Bra­sil. Exter­mi­nio indí­ge­na y demar­ca­cio­nes estan­ca­das /​/​Cla­ves para enten­der las con­se­cuen­cias del «mar­co temporal»

Por Muri­lo Pajo­lla. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de sep­tiem­bre de 2021.

De ser vali­da­da por la Cor­te Supre­ma, la tesis «rura­lis­ta» pue­de con­so­li­dar la ofen­si­va con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios. La Cons­ti­tu­ción Fede­ral de 1988 fue la pri­me­ra en Bra­sil en reco­no­cer que los pue­blos indí­ge­nas son los pri­me­ros y ver­da­de­ros due­ños de las tie­rras ocu­pa­das por ellos antes de la lle­ga­da de los no indígenas.

Según la Cons­ti­tu­ción, las tie­rras indí­ge­nas son patri­mo­nio de la Unión, que tie­ne la obli­ga­ción de pro­mo­ver la demar­ca­ción de estos terri­to­rios a favor de sus habi­tan­tes tradicionales.

La demar­ca­ción es un pro­ce­so admi­nis­tra­ti­vo com­ple­jo, que tie­ne nue­ve eta­pas, des­de los estu­dios ini­cia­les de iden­ti­fi­ca­ción y deli­mi­ta­ción del terri­to­rio, has­ta la inter­dic­ción de áreas para la pro­tec­ción de pue­blos indí­ge­nas aislados.

En este sen­ti­do, es dere­cho de los pue­blos indí­ge­nas el ejer­ci­cio de la pose­sión per­ma­nen­te y el uso exclu­si­vo del sue­lo, los ríos y todos los recur­sos natu­ra­les esen­cia­les para el man­te­ni­mien­to de sus for­mas de vida en estas tierras.

Este mar­co de pro­tec­ción para los pue­blos ori­gi­na­rios, sin embar­go, nun­ca se con­cre­tó del todo.

La Cons­ti­tu­ción dio un pla­zo has­ta 1993 para la demar­ca­ción de todas las tie­rras indí­ge­nas, pero actual­men­te hay más de 300 terri­to­rios que se encuen­tran en situa­ción legal indefinida.

Un hito en el ata­que a los dere­chos originarios

En este con­tex­to, la cre­cien­te vio­len­cia que sufren los pue­blos indí­ge­nas de Bra­sil podría alcan­zar nue­vos nive­les, si el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral (STF) aprue­ba el lla­ma­do «mar­co temporal».

El pro­ce­so que fue nue­va­men­te ana­li­za­do por los minis­tros este miér­co­les 1 se refie­re a la pose­sión del terri­to­rio del pue­blo Xokleng, del esta­do de San­ta Cata­ri­na. Se tra­ta de una acción de recu­pe­ra­ción de pro­pie­dad pre­sen­ta­da en 2009 por el gobierno del esta­do que se refie­re a la Tie­rra Indí­ge­na (TI) Ibirama-Laklãnõ.

Dura­men­te cri­ti­ca­do por las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, el «mar­co tem­po­ral» es una tesis legal defen­di­da por los par­la­men­ta­rios rura­lis­tas que levan­ta nue­vas barre­ras a la demar­ca­ción de tie­rras de los pue­blos originarios.

En el «mar­co tem­po­ral», los terri­to­rios se demar­can úni­ca­men­te si los pue­blos indí­ge­nas logran demos­trar que ocu­pa­ban el área ante­rior­men­te o en la fecha exac­ta de la pro­mul­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción, el 5 de octu­bre de 1988, o si se corro­bo­ra que exis­te un con­flic­to por la pro­pie­dad de la tierra.

«Muchos de hecho no esta­ban en sus tie­rras en esa fecha por­que fue­ron expul­sa­dos, sus tie­rras fue­ron toma­das por terra­te­nien­tes», seña­la Sama­ra Pata­xó, ase­so­ra legal de la Arti­cu­la­ción de los Pue­blos Indí­ge­nas de Bra­sil (APIB).

«Esta tesis per­ver­sa des­co­no­ce la his­to­ria de vio­len­cia a la que fue­ron some­ti­das las pobla­cio­nes indí­ge­nas antes de 1988, así como las ame­na­zas y ase­si­na­tos que resul­ta­ron en la expul­sión de comu­ni­da­des de sus tie­rras», com­ple­men­ta Antô­nio Eduar­do Oli­vei­ra, secre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Indi­ge­nis­ta Misio­ne­ro (CIMI).

Geno­ci­dio continuo

Las orga­ni­za­cio­nes y líde­res advier­ten que las con­se­cuen­cias de la vali­da­ción del «mar­co tem­po­ral» por par­te del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral pue­den pro­fun­di­zar inten­sa­men­te el pro­ce­so de geno­ci­dio expe­ri­men­ta­do por los pue­blos originarios.

Inclu­so las comu­ni­da­des que habi­tan en tie­rras que ya han sido demar­ca­das pue­den ser expul­sa­das si no pue­den acre­di­tar que ocu­pa­ron el terri­to­rio en el perío­do esta­ble­ci­do por la tesis legal.

Esto se debe a que la Cor­te Supre­ma cla­si­fi­có la sen­ten­cia del «mar­co tem­po­ral» como de reper­cu­sión gene­ral. En otras pala­bras, se crea­rá una juris­pru­den­cia que ser­vi­rá de base para juz­gar todos los casos simi­la­res en otros tri­bu­na­les, defi­nien­do el futu­ro de las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes de los pue­blos indí­ge­nas en Brasil.

«Si se refren­da la tesis, las demar­ca­cio­nes serán inte­rrum­pi­das y segu­ra­men­te ten­dre­mos soli­ci­tu­des de revi­sión de tie­rras ya demar­ca­das», expli­ca Palo­ma Gomes, ase­so­ra legal del Con­se­jo Indi­ge­nis­ta Misionero.

Los aca­pa­ra­do­res de tie­rras, made­re­ros y mine­ros, que ven los terri­to­rios indí­ge­nas como una fuen­te de ganan­cias que aún no ha sido explo­ra­da, pue­den ser aún más moti­va­dos a ingre­sar a las áreas pre­ser­va­das, lo que se suma a las cre­cien­tes esta­dís­ti­cas de con­flic­tos por tierras.

«Ten­dre­mos aún más la ausen­cia de polí­ti­cas públi­cas diri­gi­das a los pue­blos indí­ge­nas, ten­dre­mos más vio­len­cia, más expul­sio­nes de pue­blos ori­gi­na­rios. En defi­ni­ti­va, es un pro­ce­so de exter­mi­nio abso­lu­to de la cul­tu­ra y los pue­blos indí­ge­nas en nues­tro país», agre­ga la abogada.

El «mar­co tem­po­ral» ya se practica

La tesis se uti­li­zó por pri­me­ra vez para cues­tio­nar la demar­ca­ción de la Tie­rra Indí­ge­na Rapo­sa Serra do Sol, en el esta­do de Rorai­ma. En 2009, la Cor­te Supre­ma deter­mi­nó la demar­ca­ción con­ti­nua de la tie­rra indí­ge­na y la remo­ción de la pobla­ción no indí­ge­na, eli­mi­nan­do la nece­si­dad de que los pue­blos ori­gi­na­rios demues­tren su pre­sen­cia en 1988.

«Si bien la deci­sión fue favo­ra­ble a los pue­blos indí­ge­nas, este cri­te­rio comen­zó a apli­car­se de mane­ra inde­bi­da e inapro­pia­da en otros pro­ce­sos de demar­ca­ción que no tie­nen nin­gún aspec­to simi­lar a este pro­ce­so espe­cí­fi­co», expli­ca Saman­ta Pata­xó, de APIB.

Para hacer­se una idea del daño que se pue­de cau­sar a los indí­ge­nas bas­ta con mirar los casos en los que el «mar­co tem­po­ral» ha ser­vi­do de base para deci­sio­nes judi­cia­les des­fa­vo­ra­bles para los pueblos.

Un ejem­plo sim­bó­li­co es la Tie­rra Indí­ge­na Guy­ra­ro­ka, per­te­ne­cien­te al pue­blo gua­ra­ní Kaio­wá, en el muni­ci­pio de Caa­ra­pó, en el sur del esta­do de Mato Gros­so do Sul.

La comu­ni­dad for­ma­da por 26 fami­lias, y rodea­da de la siem­bra de mono­cul­ti­vos como soja, maíz y caña de azú­car, tuvo el trá­mi­te admi­nis­tra­ti­vo para la demar­ca­ción de sus tie­rras can­ce­la­do en 2014 por el Segun­do Panel del STF con base en el «mar­co temporal».

Los Gua­ra­ní Kaio­wá obtu­vie­ron una vic­to­ria judi­cial en abril de este año, cuan­do el mis­mo STF acep­tó un recur­so judi­cial y abrió el camino para rever­tir la nulidad.

La vic­to­ria defi­ni­ti­va, sin embar­go, aún no ha lle­ga­do, ya que los minis­tros no apre­cia­ron los méri­tos de la acción. Y la recu­pe­ra­ción del terri­to­rio pue­de estar más lejos si se aprue­ba el «mar­co temporal».

Con­se­cuen­cias climáticas

Si bien los pue­blos indí­ge­nas son la prin­ci­pal par­te intere­sa­da en el recha­zo del «mar­co tem­po­ral» por par­te del STF, el tema es de inte­rés gene­ral para la socie­dad brasileña.

Los pue­blos indí­ge­nas son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de pre­ve­nir la degra­da­ción de los bio­mas bra­si­le­ños, espe­cial­men­te la Sel­va Ama­zó­ni­ca, que ha bati­do récords anua­les de defo­res­ta­ción, según un infor­me de Nacio­nes Uni­das publi­ca­do en mar­zo de este año.

Los pri­me­ros habi­tan­tes de Bra­sil son, por tan­to, alia­dos natu­ra­les de la pre­ser­va­ción del medio ambien­te, el úni­co reme­dio para sor­tear los gra­ves cam­bios cli­má­ti­cos que atra­vie­sa el pla­ne­ta, como el calen­ta­mien­to glo­bal y la gran con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono en la atmósfera.

Foto: Apib

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *