Argen­ti­na. Cuan­do el tro­pe­zón es caída

Por Alfre­do Gran­de*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2021.

(APe).- Lo más habi­tual es que se audi­ten resul­ta­dos. Gra­ve error. Lo que se deben audi­tar son los pro­ce­di­mien­tos. Para los deno­mi­na­dos resul­ta­dis­tas, no impor­ta jugar mal mien­tras se gane. Para otros, otras, otres, si los pro­ce­di­mien­tos son ade­cua­dos, lo más pro­ba­ble es que ganes. O al menos estás en con­di­cio­nes de vivir la derro­ta como con­tin­gen­cia y no como castigo.

Siem­pre hice la dife­ren­cia entre derro­ta y fra­ca­so. La derro­ta per­mi­te no una, sino varias opor­tu­ni­da­des más. Pen­se­mos en Sal­va­dor Allen­de, y Lula. Del fra­ca­so no se vuel­ve. Fra­ca­sar es derro­tar­se a sí mis­mo. Y los meca­nis­mos pro­yec­ti­vos, cul­pa­bi­li­za­do­res, ino­cu­la­do­res, acu­sa­do­res, “insul­ta­do­res”, son los pre­fe­ri­dos para los que cul­ti­van el cre­do de la sal­va­ción personal.

Un indi­vi­dua­lis­mo atroz en las accio­nes, des­men­ti­do por un rela­to colec­ti­vo en las pala­bras. En un tra­ba­jo ante­rior decía que los 4 pode­res del Esta­do son el Eje­cu­ti­vo, el Legis­la­ti­vo, el Judi­cial y Twit­ter. O seas las redes socia­les. Que no dejan de ser un pro­ce­di­mien­to pero que ocu­pan el lugar de los resultados.

Cuan­do se gana, todo es mara­vi­llo­so, inclu­so las redes socia­les. Cuan­do se pier­de, las redes socia­les son demo­ni­za­das. Para decir­lo se usan… las redes socia­les. Esto se deno­mi­na des­men­ti­da . Negar y negar que se nie­ga. Cues­ta creer que la juga­da magis­tral, la genial estra­te­gia, no pudo anti­ci­par una ver­sión actua­li­za­da de Tu Sam: “pue­de fallar”.

Las decla­ra­cio­nes del actual Pre­si­den­te, al menos cuan­do esto escri­bo, pero es difí­cil saber si cuan­do esto se publi­que, y del actual pre­si­den­te de la cáma­ra de dipu­tados, crea­dor de una varian­te de la resi­lien­cia polí­ti­ca deno­mi­na­da “plas­ti­li­na”, fue­ron con­tun­den­tes en la carac­te­ri­za­ción de la actual vice pre­si­den­ta, en fun­cio­nes anti­ci­pa­das de pre­si­den­ta regenta.

Los abrup­tos de la dipu­tada “boca de tije­ra” demues­tran que hacer­le el jue­go a la dere­cha es un arte que vie­ne de lejos y que se aggior­na de cer­ca. Siem­pre en mis ejer­ci­cios de polí­ti­ca fic­ción me pre­gun­ta­ba: “¿qué hubie­ra pasa­do si gana­ba el moto­nau­ta, bi gober­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires? Lo que está pasan­do aho­ra. Por­que el pro­ce­di­mien­to fue el mis­mo. A mi cri­te­rio, un pro­ce­di­mien­to jerár­qui­co, indi­vi­dua­lis­ta, don­de ser ejer­ce un pri­vi­le­gio per­so­na­lí­si­mo. La expre­sión de esto es cuan­do hay pri­ma­rias con una sola opción. O sea: se pue­de ele­gir, pero hay una sola lis­ta. Lo úni­co que se pue­de ele­gir es no ele­gir. La buro­cra­cia sin­di­cal se sos­te­nía en esa prác­ti­ca total­men­te anti demo­crá­ti­ca y total­men­te pro buro­crá­ti­ca. Se va a aca­bar, se va a aca­bar, pero nun­ca se acabó.

La buro­cra­ti­za­ción pue­de ser de tam­bién de una sola per­so­na. Se pue­de ser genio, sin nece­si­dad de que­rer ser siem­pre figu­ra. En el caso de que todas las crí­ti­cas, repro­ches, acu­sa­cio­nes, inter­pre­ta­cio­nes sal­va­jes, teo­rías cons­pi ‑para­noi­cas sean acer­ta­das… ¿alguien pue­de creer que no se podía anti­ci­par ese deve­nir al que supues­ta­men­te se pre­ten­de enfren­tar? Siem­pre la cul­pa la tie­ne el chan­cho y siem­pre indul­ta­mos al que le dio de comer. O qui­zá se le da de comer al chan­cho para que ten­ga­mos a quien culpar.

Freud advier­te: “los dio­ses de una épo­ca son los demo­nios de la siguien­te”. Todo este epi­so­dio está des­crip­to en mis escri­tos sobre la cul­tu­ra repre­so­ra. La ame­na­za, el man­da­to, la cul­pa y el cas­ti­go. Hoy vemos una de las tan­tas ver­sio­nes de la cul­tu­ra repre­so­ra. Y des­de ya habrá sim­pa­tías, ido­la­trías, lapi­da­cio­nes de orien­ta­cio­nes diver­sas. Pero el esce­na­rio remi­te a las jerar­quías feu­da­les, mesiá­ni­cas, de cau­di­llis­mos que sos­tie­nen el total some­ti­mien­to. Triun­fo del pen­sa­mien­to úni­co y derro­ta del pen­sa­mien­to crí­ti­co. Derro­ta del pensamiento.

Cuan­do el actual pre­si­den­te mien­tras esto escri­bo ‑mas no sé si lo será cuan­do esto se publi­que- lla­mó a des­mo­vi­li­zar, no hubo cues­tio­na­mien­tos en con­tra­rio. Nin­guno de los que ladran y muer­den aho­ra orga­ni­zó una pue­bla­da para libe­rar a Mila­gro Sala. Y no me hablen de la pan­de­mia, por­que el que esté libre de con­ta­gio que tire el pri­mer bar­bi­jo. La des­mo­vi­li­za­ción empe­zó des­de el triun­fo de las PASO de 2019. De lo con­tra­rio me hubie­ran hecho caso cuan­do escri­bí que había que hacer una alqui­mia polí­ti­ca para trans­for­mar las PASO en un ple­bis­ci­to vin­cu­lan­te y pedir­le la renun­cia inme­dia­ta del inge­nie­ro de la tris­te figu­ra. Obvia­men­te, nun­ca nadie me hace caso. Pero al menos recuer­do que lo dije. Se le dio tres tubos de oxí­geno, recu­pe­ró votos y re endeu­dó al país. No escu­ché a nadie del Fren­te de Todos voci­fe­rar al res­pec­to. Como decían en el barrio: tar­de piaste.

Es la hora de que el úni­co here­de­ro que es el pue­blo, revo­que los trá­mi­tes suce­so­rios que hace el par­ti­do jus­ti­cia­lis­ta. Más allá de la iden­ti­dad auto­per­ci­bi­da con la que se pre­sen­te. Pisa­re­mos y nos que­da­re­mos en las calles nue­va­men­te. Sola­men­te una izquier­da no gori­la y sola­men­te un pero­nis­mo no macar­tis­ta, pue­den qui­zá impe­dir el pre­ci­pi­cio del fas­cis­mo tan temido.

Ya me dije­ron que es total­men­te impo­si­ble.

Será el momen­to del deli­rio al poder. Al menos, es una for­ma de inten­tar que el tro­pe­zón no sea, al menos nece­sa­ria­men­te, la caí­da del final.

Fuente:Agencia Pelo­ta de Trapo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *