Méxi­co. Zapa­tis­tas encuen­tran e inter­cam­bian con resis­ten­cias a mega­pro­yec­to carre­te­ro en Austria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de sep­tiem­bre de 2021.

Zapa­tis­tas encuen­tran e inter­cam­bian con resis­ten­cias a mega­pro­yec­to carre­te­ro en Aus­tria (Lobau Pro­test­camp) from ¡Com­pas Arri­ba! on Vimeo.

Vie­na, 21 de sep­tiem­bre 2021.

En la maña­na del sába­do 18 de sep­tiem­bre, una dele­ga­ción zapa­tis­ta tuvo por pri­me­ra vez un encuen­tro públi­co con una resis­ten­cia que, aba­jo y a la izquier­da, se enfren­ta al mal gobierno en esta Tie­rras Insu­mi­sas. Ocu­rrió en un cam­pa­men­to en Lobau, en las afue­ras de Vie­na, con una impre­sio­nan­te infra­es­truc­tu­ra ‑con coci­na, come­do­res, pun­tos de infor­ma­ción y una trein­te­na de tien­das de cam­pa­ña- mon­ta­da para pro­te­ger un eco­sis­te­ma úni­co en lo que es uno de los gran­des cen­tros de la hidra capi­ta­lis­ta que, en su afán de cre­ci­mien­to desen­fre­na­do e infi­ni­to, se tra­ga mon­ta­ñas, lla­nu­ras, ríos y pan­ta­nos para sus­ti­tuir­los por metró­po­lis, desier­tos de cemen­to, agro­in­dus­trias, minas y un sin­fín de mega­pro­yec­tos que siem­bran la muer­te don­de antes había vida.

Alre­de­dor de 60 zapa­tis­tas, hom­bres y muje­res, se reu­nie­ron con jóve­nes y eco­lo­gis­tas que, con el amplio apo­yo de la pobla­ción local, resis­ten des­de agos­to a los pla­nes del gobierno aus­tria­co de cons­truir una auto­pis­ta en medio de la mayor reser­va natu­ral cer­ca­na a la capi­tal, un área pro­te­gi­da des­de 1978 y par­te del Par­que Nacio­nal Danu­bio-Auen des­de 1996.

En un pri­mer inter­cam­bio, los par­ti­ci­pan­tes en el cam­pa­men­to cuen­tan a los zapa­tis­tas la his­to­ria del lugar, el mega­pro­yec­to y por qué defien­den este pai­sa­je úni­co que per­ma­ne­ce eco­ló­gi­ca­men­te intac­to no sólo en la ciu­dad, sino en toda Euro­pa Cen­tral. La zona alber­ga 800 espe­cies de plan­tas, así como 100 espe­cies de aves repro­duc­to­ras, más de medio cen­te­nar de espe­cies de mamí­fe­ros, rep­ti­les y anfi­bios y 67 espe­cies de peces.

Entre dis­cur­sos y pre­gun­tas, se dis­cu­ten las estra­te­gias de resis­ten­cia para defen­der el terri­to­rio: se habla de paci­fis­mo, des­obe­dien­cia civil, ocu­pa­ción y vio­len­cia. Los acti­vis­tas loca­les expli­can que todo el movi­mien­to en Lobau es pací­fi­co, y que ésta es una con­di­ción fun­da­men­tal para man­te­ner el amplio apo­yo del vecin­da­rio. Aun­que la mayo­ría de los jóve­nes per­noc­tan en el cam­pa­men­to, los veci­nos han cola­bo­ra­do y ayu­da­do, por ejem­plo dejan­do que los jóve­nes acam­pa­dos se bañen en sus casas.

Inclu­so se lle­gó a un acuer­do con la poli­cía para que, si la pro­tes­ta no es vio­len­ta, avi­sen a los ocu­pan­tes con un día de ante­la­ción en caso de orden de desalojo.

Si esto resul­ta extra­ño para quie­nes vie­nen de una geo­gra­fía del sur de Euro­pa y con­vi­ven a dia­rio con imá­ge­nes de poli­cías repri­mien­do y gol­pean­do vio­len­ta­men­te a la pobla­ción inde­fen­sa, no pode­mos ima­gi­nar lo extra­ño que será para quie­nes vie­nen de Méxi­co, don­de la vio­len­cia está a la orden del día y la poli­cía es una fuer­za más de repre­sión y vio­len­cia gratuita.

«¿Y si no vas?», pre­gun­tan los zapatistas.

Les expli­can que, ante una orden de desahu­cio, si no acce­den a mar­char­se por su cuen­ta, lse detie­nen duran­te 24 horas y les vuel­ven a dejar en liber­tad, sin car­gos. Es decir, que «no pasa nada y vol­ve­mos a acampar».

«Es como si yo te dije­ra ‘te voy a rom­per la madre’, y con­tes­tas «no, no lo hagas», y enton­ces ya no lo hago», comen­tó Sub Moi­sés, sor­pren­di­do, pre­gun­tán­do­les des­pués si este tipo de accio­nes real­men­te tie­nen resul­ta­dos. Lo cier­to es que, des­de que se ini­cia­ron las ocu­pa­cio­nes en Lobau, las obras de cons­truc­ción de la auto­pis­ta y sus vías de acce­so se han paralizado.

****

Tras una bue­na hora en la que ambos movi­mien­tos se cono­cie­ron e inter­cam­bia­ron ideas e impre­sio­nes sobre la resis­ten­cia, se les pre­sen­tó el res­to del cam­pa­men­to. Des­de allí se diri­gen a un segun­do lugar ocu­pa­do, a unos 15 minu­tos a pie: la obra don­de está toda la maqui­na­ria. Allí, los zapa­tis­tas y los demás pre­sen­tes se divi­die­ron en dos gru­pos y se les mos­tra­ron los dos cam­pa­men­tos, más peque­ños que el prin­ci­pal, que se habían ins­ta­la­do en el lugar.

Fue en uno de estos cam­pa­men­tos don­de se reu­nie­ron todos fren­te a una torre cons­trui­da por los mani­fes­tan­tes para gra­bar un video en apo­yo a la resis­ten­cia en Lobau.

Has­ta que, de repen­te empe­zó a llo­ver a cán­ta­ros y las dece­nas de per­so­nas tuvie­ron que refu­giar­se bajo una lar­ga lona, lo que no impi­dió que la mayo­ría de los pre­sen­tes se empaparan.

En ese momen­to, la mayo­ría de los com­pa­ñe­ros zapa­tis­tas deci­die­ron regre­sar a sus alo­ja­mien­tos. Un gru­po de muje­res zapa­tis­tas alo­ja­das en el Frauen­zen­trum (Cen­tro de Muje­res) deci­die­ron que­dar­se en Lobau mien­tras espe­ra­ban la comi­da a la que habían sido invitadas.

Duran­te este tiem­po de espe­ra hubo otro momen­to de dis­cu­sión e inter­cam­bio, esta vez más infor­mal, en el que los com­pa­ñe­ros com­par­tie­ron la his­to­ria del movi­mien­to zapa­tis­ta des­de 1986, la pre­pa­ra­ción del levan­ta­mien­to de 1994 y el papel de los pro­mo­to­res de la salud y la edu­ca­ción, hacien­do espe­cial hin­ca­pié en la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en todo el pro­ce­so. Tam­bién se abor­dó el con­su­mo de alcohol en las comu­ni­da­des, que es un pro­ble­ma en el movi­mien­to zapatista.

Un com­pa­ñe­ro pre­sen­te nos dijo que «los zapa­tis­tas vie­nen a dar espe­ran­za, nos ins­pi­ran con todo lo que ya han logra­do cons­truir en Chia­pas. Son una autén­ti­ca biblio­te­ca ambu­lan­te». A modo de con­clu­sión, los zapa­tis­tas sub­ra­ya­ron que actual­men­te son un movi­mien­to pací­fi­co y que se resis­ten a tomar las armas a pesar de las provocaciones.

La zona de Lobau, en el Par­que Nacio­nal del Danu­bio-Auen, es lo que que­da de un enor­me eco­sis­te­ma de hume­da­les que se exten­día a lo lar­go de las ori­llas del Danu­bio, des­trui­do en el pro­ce­so de movi­mien­to de tie­rras para la expan­sión e indus­tria­li­za­ción de la capi­tal aus­tria­ca a fina­les del siglo XIX. Fue enton­ces en este lugar tan espe­cial don­de comen­za­ron los encuen­tros entre los zapa­tis­tas y los movi­mien­tos y resis­ten­cias de la Euro­pa Insu­mi­sa, obje­ti­vo prin­ci­pal de este pri­mer capí­tu­lo del Via­je por la Vida. Fue tam­bién en este Par­que Nacio­nal don­de, en 1984, tuvo lugar uno de los mayo­res pro­ce­sos de resis­ten­cia de la his­to­ria recien­te de Austria.

El pro­yec­to de cons­truir una cen­tral hidro­eléc­tri­ca en el extre­mo orien­tal del par­que pro­vo­có una olea­da de pro­tes­tas que cul­mi­nó, en diciem­bre de ese año, con la ocu­pa­ción del lugar que las máqui­nas se dis­po­nían a des­truir. El 8 de diciem­bre, 8.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en el lugar y algu­nos cien­tos ini­cia­ron una ocu­pa­ción per­ma­nen­te del espa­cio, obli­gan­do a sus­pen­der las obras. El 19 de diciem­bre, un con­tin­gen­te de 800 poli­cías ini­ció una vio­len­ta inter­ven­ción para expul­sar a los apro­xi­ma­da­men­te 3.000 mani­fes­tan­tes que per­ma­ne­cían en el lugar. Los enfren­ta­mien­tos se sal­da­ron con dece­nas de heri­dos y pro­vo­ca­ron una ola de indig­na­ción en Vie­na, don­de 40.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron esa mis­ma noche. Por temor a una revuel­ta, el gobierno anun­ció un par de días des­pués la sus­pen­sión de las obras, y a prin­ci­pios de enero el Tri­bu­nal Supre­mo anun­ció la prohi­bi­ción de cual­quier tra­ba­jo en la zona. La ocu­pa­ción fina­li­zó y meses des­pués el pro­yec­to se aban­do­nó definitivamente.

Esta lucha his­tó­ri­ca se recuer­da como uno de los momen­tos más impor­tan­tes del pro­ce­so demo­crá­ti­co de Aus­tria, y la pri­me­ra vez que la des­obe­dien­cia civil fue amplia­men­te acep­ta­da como estra­te­gia para hacer valer la volun­tad del pue­blo fren­te a las inten­cio­nes del mal gobierno. Des­de ese año, prác­ti­ca­men­te todos los mega­pro­yec­tos de Aus­tria se han enfren­ta­do a algún tipo de movi­mien­to popu­lar. En 1996 la cons­truc­ción de una cen­tral hidro­eléc­tri­ca en Lam­bach se retra­só por una ocu­pa­ción, y en 2003 un pro­yec­to simi­lar para la zona de Lobau tam­bién se detu­vo tras una ocu­pa­ción sim­bó­li­ca del lugar.

Ins­ta­gram: Fri­days For Futu­re Vien­na XRWien Lobau Bleibt Lobaue­setzen Ret­tet Die Lobau

Nota e imá­ge­nes de Medios Libres en Vie­na, publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en por­tu­gués en guilho​ti​na​.info/

Fuen­te del video: @_lukasdbeck Lukas David Beck: https://​www​.ins​ta​gram​.com/​_​l​u​k​a​s​d​b​e​ck/

Fuen­te: pozol​.org



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *