La Unión Euro­pea se dis­po­ne a lega­li­zar el reco­no­ci­mien­to facial poli­cial masivo

En abril la Comi­sión Euro­pea pre­sen­tó un pro­yec­to de regla­men­to sobre inte­li­gen­cia arti­fi­cial con el pre­tex­to de pro­po­ner “un mar­co jurí­di­co para una inte­li­gen­cia arti­fi­cial de con­fian­za”, aun­que lo que pre­ten­de es auto­ri­zar algu­nas prác­ti­cas has­ta aho­ra prohi­bi­das, entre las que des­ta­ca el reco­no­ci­mien­to facial poli­cial masivo.

Des­de 2016 la nor­ma­ti­va euro­pea prohí­be a los Esta­dos miem­bros ana­li­zar los datos bio­mé­tri­cos con fines poli­cia­les, excep­to “en casos de abso­lu­ta nece­si­dad”, es decir, cuan­do la poli­cía no tie­ne otros medios para escla­re­cer un deli­to. Sin embar­go, la poli­cía nun­ca ha demos­tra­do esa “nece­si­dad abso­lu­ta”. Aun­que a veces sea útil, el reco­no­ci­mien­to facial nun­ca es “esen­cial” para el tra­ba­jo policial.

El artícu­lo 5 del regla­men­to que quie­re apro­bar la Comi­sión Euro­pea lega­li­za deter­mi­na­dos usos de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial, inclui­dos los “sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción bio­mé­tri­ca a dis­tan­cia” en tiem­po real “en zonas de acce­so públi­co con fines policiales”.

La anti­gua con­di­ción de “nece­si­dad abso­lu­ta” des­apa­re­ce y con­ce­de man­ga ancha a la poli­cía. Lle­ga una nue­va “pata­da en la puer­ta”. Has­ta aho­ra la car­ga de la prue­ba recaía en la poli­cía. Tenía que demos­trar, caso por caso, que le resul­ta­ba mate­rial­men­te impo­si­ble tra­ba­jar sin el reco­no­ci­mien­to facial.

Por otro lado, las per­so­nas vigi­la­das se bene­fi­cia­ban de una pre­sun­ción legal. No tenían que demos­trar que la vigi­lan­cia les cau­sa­ba un daño con­cre­to, por­que dicha vigi­lan­cia se con­si­de­ra­ba intrín­se­ca­men­te con­tra­ria a las liber­ta­des fundamentales.

Es lo que recor­da­ron las agen­cias euro­peas de pro­tec­ción de datos cuan­do se reu­nie­ron en diciem­bre del año pasa­do: “La iden­ti­fi­ca­ción bio­mé­tri­ca a dis­tan­cia lle­va­da a cabo en el con­tex­to de las mani­fes­ta­cio­nes polí­ti­cas pue­de tener un impor­tan­te efec­to disua­so­rio sobre el ejer­ci­cio de los dere­chos y liber­ta­des fun­da­men­ta­les, como las liber­ta­des de reu­nión y aso­cia­ción y, más gene­ral­men­te, el prin­ci­pio fun­da­dor de la demo­cra­cia […] Sus efec­tos gra­ves e irre­ver­si­bles sobre las expec­ta­ti­vas (razo­na­bles) de la pobla­ción de ser anó­ni­ma en el espa­cio públi­co soca­va­rían direc­ta­men­te el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión, reu­nión, aso­cia­ción y circulación”.

El futu­ro regla­men­to sobre inte­li­gen­cia arti­fi­cial eli­mi­na esta pre­sun­ción y hay que pre­pa­rar­se para que la poli­cía lan­ce sus acos­tum­bra­das alar­mas sobre crí­me­nes y cri­mi­na­les para que el reco­no­ci­mien­to facial sea ple­na­men­te legal.

En lo suce­si­vo se inver­ti­rá la car­ga de la prue­ba y las afirm­cio­nes de la poli­cía gana­rán otra vez pre­sun­ción de vera­ci­dad, como en la ley mor­da­za espa­ño­la. El fun­cio­na­mie­to poli­cial siem­pre es correc­to. Si alguien con­si­de­ra que un reco­no­ci­mien­to facial masi­vo vul­ne­ra los dere­chos fun­da­men­ta­les, debe­rá demostrarlo.

Fuen­te: mpr21​.info

La entra­da La Unión Euro­pea se dis­po­ne a lega­li­zar el reco­no­ci­mien­to facial poli­cial masi­vo se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *