Cul­tu­ra. Alfon­so Sas­tre, mor­daz crí­ti­co del buen pensar

Por Ati­lio Boron, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de sep­tiem­bre de 2021.

Mien­tras esta­ba total­men­te dedi­ca­do a ana­li­zar algu­nos ante­ce­den­tes sobre la actual cri­sis polí­ti­ca en la Argen­ti­na me ente­ré del falle­ci­mien­to, este 17 de Sep­tiem­bre y a los 95 años, del enor­me dra­ma­tur­go y ensa­yis­ta espa­ñol Alfon­so Sas­tre. Un escri­tor cen­su­ra­do, per­se­gui­do y encar­ce­la­do bajo el fran­quis­mo e igno­ra­do y nin­gu­nea­do cuan­do se pro­du­jo la tan exal­ta­da como incon­clu­sa “tran­si­ción demo­crá­ti­ca” en Espa­ña. Su pen­sa­mien­to tan­to en la dra­ma­tur­gia como en sus ensa­yos filo­só­fi­cos era dema­sia­do corro­si­vo para el insul­so simu­la­cro de demo­cra­cia que tole­ra la socie­dad capi­ta­lis­ta. Por eso a Sas­tre, de lejos uno de los escri­to­res más cul­tos de su tiem­po, se lo silen­ció, se lo con­de­nó al ostra­cis­mo inte­lec­tual y polí­ti­co y has­ta se lo lle­gó a acu­sar de cóm­pli­ce del terro­ris­mo por sus pos­tu­ras –y la de su com­pa­ñe­ra de toda la vida, Eva Forest- en rela­ción a la lucha inde­pen­den­tis­ta del pue­blo vas­co. Tuve la suer­te de cono­cer­los y man­te­ner con ellos, por lar­gos años, una acti­va vin­cu­la­ción. Hiru, la casa edi­to­rial que ambos fun­da­ron en el País Vas­co, en Hon­da­rri­bia para ser más pre­ci­sos, publi­có un par de libros de mi auto­ría y su cama­ra­de­ría y exqui­si­ta dotes de anfi­trión me abrie­ron un par de veces la puer­ta de su hogar en ese her­mo­so pue­bli­to vas­co. No sólo eso: lar­gas char­las con Alfon­so influ­ye­ron deci­si­va­men­te en la con­for­ma­ción de mi pen­sa­mien­to en torno a los pro­ble­mas de los inte­lec­tua­les, la cul­tu­ra del capi­ta­lis­mo y la bata­lla cul­tu­ral. Pue­do ase­gu­rar que su magis­te­rio enri­que­ció y actua­li­zó las impres­cin­di­bles apor­ta­cio­nes de Anto­nio Grams­ci sobre estos temas.

En el enra­re­ci­do cli­ma que pre­va­le­ce en el mun­do aca­dé­mi­co ‑y en espe­cial en el cam­po de las cien­cias socia­les- su pen­sa­mien­to es por com­ple­to des­co­no­ci­do pese a que su con­tri­bu­ción para la com­pren­sión de varios asun­tos cru­cia­les de nues­tro tiem­po es de sin­gu­lar impor­tan­cia. Los pro­fe­so­res “bien­pen­san­tes”, para usar una expre­sión que acu­ña­ra en uno de sus libros, igno­ran los apor­tes de este madri­le­ño uni­ver­sal. Y si lo cono­cen se cui­dan de divul­gar­lo entre sus estu­dian­tes, teme­ro­sos de enfren­tar las repre­sa­lias que los cus­to­dios del pen­sa­mien­to úni­co en la aca­de­mia des­car­ga­rían sobre quien tuvie­ra la osa­día de incluir algu­nas de sus obras en la biblio­gra­fía de sus cur­sos. Sas­tre era due­ño de un pen­sa­mien­to dema­sia­do crí­ti­co y pun­zan­te ade­más de una pro­sa cau­ti­van­te. Pero su rei­vin­di­ca­ción de la dia­léc­ti­ca, de la uto­pía, del comu­nis­mo así como su impla­ca­ble cues­tio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo tras­cen­día los estre­chos már­ge­nes de lo tole­ra­ble en los claus­tros del saber esta­ble­ci­do. Para tra­tar de paliar esta situa­ción CLACSO publi­có en 2005 uno de sus más bri­llan­tes ensa­yos: La Bata­lla de los Inte­lec­tua­les, uno de cuyos pasa­jes repro­duz­co a continuación

“Vea­mos: cier­ta­men­te la pobla­ción bien­pen­san­te antes era ‘de

Dere­chas’ (o la gen­te de dere­chas era la bien­pen­san­te); y hoy la

“gen­te de izquier­das” es bien­pen­san­te (o la gen­te bien­pen­san­te

resul­ta ser –o así se pre­sen­ta– de izquier­das, que de ambas formas

pue­de decir­se). Por mi par­te, yo rei­vin­di­co para mí una posi­ción no

bien­pen­san­te y así lo pro­pon­go para una izquier­da desea­ble y seriamente

radi­cal, aun­que ello resul­te para­dó­ji­co. Mi modo de ‘pen­sar

bien’ es ‘pen­sar mal’; lo que creo que me sitúa –ay– en el refranero

cas­te­llano, en el que se cer­ti­fi­ca que ‘pen­sar mal’ es una vía segura

para el acier­to. Pero la idea que ha pros­pe­ra­do social­men­te es que

‘pen­sar bien’ es lo pro­pio de los inte­lec­tua­les, aun­que ese pensar

bien los sitúe en el en otro tiem­po des­de­ña­do mun­do de la gen­te

bien­pen­san­te.” (La Bata­lla de los Inte­lec­tua­les, p. 91.)

Con­clu­yo invi­tán­do­les a aso­mar­se a la obra de este gran inte­lec­tual crí­ti­co y comen­tán­do­les que mi empe­ño por com­ba­tir las men­ti­ras y fala­cias de Mario Var­gas Llo­sa –y en gene­ral de toda la dere­cha así como del “pro­gre­sis­mo bien­pen­san­te” ren­di­do a los pies del capi­ta­lis­mo y cie­go ante los horro­res del impe­ria­lis­mo- encuen­tra en aque­llas con­ver­sa­cio­nes con don Alfon­so –en Hon­da­rri­bia pero tam­bién en La Haba­na y Cara­cas- la fuen­te prin­ci­pal de ins­pi­ra­ción. Por eso este emo­cio­na­do adiós al Maes­tro, así con mayús­cu­la y una fer­vien­te invi­ta­ción a que lean su obra, que for­ta­lez­can su for­ma­ción teó­ri­ca apo­de­rán­do­se del lega­do que nos deja­ra en sus escri­tos. Para comen­zar, des­car­gan­do gra­tui­ta­men­te des­de la biblio­te­ca vir­tual de CLACSO La Bata­lla de los Inte­lec­tua­les , cli­quean­do en el siguien­te enla­ce:
http://​biblio​te​ca​.clac​so​.edu​.ar/​c​l​a​c​s​o​/​s​e​/​2​0​1​0​0​6​0​4​0​3​4​0​3​8​/​s​a​s​t​r​e​.​pdf

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *