Egip­to. La ren­di­ción del Emir

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de sep­tiem­bre de 2021-.

Se cono­ció el pasa­do 19 de sep­tiem­bre que Abu Ham­za al-Qadi, el emir de la Wilā­yat Sinaí (Pro­vin­cia del Sinaí) el capí­tu­lo egip­cio del Daesh, se rin­dió fren­te a los líde­res de la Unión de Tri­bus del Sinaí, una con­fe­de­ra­ción no ofi­cial, com­pues­ta por 24 tri­bus bedui­nas del nor­te y cen­tro de la penín­su­la, diri­gi­das por el sheikh Ibrahim Erga­ni, miem­bro de la tri­bu Tara­bin, la más nume­ro­sa del Sinaí.

La ren­di­ción, que se habría pro­du­ci­do el diez de sep­tiem­bre, es un fuer­te gol­pe para el gru­po waha­bi­ta, que ha sido uno de los gran­des “ani­ma­do­res” del terro­ris­mo inte­gris­ta, en el con­ti­nen­te duran­te la déca­da pasa­da, cuan­do ope­ra­ba con el nom­bre de Ansar Beit al-Maq­dis (Segui­do­res de la Casa de Jeru­sa­lén), que tomó un gran impul­so con la Pri­ma­ve­ra Ára­be, cam­bián­do­lo en noviem­bre de 2014 a Wilā­yat al Sinaí, tras jurar leal­tad al emir del Daesh glo­bal Abu Bakr al-Baghdadi.

La Willat Sinaí en octu­bre del 2015, fue res­pon­sa­ble entre otros aten­ta­dos del derri­bo del vue­lo chár­ter KGL 9268, de la aero­lí­nea rusa Kogaly­ma­via, que se diri­gía a San Peters­bur­go des­de el bal­nea­rio egip­cio de Sharm el-Sheij, en el sur de la penín­su­la, sobre el mar Rojo, pro­vo­can­do 224 muer­tos, todos rusos, que vol­vían de sus vaca­cio­nes. Ade­más de los suce­si­vos ata­ques con­tra la comu­ni­dad cop­ta, en el mar­co de la gue­rra de exter­mi­nó que el Daesh lan­zó en 2016, con­tra esa mino­ría reli­gio­sa, que repre­sen­ta el nue­ve por cien­to de la pobla­ción total del país.

El nue­ve de abril de 2017, en ple­na cele­bra­ción del Domin­go de Ramos, y a vein­te días de la lle­ga­da del Papa Fran­cis­co, en dos ata­ques explo­si­vos y simul­tá­neos con­tra la igle­sia Mar Guer­gues y la de Tan­ta, en Ale­jan­dría, son ase­si­na­das 53 per­so­nas pro­du­cien­do ade­más 204 heri­dos. Meses des­pués, exac­ta­men­te el 24 de noviem­bre, un ata­que pro­ta­go­ni­za­do por unos cua­ren­ta muyahi­di­nes con­tra la mez­qui­ta sufí Jari­ri­ya de al-Raw­da en la loca­li­dad de Bir al-Abed al nor­te del país, deja 311 muer­tos lo que sig­ni­fi­có el 75% de los hom­bres de la aldea, ade­más de dejar 130 heridos.

La ren­di­ción de al-Qadi, mar­ca la impor­tan­te cri­sis que se está pro­du­cien­do hacia el inte­rior del gru­po. Ya en 2016, había muer­to en com­ba­te Abu Duaa el-Ansa­ri, por enton­ces el jefe de la orga­ni­za­ción, loca­li­za­do en el área de la ciu­dad al-Arish, capi­tal de la pro­vin­cia del Nor­te del Sinaí, jun­to a 45 de sus com­ba­tien­tes, en una ope­ra­ción, que según se cree fue guia­da por inte­li­gen­cia extran­je­ra. Mien­tras que, a fines de mar­zo de este año, otra muer­te rele­van­te sacu­dió a la Wilā­yat, fue eli­mi­na­do Salim Sal­ma Said Mah­moud al-Hama­din, en el mar­co de un ope­ra­ti­vo del ejér­ci­to, cer­ca de al-Barth, al sur de Rafah, en pro­xi­mi­da­des de la fron­te­ra con Israel.

Salim al-Hama­din, era uno de los más anti­guos miem­bros de la orga­ni­za­ción y con­si­de­ra­do por la inte­li­gen­cia egip­cia par­ti­cu­lar­men­te vio­len­to. Res­pon­sa­ble de dece­nas de ase­si­na­tos de civi­les y mili­ta­res, habien­do rea­li­za­do ata­ques explo­si­vos a gaso­duc­tos, pues­tos poli­cia­les y uni­da­des mili­ta­res, ade­más de haber esta­do invo­lu­cra­do, en los aten­ta­dos de Ale­jan­dría y Sharm el-Sheij, por los que se con­si­guió dete­ner­lo, aun­que pudo fugar­se poco tiem­po después

Para su ren­di­ción, al-Qadi, pac­tó que su vida, la de su mujer y sus tres hijos fue­ran res­pe­ta­das. Lo que ha con­se­gui­do a pesar de su lar­go his­to­rial de crí­me­nes, como la deci­sión de eje­cu­tar a nue­ve camio­ne­ros civi­les, sin vin­cu­la­ción con el gobierno, en el nor­te del Sinaí, en noviem­bre de 2017.

Según algu­nos ana­lis­tas su ren­di­ción, está seña­lan­do pro­fun­das grie­tas den­tro de la diri­gen­cia de la Wilā­yat, lo que podría pro­du­cir un efec­to domi­nó en el inte­rior de la organización.

Ade­más, se espe­cu­la, que con la rica infor­ma­ción que posee acer­ca de escon­di­tes de los miem­bros de la orga­ni­za­ción, depó­si­tos de armas, rutas de abas­te­ci­mien­to y orga­ni­gra­mas de la ban­da y cono­ci­mien­to de la red de sus célu­las que ope­ran fue­ra del Sinaí, les dará a los mili­ta­res egip­cios la opor­tu­ni­dad para ases­tar gol­pes cada vez más duros.

Un matri­mo­nio de conveniencia.

Si bien es cier­to que el pre­si­den­te egip­cio Abdel Fat­tah al-Sisi, des­pués de los ata­ques a la aldea de Bir al-Abed en noviem­bre de 2017, com­pren­dió que para derro­tar a los rigo­ris­tas iba a nece­si­tar una estra­te­gia más amplia, de la que esta­ba apli­can­do, por lo que dis­pu­so la pues­ta en mar­cha de la Ope­ra­ción Sinaí 2018, que des­de febre­ro de ese año se ha exten­di­do has­ta hoy. Para dicha ope­ra­ción dis­pu­so prác­ti­ca­men­te del des­plie­gue de todo el poten­cial de sus fuer­zas arma­das y de segu­ri­dad, que ade­más de con­cen­trar­se en el Sinaí, ope­ra­ron jun­to a la ines­ta­ble fron­te­ra libia, de don­de los terro­ris­tas egip­cios se abas­te­cían de armas y militantes.

Para el libre mane­jo de sus tro­pas, al-Sisi, clau­su­ró el acce­so de los perio­dis­tas al Sinaí, por lo que la infor­ma­ción siem­pre está sien­do regu­la­da por el ejér­ci­to, aun­que si se han fil­tra­do innu­me­ra­bles denun­cia por la vio­la­ción a los dere­chos huma­nos, ya no solo a la de los com­ba­tien­tes, sino tam­bién de la pobla­ción civil que ha sido prác­ti­ca­men­te mili­ta­ri­za­da, con rígi­dos hora­rios de trán­si­to, impi­dien­do en muchos casos la posi­bi­li­dad de tras­la­dos labo­ra­les, trans­por­te de mer­ca­de­rías, a lo que hay que agre­gar la demo­li­ción de nume­ro­sas vivien­das para per­mi­tir manio­brar “cómo­da­men­te” a los efec­ti­vos de al-Sisi y res­tar­le a los terro­ris­tas esce­na­rios pro­pi­cios para aten­ta­dos y embos­ca­das. Ade­más, los pobla­do­res del Sinaí sufren deten­cio­nes masi­vas sos­pe­cha­dos de cola­bo­rar con los insur­gen­tes, sin nin­gún sus­ten­to legal.

A pesar de haber­se toma­do todos esos atri­bu­tos las tro­pas de al-Sisi, no habían logra­do, y toda­vía no lo hacen, la derro­ta total de la Wilā­yat Sinaí, por lo que debie­ron estre­char sus esfuer­zos con las tri­bus loca­les, que des­de siem­pre han teni­do una rela­ción “com­ple­ja” con El Cai­ro, que nun­ca los ha teni­do en cuen­ta en sus pla­nes de desa­rro­llo, ni estruc­tu­ró polí­ti­cas de inte­gra­ción. Ade­más de haber sido con­si­de­ra­dos un fac­tor de con­flic­tos, por sus acti­vi­da­des rela­cio­na­das al con­tra­ban­do. Cuan­do en 2013, sur­ge la acti­vi­dad terro­ris­ta en la penín­su­la las tri­bus pre­fi­rie­ron man­te­ner­se dis­tan­tes de ellos, aun­que algu­nos de sus jóve­nes, se afi­lia­ron a la insur­gen­cia como modo de expre­sar su recha­zo al gobierno cen­tral, por no apli­car polí­ti­cas de desa­rro­lló para el Sinaí.

La vin­cu­la­ción entre las tro­pas del gobierno des­ple­ga­das en el Sinaí y las tri­bus ha sido un matri­mo­nio de con­ve­nien­cia para ambas par­tes. Para los mili­ta­res por­que los bedui­nos, son cono­ce­do­res pro­fun­dos de la geo­gra­fía de la penín­su­la, que ocu­pan des­de hace mile­nios; al tiem­po que las tri­bus habían comen­za­do a ser cada vez más vio­len­ta­das por los rigo­ris­tas. Sufrien­do abu­sos de todo tipo: robos, secues­tros, tor­tu­ra y muer­te e inclu­so la incor­po­ra­ción obli­ga­to­ria a la orga­ni­za­ción. Las tri­bus han pro­por­cio­na­do al ejér­ci­to en ope­ra­cio­nes impor­tan­te infor­ma­ción acer­ca de refu­gios, depó­si­tos de arma­men­tos y la posi­bi­li­dad de ata­ques, ade­más de hacer inte­li­gen­cia cons­tan­te e inclu­so incor­po­rán­do­se en ope­ra­cio­nes, que los lle­vó a par­ti­ci­par en nume­ro­sos com­ba­tes. Según los líde­res de las tri­bus, la estre­cha coor­di­na­ción con el ejér­ci­to, se veri­fi­ca con las cada vez más fre­cuen­tes derro­tas de los tak­fi­ríes.

El pri­me­ro de agos­to, el ejér­ci­to con­si­guió “neu­tra­li­zar” a noven­ta muyahi­di­nes, en la pro­vin­cia noro­rien­tal de Sinaí del Nor­te, ade­más de incau­tar más de 400 IDE (dis­po­si­ti­vos explo­si­vos impro­vi­sa­dos), cua­tro cin­tu­ro­nes explo­si­vos, incau­tar 73 ame­tra­lla­do­ras y 52 vehícu­los. Mien­tras tam­bién se cono­ció la baja de ocho mili­ta­res. El 13 de ese mis­mo mes fue­ron ase­si­na­dos una doce­na de terro­ris­tas en dife­ren­tes ope­ra­cio­nes en el nor­te y el área cen­tral de la península.

La alian­za entre las tri­bus y el ejér­ci­to, faci­li­tó, que los terro­ris­tas no tuvie­ran vías de acce­so segu­ras para acer­car­se a los pues­tos de con­trol y cam­pa­men­tos mili­ta­res, para ata­ques más amplios, redu­cien­do su accio­nar a tác­ti­cas limi­ta­das, como la colo­ca­ción en rutas y cami­nos de IDE, lo que no era habi­tual en este gru­po terro­ris­ta. Con­si­guien­do algu­nos “éxi­tos” como el del pasa­do tre­ce de agos­to, cuan­do el vehícu­lo blin­da­do en el que via­ja­ban fuer­zas de segu­ri­dad, pisó uno de estos dis­po­si­ti­vos en New Rafah, cer­ca de la fron­te­ra con la Fran­ja de Gaza, pro­du­cien­do una explo­sión en la que murie­ron nue­ve poli­cías y otros seis resul­ta­ron heridos.

Según algu­nos ana­lis­tas esta nue­va estra­te­gia adop­ta­da por la Wilā­yat es una cla­ra demos­tra­ción de un mar­ca­do dete­rio­ro de sus capa­ci­da­des y su colap­so gra­dual, aun­que se sabe que exis­ten una impor­tan­te can­ti­dad de “célu­las dur­mien­tes” que podrían ser acti­va­das, cuan­to más pre­sio­na­do se sien­tan, inclu­so lle­gan­do a ope­rar en El Cairo.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *