Chi­na. La vola­du­ra con­tro­la­da de Evergrande

Por Isi­dro López, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de sep­tiem­bre de 2021.

El movi­mien­to del gobierno chino, dejan­do que Ever­gran­de cai­ga, debe leer­se como un doble avi­so, tan­to a sus cla­ses capi­ta­lis­tas inter­nas como a los gran­des agen­tes financieros.

La gigan­tes­ca empre­sa inmo­bi­lia­ria chi­na Ever­gran­de lle­va­ba meses anun­cian­do sus pro­ble­mas de liqui­dez para hacer fren­te a una mon­ta­ña de deu­da, cer­ca­na a los 300.000 millo­nes de dóla­res. Los repe­ti­dos anun­cios de fal­ta de liqui­dez han ter­mi­na­do por pro­vo­car una serie de brus­cas caí­das bur­sá­ti­les de los bonos pri­va­dos chi­nos deno­mi­na­dos en dóla­res, que se nego­cian en uno de los tres sis­te­mas finan­cie­ros para­le­los que man­tie­ne el gobierno chino: el lla­ma­do mer­ca­do offsho­re en dóla­res. De ahí la cri­sis, en un patrón más o menos típi­co, ha sal­ta­do a los valo­res inmo­bi­lia­rios chi­nos y de Hong Kong, y a los mer­ca­dos glo­ba­les, en tan­to muchos gran­des fon­dos de inver­sión trans­na­cio­na­les tie­nen fuer­tes posi­cio­nes pre­ci­sa­men­te en ese mercado.

Gigan­tes finan­cie­ros que nos son fami­lia­res, como Blac­kRock o HSBC, son pro­pie­ta­rios de dis­tin­tos fon­dos de alto ren­di­mien­to que han esta­do com­pran­do gran­des can­ti­da­des de bonos basu­ra de Ever­gran­de, y del sec­tor inmo­bi­lia­rio chino, con pri­mas de ries­go lo sufi­cien­te­men­te altas como para lle­gar a sus obje­ti­vos de ren­ta­bi­li­dad, en un entorno en que las enor­mes can­ti­da­des de liqui­dez pues­tas por los ban­cos cen­tra­les occi­den­ta­les en manos de los agen­tes finan­cie­ros no encuen­tran ren­ta­bi­li­da­des sufi­cien­tes. Sema­nas antes, otro vie­jo cono­ci­do, el mega­fon­do de ges­tión de acti­vos inmo­bi­lia­rios Blacks­to­ne, se des­pren­dió apre­su­ra­da­men­te de una bue­na par­te de sus bonos inmo­bi­lia­rios chi­nos. Acre­cen­tan­do, sin embar­go, la que es su prin­ci­pal apues­ta en Chi­na: la com­pra masi­va de ins­ta­la­cio­nes logís­ti­cas para el comer­cio online.

China Evergrande crisis financiera la-tinta

Las com­pa­ra­cio­nes con el crash de octu­bre de 2008 y las remi­nis­cen­cias de la quie­bra de Leh­mann Brothers se han repe­ti­do en los últi­mos días al calor de la mayor baja­da de las bol­sas, des­de la apro­ba­ción del mega-res­ca­te al mer­ca­do de bonos pri­va­dos nor­te­ame­ri­ca­nos por par­te de la Reser­va Fede­ral, en mar­zo de 2020. En su edi­to­rial del mar­tes, The Finan­cial Times, en una de sus fre­cuen­tes arran­ca­das de pun­do­nor neo­li­be­ral, zan­ja­ba el asun­to dicien­do que Ever­gran­de no es Leh­mann Brothers, por­que la casa de finan­zas neo­yor­ki­na ope­ra­ba en un mer­ca­do libre, mien­tras que Ever­gran­de no lo hace. Solo pen­sar en la cola inter­mi­na­ble de res­ca­tes al sec­tor finan­cie­ro ame­ri­cano y euro­peo, y en las aún más lar­gas con­se­cuen­cias polí­ti­cas de estos res­ca­tes, hace que el comen­ta­rio de The Finan­cial Times sea más paté­ti­co que irri­tan­te y da la medi­da de la indi­gen­cia polí­ti­ca en que se encuen­tran actual­men­te los par­ti­da­rios de la glo­ba­li­za­ción neoliberal.


Pero más allá de man­te­ner viva la lla­ma doc­tri­nal del libre mer­ca­do, esta decla­ra­ción, y en la mis­ma línea que otras de The Wall Street Jour­nal en su edi­to­rial, mar­ca las dos gran­des posi­cio­nes con­tra­dic­to­rias que las finan­zas occi­den­ta­les man­tie­nen sobre Chi­na: por un lado, se eli­mi­na de un plu­ma­zo el ries­go de una ver­da­de­ra quie­bra tole­ra­da por el gobierno chino de sus múl­ti­ples gigan­tes inmo­bi­lia­rios, que sería abso­lu­ta­men­te devas­ta­do­ra para los gran­des fon­dos occi­den­ta­les, asu­mien­do que el res­ca­te de Ever­gran­de y el res­to de valo­res inmo­bi­lia­rios chi­nos está hecho. Es decir, se sal­van las posi­cio­nes de alto bene­fi­cio en Chi­na de los gran­des acto­res finan­cie­ros de Wall Street.


Pero, a la vez, se redo­bla el ata­que ideo­ló­gi­co a una Chi­na que ha sali­do gana­do­ra indis­cu­ti­ble de la pan­de­mia y que hoy, sim­ple­men­te, con­cen­tra la inmen­sa mayo­ría del capi­tal pro­duc­ti­vo glo­bal. De algu­na mane­ra, las casas de finan­zas glo­ba­les tie­nen cla­ra la visión de la mag­ni­tud del pas­tel chino, pero les pue­de la frus­tra­ción de estar some­ti­dos a las for­mas y rit­mos de acce­so al bene­fi­cio que mar­ca el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (PCCh). En ese terreno ideo­ló­gi­co-polí­ti­co antes que finan­cie­ro, es don­de la caí­da bur­sá­til de Ever­gran­de ha sido más impac­tan­te. Fren­te a la cre­cien­te evi­den­cia del domi­nio chino de la pro­duc­ción glo­bal, se lan­za la som­bra de la duda acer­ca del futu­ro de la eco­no­mía china.

Esto no quie­re decir que la eco­no­mía chi­na no ten­ga pro­ble­mas, que los tie­ne, sino más bien que hay poca com­pa­ra­ción posi­ble entre las gigan­tes­cas bur­bu­jas inmo­bi­lia­rias esta­dou­ni­den­se y espa­ño­la, que pin­cha­ron estre­pi­to­sa­men­te en 2008 dejan­do a la vis­ta que bue­na par­te del mode­lo eco­nó­mi­co depen­día de los pre­cios de la vivien­da, y la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria en un país que aca­ba de coro­nar su ascen­so a la cate­go­ría de pri­me­ra poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial. En el que, para col­mo, aun­que la cifra cre­ce rápi­do, no más de un 3 por cien­to de sus bonos pri­va­dos están en manos de fon­dos extranjeros.

Chi­na sigue tenien­do un pro­ble­ma gigan­tes­co con sus nive­les de endeu­da­mien­to en la mone­da nacio­nal: el ren­min­bi (RNB) y, en con­cre­to, en su prin­ci­pal mer­ca­do de bonos pri­va­dos, el mer­ca­do onsho­re en ren­mim­bis. Has­ta hace poco más de un año, la infi­ni­dad de empre­sas esta­ta­les y loca­les chi­nas se finan­cia­ban en este mer­ca­do interno sin ries­go de quie­bra; una remi­nis­cen­cia del comu­nis­mo chino. En los años ante­rio­res a la cri­sis del coro­na­vi­rus, el gobierno chino se ha vis­to enfren­ta­do pro­gre­si­va­men­te a un dile­ma aún no resuel­to: el cre­ci­mien­to inde­fi­ni­do de la deu­da en RNB pro­vo­ca sali­das de capi­tal hacia el dólar en masa y, en la medi­da en que el ren­min­bi se deva­lúa, pro­vo­ca tam­bién un cre­ci­mien­to inme­dia­to del ser­vi­cio de las deu­das en dóla­res. Se daña aquí uno de los prin­ci­pios cen­tra­les que han guia­do el camino de Chi­na a la hege­mo­nía pro­duc­ti­va glo­bal: la acu­mu­la­ción de reser­vas en dóla­res duran­te más de 30 años. Pero una reva­lo­ri­za­ción del ren­min­bi tam­po­co es una posi­ción satis­fac­to­ria para los diri­gen­tes eco­nó­mi­cos chi­nos, en la medi­da en que daña sus expor­ta­cio­nes y, en este caso, des­va­lo­ri­za las inmen­sas reser­vas chi­nas en dóla­res que le dan el poder últi­mo sobre las finan­zas estadounidenses.

La solu­ción que des­de hace un año ha pues­to en mar­cha Xi Jin­ping con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en abrir par­cial­men­te los mer­ca­dos de bonos onsho­re en Ren­min­bis, el sanc­ta sanc­to­rum de los mer­ca­dos finan­cie­ros chi­nos, a los flu­jos finan­cie­ros trans­na­cio­na­les. En con­cre­to, la entra­da de los fon­dos de aho­rro mutuo chi­nos en la órbi­ta finan­cie­ra glo­bal ha hecho que, en un mun­do en cri­sis abier­ta, todos los gran­des nom­bres de ban­cos y casas de finan­zas inter­na­cio­na­les con­si­de­ren este mer­ca­do como su gran apues­ta. Un movi­mien­to en abso­lu­to exen­to de ries­gos para China.

El movi­mien­to del gobierno chino, dejan­do que Ever­gran­de cai­ga rela­ti­va­men­te, debe leer­se enton­ces como un doble avi­so, tan­to a sus cla­ses capi­ta­lis­tas inter­nas como a los gran­des agen­tes finan­cie­ros, a los que se ha mos­tra­do el poder de inter­ven­ción en los mer­ca­dos finan­cie­ros del nue­vo país con mayor poder eco­nó­mi­co de la tierra.

China Evergrande constructora crisis la-tinta

Fuen­te: La tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *