Nues­tra­mé­ri­ca. La VI Cum­bre de la CELAC en y para México

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2021.

La Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC) cele­bró su VI Reu­nión Cum­bre en la Ciu­dad de Méxi­co el pasa­do 18 de sep­tiem­bre, des­pués de cua­tro años de no encon­trar­se los man­da­ta­rios de los paí­ses de la región y de haber­se vis­to men­gua­da, tan­to por los efec­tos de la pan­de­mia del Covid 19 como por la infor­tu­na­da modi­fi­ca­ción de la com­po­si­ción polí­ti­ca de la región. Ges­ta­da en tiem­pos en que el afán eman­ci­pa­dor seño­rea­ba en bus­ca de una orga­ni­za­ción inte­gra­cio­nis­ta y explí­ci­ta­men­te con­tra­ria a la inter­ven­ción de los Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, por ende, ple­na­men­te dife­ren­cia­da de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), la CELAC fue sien­do rele­ga­da e inclu­so casi des­man­te­la­da por el reti­ro del Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro. En 2020 Méxi­co fue encar­ga­do de la pre­si­den­cia de la comu­ni­dad por un año, la que se tuvo que exten­der has­ta 2022 por la pandemia

Revi­vir al mori­bun­do pro­yec­to y rea­li­zar la reu­nión requi­rió de una labor de bor­da­do fino, de una diplo­ma­cia tenaz y sin pro­ta­go­nis­mos. El gobierno de Méxi­co y su can­ci­lle­ría logra­ron un muy reco­no­ci­do éxi­to con la pre­sen­cia de 33 paí­ses y la adop­ción de 44 acuer­dos, entre los que des­ta­can los rela­ti­vos a la salud públi­ca y el acce­so a vacu­nas y medi­ca­men­tos. No deja­ron de pre­sen­tar­se des­en­cuen­tros entre paí­ses; los pre­si­den­tes de Uru­guay y Para­guay arre­me­tie­ron con­tra los de Vene­zue­la y Cuba, regis­trán­do­se inter­cam­bios fuer­tes de pala­bras, así como el abrup­to reti­ro del repre­sen­tan­te colom­biano. Aún sin estar pre­sen­te, la mano del Tío Sam no deja de jalar los hilos a sus títe­res. Pero tales des­plan­tes son natu­ra­les en un orga­nis­mo plu­ral. El salu­do tele­má­ti­co del Pre­si­den­te de Chi­na tuvo enor­me sig­ni­fi­ca­do para los que saben leer.

Para el Méxi­co de la IV Trans­for­ma­ción la reu­nión sig­ni­fi­có un gran triun­fo, dadas sus muy pecu­lia­res con­di­cio­nes de vecino y prin­ci­pal socio comer­cial de los Esta­dos Uni­dos, lo que en el pasa­do inme­dia­to lo lle­vó a dar la espal­da a la here­dad común nues­tr­ame­ri­ca­na para entre­gar­se por ente­ro a la depen­den­cia del nor­te con­ti­nen­tal. Al asu­mir la pre­si­den­cia López Obra­dor comen­zó a vol­tear al sur adop­tan­do pos­tu­ras inde­pen­dien­tes y fre­cuen­te­men­te con­tra­dic­to­rias con los dic­ta­dos del vecino pode­ro­so: la pro­cu­ra­ción del diá­lo­go polí­ti­co para Vene­zue­la; el sal­va­mien­to de Evo Mora­les en Boli­via; la dona­ción de vacu­nas, el indis­cu­ti­ble apo­yo a Cuba y, muy noto­ria­men­te, la repro­ba­ción de Luis Alma­gro al fren­te de la OEA, han sido mues­tras de la nue­va acti­tud lati­no­ame­ri­ca­nis­ta de Méxi­co, todas ellas gene­ra­do­ras del escán­da­lo mediá­ti­co de la opo­si­ción conservadora.

Para Méxi­co es muy impor­tan­te for­ta­le­cer su pre­sen­cia lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña, inclu­so el aspi­rar a un lide­raz­go efec­ti­vo, con vis­tas a lograr una mejor con­di­ción en su rela­ción nor­te­ame­ri­ca­na. En vez de sumir­se en una reali­dad apa­bu­llan­te y ver­gon­zo­sa, se sube varios nive­les para mejor apor­tar a la trans­for­ma­ción de la reali­dad con­ti­nen­tal. Exi­ge a Biden eli­mi­nar el blo­queo a Cuba y dejar atrás las acti­tu­des inter­ven­cio­nis­tas y veja­to­rias de los paí­ses del sur, recla­man­do por la coope­ra­ción para el desa­rro­llo sin afec­tar a las sobe­ra­nías. Lo exi­ge para sí mis­mo y para los paí­ses del trián­gu­lo nor­te cen­tro­ame­ri­cano expul­sor de olea­das de migran­tes, y tam­bién a todo el con­ti­nen­te agra­via­do por la acti­tud impe­rial estadounidense.

Por su par­te, pro­po­ne a todos los esta­dos del con­ti­nen­te el empren­der un pro­ce­so de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca pare­ci­do al de la Unión Euro­pea, nece­sa­rio para lograr una pre­sen­cia equi­li­bra­da en el con­cier­to inter­na­cio­nal y con­ju­rar los peli­gros de la gue­rra. Es indu­da­ble­men­te una uto­pía, pero tam­bién lo fue en Euro­pa borrar siglos de gue­rras y ren­co­res, tal vez de mayor profundidad.

Con tal pro­pues­ta AMLO se dota de un amplio mar­gen de liber­tad tan­to para el dis­cur­so como para la acción, sin car­gar con rémo­ras de con­flic­tos que, sien­do reales, obnu­bi­lan la visión de otro mun­do posi­ble. Tam­bién es un recio men­tís a la opo­si­ción oli­gár­qui­ca crio­lla, la mexi­ca­na y la continental.

Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo en el con­tex­to es la exi­gen­cia del res­pe­to a la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos para optar por su des­tino, sin mode­los impues­tos y sin emba­ja­das gol­pis­tas. Somos pue­blos soberanos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *