Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La gue­rra híbri­da con­tra la revo­lu­ción cubana

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2021. 

«Esta­mos en el medio e una gue­rra total», dijo el pre­si­den­te cubano Miguel Díaz Canel en su dis­cur­so en Méxi­co, antes del des­fi­le mili­tar por el Día de la Inde­pen­den­cia Nacio­nal, en el que fue el invi­ta­do de honor. La que le diri­gió el pre­si­den­te mexi­cano Manuel López Obra­dor fue una invi­ta­ción sin pre­ce­den­tes. Una invi­ta­ción de «valor incon­men­su­ra­ble», dijo el man­da­ta­rio cubano: tan­to más impor­tan­te «cuan­do esta­mos sufrien­do las con­se­cuen­cias de una gue­rra mul­ti­di­men­sio­nal, con un blo­queo cri­mi­nal deli­be­ra­da­men­te exa­cer­ba­do con más de 240 medi­das coer­ci­ti­vas, en medio de la pan­de­mia de Covid-19. Al mis­mo tiem­po ‑aña­dió- esta­mos ante una agre­si­va cam­pa­ña de odio, des­in­for­ma­ción, mani­pu­la­ción y men­ti­ras”. Obra­dor vol­vió a con­de­nar las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les impues­tas por Esta­dos Uni­dos y dijo que Cuba debe ser con­si­de­ra­da «patri­mo­nio de la huma­ni­dad» y no ata­ca­da por el imperialismo.

Cuba es el pri­mer país que ha comen­za­do a vacu­nar a niños des­de los dos años y que, a pesar del feroz blo­queo impues­to por Esta­dos Uni­dos des­de hace casi sesen­ta años, ha logra­do desa­rro­llar cin­co vacu­nas: tres de la serie Sobe­ra­na, Abda­la y Mam­bi­sa, y dos (Sobe­ra­na 2 y Abda­la) que han con­clui­do la ter­ce­ra fase de expe­ri­men­ta­ción. Y se está dia­lo­gan­do con la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud sobre el reco­no­ci­mien­to por par­te de la agen­cia de la ONU de las tres vacu­nas anti-covid desa­rro­lla­das por la isla, ya en uso en inmu­ni­za­cio­nes de emer­gen­cia en el país.

Cuba ha brin­da­do y pres­ta­do aten­ción médi­ca y soli­da­ri­dad en todo el mun­do, inclu­so en aque­llos paí­ses que la devuel­ven con una mone­da com­ple­ta­men­te dife­ren­te, sien­do la bús­que­da del lucro y no el bien­es­tar del pue­blo la recom­pen­sa en las deci­sio­nes de los gobier­nos capi­ta­lis­tas. La admi­nis­tra­ción Biden ha deci­di­do exten­der por un año más la lla­ma­da Ley del Comer­cio con el Enemigo.

Un dis­po­si­ti­vo apro­ba­do en 2017 para limi­tar el comer­cio con aque­llos paí­ses que Washing­ton con­si­de­ra hos­ti­les, pero que el pre­si­den­te tie­ne el poder de man­te­ner o revo­car. El can­ci­ller cubano, Bruno Rodrí­guez, recha­zó la deci­sión, recor­dan­do el apo­yo que Cuba reci­be cada año en la Asam­blea Gene­ral de la ONU con­tra el blo­queo, con solo Esta­dos Uni­dos e Israel votan­do en con­tra y la «neu­tra­li­dad» de sus vasa­llos más cer­ca­nos. La Ley del Comer­cio con el Enemi­go se apli­có por pri­me­ra vez en 1963 con­tra Cuba, úni­ca nación del mun­do con­tra la que está vigente.

Y, hablan­do de vasa­lla­je, aquí vie­ne la reso­lu­ción apro­ba­da por 426 votos a favor, 146 en con­tra y 115 abs­ten­cio­nes por par­te del Par­la­men­to Euro­peo. Acu­sa al gobierno cubano de «cri­mi­na­li­zar las legí­ti­mas y pací­fi­cas nece­si­da­des demo­crá­ti­cas de su pue­blo» y de haber repri­mi­do las mani­fes­ta­cio­nes del 11 de julio. La reso­lu­ción tam­bién recuer­da la cláu­su­la de chan­ta­je con­te­ni­da en el acuer­do de “diá­lo­go y coope­ra­ción polí­ti­ca entre la Unión Euro­pea y Cuba”, fir­ma­do el 5 de julio de 2017, que per­mi­te sus­pen­der el acuer­do en caso de «gra­ves vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos». En este sen­ti­do, los euro­dipu­tados han pedi­do la con­vo­ca­to­ria de la comi­sión mix­ta que super­vi­sa el acuer­do, pre­sa­gian­do otros capí­tu­los de la gue­rra híbri­da con­tra la revo­lu­ción cubana.

En sin­to­nía con los cen­tros de poder que actúan den­tro del Par­la­men­to Euro­peo con­tra esos paí­ses ‑Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua- que para Esta­dos Uni­dos cons­ti­tu­yen el «eje del mal», ha entra­do en acción la habi­tual máqui­na de barro. Mien­tras la reso­lu­ción pide «la libe­ra­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos», el gobierno cubano está acu­sa­do de haber hecho des­apa­re­cer a los opo­si­to­res, y el dere­cho a Inter­net se ha suma­do esta vez a la retó­ri­ca habi­tual sobre los dere­chos humanos.

El gobierno cubano ha deci­di­do repli­car pun­to por pun­to, des­man­te­lan­do cada fal­se­dad con la fuer­za de los hechos, cons­cien­te de la per­ver­sa diná­mi­ca que pro­du­cen las redes socia­les. Mos­tró videos y decla­ra­cio­nes de un «pací­fi­co» devas­ta­dor, dete­ni­do duran­te las pro­tes­tas de julio, quien no solo se encuen­tra en exce­len­te esta­do de salud, sino que ase­gu­ra no haber sufri­do nin­gún tipo de vio­len­cia y mucho menos que fue víc­ti­ma de la «espan­to­sa tor­tu­ra» denun­cia­da por los Mia­mi Boys.

Evi­den­te­men­te, esto no fue sufi­cien­te, por­que en el empí­reo de la «post-ver­dad» se pre­mia la ecua­ción Cuba = dic­ta­du­ra, ergo todo lo que el gobierno cubano dice con­tra la men­ti­ra es men­ti­ra. Es una maqui­na­ria mediá­ti­ca pode­ro­sa y bien pro­ba­da, que siem­pre tie­ne el mis­mo patrón, pero que, con solo sem­brar dudas y con­fu­sión, fun­cio­na. Es un eje de esa estra­te­gia de «caos con­tro­la­do» que hemos vis­to y vemos en acción con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na, des­acre­di­ta­da de todos modos.

Ante el fra­ca­so de los inten­tos de des­en­ca­de­nar una «revo­lu­ción de color» en Cuba, como ante en Vene­zue­la y lue­go en Nica­ra­gua, el obje­ti­vo es fomen­tar o con­fun­dir a la lla­ma­da opi­nión públi­ca mun­dial y man­te­ner sin tra­bas las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, sus­ten­ta­das en infor­mes fal­sos sobre dere­chos huma­nos en las ins­ti­tu­cio­nes internacionales.

Esto es lo que está suce­dien­do en la sec­ción no. 48 del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU, que comen­zó el 13 de sep­tiem­bre y dura­rá has­ta el 8 de octu­bre. Nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y aso­cia­cio­nes popu­la­res han envia­do un docu­men­to para ilus­trar los efec­tos devas­ta­do­res de las «san­cio­nes» sobre la eco­no­mía vene­zo­la­na, pero lo que cuen­ta son los infor­mes pilo­tea­dos por los lob­bies finan­cia­dos por Washing­ton. Y, de hecho, no se emi­te nin­gu­na «san­ción» por las masa­cres en Colom­bia, por la repre­sión en Ecua­dor, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la, mien­tras se aco­sa a gobier­nos como Cuba y Vene­zue­la, que tie­nen la defen­sa de los dere­chos bási­cos y el poder popu­lar en el cen­tro de sus pro­gra­mas sociales.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *