de abrir los sec­to­res de la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra a los mer­ca­dos de car­bono y bio­di­ver­si­dad. Una hipó­te­sis más poten­te pos­tu­la qué cam­bios y trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les y de gober­nan­za glo­bal serán nece­sa­rios en el mun­do de la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra para per­mi­tir la digi­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos productivos.

Por ejem­plo, en el Nor­te y en los gran­des mer­ca­dos urba­nos del Sur, los sis­te­mas de entre­ga de comes­ti­bles y ser­vi­cios de ali­men­tos en línea explo­ta­ron como resul­ta­do de las res­tric­cio­nes de cie­rre impues­tas debi­do a la pan­de­mia de Covid19 Esto expan­dió rápi­da­men­te el papel de los nue­vos acto­res del sec­tor ali­men­ta­rio digi­tal, inclui­dos Ama­zon, Ali­ba­ba, Ten Cent, Pin­duo­duo, Flip­Kart y otros, colo­cán­do­los a la cabe­za del gru­po de quie­nes se dedi­can a la ven­ta y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. “Estos tita­nes de datos, que en algu­nos casos tam­bién con­tro­lan los ser­vi­cios en la nube para la agri­cul­tu­ra digi­tal, aho­ra están for­jan­do alian­zas y empre­sas con­jun­tas con la agro­in­dus­tria, los filan­tro­ca­pi­ta­lis­tas y el pro­pio sis­te­ma de la ONU”, avi­san des­de ETC.

En el ámbi­to rural, en los cam­pos y en las gran­jas indus­tria­les, se están pro­du­cien­do rápi­da­men­te cam­bios simi­la­res, con vigi­lan­cia digi­tal, pla­ta­for­mas de datos, dro­nes y la lla­ma­da “inte­li­gen­cia arti­fi­cial” que vigi­la y des­pla­za cada vez más a los tra­ba­ja­do­res, toman deci­sio­nes agrí­co­las y reem­pla­zan el cono­ci­mien­to de los agri­cul­to­res, pas­to­res y pescadores.

El nue­vo plan para desa­rro­llar la «agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión» inclu­ye medir el car­bono del sue­lo y el cre­ci­mien­to de las plan­tas a tra­vés de sen­so­res en las gran­jas. Tam­bién pro­po­ne las lla­ma­das solu­cio­nes agrí­co­las indus­tria­les «rege­ne­ra­ti­vas» a tra­vés de sus pla­ta­for­mas agrí­co­las digi­ta­les (como el Cli­ma­te Field View de Bayer o el «cen­tro de ope­ra­cio­nes» de John Deere).

En julio de 2020, Bayer ‑que es pro­pie­ta­ria de Mon­san­to y su sub­si­dia­ria The Cli­ma­te Cor­po­ra­tion- lan­zó la Bayer Car­bon Initia­ti­ve, que paga a los agri­cul­to­res que usan su apli­ca­ción de agri­cul­tu­ra digi­tal si siguen fiel­men­te sus reco­men­da­cio­nes (que inclu­yen el uso de pro­duc­tos de Bayer) para secues­trar car­bono en sus sue­los. Estos esque­mas digi­ta­li­za­dos de pro­duc­ción cap­tu­ran sabe­res ances­tra­les y pres­cin­den de la mano de obra en el ámbi­to rural. Esa es la dispu­ta polí­ti­ca que se jue­ga en la pró­xi­ma Cum­bre Mun­dial de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios.

Nece­si­ta­mos una cum­bre diferente”

“Nece­si­ta­mos un cum­bre dife­ren­te”, afir­man las orga­ni­za­cio­nes socia­les. En esa línea, apun­tan a “una cum­bre genui­na, que desa­fíe el impac­to del sis­te­ma ali­men­ta­rio indus­trial sobre la ali­men­ta­ción, la salud, el cli­ma y la bio­di­ver­si­dad; que ten­gan una mayor par­ti­ci­pa­ción de cam­pe­si­nos, peque­ños agri­cul­to­res, pas­to­res, pes­ca­do­res, pue­blos indí­ge­nas y pro­duc­to­res urba­nos que ali­men­tan a la inmen­sa mayo­ría de pobla­ción del pla­ne­ta”. Sus apor­tes deben ser inte­gra­dos y con­tri­buir a dar for­ma a las deli­be­ra­cio­nes del Comi­té de Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria de la ONU, que ya tie­ne asig­na­da la tarea que pre­ten­de auto­ad­ju­di­car­se la Cum­bre de Sis­te­mas Ali­men­ta­rios (FSS).

Des­de el Gru­po ETC pre­vén que “la Cum­bre brin­da la estruc­tu­ra, Cgiar es el sis­te­ma de entre­ga y el Big Data es el pro­duc­to «. “Vemos estos tres pro­ce­sos mar­chan­do rápi­da­men­te hacia ade­lan­te, poten­cial­men­te secues­tran­do los sis­te­mas ali­men­ta­rios glo­ba­les, inclu­so mien­tras la pan­de­mia pone patas arri­ba la vida de las per­so­nas”, alertan.

Los impul­so­res de la Cum­bre aler­tan que el sis­te­ma ali­men­ta­rio está “roto” pero ‑advier­ten des­de el Gru­po ETC- no alu­den a las cau­sas de esa cri­sis. “Debe refe­rir­se espe­cí­fi­ca­men­te a la cade­na ali­men­ta­ria indus­trial, esa par­te del sis­te­ma ali­men­ta­rio mun­dial bajo con­trol de intere­ses cor­po­ra­ti­vos que depen­de en gran medi­da de insu­mos de com­bus­ti­bles fósi­les y quí­mi­cos, pro­du­ce ali­men­tos prin­ci­pal­men­te para el mer­ca­do comer­cial en paí­ses desa­rro­lla­dos y las cla­ses media y alta de los paí­ses en desa­rro­llo”, afirman.

Tal como sos­tie­ne el infor­me pre­sen­ta­do, la cade­na ali­men­ta­ria indus­trial no está sim­ple­men­te rota, está dañan­do pro­fun­da­men­te. Usa el 75 por cien­to de las tie­rras agrí­co­las del mun­do, con­su­me al menos el 80 por cien­to del agua dul­ce y es res­pon­sa­ble de al menos el 90 por cien­to de emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro de la agricultura.

* Este artícu­lo for­ma par­te de la serie «Recu­pe­ran­do la narra­ti­va de los sis­te­mas ali­men­ta­rios», que cuen­ta con el apo­yo de la Fun­da­ción Rosa Luxemburgo.

Fuen­te: https://​agen​cia​tie​rra​vi​va​.com​.ar/​c​u​m​b​r​e​-​d​e​-​s​i​s​t​e​m​a​s​-​a​l​i​m​e​n​t​a​r​i​o​s​-​n​u​e​v​a​s​-​t​e​c​n​o​l​o​g​i​a​s​-​y​-​e​l​-​a​g​r​o​n​e​g​o​c​i​o​-​r​e​c​a​r​g​a​do/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *