Gua­te­ma­la. “No hay sis­te­ma de jus­ti­cia penal que sopor­te el núme­ro de casos de femi­ci­dios que exis­ten en el país”

Por Maria­jo­sé Espa­ña, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2021.

Los casos de vio­len­cia sexual y femi­ci­dios en el país se enfren­tan a un sis­te­ma des­bor­da­do y a una socie­dad que aún juz­ga a las víc­ti­mas y, según la espe­cia­lis­ta María Euge­nia Solis, exis­ten has­ta nor­mas inter­na­cio­na­les para liti­gar este tipo de casos en don­de no per­mi­ten que se exa­mi­ne el pasa­do de la mujer para defen­der al agresor.

Los casos de vio­len­cia sexual y femi­ci­dios en el país se enfren­tan a un sis­te­ma des­bor­da­do que no actúa con cele­ri­dad fren­te a las más de 250 denun­cias dia­rias que ingre­san al Minis­te­rio Públi­co y a una socie­dad que aún juz­ga a las víctimas.

María Euge­nia Solis es abo­ga­da espe­cia­lis­ta en casos de vio­la­ción a dere­chos de la niñez y de las muje­res. Ha tra­ba­ja­do duran­te los últi­mos años en la capa­ci­ta­ción a ope­ra­do­res de jus­ti­cia para la apli­ca­ción de la ley de femi­ci­dio y otras for­mas de vio­len­cia con­tra la mujer y ha par­ti­ci­pa­do en peri­ta­jes inter­na­cio­na­les en casos de femi­ci­dio, uno de ellos es el caso de María Isa­bel Veliz Franco.


Las denun­cias de vio­len­cia con­tra la mujer, des­apa­ri­cio­nes y femi­ci­dios siguen acu­mu­lan­do núme­ros alar­man­tes ¿En qué está fallan­do el sistema?

El enfo­que es lo que está fallan­do en este país. Pri­me­ro es lo pre­ven­ti­vo, no habrá sis­te­ma de jus­ti­cia penal que sopor­te los casos que hay, así haya un Minis­te­rio Públi­co que esté en los 340 muni­ci­pios y fun­cio­nen los juz­ga­dos, por­que es dema­sia­do. Si no hay plan pre­ven­ti­vo, segui­rán ocu­rrien­do y esto atra­vie­sa a los medios de comu­ni­ca­ción e ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do que no con­tri­bu­yen a una inter­pe­la­ción de los pode­res abu­si­vos, tóxi­cos y dañi­nos que lle­gan a ser leta­les en el caso del femi­ci­dio. La fal­ta de cues­tio­na­mien­to de ese ejer­ci­cio de pode­res le da a algu­nos hom­bres el lujo de des­car­gar la ira en per­so­nas que están subor­di­na­das a ellos y que en la mayo­ría de casos son las muje­res. Hay que insis­tir en que los patro­nes cul­tu­ra­les y dis­cri­mi­na­to­rios son el ori­gen. Si una socie­dad no está inter­pe­lan­do pro­vo­ca esto que tene­mos, des­de el emba­ra­zo for­zo­so a niñas, a tener muje­res escla­vas que hagan tra­ba­jo domés­ti­co o sexual y los femicidios.Le pue­de inte­re­sar:
Pod­cast: Capí­tu­lo 1 Caso Isa­bel Véliz Fran­coLeer más

La coope­ra­ción inter­na­cio­nal ha pasa­do las últi­mas dos déca­das capa­ci­tan­do y sen­si­bi­li­zan­do a los tri­bu­na­les espe­cia­li­za­dos para el buen mane­jo de la ley con­tra el femi­ci­dio y otras for­mas de vio­len­cia. ¿Per­ci­ben avan­ces con estas estrategias?

Aca­bo de hacer un estu­dio de 45 expe­dien­tes judi­cia­les en Cobán, Solo­lá, Escuintla y la capi­tal y pue­do decir que hay un ade­lan­to en todo lo que pedía­mos hace 20 años, que se tra­ta­ra a la víc­ti­ma dig­na­men­te, lo están hacien­do mejor de lo que pen­sé. La vio­len­cia sexual sí la inves­ti­gan en Solo­lá y Cobán, por ejem­plo, aun­que no inves­ti­gan con pers­pec­ti­va de géne­ro o femi­nis­ta, hay bue­nos fis­ca­les que hacen bue­nas inves­ti­ga­cio­nes. Hay ade­lan­tos y cier­tos logros, aun­que no es gene­ra­li­za­do, pero para todo lo que lle­ga aún no hay una res­pues­ta efec­ti­va del Esta­do. El pro­ble­ma es que todas las capa­ci­ta­cio­nes que hemos hecho ha sido por la coope­ra­ción inter­na­cio­nal por­que el MP y el Orga­nis­mo Judi­cial no ins­ti­tu­cio­na­li­zan estas capa­ci­ta­cio­nes y no veri­fi­can que lo que apren­die­ron los jue­ces y fis­ca­les lo apli­quen. No hay medios de veri­fi­ca­ción en los ale­ga­tos, en las veri­fi­ca­cio­nes o en los liti­gios. Aun­que la coope­ra­ción haya meti­do millo­nes de dine­ro, no veri­fi­can el desempeño.

¿Cuá­les son los vicios que se con­ti­núan prac­ti­can­do en la investigación?

En los casos de muer­tes vio­len­tas siem­pre se debe pen­sar que es un femi­ci­dio. Por prin­ci­pio, toda inves­ti­ga­ción debe nacer pen­san­do que es un femi­ci­dio y en el camino des­car­tar­lo. Des­de las lesio­nes has­ta la muer­te, el MP tie­ne la evi­den­cia del daño por las necrop­sias que rea­li­za el Inacif y que las hace muy bien, pero el tema es argu­men­tar ante un juez y eso no lo hacen bien. La falla está en las inves­ti­ga­cio­nes defi­cien­tes o argu­men­ta­cio­nes débi­les, no apli­can los están­da­res inter­na­cio­na­les ni la juris­pru­den­cia de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), es impor­tan­te que se logre cons­ta­tar las rela­cio­nes des­igua­les de poder que les dio el dere­cho a los agre­so­res a aca­bar con el pro­yec­to de vida de una mujer o de una niña. No hay una debi­da dili­gen­cia refor­za­da y ese es un con­cep­to que hay que repe­tir por el núme­ro indig­nan­te de muer­tes vio­len­tas y por los gra­dos de impu­ni­dad. Si un caso lle­ga a tri­bu­na­les, deben ser exhaus­ti­vo de ofi­cio las inves­ti­ga­cio­nes, pero las víc­ti­mas tie­nen que bus­car a los fis­ca­les por­que el MP no se mueve.

Pasa algo con los deli­tos de femi­ci­dio que en muchos casos exis­te un ante­ce­den­te de vio­len­cia con tes­ti­gos o una denun­cia previa

He encon­tra­do expe­dien­tes que docu­men­tan cómo el agre­sor que ya está pagan­do con­de­na por femi­ci­dio, años des­pués el MP bus­ca que se le con­de­ne tam­bién por agre­sión físi­ca por la mis­ma víc­ti­ma. Es decir, el MP se tar­dó tan­to que pri­me­ro con­de­nan a la per­so­na por femi­ci­dio que por las agre­sio­nes físi­cas o psi­co­ló­gi­cas denun­cia­das años atrás. En esos casos no sir­vió la jus­ti­cia por­que pri­me­ro mue­ren las muje­res. En toda Amé­ri­ca Lati­na está estu­dia­do que si la mujer denun­cia se dis­pa­ra la posi­bi­li­dad que la maten por repre­sa­lia. Por eso se debe relo­ca­li­zar a la mujer des­pués de denun­ciar, dar­le un capi­tal semi­lla para que pue­da reha­cer su vida. El sis­te­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos debe asu­mir a todas estas muje­res y meter­las en el sis­te­ma para que no rees­ta­blez­can rela­ción con el agre­sor por­que las van a matar. Ellas deben ser relo­ca­li­za­das con apo­yo psi­co­ló­gi­co y de una tra­ba­ja­do­ra social.

¿Cuál es la impor­tan­cia de que se invo­lu­cre la socie­dad si son tes­ti­gos que hay vio­len­cia intrafamiliar?

La vio­len­cia con­tra las muje­res es un deli­to de acción públi­ca, no es pri­va­do, tam­po­co es un asun­to ínti­mo o fami­liar. Cual­quier per­so­na pue­de lla­mar a la poli­cía y dete­ner al agre­sor. Si tie­nen mie­do, hagan la denun­cia anó­ni­ma, pero tie­nen que actuar por­que es ese ejer­ci­cio ciu­da­dano que pue­de sal­var la vida de la mujer o de la niña que es agre­di­da sexual­men­te. Así como hay obli­ga­ción de denun­cia del sis­te­ma de salud y edu­ca­ti­vo cuan­do detec­tan que la niña o la mujer pre­sen­ta sín­to­mas de vio­len­cia físi­ca, sexual o psicológica.

Hay casos de vio­len­cia sexual don­de se sue­le res­pon­sa­bi­li­zar a la víc­ti­ma por par­te de la defen­sa del agre­sor y eso reper­cu­te en las reso­lu­cio­nes de los jueces 

Hay nor­mas de pro­ce­di­mien­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal que fun­cio­na en La Haya, en la que Gua­te­ma­la se adhi­rió, que dicen que jamás se debe argu­men­tar en defen­sa del agre­sor con base al currícu­lo amo­ro­so de la mujer, es prohi­bi­do hacer un examen del pasa­do de la vida sexual de la mujer, ni en los medios de comu­ni­ca­ción ni fren­te al juez, pero eso es lo pri­me­ro que hacen, juz­gar a la víc­ti­ma. Gua­te­ma­la rati­fi­có el esta­tu­to de Roma y este dice que el tes­ti­mo­nio de una víc­ti­ma de carác­ter sexual no nece­si­ta corro­bo­ra­ción, se le tie­ne que creer. Si le vacían la casa, le creen; si le roban el carro, le creen; si le arran­can la bol­sa; le creen; pero si lle­ga a decir que fue vio­la­da lan­zan todas las dudas posi­bles e impo­si­bles hacia las víc­ti­mas. Inclu­so, la Cáma­ra Penal de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia tam­bién ha dado varias sen­ten­cias con juris­pru­den­cia y doc­tri­na que dice que la vio­la­ción es un deli­to en soli­ta­rio, sin reflec­to­res y sin tes­ti­gos, por lo que es urgen­te que se apli­que el Esta­tu­to de Roma y que se le crea las víctimas.

¿Qué tan común es ver en los juz­ga­dos cam­biar el deli­to de vio­la­ción sexual a agre­sión sexual?

Esa es la pri­me­ra manio­bra de la defen­sa. Cam­biar el deli­to es favo­re­cer al pro­ce­sa­do por­que la agre­sión sexual tie­ne una pena míni­ma com­pa­ra­do con la vio­la­ción. La manio­bra de la defen­sa siem­pre es mini­mi­zar a otro deli­to como toca­mien­tos o exhi­bi­ción en públi­co, hay un mon­tón de deli­tos que reba­jan la dimen­sión del daño, pero la vio­la­ción es el deli­to que más des­es­truc­tu­ra a un ser humano, ya sea hom­bre, niño o mujer, la vio­la­ción frag­men­ta y recu­pe­rar­se de ello no es fácil. Ade­más los efec­tos de la vio­len­cia sexual no se mues­tran de inme­dia­to, por­que gene­ra un estrés pos­trau­má­ti­co que se pue­de dis­pa­rar en cual­quier momento.

Fuen­te: Pren­sa Libre

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *