Pales­ti­na. Vio­la­cio­nes israe­líes con­tra niños palestinos

Resu­men Medio Orien­te, 18 de sep­tiem­bre de 2021-.

Pocas per­so­nas en todo el mun­do saben cómo es la vida de los niños pales­ti­nos, lo inse­gu­ros que se sien­ten en sus hoga­res y lo que pasan todos los días debi­do a la ocu­pa­ción israelí.

La reali­dad mues­tra lo que es des­per­tar­se con mie­do todos los días por estos meno­res. Ata­ques noc­tur­nos: des­per­tar­se a las 3 am con el soni­do de latas de gas, bom­bar­deos cer­ca de su ven­ta­na o fuer­zas israe­líes que inten­tan inva­dir su hogar. Hay momen­tos en que te des­pier­tas y encuen­tras a un sol­da­do israe­lí que ya está en su habi­ta­ción, rom­pien­do mis jugue­tes con su arma mien­tras apun­ta su arma a la cabe­za de los invasores.

Esta sema­na, los líde­res mun­dia­les se reu­ni­rán en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das en Nue­va York y las reunio­nes del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU se lle­va­rán a cabo en Gine­bra. Esta oca­sión es una gran opor­tu­ni­dad para que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pon­ga fin a su silen­cio sobre los abu­sos que enfren­tan los niños pales­ti­nos. Israel está vio­lan­do repe­ti­da­men­te los dere­chos y el dere­cho inter­na­cio­na­les con impunidad.

Estos dere­chos son los míni­mos para la dig­ni­dad huma­na. La mayo­ría de las liber­ta­des bási­cas, inclui­do el dere­cho a la vida, a menu­do se vio­lan al extin­guir vidas de mane­ra ase­si­na. En este con­tex­to, la lucha que se pre­sen­ta es por supe­rar los sen­ti­mien­tos de tris­te­za, estrés, sole­dad y mie­do pro­vo­ca­dos por el uso exce­si­vo de la fuer­za en nues­tra con­tra, diri­gi­do a nues­tras fami­lias, escue­las y hoga­res. Los resi­den­tes y sus hijos en Gaza viven con el temor de ser blan­co de bom­bas israe­líes todos los días.

Como un capí­tu­lo repe­ti­do una y otra vez en una serie. Los sol­da­dos israe­líes inva­den nues­tras aldeas y pron­to comien­zan a dis­pa­rar con­tra todos los que ven en las calles. Cuan­do un niño sale de casa pre­sa del páni­co o para bus­car a sus seres que­ri­dos, se con­vier­te en obje­ti­vo del per­so­nal mili­tar con muni­ción real.

Es lamen­ta­ble que el mun­do esté pre­sen­cian­do el geno­ci­dio pales­tino, una mate­má­ti­ca maca­bra que per­mi­te solo tres horas de ener­gía, menos agua y ali­men­tos que un ser humano nece­si­ta. Pero pare­ce que cada pér­di­da de vidas «pro­gra­ma­da» de los opri­mi­dos pare­ce man­te­ner­los más fuer­tes, cada bala que los mata siem­bra más espe­ran­za y los hace más deci­di­dos a resis­tir esta ocupación.

Israel es el úni­co país del mun­do que habi­tual­men­te arres­ta, detie­ne y juz­ga a niños en un sis­te­ma judi­cial militar.

No es raro que his­to­rias como Ahed Tami­mi, reclui­da duran­te ocho meses en una pri­sión israe­lí cuan­do solo tenía 16 años. Se que­dó con muchas otras muje­res y niños. Algu­nos esta­ban bajo “deten­ción admi­nis­tra­ti­va”, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den per­ma­ne­cer en pri­sión, sin car­gos ofi­cia­les ni jui­cio, duran­te años.

Los niños pales­ti­nos reclui­dos en cár­ce­les israe­líes se enfren­tan a muchos trau­mas. A pesar de todo lo que han pasa­do, inclu­so des­pués de su libe­ra­ción, muchos ya no podrán dis­fru­tar de su infancia.

Dete­ni­dos en las fron­te­ras, no tie­nen padres ni un abo­ga­do que los acom­pa­ñe, lo que hace que el inte­rro­ga­to­rio israe­lí sea ile­gal según el dere­cho inter­na­cio­nal. Pero para los israe­líes no importa.

No es difí­cil tes­ti­fi­car sobre los abu­sos de los dere­chos huma­nos y las vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal que enfren­tan los niños pales­ti­nos. Inclu­so perio­dis­tas ára­bes como Giva­ra Budei­ri fue­ron arres­ta­dos vio­len­ta­men­te por las fuer­zas israe­líes mien­tras cubrían una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca en el barrio de Sheikh Jarrah de la Jeru­sa­lén Orien­tal ocu­pa­da. Otros tes­ti­mo­nios que la ONU debe vigi­lar son el des­pla­za­mien­to for­za­do de fami­lias pales­ti­nas y el robo de tie­rras y recur­sos natu­ra­les en el Valle del Jordán.

El Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU ha soli­ci­ta­do a los Esta­dos miem­bros que coope­ren ple­na­men­te con su Comi­sión de Inves­ti­ga­ción sobre las vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio y los dere­chos huma­nos en el terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do. Pero la velo­ci­dad de las inves­ti­ga­cio­nes es deli­be­ra­da­men­te ralen­ti­za­da por Esta­dos Uni­dos e Israel.

Los niños pales­ti­nos tie­nen dere­cho a estar segu­ros en sus hoga­res y escue­las. Tie­nen dere­cho a no sufrir aco­so, vio­len­cia, deten­cio­nes arbi­tra­rias ni ata­ques de sol­da­dos y colo­nos israe­líes. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal no pue­de seguir hacien­do la vis­ta gor­da ante la difí­cil situa­ción de los pales­ti­nos, ya que muchos en otros tiem­pos han hecho la vis­ta gor­da ante el holo­caus­to. Una his­to­ria que se repi­te, don­de el opri­mi­do en otros tiem­pos se con­vier­te en opresor.

Todo ser dota­do del sen­ti­mien­to de huma­ni­dad al dar­se cuen­ta de la injus­ti­cia social debe sem­brar espe­ran­za para el futu­ro. El mun­do se con­ver­ti­rá en un lugar mejor, don­de no haya ocu­pa­ción ni colo­ni­za­ción, don­de todos sean igua­les, don­de los pales­ti­nos pue­dan vivir sus vidas en liber­tad y dignidad.

Sin embar­go, para lle­var a cabo estas u otras trans­for­ma­cio­nes, el éxi­to no se pue­de lograr por sí sola: la comu­ni­dad inter­na­cio­nal debe poner fin a su silen­cio y estar al lado de la lucha con­tra la opresión.

En este asun­to, los pales­ti­nos deben ser libe­ra­dos de las ‘cáma­ras’ que matan len­ta­men­te bajo con­trol israe­lí, a dife­ren­cia de las que ardían rápi­da­men­te en otras épo­cas hechas por los nazis en la segun­da gue­rra. La his­to­ria se repi­te con otros acto­res, fren­te al mun­do que vuel­ve a callar.

Fuen­te: TeleSur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *