Cuba. Las reme­sas que no llegan

Por Rosa Miriam Eli­zal­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2021.

Con el dine­ro que gana lim­pian­do casas en la maña­na y una ofi­ci­na en la noche, Vir­gen Ele­na Pupo, migran­te cuba­na de 47 años, ha logra­do sacar ade­lan­te a su fami­lia en Washing­ton DC, pero no ha podi­do ayu­dar a sus padres en Hol­guín, sepa­ra­da de ellos por más de 2 mil kiló­me­tros. A la ciu­dad del noroes­te de Cuba, gol­pea­da en estos días con el incre­men­to de casos de Covid-19, no lle­gan ni vue­los ni reme­sas de Esta­dos Uni­dos por las polí­ti­cas de Donald Trump que ha man­te­ni­do Joe Biden.

Una sema­na antes de las elec­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, el 27 de octu­bre de 2020, Trump emi­tió su últi­ma medi­da con­tra la isla. Inclu­yó enton­ces en la Lis­ta Res­trin­gi­da de Cuba a la empre­sa finan­cie­ra cuba­na Fin­ci­mex, con­tra­par­te de Wes­tern Union, con el pre­tex­to ridícu­lo de que per­te­ne­ce a la cor­po­ra­ción empre­sa­rial cuba­na Gaesa.

La medi­da cor­tó de gol­pe los cana­les para reme­sas, y los ancia­nos padres de Vir­gen Ele­na, en medio de la epi­de­mia, no han podi­do reci­bir nin­gu­na ayuda.

Este lunes, Fin­ci­mex anun­ció en un comu­ni­ca­do retra­sos en las entre­gas de reme­sas que lle­gan a Cuba por ter­ce­ros paí­ses, debi­do a la difi­cul­tad de encon­trar ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras que auto­ri­cen las ope­ra­cio­nes. La inclu­sión de esta empre­sa en la lis­ta de enti­da­des res­trin­gi­das por el Depar­ta­men­to del Teso­ro esta­du­ni­den­se, sigue gene­ran­do en el sec­tor ban­ca­rio inter­na­cio­nal temo­res a acep­tar ope­ra­cio­nes diri­gi­das a la enti­dad y ten­den­cias a limi­tar su alcan­ce.

Es una situa­ción con­tra toda lógi­ca. Las reme­sas han sali­do al res­ca­te de las fami­lias cas­ti­ga­das por el coro­na­vi­rus en todo el mun­do. Según el Ban­co Mun­dial, el envío de dine­ro de los emi­gra­dos a sus fami­lia­res superó en 2020 la suma de la inver­sión extran­je­ra direc­ta (259 mil millo­nes de dóla­res) y la ayu­da ofi­cial al desa­rro­llo (179 mil millo­nes) de los paí­ses en desa­rro­llo. Por ejem­plo, en los pri­me­ros seis meses de 2021, las reme­sas tuvie­ron un cre­ci­mien­to his­tó­ri­co en Méxi­co, como dio cuen­ta recien­te­men­te La Jor­na­da. Alcan­za­ron 23 mil 681 millo­nes de dóla­res, 22.4 por cien­to más que igual perio­do del año anterior.

Mien­tras el Covid-19 sigue devas­tan­do a las fami­lias de todo el mun­do, las reme­sas siguen sien­do un sal­va­vi­das fun­da­men­tal para los más pobres y vul­ne­ra­bles, comen­tó a pro­pó­si­to Michal Rut­kows­ki, direc­tor mun­dial de Pro­tec­ción Social y Empleo del Ban­co Mun­dial. Esto pasa en Méxi­co y en todas par­tes. Los envíos regu­la­res que hacen los migran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos pobres a sus fami­lias se han con­ver­ti­do en vita­les para muchas de las eco­no­mías de la región. Gene­ral­men­te son los tra­ba­ja­do­res pobres quie­nes man­dan has­ta ocho veces por año sumas peque­ñas sacán­do­las de don­de no tie­nen. Han sido el segun­do ingre­so de Méxi­co duran­te años y cer­ca o más de 20 por cien­to del pro­duc­to interno bru­to de Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y otros paí­ses. Pro­te­gen a millo­nes de per­so­nas. ¿Por qué lo hacen, por qué tan­to sacri­fi­cio? Las encues­tas dicen que la expli­ca­ción de este gran ges­to soli­da­rio de enor­me impac­to macro­eco­nó­mi­co está ante todo en la fami­lia. Lo hacen por ins­pi­ra­ción moral, por leal­tad a sus padres, her­ma­nos, hijos y sobrinos.

En un estu­dio rea­li­za­do en 2006 sobre las reme­sas y su impron­ta en la fami­lia cuba­na, el inves­ti­ga­dor Edel Fres­ne­da Cama­cho reco­no­cía que esta ayu­da no se des­ti­na a la inver­sión pro­duc­ti­va. Cons­ti­tu­ye una fuen­te impor­tan­te de ingre­sos para las fami­lias recep­to­ras, de su capa­ci­dad de con­su­mo y aho­rro e impli­can un mejo­ra­mien­to en las con­di­cio­nes de vida, que en el caso de Cuba inclu­ye la posi­bi­li­dad de inver­tir en un peque­ño nego­cio particular.

Él y otros inves­ti­ga­do­res han dado cuen­ta de los escar­ceos mani­pu­la­do­res de Washing­ton en este fren­te. En los años 90, duran­te la cri­sis cono­ci­da en Cuba como el Perio­do Espe­cial, Esta­dos Uni­dos refor­zó el cer­co eco­nó­mi­co. Bill Clin­ton prohi­bió de agos­to de 1994 a 1998 las reme­sas excep­to bajo con­di­cio­nes estric­ta­men­te huma­ni­ta­rias: enfer­me­dad o en casos de per­so­nas con per­mi­so ofi­cial de inmi­gra­ción. Bush impu­so res­tric­cio­nes aún más crue­les, al per­mi­tir sólo visi­tas a la isla, una vez cada tres años, si se tra­ta­ba de fami­lia­res muy cer­ca­nos –los tíos y pri­mos no eran con­si­de­ra­dos fami­lia–.

Aun así, la reme­sa se las inge­nió para con­ti­nuar lle­gan­do a la isla. Has­ta aho­ra. Sin ofi­ci­nas de Wes­tern Union, sin posi­bi­li­dad de envíos por DHL, con ban­cos bajo inti­mi­da­ción y vue­los sus­pen­di­dos a todas las pro­vin­cias –sal­vo los muy limi­ta­dos a La Haba­na – , a Vir­gen Ele­na sólo le que­da espe­rar que sus ancia­nos padres resis­tan la pan­de­mia. Y rue­ga cada día para que el sen­ti­do común tome pose­sión en la Casa Blan­ca, ubi­ca­da a sólo dos cua­dras de la ofi­ci­na que ella lim­pia en las noches con la ter­ca volun­tad de seguir sacan­do a flo­te a sus seres queridos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *