Chi­le. Infor­me médi­co cer­ti­fi­ca seve­ro impac­to en la salud de los pre­sos del esta­lli­do social

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2021. 

Un tra­ba­jo de moni­to­reo a car­go del Equi­po Sani­ta­rio Cola­bo­ra­dor del Cole­gio Médi­co, cer­ti­fi­có afec­ta­cio­nes diver­sas en el ámbi­to de la salud men­tal y físi­ca de los dete­ni­dos de la revuel­ta, muchos de los cua­les per­ma­ne­cen pri­va­dos de liber­tad por más de un año.

Tras un año de tra­ba­jo, se ela­bo­ró un repor­te sobre las situa­cio­nes de salud detec­ta­das en las per­so­nas pri­va­das de liber­tad reclui­das en el CDP San­tia­go 1.

A julio de 2021 rea­li­za­ron 67 visi­tas que con­si­de­ran 1.160 aten­cio­nes ini­cia­les y/​o de segui­mien­to, y las aten­cio­nes inclu­ye­ron eva­lua­cio­nes de oftal­mo­lo­gía, der­ma­to­lo­gía, psi­quia­tría, odon­to­lo­gía, de tra­ta­mien­to de dolor cró­ni­co, kine­sio­lo­gía y psi­co­lo­gía a 75 pacientes.

Res­pec­to de la infor­ma­ción levan­ta­da, el Infor­me Anual del ESC evi­den­cia la situa­ción que se cons­ta­tó duran­te las visi­tas, en las cua­les se iden­ti­fi­ca­ron una serie de pro­ble­má­ti­cas que dejan de mani­fies­to que la empre­sa con­ce­sio­na­ria a car­go de las pres­ta­cio­nes en salud no cum­ple con las Reglas míni­mas de Man­de­la ni con los prin­ci­pios que esta­ble­ce Min­sal en rela­ción a las pato­lo­gías GES, fal­tan­do a lo con­ve­ni­do en el Regla­men­to (RSO).

Para­le­la­men­te, ase­gu­ran que se infor­mó opor­tu­na­men­te de for­ma ver­bal y escri­ta sobre las pro­ble­má­ti­cas, pero a pesar de ello no exis­te, de momen­to, res­pues­ta de par­te de las auto­ri­da­des competentes.

90% pre­sen­ta lesio­nes y bro­tes perió­di­cos de sarna

Con­si­de­ran­do todas las pres­ta­cio­nes de salud a los pre­sos, se cons­ta­tó una serie afec­ta­cio­nes en diver­sos ámbi­tos. A saber:

  • Alre­de­dor del 90% de los eva­lua­dos pre­sen­ta­ron, en algún momen­to, lesio­nes y/​o his­to­ria con­sis­ten­te con prú­ri­go insec­ta­rio secun­da­rio (cimi­cia­sis) a infes­ta­ción por chin­ches, ade­más de bro­tes perió­di­cos de esca­bio­sis (sar­na).
  • Sobre el mane­jo en San­tia­go de la pan­de­mia, se obser­va una esca­sez de recur­sos asig­na­dos a la uni­dad de salud de Gen­dar­me­ría, con una sobre­po­bla­ción de casi el doble del afo­ro del cen­tro. Los test PCR los asu­me esta mis­ma enti­dad en su tota­li­dad. Su per­so­nal, de hecho, debe extre­mar su crea­ti­vi­dad y hacer gran­des esfuer­zos para tes­tear al menos a los pacien­tes sin­to­má­ti­cos más gra­ves. Y en el caso de los inter­nos tras­la­da­dos a otros pena­les, deben con­se­guir­los con CESFAM y hos­pi­ta­les del sec­tor (lo que inci­de en la sobre­car­ga que sig­ni­fi­ca el cons­tan­te tras­la­do de inter­nos). Últi­ma­men­te, la Sere­mi tam­bién se ha invo­lu­cra­do en algu­nos operativos.
  • En cuan­to al Plan de Vacu­na­ción, se son­deó cuán­tos han reci­bi­do las dos dosis del fár­ma­co anti COVID-19, cons­ta­tan­do que sólo dos de los dete­ni­dos com­ple­ta­ron su esque­ma de ino­cu­la­ción a media­dos de agos­to, tenien­do su mayo­ría una sola apli­ca­ción, corres­pon­dien­te al 13 de junio.

Afec­ta­ción por gol­pes y bom­bas lacrimógenas

Para­le­la­men­te, el repor­te seña­la que sobre 50% de los pre­sos “pre­sen­ta­ban cica­tri­ces y secue­las deri­va­das de gol­pes, impac­tos de per­di­go­nes y de bom­bas lacri­mó­ge­nas”. En su mayo­ría, se tra­ta de más de una lesión por pacien­te, lo que redun­dó en el ini­cio de aten­cio­nes regu­la­res. En total, 14 de 34 de ellos, pre­sen­tan una o más lesio­nes, a lo que se suma el impac­to emo­cio­nal de estar suje­to a una dila­ta­da pri­va­ción de libertad.

“Las inter­ven­cio­nes gru­pa­les e indi­vi­dua­les, si bien han miti­ga­do el seve­ro impac­to en salud men­tal que tie­nen la vio­len­ta cul­tu­ra car­ce­la­ria, la sepa­ra­ción de sus redes afec­ti­vas, por el pro­lon­ga­do perio­do de sus­pen­sión de visi­tas, la monó­to­na ruti­na car­ce­la­ria, los recu­rren­tes pro­ce­sos infec­cio­sos para­si­ta­rios, no logran ami­no­rar la angus­tia y acti­va­ción de sín­to­mas, cuan­do las ges­tio­nes lega­les de cam­biar la pri­sión pre­ven­ti­va a otras medi­das cau­te­la­res es reite­ra­da­men­te recha­za­da por fis­ca­les y jue­ces, cum­plien­do varios de ellos más de un año de cár­cel», deta­lla el documento.

Ali­men­ta­ción insuficiente

En el ámbi­to nutri­cio­nal y de acuer­do a la pau­ta de ali­men­ta­ción pro­por­cio­na­da por una empre­sa con­ce­sio­na­ria, se entre­gan tres comi­das dia­rias en base a ali­men­tos con­ge­la­dos. “El 68% de los pacien­tes eva­lua­dos han sufri­do evi­den­tes bajas de peso y la cons­ti­pa­ción fun­cio­nal es otra con­se­cuen­cia más del régi­men ali­men­ti­cio, debi­do posi­ble­men­te a la baja dis­po­ni­bi­li­dad de agua, fibra libre, fru­tas y ver­du­ras, ya que estas tam­po­co pue­den entrar por enco­mien­da”, deta­lla el informe.

La dis­po­ni­bi­li­dad de líqui­do, de hecho, se cir­cuns­cri­be a un lava­mano que hay en las cel­das des­de don­de pue­den dis­po­ner de agua, no apta para su con­su­mo por su alto con­te­ni­do de clo­ro y meta­les. Enci­ma, a medi­da que aumen­ta la altu­ra de la cons­truc­ción, dis­mi­nu­ye la pre­sión de agua, encon­trán­do­se el 4° piso de los módu­los sin acce­so a agua la mayor par­te del día.

Salud den­tal y men­tal, tam­bién precaria

En su par­te final, el infor­me alu­de a la salud den­tal de los dete­ni­dos, cer­ti­fi­can­do que duran­te las eva­lua­cio­nes de segui­mien­to del ESC, “gran par­te de los pacien­tes expre­san moles­tias den­ta­les cons­tan­tes con afec­ta­ción de cali­dad de vida dia­ria por el dolor den­tal». Lamen­ta­ble­men­te. A pesar de que tie­nen la opción de reci­bir aten­ción al inte­rior del ser­vi­cio, pre­fie­ren no acce­der a ella, “dado que la úni­ca solu­ción que se les ofre­ce es la extrac­ción de la pie­za den­ta­ria afec­ta­da, inde­pen­dien­te del diag­nós­ti­co que se emita”.

Res­pec­to de la salud men­tal cons­ta­ta­da duran­te los ope­ra­ti­vos, se cer­ti­fi­có que de tres pacien­tes de ries­go, dos no han ingre­sa­do al Pro­gra­ma de Ries­go de Sui­ci­dio. Para­le­la­men­te, “varios han pre­sen­ta­do per­sis­ten­cia de sín­to­mas de angus­tia, con­su­mo per­ju­di­cial de sus­tan­cias psi­co­ac­ti­vas y otras dependencias”.

Lo ante­rior, deta­lla el infor­me, “se expli­ca por el alto nivel de estrés que repre­sen­ta para este gru­po de per­so­nas en par­ti­cu­lar, la expo­si­ción dia­ria y sos­te­ni­da en el tiem­po a la vio­len­cia de la vida car­ce­la­ria, y el acce­so inme­dia­to a subs­tan­cias”. 14 pacien­tes se man­tie­nen en con­trol indi­vi­dual por pato­lo­gías de salud men­tal, así como 19 en inter­ven­ción gru­pal. De los ante­rior­men­te men­cio­na­dos, la mayo­ría no tie­ne con­trol psi­quiá­tri­co de par­te del Área de Salud Ambu­la­to­ria, ASA.

Fuen­te: El des­con­cier­to CL

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *