Perú. Pena de post-muerte

Por Isaac Bigio, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de sep­tiem­bre de 2021.

En el Perú no hay pena de muer­te, pero ya hay una para penar a los muer­tos. El con­gre­so apro­bó que para aque­llos que mue­ran en la cár­cel bajo acu­sa­ción de terro­ris­mo o trai­ción a la patria sus cuer­pos no sean entre­ga­dos a su fami­lia, sino que pue­dan ser incin­de­ra­dos y dis­per­sa­dos en el mar. 

Ley sin precedentes

Poco antes de lle­gar a Nor­te­amé­ri­ca en su pri­mer via­je ofi­cial al exte­rior, el Pre­si­den­te Cas­ti­llo (y tam­bién su Pre­mier Belli­do) fir­ma­ron esa ley. A pesar que el Par­la­men­to la apro­bó por solo 70 votos (4 más de la mayo­rìa abso­lu­ta de 130 legis­la­do­res), que la ban­ca­da de la pre­si­den­te del Con­gre­so (AP) se abs­tu­vo y que la del gobierno (PL) votó en con­tra, esta ley ya rige.

No impor­ta que varios de PL hayan adver­ti­do que ello pudie­se crear nume­ro­sos gas­tos mone­ta­rios y pro­ble­mas por denun­cias lega­les que hagan varios orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos, que, como dijo el con­gre­sis­ta Tello (tan cer­cano a Cas­ti­llo) que ese nue­vo dis­po­si­ti­vo no pudie­se ser retro­ac­ti­vo al caso de Guz­mán, o que un impor­tan­te cre­ma­to­rio de Lima se haya nega­do a pres­tar sus ins­ta­la­cio­nes para dicha inci­ne­ra­ción, dicha ope­ra­ción se encuen­tra en vías de ser ejecutada.

El argu­men­to es que si se per­mi­te que Guz­mán u otros reos por terro­ris­mo pue­dan tener una tum­ba ésto pudie­se crear pro­ble­mas a la segu­ri­dad nacio­nal o ser­vir de ele­men­to de cul­to para sus segui­do­res. Se com­pa­ra dicho caso con el de las accio­nes esta­dou­ni­den­ses que aca­ba­ron lan­zan­do al océa­nos los res­tos de Bin Laden o Abu Bakr. Empe­ro, hay gran­des diferencias:

1) Nin­guno de ellos fue­ron ciu­da­da­nos de EEUU o murie­ron en su terri­to­rio, y jamás resi­die­ron en las Amé­ri­cas. Ambos eran enemi­gos mili­ta­res exter­nos de Washington.

2) Los jerar­cas de Al Qae­da y del Daesh murie­ron en acc­cio­nes de com­ba­te y median­te inter­ven­cio­nes béli­cas ile­ga­les hechas por EEUU en paí­ses que abier­ta­men­te recha­za­ron que se use su sue­lo para esos ope­ra­ti­vos (Pakis­tán y Siria).

3) Nin­guno de ellos fue cre­ma­do, y sus res­tos fue­ron ente­rra­dos en el mar seguien­do la ley de las reli­gio­nes musul­ma­nas de éstos (sepul­tar­los a las 24 horas de sus muer­tes, lavan­do sus cadá­ve­res o cubrién­do­los con un manto). 

El caso del cau­di­llo sen­de­ris­ta sin­di­ca­do de ser res­pon­sa­ble de la muer­te de dece­nas de miles de per­so­nas es muy disí­mil pues él ha esta­do 29 años pre­so, hace 28 años fir­mó un acuer­do de paz con Fuji­mo­ri y Mon­te­si­nos para que sus segui­do­res deja­sen las armas y des­de hace más de un cuar­to de siglo todos los gon­za­lis­tas han evi­ta­do toda acción violentista.

Así por pri­me­ra vez en nues­tra mile­na­ria his­to­ria rige esta legis­la­ción. Tam­po­co ten­go cono­ci­mien­to de que haya una igual en cual­quie­ra de los 193 paì­ses de las Nacio­nes Uni­das (y menos aún en una demo­cra­cia occidental).

¿Y antes?

Si esta ley se hubie­se dado duran­te el ciclo de dic­ta­du­ras mili­ta­res que se abrió con el gol­pe abier­ta­men­te fas­cis­ta de Sán­chez Cerro en 1930 y que se cerró con el octe­nio de Odría en 1956, se hubie­se jus­ti­fi­ca­do que­mar y tirar al Pací­fi­co a miles de apris­tas acu­sa­dos de haber ase­si­na­do al Pre­si­den­te elec­to Sán­chez Cerro, al direc­tor de El Comer­cio y a muchos más.

¿Por qué esta ley no se dió duran­te los 13 gobier­nos dis­tin­tos que hubo des­de el ini­cio del levan­ta­mien­to sen­de­ris­ta (Mayo 1980) has­ta el ascen­so de Cas­ti­llo? ¿Y por qué todas las ban­ca­das que apun­ta­la­ron al menos uno de estos man­da­tos no la plan­teó cuan­do estu­vie­ron en el poder? 

¿Por qué el gobierno de AP y PPC (1980−85) no lega­li­zó inci­ne­rar cadá­ve­res o impi­dió el mul­ti­tu­di­na­rio sepe­lio a Edith Lagos (el más gran­de que haya teni­do Aya­cu­cho, posi­ble­men­te, des­de enton­ces? ¿Por qué Madrid, Lon­dres o Tel Aviv han per­mi­ti­do que los cuer­pos de nume­ro­sos acu­sa­dos por terro­ris­mo hayan sido ente­rra­dos, a veces en medio de fune­ra­les masi­vos don­de han podi­do apa­re­cer insur­gen­tes enmas­ca­ra­dos con armas? ¿Por qué no han apro­ve­cha­do esas opor­tu­ni­da­des para lan­zar misi­les y aca­bar con toda esa «masa sub­ver­si­va» ? Eso no se debe a debi­li­dad o negli­gen­cia, sino a astu­cia: a saber que hacer ello es hechar gaso­li­na al fue­go y hacer cre­cer a sus enemigos.

¿Aca­so Fuji­mo­ri y Mon­te­si­nos hubie­ran inci­ne­ra­do el cadá­ver de Gua­mán? Ellos, en vez de matar­lo o tor­tu­rar­lo físi­ca­men­te, deci­die­ron bus­car dia­lo­gar con él para que con­ven­san a sus hues­tes a que dejen la «gue­rra popu­lar», lo cual pudie­ron lograr. Para eso, Mon­te­si­nos se hizo su ami­go, le man­da­ba rega­los, le dejó que pue­da tener rela­cio­nes ínti­mas con su pare­ja (con la cual even­tual­men­te se casó) y lue­go qui­so con­ven­cer­lo para que en el 2016 ayu­de a su can­di­da­ta Kei­ko Fuji­mo­ri a ganar­le a PPK. Si «Gon­za­lo» hubie­se acep­ta­do la pro­pues­ta de su «pai­sano», ella hubie­se podi­do con­se­guir màs de los 40,000 mil votos que le fal­ta­ba den­tro de muchos de las 300 mil per­so­nas que fir­ma­ron los pla­ni­llo­nes del MOVADEF.

Si Guz­mán hubie­se muer­to duran­te el Fuji­mo­ra­to, lo más pro­ba­ble es que le hubie­sen per­mi­ti­do un entie­rro tal y cual rigen las nor­mas de su cons­ti­tu­ciòn de 1993, para seguir con la línea de man­te­ner cier­ta cal­ma a los sen­de­ris­tas tras el pac­to de paz y para evi­tar una con­de­na inter­na­cio­nal a un régi­men tan aco­sa­do internacionalmente.

En el 2021 Kei­ko ha impul­sa­do esa polí­ti­ca como una con­ti­nua­ción de haber rea­li­za­do la cam­pa­ña elec­to­ral más terru­quea­do­ra que haya teni­do cual­quier demo­cra­cia en el mun­do del Siglo XXI. Y, des­puès que Cas­ti­llo-Belli­do sus­cri­bie­ron la pro­pues­ta con­gre­sal, igual­men­te les ha acu­sa­do der pro-terro­ris­tas y par­tes del terror. Nada les va a satisfacer.

Ciclo de vendettas 

La sed de ven­det­ta no tie­ne como saciar­se. La fuji-con­gre­sis­ta Bar­ba­rán ha pedi­do que se echen los res­tos de Guz­mán fue­ra de las 200 millas perua­nas para no con­ta­mi­nar a nues­tro país (¿y para «con­ta­mi­nar» a otros? ¿y es que no sabe que todo lo que cae en otros mares pue­de aca­bar en nues­tro terri­to­rio marí­ti­mo o con­ti­nen­tal median­te la cade­na ali­men­ta­ria o la de corrien­tes, vapo­ri­za­ción, vien­tos, nebli­nas o lluvia?).

El con­gre­sis­ta Mon­to­ya pide que eso se dé con­tra todos los pre­sos terro­ris­tas que mue­ran y que inclu­so se fil­me su cre­ma­ción. Así pasa­rìa­mos a tener una TV , que no solo abier­ta­men­te ten­ga pre­sen­ta­do­res que pro­mue­van la supe­rio­ri­dad racial de los blan­cos con ojos azu­les, el terru­queo al gobieno y cons­tan­tes noti­cias fal­sas, sino la úni­ca en el pla­ne­ta en trans­mi­tir un espec­tácu­lo inhu­mano más masi­vo que el del cir­co romano. 

Tras esa ley se pue­de dis­cu­tir el inci­ne­rar los res­tos de otros «geno­ci­das», aun­que no conoz­co otra cate­dral capi­ta­li­na en el mun­do que mues­tre (y con orgu­llo) todos los hue­sos de quien abrió el mayor geno­ci­dio de la his­to­ria de su país (como fue Piza­rro, el cual ini­ció la con­quis­ta que aca­bó con la vida de entre el 90% y el 98% de los perua­nos de entonces).

Igual­men­te, se pue­de pedir una pena de muer­te (y que tam­bién sea retro­ac­ti­va para evi­tar tan­tos gas­tos de man­te­ner tan­tos terro­ris­tas en las prisiones).

La con­gre­sis­ta mora­da Pare­des quie­re exten­der esa pena de post-muer­te a todos los acu­sa­dos de vio­lar los dere­chos huma­nos, con lo cual se pudie­sen inci­ne­rar res­tos de Fuji­mo­ri, Mon­te­si­nos y, even­tual­men­te, de tor­tu­ra­do­res, ase­si­nos y vio­la­do­res en masa.

Otra for­ma que se pudo haber segui­do es haber deja­do que se cum­pla la ley y que los res­tos del acu­sa­do de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad pudie­se tener un entie­rro. Cier­ta­men­te, que eso pudie­se evi­tar el ries­go de que hubie­ra gen­te asis­tien­do a su fune­ral o su tumba.

¿»Ché» Gon­za­lo?

Pero, si uno fue­ra un sen­de­ris­ta radi­cal, ¿cuál serìa el mejor esce­na­rio para trans­for­mar a su jefe en un már­tir? ¿que ten­ga una tum­ba a la cuál los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia pudie­sen moni­to­rear para iden­ti­fi­car a sus segui­do­res ó que le pre­sen­ten como la pri­me­ra per­so­na en la his­to­ria perua­na cuyo cadá­ver es cre­ma­do y dis­per­sa­do en con­tra de la deci­sión de su fami­lia? Ya en sus redes socia­les los gon­za­lis­tas quie­ren pre­sen­tar a su gurú como un Túpac Ama­ru del Ter­cer Mile­nio cuyo cuer­po es dis­per­sa­do por los moder­nos Arreches.

¿Qué es mejor dar pie a que haya un cul­to a un nue­vo «Ché» Gon­za­lo, o haber­le dado una lec­ción de moral huma­ni­ta­ria a los que dina­mi­ta­ron el cadá­ver de María Ele­na Moyano y mos­trar­lo como la per­so­na que, tras haber orde­na­do la muer­te de miles de ino­cen­tes, cayó piden­do la amnis­tìa de Mon­te­si­nos y de todos los ase­si­nos para­mi­li­ta­res y corrup­tos de su país para ver si por esa vía se pudie­se colar su pro­pia libertad? 

Mien­tras tan­to, la cre­ma­ción de sus res­tos va a ser­vir a los que pro­mue­ven la vio­len­cia, espe­cial­men­te al fuji­mo­ris­mo, el cual para sobre­vi­vir siem­pre nece­si­ta crear la imá­gen de que hay un ogro sub­ver­si­vo con­tra el cual se jus­ti­fi­ca todo (des­de con­cul­car dere­chos a los tra­ba­ja­do­res y a la natu­ra­le­za, has­ta gene­rar gran­des corrupciones).

La dere­cha dura ha impues­to al pri­mer gobierno elec­to de la izquier­da perua­na una tarea de la cual nun­ca antes ellos mis­mos se lo plan­tea­ron, y para que, de esta mane­ra, pue­dan que­rer cons­tan­te­men­te chan­ta­jear­le y crear­le una nube oscu­ra ape­nas comien­za su quinquenio. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *