Pales­ti­na. Yuval Hara­ri: “La solu­ción de tres cla­ses sociales”

Resu­men Medio Orien­te /​22 de sep­tiem­bre de 2021 – Refle­xio­nes de Yuval Hara­ri, uno de los inte­lec­tua­les actua­les más céle­bres de Israel, sobre la ocu­pa­ción de Pales­ti­na: «¿No pode­mos admi­tir que esta­mos avan­zan­do hacia la solu­ción de tres cla­ses? Es decir, hacia un país cuyos dos millo­nes de ciu­da­da­nos son dis­cri­mi­na­dos en la edu­ca­ción, la vivien­da y por la poli­cía, y cuyos los demás millo­nes ni siquie­ra pue­den votar en las elecciones.»

Yom Kipur es un buen momen­to para hacer un auto cri­ti­ca, sí, no solo a nivel indi­vi­dual sino tam­bién a nivel gru­pal. Duran­te muchos años, la dis­cu­sión sobre el con­flic­to pales­tino-israe­lí ha esta­do domi­na­do por una solu­ción de dos Esta­dos. En la era de Netan­yahu, Israel aban­do­nó esta solu­ción y, una vez que ter­mi­nó, vale la pena hacer una intros­pec­ción y pre­gun­tar­nos hones­ta­men­te: ¿hacia dón­de vamos des­de aquí? Si no son dos esta­dos para dos pue­blos, ¿cuál es exac­ta­men­te la visión alter­na­ti­va de Israel? Cuan­do ima­gi­na­mos el futu­ro, ¿qué vemos exac­ta­men­te allí?

Supon­ga­mos que el esce­na­rio israe­lí más opti­mis­ta se hará reali­dad y que podrá cum­plir su visión en su tota­li­dad. ¿Como se verá esto? En este caso, un poco como con nues­tra polí­ti­ca nuclear, la mayo­ría de los israe­líes pre­fe­ri­rían dejar las cosas en la ambi­güe­dad. Pero cuan­do se vive en Israel con los oídos aten­tos y los ojos abier­tos, la visión alter­na­ti­va es tan bri­llan­te como nues­tro sol del mediterráneo.

En resu­men, los gru­pos gober­nan­tes en Israel pasa­ron de una solu­ción de dos esta­dos a una de tres cla­ses socia­les. Pre­vén un país entre el mar Medi­te­rrá­neo y el Rio Jor­dán, don­de vivi­rán tres tipos de per­so­nas: judíos, que goza­rán de todos los dere­chos; ára­bes de cla­se A, que ten­drán algu­nos de los dere­chos; y los ára­bes de tipo B, que casi no ten­drán dere­chos. Esta es la reali­dad hoy, y a juz­gar por los votos en las urnas, pare­ce que la mayo­ría de los judíos en Israel pre­fie­ren que esto tam­bién siga sien­do así, para siempre.

El demo­nio en la lámpara

La solu­ción de las tres cla­ses no es nue­va, duran­te déca­das Israel la ha esta­do imple­men­tan­do, uti­li­zan­do el méto­do del sala­me, cor­tan­do taja­da tras taja­da. Pero has­ta aho­ra, Israel ha nega­do sus inten­cio­nes. El tra­to dife­ren­te dado a judíos, ára­bes que son ciu­da­da­nos de Israel y ára­bes que no son ciu­da­da­nos, se jus­ti­fi­có con el argu­men­to de que se tra­ta de una situa­ción tem­po­ral, que se deri­va de las nece­si­da­des de segu­ri­dad del Esta­do de Israel. Inclu­so hoy, cuan­do los repre­sen­tan­tes israe­líes dan un dis­cur­so públi­co, diga­mos, en la Asam­blea Gene­ral de la ONU, no se atre­ve­rán a hablar abier­ta­men­te sobre la solu­ción de las tres cla­ses socia­les como una solu­ción per­ma­nen­te, sim­ple­men­te hue­le feo.

En cam­bio, los repre­sen­tan­tes israe­líes habla­rán exten­sa­men­te sobre los desa­fíos de segu­ri­dad de Israel, o expli­ca­rán que, aun­que el espa­cio entre el Jor­dán y el mar per­te­ne­ce com­ple­ta­men­te a Israel, nun­ca otor­ga­rá dere­cho de voto a los resi­den­tes de Nablus o Belén, por­que per­te­ne­cen a una espe­cie de cria­tu­ra mila­gro­sa lla­ma­da Auto­ri­dad Pales­ti­na “. Es una cria­tu­ra úni­ca, algo simi­lar al demo­nio de Aladdin.

¿Será posi­ble que no pode­mos admi­tir que avan­za­mos hacia la solu­ción de las tres cla­ses socia­les? Es decir, hacia un país cuyos dos millo­nes de ciu­da­da­nos son dis­cri­mi­na­dos en edu­ca­ción, vivien­da y vigi­lan­cia y otros millo­nes ni siquie­ra son ele­gi­bles para votar en las elecciones.

La mayo­ría de las veces, esta cria­tu­ra está ence­rra­da den­tro de una lám­pa­ra dimi­nu­ta y no moles­ta para que actue­mos como nos plaz­ca. Des­pués de todo, Israel con­tro­la la mayor par­te de la tie­rra y el agua, y todo el aire y el espa­cio digi­tal en Cis­jor­da­nia. Israel tam­bién inter­fie­re cons­tan­te­men­te en la vida coti­dia­na de los resi­den­tes pales­ti­nos y deter­mi­na, por ejem­plo, cuán­to dura­rá un via­je de Nablus, a Belén y si una fami­lia de Hebrón pue­de asis­tir a la boda de un pri­mo en Jor­da­nia. Cuan­do usted hojee su perió­di­co no deje de pres­tar aten­ción por un momen­to a la últi­ma pági­na en la esqui­na supe­rior izquier­da. El mapa del pro­nós­ti­co del tiem­po apa­re­ce allí. Toda el área entre el mar y el Jor­dán, inclui­da inclu­so la Fran­ja de Gaza, está pin­ta­da de un color sóli­do. Tam­po­co encon­tra­rás la Auto­ri­dad Pales­ti­na, ni siquie­ra con lupa.

Pero cuan­do tene­mos que elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad, por ejem­plo, la res­pon­sa­bi­li­dad de vacu­nar a la pobla­ción pales­ti­na con­tra Coro­na, solo tene­mos que fro­tar la lám­pa­ra, ¡y sas! De repen­te, esta cria­tu­ra emer­ge en todo su esplen­dor, qui­tán­do­nos toda res­pon­sa­bi­li­dad. “¿Vacu­nar a los resi­den­tes de Nablus y Belén? ¿Pero cómo esta­mos rela­cio­na­dos con ellos? Nablus y Belén no son nues­tros en abso­lu­to, es de la Auto­ri­dad Palestina”.

Pero qui­zás en Yom Kipur, cuan­do cada uno con­si­go mis­mo, o con un ami­go del mal en quien se pue­de con­fiar, pode­mos ser más visi­bles. ¿Pode­mos admi­tir que avan­za­mos hacia la solu­ción de las tres cla­ses? Es decir, hacia un esta­do cuyos dos millo­nes de ciu­da­da­nos son dis­cri­mi­na­dos en edu­ca­ción, vivien­da y vigi­lan­cia, y otros millo­nes más ni siquie­ra son ele­gi­bles para votar en las elec­cio­nes. Un país, con tres tipos de per­so­nas. Un país, don­de un tipo de per­so­nas siem­pre goza­rá de pre­fe­ren­cia por la segu­ri­dad per­so­nal, el movi­mien­to y el empleo.

Algu­nas per­so­nas recuer­dan tales y tales ejem­plos his­tó­ri­cos. Es irre­le­van­te. No hay dos casos igua­les en la his­to­ria, y tan pron­to como hace com­pa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas, inme­dia­ta­men­te comien­za a dis­cu­tir sobre si es simi­lar, no simi­lar y qué tan simi­lar es a lo que suce­dió una vez, y se olvi­da de hablar sobre lo prin­ci­pal: qué está suce­dien­do aquí y aho­ra. Hay que hablar de eso.

Trai­do­res

La pri­me­ra regla de la solu­ción de tres cla­ses es que no se debe hablar de la solu­ción de tres cla­ses. Al menos no en públi­co. No se debe hablar de ello en públi­co por­que cla­ra­men­te no es una solu­ción jus­ta. Pro­vie­ne de una cos­mo­vi­sión que ante­po­ne otro prin­ci­pio a la jus­ti­cia: la leal­tad tri­bal. Aque­llos que creen en el prin­ci­pio de leal­tad tri­bal, creen que la mis­ma exi­gen­cia de jus­ti­cia para aque­llos que no son miem­bros de la tri­bu es una traición.

Si bien no es acep­ta­ble que hable­mos públi­ca­men­te sobre la solu­ción de las tres cla­ses, la pala­bra “trai­dor” se lan­za al aire en las noti­cias de la maña­na. Ori­gi­nal­men­te, un “trai­dor” era alguien que, por ejem­plo, daba secre­tos mili­ta­res a un esta­do enemi­go. Por ejem­plo, Mar­cus Kling­berg, quien pro­por­cio­nó a los sovié­ti­cos infor­ma­ción sobre el pro­gra­ma de armas bio­ló­gi­cas de Israel. Hoy, por otro lado, para muchos israe­líes, un “trai­dor” es todo aquel que cree que la jus­ti­cia es a veces más impor­tan­te que la leal­tad a la tri­bu judía. Aque­llos que, en nom­bre de la jus­ti­cia, se opo­nen a la solu­ción de las tres cla­ses, han sido pro­mo­vi­dos de sólo “almas her­mo­sas” a “trai­do­res”, inclu­so si en el ejér­ci­to de Israel tie­nen el ran­go de general.

Antes de memo­ri­zar “hemos peca­do, hemos trai­cio­na­do, hemos usur­pa­do”, pri­me­ro debe­mos pre­gun­tar­nos según qué prin­ci­pios mora­les defi­ni­mos cul­pa, trai­ción y robo. ¿Cree­mos que los judíos son per­so­nas supe­rio­res por naturaleza?

Con­si­dé­re­se, por ejem­plo, el tra­to reci­bi­do por la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, que a menu­do es acu­sa­da de trai­ción. El pro­ble­ma que tie­nen muchos israe­líes con la Cor­te no se deri­va de una sen­ten­cia en par­ti­cu­lar ni de la iden­ti­dad de un juez u otro. El pro­ble­ma tie­ne su ori­gen en la iden­ti­dad del pro­pio tri­bu­nal supe­rior, que es el Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia y no el Tri­bu­nal Supe­rior de Leal­tad. Qui­zás, toda­vía tra­ta­rá de opo­ner­se a él, en nom­bre del mis­mo juez. Por eso, pre­fie­ren eli­mi­nar de ante­mano el Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia, no quie­ren que haya nin­gu­na ins­ti­tu­ción en el país que esté com­pro­me­ti­da con la jus­ti­cia por enci­ma de la lealtad.

Chim­pan­cés

Se pue­de enten­der a quie­nes ante­po­nen la leal­tad a la jus­ti­cia. Millo­nes de años de evo­lu­ción han que­da­do atrás. Todos los ani­ma­les socia­les, des­de las hor­mi­gas has­ta los chim­pan­cés, san­ti­fi­can la leal­tad a su gru­po. Aun­que los chim­pan­cés tam­bién entien­den qué es la jus­ti­cia, para ellos siem­pre es secun­da­ria a la leal­tad. En un con­flic­to entre dos miem­bros de su ban­da, los chim­pan­cés a veces se ponen del lado de la jus­ti­cia. Pero en una dispu­ta entre un miem­bro de la ban­da y un chim­pan­cé extran­je­ro, los chim­pan­cés siem­pre pre­fe­ri­rán al miem­bro, inclu­so si está cla­ro que la jus­ti­cia está del otro lado. Así es como la gen­te se com­por­ta en muchas situa­cio­nes, como en los con­flic­tos entre ban­das cri­mi­na­les o en las riva­li­da­des entre equi­pos de fút­bol. Así se com­por­ta la gen­te en muchas situa­cio­nes, como en los con­flic­tos entre ban­das cri­mi­na­les o en las riva­li­da­des entre equi­pos depor­ti­vos (cuan­do Mara­do­na mar­có un gol con la mano, los hin­chas argen­ti­nos no pro­tes­ta­ron por la injus­ti­cia, sino que afir­ma­ron que fue la mano de Dios).

El cálcu­lo aquí es bas­tan­te cla­ro. En muchas situa­cio­nes, si pre­fie­ro la jus­ti­cia a la leal­tad a una tri­bu, daña­rá mis intere­ses e inclu­so pue­de poner en peli­gro mi vida. Pero es pre­ci­sa­men­te por eso que la pre­fe­ren­cia por la jus­ti­cia se lla­ma “mora­li­dad” y no “inte­rés”. La mora­li­dad exis­te para aque­llas situa­cio­nes en la vida don­de el inte­rés tira en una direc­ción y la jus­ti­cia tira en otra. No hay duda de que es más difí­cil com­por­tar­se moral­men­te que com­por­tar­se con inte­rés pro­pio. Pro­ba­ble­men­te esta sea la razón por la que la reli­gión judía ha esta­ble­ci­do un día espe­cial en el año para que nos pre­gun­te­mos: “¿Nos esta­mos com­por­tan­do lo sufi­cien­te­men­te moral?” Nece­si­ta­mos un día espe­cial para pre­gun­tar­nos: “¿Nos esta­mos com­por­tan­do de una mane­ra lo sufi­cien­te­men­te intere­san­te?” – Eso es lo que pre­gun­ta­mos todo el tiem­po de todos modos.

Enton­ces, en este Yom Kipur, antes de memo­ri­zar “hemos peca­do, hemos trai­cio­na­do, hemos roba­do”, pri­me­ro debe­mos pre­gun­tar­nos según qué prin­ci­pios mora­les gene­ral­men­te defi­ni­mos como cul­pa, trai­ción y robo. ¿Cree­mos que los judíos son per­so­nas supe­rio­res por natu­ra­le­za, con dere­cho a pri­vi­le­gios espe­cia­les? ¿Cree­mos que la jus­ti­cia es a veces más impor­tan­te que la leal­tad tri­bal, o que la leal­tad a la tri­bu es siem­pre supe­rior a la jus­ti­cia? ¿Y hay toda­vía una mane­ra de con­ci­liar el recla­mo de valor a la jus­ti­cia con el recla­mo tri­bal de leal­tad, sin tener que ele­gir entre los dos, y sin que el deseo de hacer jus­ti­cia sea con­si­de­ra­do en nues­tro lugar una traición?

Acer­ca del Autor

Yuval Noah Hari­ri es pro­fe­sor en el Depar­ta­men­to de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad Hebrea y el autor más ven­di­do de «Sapiens: De ani­ma­les a dio­ses», “Una bre­ve his­to­ria de la huma­ni­dad”, “La his­to­ria del maña­na”, “21 pen­sa­mien­tos sobre el siglo XXI” e “His­to­ria de la huma­ni­dad: His­to­ria ilustrada “.

Este artícu­lo fue publi­ca­do en YNET el 9 de Sep­tiem­bre de 2021

Tra­duc­ción: Daniel Kuper­va­ser, en Twit­ter @KupervaserD

Foto Prin­ci­pal: Pales­ti­nians enter the main check­point sepa­ra­ting Beth­lehem and Jeru­sa­lem. (Acti​ves​tills​.org)



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *