Opi­nión. Sabra y Sha­ti­la, ¿lo recuer­das, Biden? La con­duc­ta nazi da nom­bre al criminal

Por Ramón Pedre­gal Casa­no­va*, Resu­men Medio Orien­te, 19 de sep­tiem­bre de 2021-.

Era muy difí­cil para los sio­nis­tas ope­rar. Era moral­men­te per­tur­ba­dor ver que eran con­si­de­ra­dos como los niños pre­di­lec­tos del gobierno nazi, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do este disol­vió los gru­pos juve­ni­les anti­sio­nis­tas y pare­cía pre­fe­rir a los sio­nis­tas en otras muchas cosas. Los nazis pedían una “con­duc­ta más sio­nis­ta”. Decla­ra­ción del rabino anti­na­zi Joa­chim Prinz. … Los sio­nis­tas no eran sino meros reac­cio­na­rios que, inge­nua­men­te, eli­gie­ron hacer énfa­sis en los pun­tos que tenían en común con Hitler. Como tam­bién ellos eran racis­tas y con­tra­rios al matri­mo­nio mix­to, creían que los judíos eran extran­je­ros en Ale­ma­nia y se opo­nían a la izquier­da, pen­sa­ron que tales simi­li­tu­des serían sufi­cien­tes para hacer que Adolf Hitler los vie­ra como los úni­cos “socios hones­tos” para un acuer­do diplo­má­ti­co.
Del capí­tu­lo Los nazis pedían una “con­duc­ta más sio­nis­ta”, que per­te­ne­ce al libro Sio­nis­mo y Fas­cis­mo. El sio­nis­mo en la épo­ca de los dic­ta­do­res. Autor: Len­ni Bren­ner. Edi­ta Bós­fo­ro Libros.

El día 16 de sep­tiem­bre se cum­plió el ani­ver­sa­rio del asal­to sio­na­zi diri­gi­do por el cri­mi­nal Ariel Sha­ron a los cam­pos de refu­gia­dos Sabra y Sha­ti­la. Han trans­cu­rri­do 39 años. Si la Reso­lu­ción 521 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das decla­ra­ba que lo acon­te­ci­do era un geno­ci­da, ¿por qué no se detu­vo y juz­gó al res­pon­sa­ble? Cuan­do el cri­mi­nal Sha­ron falle­ció en enero de 2014 los inte­gran­tes de la enti­dad colo­nial le home­na­jea­ron por todo lo alto, bur­lán­do­se así de la jus­ti­cia y la huma­ni­dad ente­ra. No solo había esca­pa­do sin ser juz­ga­do, lo que vie­ne a arras­trar a la con­cien­cia huma­na por el fan­go de la humi­lla­ción, a la éti­ca polí­ti­ca, al pue­blo pales­tino, sufri­dor de la colo­ni­za­ción y de los crí­me­nes en pri­me­ra per­so­na y a los pue­blos del mun­do, si no que el ente israe­lí le dedi­có un fune­ral de Esta­do al que asis­tie­ron nume­ro­sos gober­nan­tes sir­vien­tes: por Espa­ña fue Fer­nán­dez Díaz, Minis­tro de Inte­rior, cató­li­co del OPUS, y por EEUU se pre­sen­tó el que enton­ces era Vice­pre­si­den­te, Joe Biden, hoy pre­si­den­te de un gobierno cuyos com­po­nen­tes en mayo­ría son sio­na­zis, ¿lo recuer­das, Biden?, y le acom­pa­ña­ron los con­gre­sis­tas Eliot Engel y Deb­bie Was­ser­man Schultz, como par­te del lobby sio­nis­ta, y el emba­ja­dor en Tel Aviv Dan Sha­pi­ro; Toni Blair, ex-Pri­mer minis­tro inglés y repre­sen­tan­te del Cuar­te­to para Orien­te Pró­xi­mo; Ser­gey Narysh­kin, en repre­sen­ta­ción del Par­la­men­to ruso; Frank Wal­ter Stein­meier, Minis­tro de Exte­rio­res de Ale­ma­nia; Jiri Rus­nok, Pri­mer Minis­tro che­co; Panos Pana­gio­to­po­ulos, Minis­tro de Defen­sa de Gre­cia; Julie Bishop, Minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res de Aus­tra­lia; Chris Ale­xan­der, Minis­tro de Ciu­da­da­nía e Inmi­gra­ción de Cana­dá; repre­sen­tan­tes de segun­da fila de Fran­cia, Ita­lia y Bél­gi­ca; y de Asia asis­tió un repre­sen­tan­te del gobierno de Indo­ne­sia.
Oba­ma, que ofi­cia­ba de pre­si­den­te, gan­guean­do, ten­dría los con­duc­tos de la nariz lle­nos de mocos arras­tra­dos por la llan­ti­na, dijo lamen­tar «la pér­di­da de un líder que dedi­có su vida al Esta­do de Israel.»

Putin tam­bién man­dó un men­sa­je a la fami­lia del geno­ci­da mos­tran­do su res­pe­to por «el hom­bre que siem­pre defen­dió los intere­ses de Israel».
La nota del Pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo, Mar­tín Schulz, ponía en cla­ro la defen­sa del colo­nia­lis­mo, del racis­mo, del apartheid israe­lí, ideas vacías de toda éti­ca y huma­ni­dad: «Mis con­do­len­cias a la fami­lia de Ariel Sha­ron, un gene­ral, lucha­dor y líder que, no sin con­tro­ver­sia, dejó su mar­ca en todo Orien­te Pró­xi­mo.» Lle­ga­ron men­sa­jes seme­jan­tes por par­te de Juan Car­los, rey; Rajoy; Mer­kel; Came­ron; Ban Ki Moon, Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, el máxi­mo orga­nis­mo inter­na­cio­nal que reúne al mun­do y que des­de el Con­se­jo de Segu­ri­dad y la Asam­blea Gene­ral habían emi­ti­do el día 19 de Sep­tiem­bre y el 16 de Diciem­bre de 1982 una con­de­na seve­rí­si­ma, cali­fi­can­do la acción del ejér­ci­to sio­nis­ta y los falan­gis­tas, bajo la direc­ción de Ariel Sha­ron, de «masa­cre cri­mi­nal» y «acto de geno­ci­dio», pero en el home­na­je nadie lo men­cio­nó, nin­guno se acor­dó del Pue­blo már­tir de Pales­ti­na. Cuán­to hipó­cri­ta en las Nacio­nes Uni­das. Les dejo con la con­ti­nua­ción de mi artícu­lo: Los días 16, 17 y 18 de sep­tiem­bre los pue­blos denun­cian geno­ci­dio y el con­se­jo de segu­ri­dad …
De Euro­pa des­ta­có la ausen­cia de repre­sen­ta­cio­nes de los paí­ses nór­di­cos. Pue­den sacar con­clu­sio­nes.
Quien encu­bre a un cri­mi­nal de gue­rra está cola­bo­ran­do con él.
¿Qué ocu­rría por enton­ces para que Sha­ron, Minis­tro de Defen­sa de Israel, orde­na­se masa­crar, ase­si­nar en masa a los refu­gia­dos pales­ti­nos de Sabra y Sha­ti­la?.
Aún hoy (dije en aque­lla publi­ca­ción) se cons­tru­ye un tapiz que recuer­da el acto de geno­ci­dio, se ela­bo­ra en la Real Fábri­ca de Tapi­ces ubi­ca­da en Madrid por encar­go de liba­ne­ses que viven en Ingla­te­rra, será entre­ga­do al Museo Nacio­nal del Libano, en Bei­rut, en memo­ria de las víc­ti­mas de la masa­cre sio­nis­ta. El tapiz tie­ne como refe­ren­cia el cua­dro de 3 por 7 y ½ metros, en 4 tablas, titu­la­do «Masa­cre de Sabra y Sha­ti­la», con el que el pin­tor Dia al-Azza­wi, naci­do en Bag­dad, las home­na­jea, y denun­cia y acu­sa ante el mun­do a sus criminales

  1. La ciu­dad de Bei­rut había que­da­do sin defen­sas, des­ar­ma­da tras la fir­ma del acuer­do de alto el fue­go entre Israel y la OLP, que resis­tía la inva­sión sio­nis­ta des­de el 6 de Junio.
    Bur­lán­do­se de los pue­blos, los colo­ni­za­do­res habían lla­ma­do a su inva­sión «Paz para Gali­lea» cau­san­do 18.000 muer­tos y 30.000 heri­dos.
    El acuer­do com­pro­me­tía a los inter­me­dia­rios EEUU, Fran­cia e Ita­lia, a emplear­se como fuer­za de inter­po­si­ción, (Reagan pre­si­den­te, Mit­te­rrand pre­si­den­te, Per­ti­ni pre­si­den­te), entre las dos par­tes, y cuan­do las tro­pas de la OLP salie­sen del Líbano, ejer­ce­rían como cuer­po de defen­sa de la pobla­ción pales­ti­na en los cam­pos de refu­gia­dos.
    La reti­ra­da de las tro­pas de la OLP empe­zó inme­dia­ta­men­te des­pués del acuer­do, y el 1 de Sep­tiem­bre había fina­li­za­do.
    ¿Qué ocu­rrió a par­tir de ese día?: los gobier­nos que hicie­ron de inter­me­dia­rios, se vie­ron con las manos libres sin la pre­sen­cia de la Resis­ten­cia Pales­ti­na, y dis­pu­sie­ron y empren­die­ron la mar­cha de sus ejér­ci­tos de Bei­rut trai­cio­nan­do su com­pro­mi­so: el día 10 de Sep­tiem­bre los cam­pos de refu­gia­dos se encon­tra­ban al alcan­ce de los ase­si­nos. Y es que, como se sabría, 2 meses antes del aban­dono de Bei­rut por par­te de EEUU y sus alia­dos, el 9 de Julio, Ariel Sha­ron y Bashir Gema­yel, el pre­si­den­te ultra­de­re­chis­ta de Libano, apro­ba­ron secre­ta­men­te el asal­to con los falan­gis­tas liba­ne­ses a los cam­pos de refu­gia­dos pales­ti­nos. La tram­pa ya esta­ba pre­pa­ra­da. Por eso el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos deja­ron el paso libre al ejér­ci­to colo­nial israe­lí el día 10, y jus­to al día siguien­te de mar­char­se se cono­ce­rá la noti­cia de que Gema­yel ha sido ase­si­na­do, lo que extra­ña­men­te no se inves­ti­go, todas las sos­pe­chas apun­ta­ban a los sio­nis­tas, cuyo ejér­ci­to 2 días des­pués cru­za­ba la fron­te­ra.
    El día 15, con todos los acce­sos de entra­da y sali­da cerra­dos, Ariel Sha­ron y su cuer­po de man­do se apos­ta­ron en la terra­za del hotel, a 6 plan­tas de altu­ra, que que­da­ba jus­to enfren­te del cam­po de refu­gia­dos de Sha­ti­la para diri­gir la ope­ra­ción cri­mi­nal con­tra la pobla­ción pales­ti­na. Esa mis­ma noche la avia­ción israe­lí estu­vo volan­do has­ta el ama­ne­cer sobre los teja­dos de los cam­pos de refu­gia­dos cau­san­do el terror entre la pobla­ción. El man­do sio­nis­ta sobre el terreno comu­ni­có a pri­me­ra hora de la maña­na del 16: «El Tsahal con­tro­la todos los pun­tos estra­té­gi­cos en Bei­rut. Los cam­pos en cuyo inte­rior se con­cen­tran terro­ris­tas, los tene­mos rodea­dos y sella­dos»; enton­ces su avia­ción empe­zó el bom­bar­deo y el ame­tra­lla­mien­to sis­te­má­ti­co. Aco­sa­da y sin esca­pa­to­ria la pobla­ción pales­ti­na, cuan­do bus­ca­ba refu­gio era acri­bi­lla­da por fran­co­ti­ra­do­res que el ejér­ci­to sio­nis­ta había dis­pues­to estra­té­gi­ca­men­te. La avia­ción dejó de bom­bar­dear los cam­pos de refu­gia­dos a las 5 de la tar­de. Des­pués Ariel Sha­ron des­de su pues­to de man­do fren­te al cam­po de refu­gia­dos feli­ci­tó a su gene­ral Dro­ri y le dio la orden de entrar en Sabra y Sha­ti­la: «¡Enho­ra­bue­na! Apro­ba­da la ope­ra­ción de nues­tros ami­gos,» y con el apo­yo de su ejér­ci­to entra­ron los falan­gis­tas.
    Des­de el 16 has­ta el 18 de Sep­tiem­bre, Ariel Sha­ron diri­gió a los ase­si­nos que cau­sa­ron sólo en 3 días de 3.500 a 6.000 muer­tos, a los que habría que sumar, según decla­ra­cio­nes reco­gi­das, los que saca­ron en camio­nes, una can­ti­dad que no se pue­de deter­mi­nar, y no se supo más de ellos; de la mis­ma mane­ra no se pudo saber cuan­tas per­so­nas que­da­ron bajo las casas aplas­ta­das por los bom­bar­deos y la maqui­na­ria con la que al entrar aco­me­tie­ron para derri­bar todas las vivien­das que pudie­ran.
    El geno­ci­dio hizo sal­tar las con­cien­cias en todo el mun­do, y las ciu­da­des se lle­na­ron de mani­fes­tan­tes pro­tes­tan­do con­tra Israel, has­ta en el mis­mo Israel hubo gran­des mani­fes­ta­cio­nes denun­cian­do el cri­men. Qui­zás debi­do a la movi­li­za­ción gene­ral, como hemos dicho al prin­ci­pio, la Asam­blea Gene­ral de la ONU y el mis­mo Con­se­jo de Segu­ri­dad pusie­ron el gri­to en el cie­lo, pues el des­pres­ti­gio de Israel nun­ca había caí­do tan bajo entre los pue­blos, lo que obli­gó a que se decla­ra­se que lle­va­rían a cabo una inves­ti­ga­ción, inves­ti­ga­ción cuyo fin era callar la denun­cia popu­lar, pues el resul­ta­do fue decla­rar a Sha­ron res­pon­sa­ble direc­to del geno­ci­dio, pero no hicie­ron nada más, el ase­sino con­ti­nuó libre y has­ta de minis­tro sin car­te­ra en el gobierno israe­lí.
    Era la cul­mi­na­ción del tiem­po de la impos­tu­ra, de la men­ti­ra arro­gan­te, de la fal­si­fi­ca­ción calum­nio­sa como hemos vis­to al prin­ci­pio, la ONU, su secre­ta­rio, los repre­sen­tan­tes de los gobier­nos occi­den­ta­les enca­be­za­dos por EEUU, lo reafir­ma­ron en las exe­quias del ase­sino ocul­tán­do­le como tal y elo­gián­do­lo todos, excep­to los paí­ses nór­di­cos.
    Pero vol­va­mos a Sabra y Sha­ti­la; tras la reti­ra­da de los cri­mi­na­les, entre los pri­me­ros que entra­ron en Sha­ti­la, se encon­tra­ba el escri­tor Jean Genet, que siem­pre com­pro­me­ti­do con los que lucha­ban por el engran­de­ci­mien­to humano y la jus­ti­cia social, di el mejor ejem­plo sir­vien­do a ese des­per­tar brus­co de la con­cien­cia polí­ti­ca ante tan­ta igno­mi­nia que escu­pía el sio­nis­mo a los ojos del mun­do. Ya había una alar­ma inter­na­cio­nal, tan solo hacía 7 años que en la ONU se apro­bó la Reso­lu­ción 3379 en la que se cali­fi­ca­ba al sio­nis­mo como racis­ta. El tex­to sub­ra­ya: «el sio­nis­mo es una for­ma de racis­mo y dis­cri­mi­na­ción racial», y lo decla­ró de la mis­ma natu­ra­le­za polí­ti­ca orga­ni­za­ti­va que el apartheid en Sudá­fri­ca. Jean Genet expu­so mejor que nadie en el docu­men­to que escri­bió titu­la­do «Cua­tro horas en Sha­ti­la» el sig­ni­fi­ca­do de esa Reso­lu­ción, en su docu­men­to hace de tes­ti­go de car­go: «La OLP deja Bei­rut glo­rio­sa­men­te, en un navío grie­go, con una escol­ta naval. Bashir Gema­yel, escon­dién­do­se como pue­de, visi­ta a Begin en Israel. La inter­ven­ción de los tres ejér­ci­tos (ame­ri­cano, fran­cés, ita­liano) cesa el lunes. El mar­tes Bashir Gema­yel es ase­si­na­do. El Tsahal entra en Bei­rut Oes­te el miér­co­les por la maña­na.
    Como vinien­do del puer­to, los sol­da­dos israe­líes suben hacia Bei­rut la maña­na del entie­rro de Beshir. Des­de el octa­vo piso de mi casa, con unos geme­los, los vi lle­gar en fila india: una sola fila. … su fero­ci­dad los pre­ce­día. Los carros tras ellos. Des­pués los jeeps.»
    Ano­ta pre­via­men­te que los ejér­ci­tos com­pro­me­ti­dos en la pro­tec­ción de la pobla­ción pales­ti­na, esta­dou­ni­den­se, fran­cés e ita­liano, se reti­ra­ron 36 horas antes de su par­ti­da ofi­cial, como si huye­ran, en la vís­pe­ra del ase­si­na­to de Beshir Gema­yel: «Todo pare­ce indi­car la pre­pa­ra­ción del cri­men que se iba a come­ter con­tra los refu­gia­dos pales­ti­nos una vez que esta­ban inde­fen­sos, aun­que Israel se había com­pro­me­ti­do ante el repre­sen­tan­te ame­ri­cano, Habib, a no poner los pies en Bei­rut Oes­te y sobre todo a res­pe­tar a las pobla­cio­nes pales­ti­nas de los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos. Ara­fat tie­ne toda­vía la car­ta en la que Reagan le pro­me­te lo mis­mo. Habib había pro­me­ti­do a Ara­fat la libe­ra­ción de 9.000 pri­sio­ne­ros en Israel. El jue­ves empie­zan las matan­zas de Sha­ti­la y Sabra.» «…me dice un escri­tor liba­nés: «Será muy fácil para Israel librar­se de todas las acu­sa­cio­nes. Ya los corres­pon­sa­les de todos los perió­di­cos euro­peos se ocu­pan de excu­sar­los: nin­guno dirá que duran­te las noches del jue­ves al vier­nes y del vier­nes al sába­do se habla­ba hebreo en Sha­ti­la.»
    Y tras reco­rrer Sha­ti­la, Genet deta­lla el olor irres­pi­ra­ble de la des­com­po­si­ción de los cuer­pos, su amon­to­na­mien­to, sus pos­tu­ras en la muer­te, sus heri­das putre­fac­tas, … con­for­me habla con álguien que le acom­pa­ña unos ins­tan­tes y le indi­ca, le infor­ma de algún cono­ci­do entre quie­nes ve, le seña­la la cruel­dad emplea­da con una mujer, con un hom­bre, y huye ate­rro­ri­za­do.
    Unos jóve­nes le indi­can luga­res, habi­ta­cio­nes, «Pase señor, noso­tros le espe­ra­mos fue­ra», «ven­ga señor, ven­ga». El amon­to­na­mien­to de los cadá­ve­res son luga­res de horror inter­pues­tos a su paso: «Al final de esta habi­ta­ción otra puer­ta esta­ba abier­ta, sin cerra­du­ra, sin pes­ti­llo. Sal­ta­ba los muer­tos como si fue­sen fosos.» Las esce­nas se suce­den sin parar y refle­xio­na: «Duran­te las noches del jue­ves al vier­nes, del vier­nes al sába­do y del sába­do al domin­go, nadie los ha vela­do, pen­sé.»
    Y con­ti­núa Genet en «Cua­tro horas en Sha­ti­la»: «Al día siguien­te de la ocu­pa­ción israe­lí está­ba­mos pri­sio­ne­ros, pero me pare­ció que los inva­so­res eran más des­pre­cia­dos que temi­dos, cau­sa­ban más des­agra­do que mie­do. Nin­gún sol­da­do reía o son­reía. El tiem­po aquí no era para tirar arroz ni flo­res. Des­de que las carre­te­ras esta­ban cor­ta­das, los telé­fo­nos mudos, pri­va­do de comu­ni­ca­ción con el res­to del mun­do, por pri­me­ra vez en la vida me sen­tí pales­tino y odié a Israel.»
    Cami­na­rá pen­san­do en la geo­gra­fía de los cam­pos de refu­gia­dos, en aque­llos ges­tos que encon­tró en los muer­tos, se pre­gun­ta­rá si no se habría vuel­to loco en el caso de no haber encon­tra­do a algún joven que le guió, a un hom­bre que habló con él antes de huir, a unas ancia­nas que tapán­do­se con pañue­los las vías res­pi­ra­to­rias le indi­ca­ban, y se pre­gun­ta­rá infla­ma­do de res­pon­sa­bi­li­dad, como si tuvie­se una enor­me pie­dra pesan­do sobre su cora­zón: «Cómo comu­ni­cár­se­lo a los parien­tes que se han ido con Ara­fat con­fian­do en la pro­me­sa de Reagan, de Mite­rrand, de Per­ti­ni, de no tocar a las pobla­cio­nes civi­les de los cam­pa­men­tos?.» https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​i​n​7​C​l​t​d​T​FQ0
    Tras sus pala­bras escri­tas encon­tra­mos una dolo­ro­sí­si­ma y bella can­ción, Sabra y Sha­ti­la, cuyo autor, Alber­to Cór­tez, nos con­mo­vió, y nos con­mue­ve, al escu­char­le can­tar su home­na­je a las víc­ti­mas del terror sio­nis­ta en los cam­pos de refu­gia­dos, y denun­ciar la hipo­cre­sía y la ador­me­ci­da men­te de quie­nes han entre­ga­do su ser ente­ro al sio­na­zis­mo, como son los gobier­nos que tan­to hacen por ocul­tar los crí­me­nes del esta­ble­ci­mien­to neo­co­lo­nial “Israel”.
    Oiga a Alber­to Cor­tez en «Sabra y Sha­ti­la: https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​W​d​q​7​7​-​U​H​58U

Ramón Pedre­gal Casa­no­va* es autor de los libros: Gaza 51 días; Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia; Die­ta­rio de Cri­sis; Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro; y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de AMANE. Miem­bro de la Aso­cia­ción Euro­pea de Apo­yo a los Dete­ni­dos Pales­ti­nos. Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Internacionalista

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *